UNA VI­DA EN BUS­CA DE LA CIU­DAD DE ORO

GRE­GORY DE­YER­MEN­JIAN ES EL MA­YOR EX­PER­TO MUN­DIAL EN LA LLA­MA­DA CE­JA DE SEL­VA, LA JUNGLA DE AL­TU­RA. EN ES­TE ÁM­BI­TO SE TRA­TA DEL EX­PLO­RA­DOR VI­VO MÁS IM­POR­TAN­TE DEL MUN­DO. Y SU SUE­ÑO ES HA­LLAR EL GRAN PAI­TI­TI, LA CIU­DAD IN­CA DE ORO.

Enigmas - - SUMARIO - TEX­TO Juan Jo­sé Sán­chez Or­tiz

En­tre­vis­ta­mos al ex­plo­ra­dor Gre­gory De­yer­men­jian, que ha he­cho de la bús­que­da de Pai­ti­ti una for­ma de vi­da.

Gre­gory De­yer­men­jian pa­ra los apa­sio­na­dos por el mun­do de la ex­plo­ra­ción y la bús­que­da de enig­mas ar­queo­ló­gi­cos es un hombre que no ne­ce­si­ta pre­sen­ta­ción. Pe­ro pa­ra los que se acer­can re­cien­te­men­te di­re­mos que es un hombre cur­ti­do, con ca­si 30 años de ex­pe­rien­cia, en ex­pe­di­cio­nes en uno de los te­rre­nos más in­hós­pi­tos: la ce­ja de sel­va.

De­yer­men­jian cuen­ta en su his­to­rial con des­cu­bri­mien­tos ar­queo­ló­gi­cos muy in­tere­san­tes, pe­ro en reali­dad su ver­da­de­ro ob­je­ti­vo es una ciu­dad per­di­da: el Gran Pai­ti­ti.

Pai­ti­ti es otro más de los va­rios “Do­ra­dos” que se re­par­ten por La­ti­noa­mé­ri­ca, con la sal­ve­dad de que es el que más vi­sos tie­ne de ser real. Y aún así los bus­ca­do­res de hoy no van en bus­ca de for­tu­na y glo­ria ma­te­rial, sino de co­no­ci­mien­to y nue­va luz so­bre uno de los ma­yo­res mis­te­rios de la his­to­ria.

Us­ted es psi­có­lo­go. ¿Có­mo al­guien que tra­ta los pro­ble­mas men­ta­les se em­bar­ca en se­me­jan­te lo­cu­ra? ¿Qué le ha­ce un día echar­se la mo­chi­la a la es­pal­da pa­ra bus­car un sue­ño?

es­pe­cia­les. Pe­ro, fue­ra de mi tra­ba­jo, mi pa­sión siem­pre ha si­do la an­tro­po­lo­gía y la ar­queo­lo­gía, y pa­ra mí la com­bi­na­ción de am­bas dis­ci­pli­nas dan co­mo re­sul­ta­do la ex­plo­ra­ción. Re­gre­sé pa­ra ha­cer el “Ca­mino In­ca” a Ma­chu Pic­chu, y des­pués de en­te­rar­me de la exis­ten­cia de Vil­ca­bam­ba, el re­fu­gio del Man­co In­ca y sus re­bel­des in­cai­cos –que Hi­ram Bing­ham ha­bía iden­ti­fi­ca­do erró­nea­men­te con Ma­chu Pic­chu– de­ci­dí ha­cer un

a ese si­tio, a Vil­ca­bam­ba la Vie­ja, en los bos­ques de Es­pí­ri­tu Pam­pa. En esa ca­mi­na­ta es­cu­ché cuen­tos, le­yen­das e his­to­rias so­bre la exis­ten­cia de otro si­tio, mu­cho más al no­res­te lla­ma­do “El Pai­ti­ti”.

En Cus­co em­pe­cé a re­unir to­do li­bro u ar­tícu­lo que ha­bía so­bre ello, un te­ma muy co­no­ci­do allí pe­ro ca­si desconocido en otras Fue un pro­ce­so. Des­de ni­ño que­ría ser trek as­tro­nau­ta, y po­co des­pués, ex­plo­ra­dor. Mi ba­chi­lle­ra­to es en an­tro­po­lo­gía y uno de mis

Mas­ters De­grees es en Desa­rro­llo Internacional y Cam­bio So­cial. Tras vi­si­tar Co­lom­bia y Ecua­dor du­ran­te mi pri­mer via­je a Su­da­mé­ri­ca, em­pe­cé a tra­ba­jar en Mas­sa­chu­setts en psi­co­lo­gía con per­so­nas con ne­ce­si­da­des par­tes del mun­do. Co­no­cí a va­rias per­so­nas –aven­tu­re­ros, an­tro­pó­lo­gos, cam­pe­si­nos, his­to­ria­do­res, au­to­res– con ese in­te­rés apa­sio­na­do, esa adic­ción pai­ti­tien­se, y me atra­pó to­tal­men­te de­di­car­me a la in­ves­ti­ga­ción del ori­gen de la pa­la­bra, con­cep­to y le­yen­da del Pai­ti­ti. Por­que to­da­vía hay rui­nas ocul­tas ba­jo el mus­go en las par­tes más re­mo­tas de los va­lles, me­se­tas y sel­vas al­tas de Cus­co, Cal­ca, La Con­ven­ción y Ma­nu, en el su­r­es­te de Pe­rú.

Tras las ex­pe­rien­cias vi­vi­das en mis ex­pe­di­cio­nes, es­toy en pro­ce­so de cons­truir la his­to­ria ocul­ta en la zo­na lla­ma­da Pan­tia­co­lla que po­dría te­ner re­la­ción di­rec­ta con el con­cep­to de Pai­ti­ti.

Cuan­do no es­toy allá, es­toy en Bos­ton, con mi fa­mi­lia y mi tra­ba­jo, o vi­si­tan­do The

Ex­plo­rers Club, en Nue­va York, pre­pa­ran­do la si­guien­te ex­pe­di­ción.

Al­gu­nas per­so­nas se sor­pren­den cuan­do se en­te­ran de que, pe­se a to­dos los avan­ces, los sa­té­li­tes y de­más, aún ten­gan mu­cha uti­li­dad las ex­plo­ra­cio­nes a la an­ti­gua usan­za. ¿Por qué son ne­ce­sa­rias?

La verdad es que a pe­sar de to­dos los apa­ra­tos elec­tró­ni­cos, el Goo­gle Earth, sa­té­li­tes, etc, to­da­vía hay zo­nas po­cas co­no­ci­das o inex­plo­ra­das, que ofre­cen ac­ce­so só­lo a pie, a cau­sa de su na­tu­ra­le­za di­fí­cil e inac­ce­si­ble, por cli­ma­to­lo­gías ex­tre­mas, bru­ma cons­tan­te, den­sa ve­ge­ta­ción… Si me die­ran un dó­lar por ca­da vez que al­guien ha anun­cia­do un “¡Gran Ha­llaz­go Ar­queo­ló­gi­co!” des­cu­bier­to des­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.