Pro­yec­ción as­tral Evi­den­cias de una con­cien­cia ex­tra­cor­pó­rea

Po­cos fe­nó­me­nos del ám­bi­to de lo pa­ra­nor­mal re­sul­tan tan con­tro­ver­ti­dos y sus­ci­tan tan­tos de­ba­tes co­mo el de las ex­pe­rien­cias ex­tra­cor­pó­reas, vi­ven­cias en las que los pro­ta­go­nis­tas ase­gu­ran de­jar atrás su cuer­po fí­si­co pa­ra mo­ver­se con ab­so­lu­ta con­cien­cia

Enigmas - - EN PORTADA - Jo­sé Gre­go­rio Gon­zá­lez

To­do fue muy ines­pe­ra­do, pe­ro im­preg­na­do de una inex­pli­ca­ble sen­sa­ción de na­tu­ra­li­dad que me se­re­nó. El día ha­bía si­do muy agi­ta­do y me cos­tó con­ci­liar el sue­ño, pe­ro eso ya ha­bía su­ce­di­do otras ve­ces, por lo que ig­no­ro si esa fue la cau­sa de lo ocu­rri­do. Sen­ci­lla­men­te me des­per­té con un so­ni­do pe­ne­tran­te de vi­bra­ción, co­mo una ace­le­ra­ción, y me vi des­pe­gán­do­me de mi cuer­po, ele­ván­do­me. Me des­con­cer­tó, pe­ro soy muy ce­re­bral y de in­me­dia­to me es­ta­ba pre­gun­ta­do có­mo era po­si­ble que pu­die­se ver mi cuer­po tum­ba­do en la ca­ma y el te­cho de la ha­bi­ta­ción si­mul­tá­nea­men­te… lo que de­ja­ba atrás y lo que te­nía por de­lan­te. Al ins­tan­te fue co­mo si ese ejer­ci­cio in­te­lec­tual me ayu­da­ra a fo­ca­li­zar o en­fo­car mi ‘con­cien­cia’ o ‘vi­sión’, de ma­ne­ra que co­men­cé a ob­ser­var de una for­ma más con­ven­cio­nal. Con­tem­plé mi cuer­po, la ha­bi­ta­ción… y con tan so­lo pen­sar­lo, ins­tan­tá­nea­men­te es­ta­ba en el pun­to de la ca­sa que que­ría. Me sen­tía en un cuer­po va­po­ro­so, pe­ro fui in­ca­paz de ver­lo. Aún así in­ten­té me­ter una “mano” en el acua­rio pa­ra ver si sen­tía el agua o si los pe­ces reac­cio­na­ban, me pa­re­ció bue­na idea, pe­ro en ese mo­men­to sal­tó la alar­ma de un co­che en la ca­lle e in­me­dia­ta­men­te es­ta­ba por fue­ra de mi ca­sa ob­ser­van­do lo que ocu­rría. Aque­llo me in­co­mo­dó y me asus­tó un po­co, y de in­me­dia­to es­ta­ba metida en mi cuer­po y con el co­ra­zón a mil”.

Aquel fue el pri­mer epi­so­dio del lar­go y vi­gen­te his­to­rial de ex­pe­rien­cias ex­tra­cor­pó­reas de Ce­ci­lia L.M., una doc­to­ra en cien­cias quí­mi­cas a quien el fe­nó­meno que nos ocu­pa se le pre­sen­tó sin avi­sar. “Aho­ra lo con­tro­lo y lo uti­li­zó –con­fe­sa­ba a ENIG­MAS– y he co­no­ci­do a otras per­so­nas con ex­pe­rien­cias si­mi­la­res, pe­ro ha­blo po­co del asun­to pa­ra evi­tar dis­cu­sio­nes es­té­ri­les en las que al­guien que no lo ha ex­pe­ri­men­ta­do te in­ten­te con­ven­cer de que lo que tú mis­ma has vi­vi­do, no es real”.

Via­jes as­tra­les, pro­yec­ción as­tral, des­do­bla­mien­to, ex­pe­rien­cias más allá del cuer­po, cla­ri­vi­den­cia via­je­ra, vi­sión re­mo­ta, sue­ños lú­ci­dos… es­tos son al­gu­nos de los nom­bres que, con ma­ti­ces y un acier­to va­ria­ble, se han ve­ni­do uti­li­zan­do pa­ra des­cri­bir a lo lar­go del tiem­po ex­pe­rien­cias co­mo la de Ce­ci­lia, un fe­nó­meno que pa­re­ce tan an­ti­guo co­mo el ser hu­mano. Y es que pa­ra mu­chos an­tro­pó­lo­gos y un cre­cien­te número de neu­ro­fi­sió­lo­gos –neu­ro­teó­lo­gos–, es bas­tan­te pro­ba­ble que el con­cep­to hu­mano de trans­cen­den­cia y la idea de vida des­pués de la muer­te, ten­gan mu­cho que ver con la ex­pe­ri­men­ta­ción es­pon­tá­nea de es­te ti­po de vi­ven­cias en el hom­bre pri­mi­ti­vo. En­fren­tar­se a una si­tua­ción tre­men­da­men­te real en la que so­mos ca­pa­ces de ver­nos a no­so­tros mis­mos co­mo una dua­li­dad –el cuer­po fí­si­co iner­te y una par­te in­ma­te­rial o eté-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.