YO NO SOY BRU­JA, EL TE­RRI­BLE TES­TI­MO­NIO DE SU­PERS­TI­CIÓN

LOS NI­ÑOS DIT SOR­CIER FOR­MAN PAR­TE DE UNA REALI­DAD QUE SE EX­TIEN­DE POR ÁFRI­CA, ES­PE­CIAL­MEN­TE EN TO­GO, DON­DE VA­RIOS MI­SIO­NE­ROS HAN DE­NUN­CIA­DO LAS ATRO­CI­DA­DES A LAS QUE SON SO­ME­TI­DOS; QUE­RE­MOS QUE SE­PÁIS QUE LOS “NI­ÑOS LLA­MA­DOS BRU­JOS” NO EXIS­TEN…

Enigmas - - SUMARIO - TEX­TO Es­te­ban Ruiz A.

Los “ni­ños bru­jos” no exis­ten. Sin em­bar­go, la su­pers­ti­ción, el mie­do, a ve­ces la sim­ple in­hu­ma­ni­dad han pro­vo­ca­do que se con­vier­tan en una reali­dad ex­ten­di­da por to­da Áfri­ca, so­bre to­do en To­go. Cen­te­na­res de ni­ñas son acu­sa­das, en­tre otras co­sas, de ex­ten­der el ébo­la usan­do ar­tes os­cu­ras. Es­ta te­rri­ble si­tua­ción la am­plia­mos en un re­ve­la­dor re­por­ta­je.

Es­cri­bía en su web www.pla­ne­ta­be­ni­tez.com el es­cri­tor J.J. Be­ní­tez que “cer­ca de En­dé y Ban­di, en la sa­ba­na ma­lien­se, Con­go, mi guía, fue a mos­trar­me va­rios de los gi­gan­tes­cos ter­mi­te­ros que se al­zan en la zo­na. En ca­da uno ha­bi­tan mi­llo­nes de hor­mi­gas ro­jas, gi­gan­tes, ca­pa­ces de de­vo­rar una va­ca en mi­nu­tos. Ne­ce­si­tan en­tre uno y dos años pa­ra cons­truir­los y al­can­zan has­ta cin­co me­tros de al­tu­ra. Si un ni­ño tie­ne la ma­la for­tu­na de na­cer al­bino es más que pro­ba­ble que sea aban­do­na­do al pie de uno de es­tos ter­mi­te­ros”. Y fi­na­li­za ha­cien­do una in­tere­san­te re­fle­xión, a la que ima­gino que a la vis­ta de es­ta in­for­ma­ción, a na­die le cos­ta­rá de­ma­sia­do su­mar­se: “Lo he re­pe­ti­do mu­chas ve­ces: el mun­do ne­ce­si­ta un mi­llón de años más…”.

Na­cer al­bino en Áfri­ca es una mal­di­ción; o si­nó­ni­mo de for­tu­na. Por eso, de­pen­dien­do de la con­si­de­ra­ción, el cuer­po del na­ci­do se­rá aban­do­na­do a su suer­te, pa­ra que las hor­mi­gas u otras ali­ma­ñas de­vo­ren su cuer­po, o se­rá des­mem­bra­do pa­ra ha­cer amu­le­tos de pro­tec­ción. Sea co­mo fue­re, sea vis­to co­mo mal­di­ción o co­mo si­nó­ni­mo de for­tu­na lo que aguar­da al al­bino siem­pre se­rá ate­rra­dor. Por­que en pleno si­glo XXI, en es­te tiem­po en el que pa­re­ce que las re­des so­cia­les, la te­le­fo­nía mó­vil, la era es­pa­cial en su­ma, nos di­ce lo tec­no­ló­gi­ca­men­te avan­za­da que es nues­tra ra­za, en al­gu­nos rin­co­nes de Áfri­ca se si­gue tra­fi­can­do con la san­gre de los al­bi­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.