¿Apo­li­lla­do? ¡No!

Se tra­te de in­fra­so­ni­dos, del ló­bu­lo tem­po­ral que es es­ti­mu­la­do de ma­ne­ra ar­ti­fi­cial o na­tu­ral, o de otra cues­tión, lo cierto es que AL­GO hay

Enigmas - - EDITORIAL - POR LO­REN­ZO FER­NÁN­DEZ BUENO

Los fan­tas­mas sue­nan a asun­to de otro tiem­po, en­mar­ca­do en las pos­tri­me­rías del si­glo XIX, en el que to­dos aque­llos que ejer­cían al­gu­na dis­ci­pli­na ar­tís­ti­ca, bien fue­ra pin­tu­ra, ar­qui­tec­tu­ra o es­cri­tu­ra pa­re­cían sen­tir­se atraí­dos por es­tas en­ti­da­des con las que, ade­más, ha­bía en ese tiem­po quien ase­gu­ra­ba con­tac­tar, dan­do pá­bu­lo a que sur­gie­sen “re­co­no­ci­dos” mé­diums abra­za­dos a la nue­va re­li­gión –el es­pi­ri­tis­mo–, que sem­bra­ban las ter­tu­lias de ca­fé de es­pec­tros, ec­to­plas­mas, y por su­pues­to, fan­tas­mas.

En cierto mo­do hay quien pien­sa que ha­blar de es­tos asun­tos es co­mo abrir el baúl de la abue­la, don­de sal­vo un fuer­te olor a bo­las de al­can­for y al­gu­na que otra po­li­lla, po­co más hay que me­rez­ca la pe­na. ERROR. Es­te asun­to, por ejem­plo en su ver­tien­te te­le­vi­si­va, es­tá más de mo­da que nun­ca, con se­ries de au­dien­cias mi­llo­na­rias co­mo Ghost Hun­ters o Bus­ca­do­res de Fan­tas­mas, que es­tán ha­cien­do las de­li­cias de los más jó­ve­nes, guia­dos por sus in­tré­pi­dos pro­ta­go­nis­tas, que se me­ten has­ta don­de no de­ben pa­ra lle­var a ca­bo sus pe­cu­lia­res in­ves­ti­ga­cio­nes. Han da­do un gi­ro de tuer­ca más a es­te gé­ne­ro, in­de­pen­dien­te­men­te de los ras­gos frí­vo­los co­mu­nes a ca­si to­dos los reali­ties. Y sin em­bar­go, el fe­nó­meno so­cial es ca­si tan in­tere­san­te co­mo el su­pues­to pa­ra­nor­mal. Tan­to que ha lle­va­do a va­rios cien­tí­fi­cos a re­abrir vie­jos ca­sos, a re­to­mar los nue­vos, y a con­cluir que de­trás del con­cep­to fan­tas­ma po­dría ha­ber al­go. Al­go a lo que lla­ma­mos así sim­ple­men­te por­que no sa­be­mos qué es, y por­que, de­pen­dien­do del en­torno so­cio­cul­tu­ral en el que se ma­ni­fies­ta –si acep­ta­mos que tal ma­ni­fes­ta­ción es real–, se atri­bu­ye al es­pí­ri­tu, a la Vir­gen, o a Chi­qui­to de la Cal­za­da.

Aho­ra bien, ¿qué opi­na la cien­cia al res­pec­to, si es que opi­na al­go, y có­mo ex­pli­ca es­te ti­po de fe­nó­me­nos? Sin po­der co­lo­car to­dos los su­pues­tos ba­jo la mis­ma lu­pa, hay es­tu­dios ver­da­de­ra­men­te in- te­re­san­tes que pon­drían de ma­ni­fies­to que es­tos su­ce­sos tie­nen su gé­ne­sis en el que se­gu­ra­men­te es, és­te sí, el ma­yor de los enig­mas: nues­tro pro­pio ce­re­bro. Por ejem­plo –y es al­go que desa­rro­lla­mos am­plia­men­te en nues­tro te­ma de por­ta­da–, el cé­le­bre neu­ró­lo­go de la Uni­ver­si­dad de On­ta­rio Mi­chael Per­sin­ger de­fien­de que la es­ti­mu­la­ción elec­tro­mag­né­ti­ca de cier­tas re­gio­nes ce­re­bra­les, co­mo el ló­bu­lo tem­po­ral, bien sea de for­ma ar­ti­fi­cial –o bien de for­ma na­tu­ral en lu­ga­res que po­seen di­cha ca­pa­ci­dad por sus con­di­cio­nes es­pe­cia­les–, po­dría ge­ne­rar la per­cep­ción de una pre­sen­cia y has­ta lo que en el ám­bi­to re­li­gio­so se co­no­ce co­mo “ex­pe­rien­cia mís­ti­ca”. ¿Qué su­pon­dría acep­tar di­cha po­si­bi­li­dad? Pues al­go tan sen­ci­llo co­mo que los fan­tas­mas tam­po­co exis­ti­rían co­mo ta­les, sino que se­rían la con­se­cuen­cia de esa es­ti­mu­la­ción ce­re­bral.

Pe­ro es­ta ex­pli­ca­ción es tan só­lo la pun­ta de un ice­berg in­men­so, en el que el aba­ni­co es tan am­plio co­mo que en un ex­tre­mo en­con­tra­mos po­si­bles per­cep­cio­nes ex­tra­sen­so­ria­les co­mo la te­le­pa­tía, y en el otro, on­das acús­ti­cas que se en­cuen­tran por de­ba­jo del um­bral de au­di­ción del ser hu­mano. Di­chos plan­tea­mien­tos, por di­fe­ren­tes –y en oca­sio­nes en­fren­ta­dos– que sean, tie­nen un ne­xo en co­mún: in­ten­tar con­cluir de una vez qué se es­con­de de­trás de un con­cep­to tan ro­mán­ti­co co­mo es el de fan­tas­mas. Por­que, eso sí, to­dos coin­ci­den en que de­trás del mis­mo, hay al­go que to­da­vía des­co­no­ce­mos, y que me­re­ce la pe­na in­ves­ti­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.