So­lo ca­bían dos po­si­bi­li­da­des: que los va­lio­sos per­ga­mi­nos na­rra­sen una fá­bu­la o que tras la fi­gu­ra del san­to se ha­lla­se el pro­pio Je­sús

Enigmas - - EL MOMENTO DECISIVO -

fe­ren­cia se pro­du­ce – Evan­ge­lio de Lu­cas– a los 12, re­to­mán­do­la nue­va­men­te a los 30, cuan­do el Na­za­reno de un mo­do u otro afron­ta su vida pú­bli­ca.

En el pró­lo­go del ci­ta­do li­bro, el pro­fe­sor Hass­nain, di­rec­tor de los De­par­ta­men­tos Es­ta­ta­les de la His­to­ria de Ca­che­mi­ra, afir­ma­ba que en el año 1965, ais­la­do por la nie­ve, se vio obli­ga­do a pa­sar el in­vierno en Leh, la ca­pi­tal de la fría re­gión de La­dack. Una vez allí des­cu­brió en unos car­co­mi­dos ar­chi­vos va­rios ma­nus­cri­tos, vie­jos y ama­ri­llen­tos, en los que dos mi­sio­ne­ros ale­ma­nes, Marx y Francke, ha­bían re­fle­ja­do las ex­pe­rien­cias y des­cu­bri- mien­tos que rea­li­za­ron du­ran­te su es­tan­cia en la agres­te po­bla­ción. En los mis­mos se ha­cía re­fe­ren­cia a un súb­di­to ru­so de nom­bre Ni­cho­las No­to­vich. La im­por­tan­cia de es­te per­so­na­je ra­di­ca­ba en que, se­gún los autores de los tex­tos, tra­du­jo unos per­ga­mi­nos des­ve­lan­do un men­sa­je de es­pe­cial tras­cen­den­cia: en ellos se ha­cía re­fe­ren­cia a las vi­ven­cias de Je­sús en es­te re­mo­to pa­ra­je. De he­cho, en un pa­sa­je se men­cio­na­ba a “San Is­sa”, des­ta­ca­do a grue­sos tra­zos con res­pec­to al res­to del es­cri­to.

No­to­vich, ex­plo­ra­dor que en la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX se de­di­ca­ba a abrir ca­mi­nos en las re­gio­nes nor­te­ñas de la In­dia, des­pués de oír ha­blar de la mi­la­gro­sa fi­gu­ra de Is­sa en la la­ma­se­ría de Moul­bek, op­tó por acer­car­se a la de He­mis pa­ra in­ten­tar ha­llar más pis­tas so­bre la vida de es­te enig­má­ti­co per­so­na­je, su­pues­to ha­ce­dor de pro­di­gios in­creí­bles, y due­ño de una sa­bi­du­ría a to­das lu­ces di­vi­na. En las es­tan­te­rías de la bi­blio­te­ca del tem­plo va­rios ro­llos ha­bla­ban de la exis­ten­cia del mis­te­rio­so pro­fe­ta. Sin em­bar­go, pe­se a que ha­bían si­do ob­je­to de es­tu­dio, los bu­dis­tas no re­co­no­cie­ron su fi­gu­ra co­mo uno de sus san­tos prin­ci­pa­les, pues­to que los ado­ra­dos de Is­sa, los cris­tia­nos, no ad­mi­tían la au­to­ri­dad del Da­lai La­ma. ¿La “sec­ta de los cris­tia­nos”, los ado­ra­do­res de Cris­to, ren­dían cul­to a Is­sa? Úni­ca­men­te ca­bían dos po­si­bi­li­da­des: que los va­lio­sos per­ga­mi­nos es­tu­vie­ran na­rran­do un cuen­to fa­bu­lo­so o, por el con­tra­rio, que tras la fi­gu­ra del san­to se en­con­tra­ra el pro­pio Je­sús.

Víc­ti­ma de una frac­tu­ra, No­to­vich se vio obli­ga­do a per­ma­ne­cer inmóvil en la ca­ma, tiem-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.