Psi que

Enigmas - - PSI QUE -

en el bos­que. Al com­pro­bar que apa­ren­te­men­te no en­ca­ja­ba con las des­crip­cio­nes de Pri­ce y Swann, Green se fue has­ta el lu­gar y a po­cos ki­ló­me­tros se to­pó con una zo­na mi­li­tar que sos­pe­cho­sa­men­te sí pa­re­cía ajus­tar­se a las imá­ge­nes da­das por los psí­qui­cos. Al in­da­gar so­bre aque­lla ins­ta­la­ción se vio en­vuel­to en un gra­ve con­flic­to con los más al­tos ran­gos de la In­te­li­gen­cia de su país, pues se tra­ta­ba de una ba­se se­cre­ta sub­te­rrá­nea ubi­ca­da en las mon­ta­ñas Blue Rid­ge. Tan­to él co­mo los pa­ra­psi­có­lo­gos y los psí­qui­cos, es­tu­vie­ron ba­jo el pun­to de mi­ra al ser con­si­de­ra­dos sos­pe­cho­sos de co­la­bo­rar con los co­mu­nis­tas.

Otro epi­so­dio cé­le­bre fue la des­crip­ción lle­va­da a ca­bo por Pri­ce de unas ins­ta­la­cio­nes mi­li­ta­res y una grúa muy pe­cu­liar en una ins­ta­la­ción ul­tra­se­cre­ta so­vié­ti­ca en Se­mi­pa­la­tinsk, en Siberia. “Es­te en­sa­yo fue un éxi­to tan im­pre­sio­nan­te –re­cor­da­ría tiem­po des­pués Targ– que nos vi­mos obli­ga­dos a pa­sar por una in­ves­ti­ga­ción oficial del Con­gre­so pa­ra de­ter­mi­nar si se ha­bía pro­du­ci­do una bre­cha en la se­gu­ri­dad na­cio­nal. Por su­pues­to, no se en­con­tró nun­ca, y los ex­pe­ri­men­tos fue­ron apo­ya­dos por el go­bierno du­ran­te otros quin­ce años”.

Son in­con­ta­bles los ca­sos de per­so­nas que di­cen ha­ber ex­pe­ri­men­ta­do una pro­yec­ción as­tral. A pe­sar del es­cep­ti­cis­mo que ro­dea a su es­tu­dio, la ciencia ca­da vez se in­tere­sa más por es­tas fas­ci­nan­tes ex­pe­rien­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.