La ra­za per­di­da

Enigmas - - EDITORIAL -

Cuán­tas no­ti­cias sur­gen ca­da se­ma­na al res­pec­to del asun­to que trae­mos a la portada de es­te mes. Ge­ne­ral­men­te se tra­ta de fri­ca­das: “Un gi­gan­te ha si­do ha­lla­do en un ya­ci­mien­to ar­queo­ló­gi­co de Ma­rrue­cos”; “Apa­re­cen fé­mu­res de un ta­ma­ño des­pro­por­cio­na­do en mi­tad de Cen­tral Park”; “Des­cu­bier­ta tum­ba de rey ba­bi­lo­nio gi­gan­te…”. Siem­pre hemos de­fen­di­do que In­ter­net ha lo­gra­do de­mo­cra­ti­zar la in­for­ma­ción; lle­ga rá­pi­do y a ca­si to­dos los rincones del mun­do li­bre y par­te del cau­ti­vo. Por eso hay que an­dar con pies de plo­mo; es im­por­tan­te sa­car lo que de bueno hay en­tre tan­ta pa­ja. Por­que sí, lo hay; in­clu­so cuando ha­bla­mos de gi­gan­tes co­mo ha­bi­tan­tes de un tiem­po olvidado.

En ENIG­MAS ha­ce años que dis­fru­ta­mos del ro­man­ti­cis­mo que en­cie­rran es­tas his­to­rias, al­gu­nas de ellas tru­fa­das con el aro­ma que só­lo des­pren­den las gran­des ex­pe­di­cio­nes de otro tiem­po, or­ques­ta­das por so­ña­do­res que fue­ron ca­pa­ces de ver, co­mo ase­gu­ra el pro­ver­bio anó­ni­mo, que “no hay me­tas im­po­si­bles, sino hom­bres in­ca­pa­ces”. Nues­tra me­ta es­te mes es com­pro­bar si hay vestigios, prue­bas, tex­tos, pie­dras… que nos ha­blen de unos per­so­na­jes que, es­pe­cial­men­te en los tex­tos sa­gra­dos de las di­fe­ren­tes re­li­gio­nes, apa­re­cen co­mo los ha­bi­tan­tes de la Tie­rra, una suer­te de se­mi­dio­ses que, lle­ga­do el mo­men­to, des­apa­re­cen sin de­jar ras­tro. ¿Sin de­jar ras­tro? Hay quien de­fien­de, si ini­cia­mos nues­tra re­mon­ta­da tem­po­ral a par­tir de los cin­co mi­le­nios y de ahí ha­cia atrás, que los res­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos que en­con­tra­mos pa­re­cen ha­ber si­do le­van­ta­dos a es­ca­la, si no de gi­gan­tes, sí gi­gan­tes­ca. Es en ese mis­mo tiem­po cuando las tra­di­cio­nes del otro la­do del Atlán­ti­co ha­blan de la pre­sen­cia de esos se­res que con­vi­ven con no­so­tros y que son víc­ti­mas, quién sabe sin ni tan si­quie­ra ser cul­pa­bles, de la ira di­vi­na que se des­en­ca­de­na con­tra el com­por­ta­mien­to in­de­cen­te del hom­bre. Y co­mo somos una es­pe­cie he­cha pa­ra so­bre­vi­vir –co­mo las cu­ca­ra­chas–, fi­nal­men­te quie­nes des­apa­re­cen son los bue­nos.

Si avan­za­mos en el tiem­po, en Gé­ne­sis 6:4 se di­ce que “ha­bía gi­gan­tes en la tie­rra en aque­llos días, y tam­bién des­pués, cuando los hi­jos de Dios se unie­ron a las hi­jas de los hom­bres y ellas les die­ron a luz”. Po­dría se­guir po­nien­do ejem­plos pero pa­ra eso es­tá el ex­tra­or­di­na­rio te­ma de portada. Por­que es po­si­ble que de­trás del con­cep­to “gi­gan­te” ha­ya al­go más hu­mano y por tan­to más real de lo que ima­gi­na­mos. En cier­to mo­do és­ta es la he­ren­cia de una “hu­ma­ni­dad per­di­da” de la que po­co es lo que sa­be­mos, pero de la que, de­jan­do las fri­ca­das a un la­do, es­ta­mos em­pe­zan­do a saber…

Di­ce el Gé­ne­sis que en el pa­sa­do la Tie­rra es­tu­vo ha­bi­ta­da por una ra­za de gi­gan­tes. ¿Y si de­trás de la me­tá­fo­ra se en­con­tra­se una hu­ma­ni­dad per­di­da?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.