Los jesuitas han si­do el ob­je­to de nu­me­ro­sos com­plots, acu­sa­dos de cons­pi­rar in­clu­so pa­ra ma­tar a un Pa­pa

Enigmas - - CONSPIRA -

con los Ro­sa­cru­ces, sien­do acu­sa­dos de ha­ber re­su­ci­ta­do la fra­ter­ni­dad pa­ra ser­vir­se de ella y así po­der in­tro­du­cir­se en di­ver­sas lo­gias ma­só­ni­cas, has­ta el pun­to de que al­gu­nos ma­so­nes cre­ye­ron en­tre­ver en las ini­cia­les S.I. que de­sig­na­ban a los Su­pe­rio­res In­cóg­ni­tos – Su­pe­rio­res In­cog­ni­ti– una alu­sión a la So­cie­ta­tis Ie­sus. Una pu­bli­ca­ción fe­cha­da en 1782 y apa­re­ci­da en Ber­lín, ba­jo el tí­tu­lo de La Ro­sa Cruz pues­ta al des­nu­do, afir­ma­ba que Ro­sa­cru­ces y Nue­vos Tem­pla­rios eran “ma­rio­ne­tas ma­ne­ja­das por los jesuitas”.

El sa­cer­do­te jesuita J.A. Ferrer Be­ni­me­li, uno de los ma­yo­res ex­per­tos en ma­so­ne­ría es­pa­ño­la, en el Dic­cio­na­rio his­tó­ri­co de la Com­pa­ñía de Je­sús, apun­ta que un al­to dig­na­ta­rio de la Es­tric­ta Ob­ser­van­cia, de nom­bre Christophe Bo­de, re­dac­tó en 1781 una Me­mo­ria en Wei­mar en la que afir­ma­ba que los jesuitas ha­brían in­ven­ta­do en el si­glo XVIII la ma­so­ne­ría sim­bó­li­ca pa­ra lu­char con­tra el pro­tes­tan­tis­mo triun­fan­te en In­gla­te­rra des­de Crom­well. Ade­más, se­ña­la­ba que tras la se­gun­da re­vo­lu­ción in­gle­sa (en 1689), los jesuitas ha­brían cons­ti­tui­do la ma­so­ne­ría es­co­ce­sa, y des­pués la ma­so­ne­ría tem­pla­ria pa­ra tra­ba­jar por la res­tau­ra­ción de los Es­tuar­dos y res­ta­ble­cer así la he­ge­mo­nía de la re­li­gión ro­ma­na en In­gla­te­rra.

Ade­más, ha­brían fa­vo­re­ci­do la di­fu­sión de los al­tos gra­dos es­co­ce­ses y tem­pla­rios en los paí­ses pro­tes­tan­tes del con­ti­nen­te “pa­ra ocul­tar sus ob­je­ti­vos con­tra la re­li­gión re­for­ma­da”. Bo­de en­con­tra­ría fie­les se­gui­do­res de su dis­pa­ra­ta­da teo­ría na­da me­nos que en­tre los Ilu­mi­na­dos de Ba­vie­ra, en con­cre­to en la fi­gu­ra de Adolph von Knig­ge, pro­fe­sor de de­re­cho en la Uni­ver­si­dad de In­gols­tadt, quien re­dac­tó va­rios ar­tícu­los con tí­tu­los tan sig­ni­fi­ca­ti­vos co­mo: “Ten­ta­ti­vas de los ex jesuitas pa­ra res­ta­ble­cer en Ba­vie­ra la bar­ba­rie y la Or­den je­suí­ti­ca”; “Ad­ver­ten­cia a los prín­ci­pes ale­ma­nes pa­ra po­ner­les en guar­dia con­tra el es­pí­ri­tu y pu­ña­les de los jesuitas”, o “Jesuitas, Franc­ma­so­nes y Ro­sa Cru­ces ale­ma­nes”, que fir­ma­ría ba­jo la fal­sa rú­bri­ca de “Jo­seph Aloys Maier, an­ti­guo miem­bro de la Com­pa­ñía de Je­sús”.

En la mis­ma lí­nea, el au­tor Frie­drich Ni­co­laï pu­bli­ca­ba una obra en 1783 en la que ase­gu­ra­ba que los jesuitas in­ten­ta­ron

So­bre es­tas lí­neas, grabado que mues­tra la ex­pul­sión de los jesuitas en el si­glo XVIII. A la de­re­cha, el pon­tí­fi­ce Cle­men­te IX, res­pon­sa­ble de la bu­la que de­cre­tó la di­so­lu­ción de la Or­den y quien, se­gún al­gu­nos teó­ri­cos de la cons­pi­ra­ción, fue ase­si­na­do por al­gu­nos miem­bros de la Com­pa­ñía co­mo ven­gan­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.