El ju­ra­men­to se­cre­to de los hom­bres del Pa­pa

Enigmas - - CONSPIRA -

Los jesuitas ha­cen un ju­ra­men­to es­pe­cial que ha ge­ne­ra­do gran con­tro­ver­sia por su her­me­tis­mo y la du­re­za de sus nor­mas a lo lar­go de los si­glos. Un ju­ra­men­to que sen­ten­cia­ba su obe­dien­cia cie­ga al pon­tí­fi­ce de Ro­ma, que hoy no sa­be­mos si es real o se tra­ta de una bur­da fal­si­fi­ca­ción de Ro­bert Wa­re, pe­ro que no de­ja de ser in­tere­san­te:

“Yo –se­gui­do del nom­bre del as­pi­ran­te–, aho­ra, en la pre­sen­cia del Om­ni­po­ten­te Dios, la ben­de­ci­da Vir­gen Ma­ría (…) y a us­ted, mi Pa­dre Es­pi­ri­tual, el Ge­ne­ral Superior de la So­cie­dad de Je­sús (…) de­cla­ra y ju­ra, que su San­ti­dad el Pa­pa es el Vi­ce­ge­ren­te de Cris­to y la Ver­da­de­ra y Úni­ca Ca­be­za de la Igle­sia Ca­tó­li­ca y Uni­ver­sal a to­do lo lar­go de la tie­rra (…) Por lo tan­to con to­do mi po­der, Yo de­fien­do y de­fen­de­ré es­ta doc­tri­na y el de­re­cho y cos­tum­bre de Su San­ti­dad, en con­tra de to­dos los usur­pa­do­res de la au­to­ri­dad he­ré­ti­ca (…).

Yo ade­más pro­me­to y de­cla­ro, que Yo no ten­dré opi­nión o vo­lun­tad pro­pia, o cual­quier re­ser­va­ción men­tal, aun co­mo un muer­to o un ca­dá­ver – pe­rin­de ac ca­da­ver–, pe­ro que sin va­ci­lar obe­de­ce­ré ca­da y to­do man­da­to que Yo pue­da re­ci­bir de mis su­pe­rio­res en la Mi­li­cia del Pa­pa y de Je­su­cris­to (…).

Yo ade­más pro­me­to y de­cla­ro que Yo, cuan­do la opor­tu­ni­dad se pre­sen­te, ha­ré im­pla­ca­ble la gue­rra, en se­cre­to o abier­ta­men­te, con­tra to­dos los herejes, Pro­tes­tan­tes y Li­be­ra­les, así co­mo Yo sea man­da­do ha­cer, pa­ra ex­tir­par y ex­ter­mi­nar­los de to­da la faz so­bre la Tie­rra; y que Yo no per­do­na­ré ni edad, se­xo o con­di­ción; que yo col­ga­ré, que­ma­ré, de­rro­cha­ré, her­vi­ré, des­pe­lle­ja­ré, es­tran­gu­la­ré y en­te­rra­ré vi­vos a es­tos herejes in­fa­mes; que des­ga­rra­ré los es­tó­ma­gos y las ma­tri­ces de sus mu­je­res y aplastaré las cabezas de sus in­fan­tes con­tra las pa­re­des, a fin de ani­qui­lar pa­ra siem­pre su abo­mi­na­ble ra­za” (…).

Cues­ta creer que unos no­vi­cios que ju­ran leal­tad a la Igle­sia pue­dan pro­fe­rir se­me­jan­tes abe­rra­cio­nes, lo que in­di­ca ca­si con to­da se­gu­ri­dad que nos ha­lla­mos an­te una fal­si­fi­ca­ción pa­ra en­som­bre­cer aún más el nom­bre de los jesuitas, lo que no im­pi­de que es­tos hu­bie­sen si­do lu­gar­te­nien­tes de la Con­tra­rre­for­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.