LA LUZ DE SAN ANTONIO

EL PA­SA­DO 13 DE JU­NIO MU­CHOS VECINOS DE LA ALQUERÍA DE ACEITUNILLA PU­DIE­RON OB­SER­VAR UN EX­TRA­ÑO RES­PLAN­DOR EN EL MON­TE. LE­JOS DE SER UN SU­CE­SO AIS­LA­DO PA­RE­CE TRA­TAR­SE DE UNO DE LOS MU­CHOS FE­NÓ­ME­NOS ASO­CIA­DOS A ES­TE SAN­TO PRO­TEC­TOR DE LAS HUR­DES.

Enigmas - - SUMARIO - TEXTO Lourdes Gómez Mar­tín

Ha vuel­to a ser vis­ta por va­rios tes­ti­gos en una po­bla­ción de Las Hur­des. No es un fe­nó­meno ais­la­do, pero, ¿se tra­ta de al­go so­bre­na­tu­ral o tie­ne ex­pli­ca­ción?

Era de ma­dru­ga­da y en la ver­be­na no ca­bía un alma. Ti­to, mú­si­co de la cer­ca­na alquería de Ru­bia­co, ame­ni­za­ba las fies­tas de San Antonio en Aceitunilla. De­ce­nas de per­so­nas ce­le­bra­ban la jor­na­da de­di­ca­da al pa­trón de es­te mu­ni­ci­pio del con­ce­jo de Nu­ño­mo­ral, en pleno co­ra­zón de las Hur­des.

El 13 de ju­nio, la ac­tua­ción tenía lu­gar en una pe­que­ña aber­tu­ra en­tre va­rias ca­lles, una en­cru­ci­ja­da que ha­ce las ve­ces de pla­za. Se­rían las dos y me­dia de la ma­dru­ga­da cuando en el mon­te que se ex­tien­de fren­te a la alquería, vi­si­ble des­de aquel pun­to, co­men­zó a sur­gir un res­plan­dor. “Co­men­ta­ban: ‘¿Qué es aquel res­plan­dor que sa­le en­tre los pi­nos?’ Al­gu­nos de­cían que a ver si iba a ser un in­cen­dio”, ex­pli­ca Jo­sé Luis Igle­sias Cres­po en de­cla­ra­cio­nes ex­clu­si­vas a ENIG­MAS.

Jo­sé Luis, de Aceitunilla, era uno de los mu­chos hur­da­nos y fo­ras­te­ros que es­ta­ban de ce­le­bra­ción y que aca­ba­ron sien­do tes­ti­gos de un even­to lu­mí­ni­co a po­ca dis­tan­cia de don­de se en­con­tra­ba la fies­ta. Se­gún ex­po­ne el tes­ti­go, “era co­mo la ilu­mi­na­ción de un he­li­cóp­te­ro. O co­mo una es­tre­lla, pero más gran­de. Emi­tía luz blan­ca en­tre los pi­nos. Co­mo si al­go se hu­bie­ra po­sa­do ahí. Al prin­ci­pio apa­re­ció len­ta­men­te y des­pués em­pe­zó a co­ger un po­qui­to de al­tu­ra”.

En el lu­gar don­de se ubi­ca­ba la lu­mi­na­ria dis­cu­rre una pis­ta fo­res­tal, pero, se­gún el tes­ti­mo­nio de Jo­sé Luis, en Aceitunilla es­tán acos­tum­bra­dos a ver los fa­ros de los co­ches que cir­cu­lan por la sen­da y aque­llo no se ase­me­ja­ba a una luz emi­ti­da por un vehícu­lo. Ade­más, no se man­tu­vo fi­ja so­bre una mis­ma tra­yec­to­ria, sino que “se mo­vía en­tre los pi­nos y lue­go es­cu­rrió, se es­ca­pó, ha­cia la par­te de Nu­ño­mo­ral”.

En la ver­be­na se ex­ten­día el ru­mor acer­ca de lo que acon­te­cía más allá de las úl­ti­mas ca­sas del pue­blo. Du­ran­te los ape­nas vein­te mi­nu­tos que du­ró el fe­nó­meno cir­cu­la­ron por el lu­gar to­do ti­po de teo­rías. Las más atre­vi­das de­fen­dían que aque­llo era obra, en pa­la­bras de al­gu­nos hur­da­nos, de “San Antonio ben­di­to”; los más des­creí­dos de­cían que eran ton­te­rías. Sin em­bar­go, Jo­sé Luis, acos­tum­bra­do a pa­tear aque­llos ca­mi­nos des­de ni­ño, que­dó tan sor­pren­di­do que a la ma­ña­na si­guien­te qui­so ir has­ta la zo­na de la apa­ri­ción.

“Me le­van­té y fui con mi her­mano. Eran so­bre las diez de la ma­ña­na y que­ría com­pro­bar si en el si­tio en el que se

ob­ser­vó la luz ha­bía que­da­do al­gu­na hue­lla, pero la ver­dad es que no pu­de en­con­trar na­da ra­ro”, ex­pli­ca.

UN FE­NÓ­MENO MU­CHO MÁS AN­TI­GUO

Hay per­so­nas que se nie­gan a ha­blar de lo ocu­rri­do, no quie­ren ser ob­je­to de bro­mas. Otros des­cri­ben “una luz muy for­mi­da­ble” o “que bri­lla­ba co­mo un es­pe­jo”; y al­gu­nos vecinos, ade­más, re­co­no­cen que no es la pri­me­ra vez que pa­sa. Ase­gu­ran que por es­tas fe­chas San Antonio rea­li­za­ba mi­la­gros, co­mo la apa­ri­ción de lu­ces.

Cle­men­ti­na Do­mín­guez Alonso es la per­so­na más lon­ge­va de Aceitunilla. Sus ojos han con­tem­pla­do es­ce­nas pa­ra las que no tie­ne ex­pli­ca­ción y, a pe­sar del pa­so de los años, con­ser­va ní­ti­do en su me­mo­ria el recuerdo de di­chas vi­ven­cias. A la som­bra de una de las ca­lles más es­tre­chas de la alquería nos cuen­ta que el epi­so­dio del res­plan­dor ya ha­bía ocu­rri­do an­tes y en el mis­mo lu­gar. “Sé lo del res­plan­dor. Aquí han pa­sa­do mu­chas cosas. Ha­ce unos años yo pu­de ver lo mis­mo. Yo veía una luz en la sie­rra y yo me de­cía a mí mis­ma: ‘¡Ay, San Antonio ben­di­to!, ¿có­mo es­ta­rá esa luz ahí?’. Me pasó tres ve­ces”.

In­te­rro­gan­do a Cle­men­ti­na so­bre esa luz que ella con­tem­pla­ba cuando iba a cui­dar a sus ani­ma­les, afir­ma que “era co­mo un res­plan­dor mo­vién­do­se por el mon­te, chis­pa­zo por aquí, chis­pa­zo por allá. Pero no me creían. Y yo les de­cía: ‘¿Pero no veis la luz que va co­rrien­do mi­tad del va­lle pa­ra ade­lan­te?’ Al prin­ci­pio, me de­cían que no, pero des­pués ya lo pu­do ver más gen­te”. De he­cho, Jo­sé Luis Igle­sias ase­gu­ra re­cor­dar los días en que Cle­men­ti­na aler­ta­ba so­bre el fe­nó­meno.

SAN ANTONIO, PRO­TEC­TOR DE LAS HUR­DES

De­be­mos ana­li­zar las lu­mi­na­rias te­nien­do en cuen­ta el día en el que tu­vo lu­gar el úl­ti­mo avis­ta­mien­to y la re­la­ción que los hur­da­nos es­ta­ble­cen en­tre el fe­nó­meno y San Antonio de Pa­dua, pre­di­ca­dor fran­cis­cano de ori­gen por­tu­gués que en las Hur­des es­tá con­si­de­ra­do pro­tec­tor de los montes y del ga­na­do. An­tes de la cris­tia­ni­za­ción del lu­gar pre­su­mi­ble­men­te exis­tía el cul­to a una di­vi­ni­dad pro­tec­to­ra de ani­ma­les y bos­ques que hoy día se iden­ti­fi­ca con San Antonio.

Des­de que el hom­bre co­men­zó a do­mes­ti­car ani­ma­les, en el Neo­lí­ti­co, sur­gie­ron di­vi­ni­da­des pro­tec­to­ras del ga­na­do. En Ex­tre­ma­du­ra se cons­ta­ta es­te he­cho en pue­blos pre­rro­ma­nos

Una de las tes­ti­gos nos co­men­tó acer­ca de las lu­ces que “era co­mo un res­plan­dor mo­vién­do­se por el mon­te, un chis­pa­zo por aquí y otro por allá”

co­mo los ve­to­nes, que pre­ña­ron sus te­rri­to­rios de ve­rra­cos, es­ta­tuas que en al­gu­nos ca­sos re­pre­sen­tan to­ros y en otras, al pa­re­cer, cer­dos. Los ex­per­tos ase­gu­ran que su ob­je­to era proteger el ga­na­do, ade­más de de­li­mi­tar el te­rri­to­rio e in­clu­so po­dían fun­cio­nar co­mo mo­nu­men­to fu­ne­ra­rio.

En la re­vis­ta Fol­klo­re, de la Fun­da­ción Joa­quín Díaz, el es­tu­dio­so Fé­lix Ba­rro­so se ha­cía eco del cul­to a San Antonio “en las Jur­des y en zo­nas ale­da­ñas”, ase­gu­ran­do que “el día de la fes­ti­vi­dad, 13 de ju­nio, cae de lleno den­tro del ci­clo sols­ti­cial de verano y es, jun­to con San Juan, la efe­mé­ri­de más sig­ni­fi­ca­ti­va de los pue­blos de ma­tiz ga­na­de­ro”. Du­ran­te el sols­ti­cio de verano, en la an­ti­güe­dad, es­tos pue­blos lle­va­ban a ca­bo ri­tua­les pa­ra ex­pul­sar los ma­les que pu­die­ran afec­tar a ga­na­do y cul­ti­vos. Es­to lle­va a Fé­lix a pen­sar que “co­lo­car en es­tas fe­chas a San Antonio res­pon­de, po­si­ble­men­te, a un in­ten­to pre­me­di­ta­do de la Iglesia, in­ca­paz de cris­tia­ni­zar las se­cue­las de an­ti­guas re­li­gio­nes pa­ga­nas. No erra­ría­mos si vié­ra­mos en San Antonio al sus­ti­tu­to de an­ti­guas dei­da­des pro­tec­to­ras del ga­na­do”.

En es­ta co­mar­ca ex­tre­me­ña hoy, San Antonio de Pa­dua go­za, co­mo de­cía­mos, de un gran pre­di­ca­men­to. “En la me­mo­ria co­lec­ti­va sur­ge ata­via­do de blan­quí­si­mos ro­pa­jes y se ha­ce acom­pa­ñar por un pe­rro tam­bién blan­co. Es el que ve­la por los ca­mi­nan­tes que se pier­den en la no­che. A ve­ces, es­te ser luminoso le­vi­ta so­bre el sue­lo o cru­za los arro­yos y gar­gan­tas sin mo­jar­se los pies”, des­ta­ca Fé­lix Ba­rro­so. Su fies­ta se cir­cuns­cri­be es­pe­cial­men­te a Aceitunilla y Las Erías, pero tam­bién en otros mu­ni­ci­pios co­mo Aza­bal y La Fra­go­sa.

En cuanto a la ca­rac­te­rís­ti­ca que se le atri­bu­ye de le­vi­tar y cru­zar ríos sin lle­gar a mo­jar­se los pies, Jo­sé Luis Igle­sias nos cuen­ta lo si­guien­te: “Mi abue­la, con 96 años, me con­ta­ba es­te ti­po de his­to­rias. Por ejem­plo la apa­ri­ción, el día de San Antonio, de un hom­bre que iba con una cruz enor­me, sal­tan­do de piedra en piedra sin mo­jar­se los pies. Me de­cía que le dio pe­na ver que car­ga­ba una cruz tan gran­de y le di­jo: ‘Se­ñor, dé­je­me que le ayu­de’, y que no po­día mo­ver la cruz de lo mu­cho que pe­sa­ba”.

EL RE­ME­DIO CON­TRA PE­LI­GROS Y ES­PAN­TOS

En Las Hur­des se in­vo­ca a San Antonio co­mo efi­caz re­me­dio con­tra los pe­li­gros. “Si apa­re­ce una tor­men­ta, si se pier­de un ni­ño o ga­na­do, o si sa­les de viaje, pa­ra que no te su­ce­da na­da malo, se echa el res­pon­so”. Jo­sé Luis Cres­po, co­mo los ha­bi­tan­tes de la alquería, tie­ne mu­cha fe en el san­to. “A lo me­jor va a caer una tor­men­ta que va a es­tro­pear el to­ma­te o lo que sea y ponen el res­pon­so y des­car­ga en otro la­do; lo he vis­to yo”, ase­gu­ra.

El res­pon­so es la ora­ción que se le re­za pa­ra que con­ce­da la gra­cia pe­di­da por el oran­te. Se­gún ex­pli­can es­pe­cial­men­te los más an­cia­nos, de­be re­ci­tar­se en un lu­gar apar­ta­do y que na­die es­cu­che ni vea a quien la re­za. Es pre­fe­ri­ble orar an­tes de que cai­ga la no­che y su efec­to se de­ja no­tar du­ran­te tres días. Si trans­cu­rri­do ese tiem­po no se so­lu­cio­na el pro­ble­ma, de­be vol­ver a rea­li­zar­se el ri­tual. Al ter­mi­nar de re­ci­tar la con­sa­bi­da ora­ción de­ben re­zar­se tres pa­dre­nues­tros.

Exis­ten va­rian­tes del res­pon­so en dis­tin­tas al­que­rías de Las Hur­des pero vamos a re­fle­jar el que nos re­ci­ta­ron en Aceitunilla y que hoy se usa en es­te mu­ni­ci­pio y en la zo­na de Nu­ño­mo­ral: “Si bus­cas mi­la­gros, mi­ra: muer­te y ho­rror des­te­rra­dos, mi­se­ria y de­mo­nios hui­dos, le­pro­sos y en­fer­mos sa­na­dos. El mar de­tie­ne su ira, re­dí­men­se en­car­ce­la­dos, miem­bros y bie­nes per­di­dos, re­co­bran mo­zos y an­cia­nos. El pe­li­gro se re­ti­ra, los po­bres van re­me­dia­dos, cuén­ten­lo los so­co­rri­dos, dí­gan­lo los pa­dua­nos. Gloria al Pa­dre, gloria al Hijo y gloria al Espíritu San­to. Rue­ga a Cris­to por no­so­tros Antonio di­vino y san­to”.

Si bien es la más cris­tia­ni­za­da de las ver­sio­nes, exis­ten otras en las que se ci­tan pro­ble­mas de an­ta­ño, co­mo el lo­bo y los es­tra­gos en el ga­na­do. En Vegas de Co­ria se de­cía: “Antonio, Antonio, Antonio. Tres ve­ces Antonio. Tres cosas le pe­dis­te: lo

El res­pon­so de­be re­ci­tar­se en un lu­gar apar­ta­do y evi­tar de es­te mo­do que na­die es­cu­che ni vea a quien lo re­za

muer­to, re­su­ci­ta­do; lo en­co­men­da­do, guar­da­do; el lo­bo, ale­ja­do. Con tres Pa­dre­nues­tros y un Ave­ma­ría el res­pon­so me sir­ve de no­che y de día”. En El Gas­co se en­to­na­ba la si­guien­te sú­pli­ca: “Antonio di­vino y san­to, lo le­jano, acer­ca­do, lo per­di­do, re­su­ci­ta­do. Si al­gún ani­mal me fal­ta, bi­cho vi­vien­te no le ha­gas da­ño. Gloria al Pa­dre, al Hijo y al Espíritu San­to”. Se creía que el lo­bo, o “el bi­cho” co­mo era co­no­ci­do, des­apa­re­cía cuando el de­vo­to pro­nun­cia­ba el res­pon­so. Los hur­da­nos aler­tan de que San Antonio pue­de cas­ti­gar “al que no cum­plió la promesa o que­bran­tó el pre­cep­to im­pues­to en el día de su fies­ta”.

A sus 93 años, Enrique Cres­po di­ce que “el res­pon­so es es lo me­jor que hay”. Sen­ta­dos en el um­bral de su ca­sa nos cuen­ta lo que le ocu­rrió una tar­de. “Ve­nía con una ve­ci­na, Inés, y con unos cuan­tos más, y me di­ce: ‘Ay, Enrique qué tor­men­ta vie­ne por allí. Nos va a fas­ti­diar’. Y di­go yo: ‘No. Id pa­ra ade­lan­te’. Yo me que­dé atrás y pu­se el res­pon­so. La tor­men­ta ca­yó en Vegas de Co­ria y les de­rro­tó has­ta las hi­gue­ras. Y no­so­tros, tan tran­qui­los”.

Enrique ha­bla del res­pon­so, y ase­gu­ra que es muy im­por­tan­te “sa­ber­lo po­ner”. Ade­más, pre­gun­ta la edad de aque­llos que le pi­den co­no­cer­lo, y no se tra­ta de una in­dis­cre­ción, sino de un de­ta­lle im­por­tan­te: “Es que a una per­so­na más ma­yor que yo no se lo pue­do de­cir, por­que en­ton­ces pier­do el don y ya no vale pa­ra mí. Pero a ti sí te lo pue­do con­tar”, ar­gu­men­ta Enrique. A pe­sar de que es muy im­por­tan­te co­no­cer los ver­sos que hay que re­ci­tar “lo pri­me­ro de to­do es que hay que es­tar bien con Dios,” ex­po­ne, con­fe­san­do emo­cio­na­do que siem­pre que lo ha re­ci­ta­do ha fun­cio­na­do. “A mí no me ha fa­lla­do ni una vez”, ase­gu­ra.

CUI­DA DEL GA­NA­DO

“La pa­na­cea de to­dos los ma­les que afec­tan a la ga­na­de­ría la tie­ne San Antonio”, nos re­cuer­da Fé­lix Ba­rro­so. Mul­ti­tud de tes­ti­mo­nios nos ha­blan de la in­ter­ven­ción mi­la­gro­sa del san­to cuando al­gu­na res se ex­tra­vía. Exis­te una ora­ción muy fre­cuen­te en la co­mar­ca: “Un Pa­dre­nues­tro a San Antonio Ben­di­to pa­ra que nos guar­de el alma, la ca­sa y el ga­na­di­to”.

Ca­bras, ove­jas, cer­dos y ani­ma­les do­més­ti­cos apa­re­cen en Las Hur­des gra­cias al res­pon­so. Au­ro­ra Igle­sias es una hur­da­na que cree fir­me­men­te en sus pro­di­gios. Nos cuen­ta lo que ocu­rrió un día que su hijo per­dió unas ca­bras: “Ra­món iba con unas ca­bras y los mu­cha­chos, ya se sabe, se lia­ron a lo que sea y se las de­jó per­der. Es­tu­vie­ron to­da la no­che per­di­das. Y les pu­si­mos el res­pon­so. Al po­co sen­tí la cam­pa­ni­ta de una de las ca­bras. Las lla­mé y pu­de en­con­trar­las”.

La hur­da­na tam­bién uti­li­za la ora­ción co­mo pro­tec­ción cuando sus hi­jos via­jan. En una de sus vi­ven­cias se re­fle­ja otra de las ca­rac­te­rís­ti­cas aso­cia­das al san­to: el blan­co. Pue­de apa­re­cer­se en for­ma de ani­mal o de ser blan­co, co­mo se­ñal de pro­tec­ción.

“Cuando se mar­chan mis hi­jos ten­go cos­tum­bre de po­ner­les el res­pon­so, por­que les va cui­dan­do. En uno de es­tos via­jes mi hi­ja Yo­li ve­nía por la carretera y vio un co­ne­jo blan­quí­si­mo. Di­ce que se que­dó sen­ta­do mi­ran­do el co­che y que in­clu­so pa­ra­ron pa­ra ver­lo me­jor y no se iba. Cuando me lo con­tó yo le di­je: pues ése es San Antonio ben­di­to”, nos cuen­ta Au­ro­ra.

Son va­rios los tes­ti­mo­nios que hemos re­co­gi­do al res­pec­to. A fi­na­les de los se­sen­ta Pe­dro Mar­tín aca­ba­ba de cum­plir la ma­yo­ría de edad. Una no­che, cuando se dis­po­nía a guar­dar su mo­to­ci­cle­ta, fue tes­ti­go de un su­ce­so que le si­gue im­pac­tan­do. “Yo subía con la mo­to por la carretera. En­ton­ces no es­ta­ba as­fal­ta­da. Tenía pie­dras. Lle­gué a una cur­va más aba­jo de don­de es­tá el ce­men­te­rio y la mo­to se me pa­ró”. Pe­dro co­men­zó a su­bir la mo­to a pie, en di­rec­ción a una bo­de­ga que te­nían sus abue­los. “Allí so­lía guar­dar la mo­to. Cuando lle­gué, me di­jo mi abue­la des­de arri­ba: “¿ya has lle­ga­do, Pe­dro?”. Le di­go que sí y sal­go tran­qui­la­men­te. Cuando mi­ré ha­cia aba­jo, por don­de ha­bía ve­ni­do vi a un ni­ño ves­ti­do de blan­co. Me que­dé un ra­to mi­ran­do y el ni­ño se fue ha­cia la ca­lle de mi iz­quier­da”, ex­po­ne Pe­dro.

A pe­sar de que la vi­sión de aquel ni­ño le ex­tra­ñó, Pe­dro ase­gu­ra que se fue pa­ra ca­sa sin pen­sar en ello. “Lue­go cuando me fui a la ca­ma em­pe­cé a re­fle­xio­nar. Se lo con­té a mi madre y me di­jo que me tenía pues­to el res­pon­so a San Antonio. Yo creo que era él. Se apa­re­ce en un pe­rri­to blan­co, o en un crío, en mu­chas cosas, pero siem­pre en blan­co. Nun­ca ol­vi­da­ré lo que ocu­rrió y ade­más se lo he escuchado a otras per­so­nas”, ex­pli­ca.

ACOM­PA­ÑA A LOS NI­ÑOS PER­DI­DOS

Aun­que pa­rez­ca in­creí­ble, en Las Hur­des hay quien tie­ne la cer­te­za de que San Antonio acom­pa­ña en las no­ches a los ni­ños que se pier­den en los montes. Y no ha­bla­mos de un acom­pa­ña­mien­to es­pi­ri­tual o di­vino, sino de un he­cho li­te­ral que se cons­ta­ta en el recuerdo de su­ce­sos ocu­rri­dos. Au­ro­ra Igle­sias nos ase­gu­ra que “cuando los ni­ños se pier­den les tie­nen que po­ner el res­pon­so. Se lo po­nes y Dios ac­túa y los en­cuen­tra”.

Otro hur­dano, Eli­seo Mar­tín, nos re­cuer­da una his­to­ria del con­ce­jo de Nu­ño­mo­ral. “Un do­min­go, Paula se fue a re­gar al huer­to y de­jó a su hijo con el abue­lo. Pero a és­te le gus­ta­ba el li­cor y se pu­so a be­ber y cuando lle­gó la hi­ja, el crío ha­bía des­apa­re­ci­do. Bus­ca­ron por to­dos si­tios y no lo en­con­tra­ban. Tu­vie­ron que dar cuen­ta a la Guar­dia Ci­vil. Los guar­dias subie­ron mon­te arri­ba, pa­ra ver si le es­cu­cha­ban llo­rar o lla­mar a al­guien, pero al no apa­re­cer des­pués de ho­ras, le pu­sie­ron el res­pon­so. Una vez que se pone ya no pue­den se­guir bus­can­do. A la ma­ña­na si­guien­te, un ca­za­dor lo en­con­tró. Se acer­có a él y le pre­gun­tó que con quién ha­bía pa­sa­do la no­che. Y le di­jo que ha­bía es­ta­do con dos pe­rri­tos. Uno blan­co y uno ne­gro. Le di­jo que el ne­gro le que­ría mor­der y el blan­co no se lo per­mi­tía. Era San Antonio ben­di­to”.

Se­gún nos ex­pli­can, el su­ce­so ocu­rrió en Nu­ño­mo­ral, a un ni­ño que se lla­ma­ba Li­ra. Hemos tra­ta­do de lo­ca­li­zar a Li­ra, que se­gún las in­for­ma­cio­nes que nos han pro­por­cio­na­do vi­vía en un pue­blo de la pro­vin­cia de Sa­la­man­ca, aun­que, por el mo­men­to, nues­tra bús­que­da ha si­do in­fruc­tuo­sa. Pero su ca­so no es el único del que hemos te­ni­do co­no­ci­mien­to.

Cuando era un ni­ño, Pe­dro Ji­mé­nez Mon­te­ro, de San­ti­bá­ñez el Ba­jo, se per­dió en la dehe­sa cer­ca­na a su pue­blo. Le acom­pa­ña­ban otros mu­cha­chos del pue­blo. Les ca­yó la no­che en­ci­ma y, se­gún con­ta­ron, ob­ser­va­ron un per­so­na­je ves­ti­do de blan­co que a ve­ces se ele­va­ba so­bre el sue­lo, con un pe­rro blan­co que le se­guía. “Se acer­ca­ba ha­cia ellos y les in­fun­día gran tran­qui­li­dad. Se­gún con­ta­ban les

Cuando en­con­tra­ron a los ni­ños y re­la­ta­ron lo su­ce­di­do, to­dos pen­sa­ron que el per­so­na­je era San Antonio

acom­pa­ñó has­ta un pa­ra­je co­no­ci­do co­mo Los Min­go­rros, don­de les pre­pa­ró un le­cho en­tre la pa­ja, pa­ra que dur­mie­sen sin so­bre­sal­tos”, ex­pli­ca Fé­lix Ba­rro­so. Cuando al día si­guien­te en­con­tra­ron a los ni­ños y con­ta­ron lo su­ce­di­do, to­do el mun­do pen­só que aquel per­so­na­je era San Antonio. Fé­lix es­cu­chó va­rias ve­ces el re­la­to por la her­ma­na de Pe­dro, Epi­fa­nía.

En mar­zo de 2014, cuando co­no­ci­mos es­te ca­so, con­tac­ta­mos con la fa­mi­lia de Pe­dro. Nos in­for­ma­ron de que es­ta­ba mal de sa­lud y que de­bía­mos es­pe­rar a su re­cu­pe­ra­ción. En el trans­cur­so de aque­llos días, Pe­dro Mon­te­ro fa­lle­ció lle­ván­do­se con él el recuerdo de aquel per­so­na­je que les cui­dó y les pro­te­gió de los es­pan­tos que pue­blan la no­che hur­da­na.

Fé­lix Ba­rro­so ha re­co­gi­do otros tes­ti­mo­nios co­mo el de Ve­nan­cio, del Ce­re­zal, quien ase­gu­ra­ba: “Una vez se per­dió una tía del tío Alonso y le echa­ron el res­pon­so. Es­tu­vo to­da la no­che por el mon­te y lue­go con­tó que San Antonio ben­di­to ha­bía es­ta­do a su la­do to­da la no­che y con la “ca­yá” –bastón, garrote– que lle­va­ba la de­te­nía cuando que­ría ir pa­ra el río, pa­ra que no se ca­ye­ra al agua”.

UN EN­FO­QUE HOLÍSTICO

Es­tos son los mis­te­rios de San An­to- nio, un nom­bre ba­jo el que se en­glo­ba to­do un rosario de fe­nó­me­nos que van des­de el avis­ta­mien­to de lu­mi­na­rias has­ta el en­cuen­tro con enig­má­ti­cas apa­ri­cio­nes noc­tur­nas, per­so­na­jes que le­vi­tan y mis­te­rio­sos se­res blan­cos. In­ves­ti­ga­do­res y ufó­lo­gos co­mo John Keel, en­tre otros y, so­bre to­do, el re­co­no­ci­do es­tu­dio­so Jac­ques Va­llée, en obras co­mo Pa­sa­por­te a Ma­go­nia, apues­tan por una vi­sión dis­tin­ta del fe­nó­meno OV­NI, re­la­cio­nán­do­lo pre­ci­sa­men­te con epi­so­dios que en­tron­can con el fol­clo­re y la re­li­gión, co­mo es el ca­so de San Antonio en Las Hur­des.

Te­nien­do en cuen­ta es­te de­ta­lle y ana­li­zan­do di­chos su­ce­sos a la luz de fac­to­res sub­je­ti­vos, cul­tu­ra­les, oní­ri­cos o pa­ra­fí­si­cos se ob­ser­va una ana­lo­gía en­tre las an­ti­guas apa­ri­cio­nes re­co­gi­das por el fol­clo­re po­pu­lar y los ca­sos de los que hoy día se ocu­pa la ufo­lo­gía y la pa­ra­psi­co­lo­gía. Es de­cir, es­ta­ría­mos ha­blan­do en to­dos los ca­sos de un mis­mo fe­nó­meno, pero cla­si­fi­ca­do con eti­que­tas dis­tin­tas se­gún la cul­tu­ra, for­ma­ción e in­cli­na­ción de los tes­ti­gos. El fe­nó­meno es el mis­mo pero va cam­bian­do de nom­bre y de in­ter­pre­ta­ción se­gún la épo­ca.

Exis­ten, ade­más, au­to­res que de­fien­den una nueva ma­ne­ra de en­fren­tar­se a es­tos enig­mas: la pa­ra­ufo­lo­gía, que, en pa­la­bras del ex­per­to y ve­te­rano in­ves­ti­ga­dor Moi­sés Ga­rri­do, “pre­ten­de ser una nueva clave pa­ra ahon­dar y es­cla­re­cer al­go más es­te enig­ma que nos acom­pa­ña a lo lar­go de la his­to­ria”. Se re­fie­re al fe­nó­meno OV­NI, pero tam­bién a esos as­pec­tos con­co­mi­tan­tes al mis­mo, co­mo se ob­ser­va en el ca­so de San Antonio en Las Hur­des, don­de se dan avis­ta­mien­tos de lu­ces pero tam­bién apa­ri­cio­nes de se­res que se ma­te­ria­li­zan, di­vi­ni­da­des que se ma­ni­fies­tan, ri­tua­les, etc. “Es cu­rio­so ob­ser­var có­mo fe­nó­me­nos apa­ren­te­men­te di­fe­ren­tes unos de otros y que dan la sen­sa­ción de no te­ner un ori­gen co­mún pre­sen­tan pun­tos de ma­ne­ra pre­ci­sa y similar. ¿Por qué? Eso es lo que nos gus­ta­ría saber y tal vez, por qué no, to­dos ten­gan una cau­sa u ori­gen co­mún y nos equi­vo­ca­mos sim­ple­men­te por­que al ver­los des­de di­fe­ren­tes án­gu­los pen­sa­mos que son dis­tin­tos y es aquí don­de ya em­pe­za­mos a li­mi­tar y a par­ce­lar ca­da fe­nó­meno se­gún su na­tu­ra­le­za o for­ma de ma­ni­fes­tar­se, pero siem­pre en­fo­cán­do­los ba­jo nues­tros pa­rá­me­tros, co­sa que nos pue­de in­du­cir a error”, aña­de Moi­sés. Es­ta, qui­zá, es la clave pa­ra en­ten­der los fe­nó­me­nos que lle­van tan­to tiem­po su­ce­dien­do en Las Hur­des y que, ade­más, si­guen vi­vos.

De izq. a dcha. y de arri­ba a aba­jo, en­tra­da a Aceitunilla. Lourdes Gómez ha­bla con una de las tes­ti­gos. Pa­ra­da de la pro­ce­sión, las ca­sas de los en­fer­mos y Luis Igle­sias se­ña­lan­do el lu­gar de las lu­ces.

La ar­qui­tec­tu­ra ha­bi­tual de los pue­blos de Las Hur­des res­pon­de a es­te ti­po de vi­vien­das que po­de­mos con­tem­plar en Aceitunilla. Arri­ba, Jo­sé Luis Gómez, quien re­ci­tó a nues­tra re­por­te­ra el res­pon­so a San Antonio (a su de­re­cha).

Al fon­do de las vi­vien­das dis­per­sas a lo lar­go de Aceitunilla po­de­mos con­tem­plar el mon­te don­de los tes­ti­gos afir­man ver las lu­ces de San Antonio.

La au­to­ra de es­te re­por­ta­je tu­vo la opor­tu­ni­dad de en­tre­vis­tar a va­rios tes­ti­gos, en­tre ellos a Cle­men­ti­na Gon­zá­lez, quien aler­ta­ra en el pue­blo va­rias ve­ces so­bre el fe­nó­meno.

El día 13 de ju­nio los ha­bi­tan­tes de Aceitunilla par­ti­ci­pan en la tra­di­cio­nal pro­ce­sión de San Antonio, en la que es una de las efe­mé­ri­des más im­por­tan­tes del año, re­la­cio­na­da con la pro­tec­ción del ga­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.