Tras las hue­llas del­ye­ti

Una in­ves­ti­ga­ción re­cien­te afir­ma que el Ye­ti y si­mi­la­res se­rían los des­cen­dien­tes de un cru­ce en­tre ma­chos de es­ta es­pe­cie de ho­mí­ni­do, aún sin con­fir­mar, y hem­bras de Ho­mo Sa­piens ha­ce 15.000 años.

Enigmas - - ACTUALIDAD -

La en­car­ga­da de li­de­rar es­ta in­ves­ti­ga­ción ha si­do la doc­to­ra Melba Ket­chum. Tras cin­co años de tra­ba­jo, Ket­chum y su equi­po afir­man ha­ber lle­ga­do a la con­clu­sión de la exis­ten­cia de un ho­mí­ni­do des­co­no­ci­do has­ta la fe­cha: el Ho­mo Sa­piens Hir­su­tii u Ho­mo sa­piens “pe­lu­do”. Es­te se­ría el re­sul­ta­do de un cru­ce en­tre hem­bras de Ho­mo Sa­piens y miem­bros de una sub­es­pe­cie des­co­no­ci­da de la que no exis­te prue­ba al­gu­na.

Al no ha­ber si­do pu­bli­ca­do en nin­gu­na re­vis­ta cien­tí­fi­ca des­ta­ca­da, Ket­chum ha crea­do su pro­pia re­vis­ta pa­ra dar ca­bi­da al ar­tícu­lo: DeNo­vo Scien­ti­fic Jour­nal, en la que ha pu­bli­ca­do la in­ves­ti­ga­ción com­ple­ta, a la que se pue­de ac­ce­der pa­gan­do 30 dó­la­res. Es­ta se ba­sa en la re­co­gi­da de 1.100 mues­tras de su­pues­tos “ye­tis” y de­ri­va­dos de otros paí­ses, ta­les co­mo ca­be­llos y otros res­tos, en­tre ellos un fi­le­te y un dó­nut mor­dis­quea­dos por la cria­tu­ra. El apor­te fue rea­li­za­do por Jus­tin Sme­ja, so­me­ti­do a un de­tec­tor de men­ti­ras que su­peró con éxi­to, aun­que tras ser exa­mi­na­das las prue­bas en la uni­ver­si­dad, se de­ter­mi­nó que las mar­cas de mor­de­du­ras co­rres­pon­dían a un oso. Por lo de­más, al ser com­pa­ra­das el res­to de prue­bas con res­tos de otros ani­ma­les, es­tas no coin­ci­die­ron, lo que lle­va a Ket­chum a la con­clu­sión de que es­ta­ban an­te dos ADN: uno de hu­mano y el otro de ho­mí­ni­do.

Ket­chum tam­bién ha he­cho alu­sión al he­cho de no ha­ber po­di­do cap­tu­rar nin­gún ejem­plar vi­vo has­ta la fe­cha, di­cien­do que se tra­ta de de un ser in­te­li­gen­te co­mo el hom­bre con unos sen­ti­dos muy desa­rro­lla­dos, por lo que cuan­do hay al­guien cer­ca des­apa­re­ce.

Por otro la­do, la au­sen­cia de res­tos fó­si­les la acha­ca a que los hue­sos son in­ge­ri­dos por roe­do­res pa­ra ob­te­ner cal­cio.

Los lec­to­res de ENIG­MAS fue­ron con­sul­ta­dos al res­pec­to en las di­fe­ren­tes re­des so­cia­les y la creen­cia en es­te ser crip­to­zoo­ló­gi­co pa­re­ce su­pe­rar a los que creen que se tra­ta de una me­ra le­yen­da. Quién sa­be, qui­zás con el tiem­po nos lle­ve­mos una sor­pre­sa…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.