La fie­bre del oro de Ca­li­for­nia

Enigmas - - SOMBRAS -

El 19 de agos­to de 1848 un pe­rió­di­co, el New York He­rald, ofre­cía una in­for­ma­ción que iba a cam­biar pa­ra siem­pre la his­to­ria de Ca­li­for­nia: se ha­bía des­cu­bier­to oro. Seis me­ses an­tes, en enero, en las in­me­dia­cio­nes del co­no­ci­do co­mo Río Ame­ri­cano, en el pue­blo de Co­la­ma, un equi­po co­man­da­do por Ja­mes Mars­hall cons­truía un mo­lino de ha­ri­na cuan­do ha­lló un gran número de pe­pi­tas de oro. Pron­to los ru­mo­res em­pe­za­ron a ex­ten­der­se por to­da la zo­na y al­gu­nos me­dios po­co im­por­tan­tes –el pri­me­ro el dia­rio The Ca­li­for­nian– se hi­cie­ron eco. La no­ti­cia se fue ex­ten­dien­do rá­pi­da­men­te, pri­me­ro por Ca­li­for­nia, des­pués por to­do Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá; no tar­dó en lle­gar a Eu­ro­pa.

Lo cier­to es que du­ran­te el año 1848, los gam­bu­si­nos –así co­men­za­ron a lla­mar­se a los bus­ca­do­res de oro a pe­que­ña es­ca­la– con­si­guie­ron en mu­chas oca­sio­nes pe­que­ñas can­ti­da­des de oro que, sin em­bar­go, su­po­nían unos be­ne­fi­cios mu­cho ma­yo­res a los que ha­brían con­se­gui­do con su tra­ba­jo ha­bi­tual de ope­ra­rios. Sin em­bar­go, ya a par­tir de 1849, la ex­ten­sión de los ru­mo­res hi­zo que fue­ran de­ce­nas de mi­les quie­nes emi­gra­ban des­de otras zo­nas o paí­ses pa­ra lo que, creían, aca­ba­ría sien­do un rá­pi­do y fá­cil en­ri­que­ci­mien­to. Na­da más le­jos de la reali­dad. So­lo unos po­cos de ellos con­si­guie­ron ac­ce­der al oro.

Mien­tras, la po­bla­ción na­ti­va, los in­dí­ge­nas ca­li­for­nia­nos, se lle­va­ron la peor par­te. Per­die­ron su tran­qui­lo há­bi­tat na­tu­ral, ade­más de ser víc­ti­mas de en­fer­me­da­des y ata­ques ge­no­ci­das por par­te de los ava­ri­cio­sos bus­ca­do­res. De igual mo­do, el me­dio am­bien­te se de­te­rio­ró ex­tra­or­di­na­ria­men­te a cau­sa de las téc­ni­cas de ex­trac­ción y las ta­sas de cri­mi­na­li­dad cre­cie­ron bru­tal­men­te. La fie­bre del oro hi­zo a unos po­cos ri­cos –cu­rio­sa­men­te mu­chos de ellos no fue­ron si­quie­ra bus­ca­do­res, sino sim­ple­men­te co­mer­cian­tes que apro­ve­cha­ron la cir­cuns­tan­cia– y a mu­chos de los ori­gi­na­rios de Ca­li­for­nia los con­vir­tie­ron en in­di­vi­duos ex­plo­ta­dos o di­rec­ta­men­te ani­qui­la­dos. Lo que fue in­du­da­ble fue su efec­to po­bla­cio­nal. Un ejem­plo: San Fran­cis­co era en 1848 una al­dea in­sig­ni­fi­can­te con me­nos de un mi­llar de ha­bi­tan­tes. En 1850 re­si­dían allí más de 25.000 per­so­nas. Aún hay quien pien­sa que una mal­di­ción in­dí­ge­na re­cae­rá en al­gún mo­men­to so­bre los des­cen­dien­tes de aque­llos ava­rio­sis bus­ca­do­res de oro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.