Al­gu­nos jesuitas fue­ron los ar­tí­fi­ces de la per­se­gui­da Teo­lo­gía de la Li­be­ra­ción

Enigmas - - CONSPIRA -

Aun­que han abor­da­do to­do ti­po de dis­ci­pli­nas, nos in­tere­sa pa­ra es­te ar­tícu­lo el he­cho de que no po­cos de sus miem­bros se han in­tere­sa­do por las cien­cias ocul­tas y, ya en las úl­ti­mas dé­ca­das, por la pa­ra­psi­co­lo­gía.

Se in­tere­sa­ron por la ma­gia, la astrología y la cá­ba­la, has­ta el pun­to de que fue­ron los jesuitas quie­nes com­pu­sie­ron un Pon­ti­fi­ca­le chr­no­lo­gi­cum ka­ba­lis­ti­cum con mo­ti­vo de la elec­ción de Inocencio XI co­mo Pa­pa.

Un des­ta­ca­do eru­di­to jesuita fue At­ha­na­sius Kir­cher (1601-1680). Na­ci­do en Gei­sa, aba­día de Ful­da, Ale­ma­nia, en 1601, em­pe­zó es­tu­dian­do hu­ma­ni­da­des en el co­le­gio jesuita de su ciu­dad na­tal y a los 16 años in­gre­só en el se­mi­na­rio de Pa­der­born, sien­do or­de­na­do sa­cer­do­te de la Com­pa­ñía en 1628. Pron­to do­mi­nó el grie­go y el he­breo y pro­fun­di­zó sus es­tu­dios, con­vir­tién­do­se en uno de los cien­tí­fi­cos más im­por­tan­tes del ba­rro­co. Hom­bre de gran­des in­quie­tu­des, es­tu­dió en Trapani y Pa­ler­mo los fó­si­les de “ele­fan­tes an­te­di­lu­via­nos” –ma­muts–. Tam­bién es­tu­dió las erup­cio­nes del Et­na y del Strom­bo­li, y la im­por­tan­te erup­ción que su­frió el Ve­su­bio en 1630, lle­gan­do a emu­lar al mis­mí­si­mo Pli­nio el Vie­jo en el 79 d.C., al des­cen­der ata­do a una cuer­da al cráter del Ve­su­bio pa­ra rea­li­zar es­tu­dios so­bre el te­rreno. En 1638 es­tu­dió en el Es­tre­cho de Me­si­na, don­de lla­mó su aten­ción el rui­do sub­te­rrá­neo, lo que le lle­vó a rea­li­zar los pri­me­ros es­tu­dios de la teo­ría he­te­ro­do­xa co­no­ci­da hoy co­mo “la Tie­rra Hueca”, pu­bli­can­do el li­bro El mun­do sub­te­rrá­neo. In­ves­ti­gó tam­bién el mag­ne­tis­mo, la luz y los fe­nó­me­nos óp­ti­cos, in­ven­tan­do un mo­de­lo de lin­ter­na má­gi­ca, en­tre otros cu­rio­sos ar­ti­lu­gios.

Cé­le­bre tam­bién por su es­tu­dio de las len­guas, es­pe­cia­li­zán­do­se en crip­to­gra­fía, fue el pri­me­ro en aven­tu­rar­se en el des­ci­fra­mien­to de los je­ro­glí­fi­cos egip­cios, la­bor en la que no tu­vo éxi­to y tam­bién es­tu­dió uno de los tex­tos más mis­te­rio­sos de la his­to­ria, aún no des­ci­fra­do, el Ma­nus­cri­to Voy­nich.

Otro cé­le­bre jesuita que se ocu­pó de te­mas he­te­ro­do­xos fue el pa­dre Mar­tín del Río, na­ci­do en Am­be­res, de pa­dre es­pa­ñol, en 1551 y muer­to en Lo­vai­na en1608, quien ade­más de tra­ba­jar pa­ra la In­qui­si­ción, se es­pe­cia­li­zó en ma­gia de­mo­nía­ca, dan­do for­ma al li­bro Dis­qui­si­tio­rum Ma­gi­ca­rum Li­bri Sex (1559).

Ya en el si­glo XX mu­chos jesuitas se sin­tie­ron atraí­dos por las cien­cias ocul­tas y la pa­ra­psi­co­lo­gía. En­tre los in­ves­ti­ga­do­res de lo in­só­li­to, des­ta­ca­ron el re­cien­te­men­te fa­lle­ci­do pa­dre Jo­sé Ma­ría Pilón, pio­ne­ro de la pa­ra­psi­co­lo­gía en nues­tro país y fun­da­dor del gru­po Hep­ta, con el que in­ves­ti­gó per­so­nal­men­te nu­me­ro­sos ca­sos; o Salvador Frei­xe­do, ex miem­bro de la Com­pa­ñía de Je­sús y cé­le­bre ufó­lo­go, au­tor de obras tan re­le­van­tes co­mo Ex­tra­te­rres­tres y creen­cias re­li­gio­sas (1971), Los con­tac­ta­dos (1991) o Vi­den­tes, vi­sio­na­rios y vi­vi­do­res (1998), en­tre mu­chas otras.

Otro jesuita de ori­gen es­pa­ñol que des­ta­ca por su pa­sión por la pa­ra­psi­co­lo­gía es el ma­dri­le­ño Ós­car Gon­zá­lez Que­ve­do, ra­di­ca­do en Bra­sil des­de los años 50, fun­da­dor del Cen­tro La­ti­noa­me­ri­cano de Pa­ra­psi­co­lo­gía – CLAP–. El pa­dre Que­ve­do des­ta­ca en Bra­sil por ne­gar su­pers­ti­cio­nes y mos­trar­se es­cép­ti­co res­pec­to a nu­me­ro­sos ca­sos. Es au­tor de los li­bros Las fuer­zas fí­si­cas de la men­te (1973), Qué es la Pa­ra­psi­co­lo­gía y Los cu­ran­de­ros, am­bos pu­bli­ca­dos en 1977.

Teó­lo­gos de la Li­be­ra­ción

Cuan­do el 25 de ma­yo de 1965 es ele­gi­do Pre­pó­si­to ge­ne­ral de la Com­pa­ñía de Je­sús el vas­co Pedro Arru­pe, los jesuitas se po­si­cio­nan del la­do de los más po­bres, rea­li­zan­do un acer­ca­mien­to a los pos­tu­la-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.