Je­sús, el hom­bre

Enigmas - - NEWS -

¿Im­por­ta de ver­dad que mu­rie­se, como pro­po­nen al­gu­nas in­ves­ti­ga­cio­nes qui­zás muy atre­vi­das, años des­pués de ser cru­ci­fi­ca­do?

Via­jar es un in­me­so pla­cer, que al mar­gen de apor­tar­nos una vi­sión al­go más hu­mi­de de no­so­tros mis­mos –los au­to­de­no­mi­na­dos hu­ma­nos ci­vi­li­za­dos–, nos per­mi­te apren­der de otras cul­tu­ras; nos ali­men­ta el al­ma con co­no­ci­mien­tos de otro tiem­po; nos ha­ce du­dar de las ver­da­des ab­so­lu­tas y nos per­mi­te com­pro­bar que en la opi­nión del con­tra­rio, ese que vi­ve otra vi­da di­fe­ren­te a la nues­tra o pro­fe­sa una re­li­gión que na­da tie­ne que ver con la que po­cas ve­ces nos con­sue­la y mu­chas otras nos condena, tam­bién hay ra­zo­nes pa­ra creer.

So­mos cons­cien­tes de que en es­tas fe­chas, abor­dar un asun­to tan po­lé­mi­co como el que trae­mos has­ta nues­tra por­ta­da qui­zás sea ta­cha­do de im­pro­ce­den­te e in­de­co­ro­so por aque­llos que creen que las sa­gra­das es­cri­tu­ras son au­tén­ti­cos tra­ta­dos de his­to­ria. Pe­ro quie­nes tra­ba­ja­mos es­tas ma­te­rias des­de ha­ce años, al me­nos en es­ta re­dac­ción, como hu­ma­nis­tas que so­mos, pen­sa­mos que la his­to­ria, más con­cre­ta­men­te la his­to­ria de la re­li­gión, ha nin­gu­nea­do de ma­ne­ra es­can­da­lo­sa la fi­gu­ra de un gran hom­bre que po­si­ble­men­te exis­tió, y al que co­no­ce­mos como Je­sús el na­za­reno. Ves­tir­lo de san­ti­dad o con­ce­der­le los ho­no­res de la di­vi­ni­dad es me­nos­pre­ciar, si es que así fue, un sa­cri­fi­cio ex­tra­or­di­na­rio que vino pre­ce­di­do de un mar­ti­rio po­si­ble­men­te in­com­pa­ra­ble al su­fri­do por cual­quier otro gran per­so­na­je de los úl­ti­mos dos mi­le­nios. Aquel hom­bre creía fir­me­men­te en lo que con­ta­ba; era un ser hu­mano que se­gu­ra­men­te sien­do ni­ño hi­zo tra­ve­su­ras; sien­do adul­to amó; y afron­tan­do sus úl­ti­mos años de vi­da de­fen­dió su men­sa­je con­tra vien­to y ma­rea, a sa­bien­das de que las pa­la­bras que sa­lían de su bo­ca lo es­ta­ban con­de­nan­do por la re­li­gión más fuer­te, que te­mien­do que sus dog­mas se ba­lan­cea­sen an­te otro men­sa­je más inocen­te, y por con­si­guien­te más au­tén­ti­co, no so­por­tó la in­tru­sión de un nue­vo ilu­mi­na­do.

Y es­toy se­gu­ro de que el hom­bre que era, ro­dea­do de sus se­res que­ri­dos, vi­vió los úl­ti­mos mo­men­tos como cual­quier otro ser hu­mano: con mie­do. Por eso, por­que lo im­por­tan­te es el men­sa­je , el con­te­ni­do y no el con­ti­nen­te, ¿qué más da que tu­vie­se fa­mi­lia –como ra­bí es­ta­ba des­ti­na­do a ello-? ¿Im­por­ta de ver­dad que mu­rie­se, como pro­po­nen al­gu­nas in­ves­ti­ga­cio­nes atre­vi­das, años des­pués de ser cru­ci­fi­ca­do? Él re­su­ci­tó por­que su men­sa­je se ha man­te­ni­do du­ran­te mi­le­nios; no ha muer­to. Esa es la lec­tu­ra que po­de­mos ha­cer de la me­tá­fo­ra; por­que só­lo hay que echar un vis­ta­zo a las es­cri­tu­ras pa­ra dar­nos cuen­ta de que los es­cri­bien­tes no se po­nen de acuer­do ni en la ho­ra de su muer­te; me­nos aún en la de su en­tie­rro. Y sin em­bar­go otros sí lo ha­cen a la ho­ra de ar­gu­men­tar su lu­gar de des­can­so. Ese al que de fac­to nos he­mos acer­ca­do pa­ra po­der ha­blar de pri­me­ra mano…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.