HIS­TO­RIAS MAL­DI­TAS

¿QUÉ QUI­SO DE­CIR JUAN AL ES­CRI­BIR: “EL QUE TEN­GA IN­TE­LI­GEN­CIA QUE CALCULE EL NÚ­ME­RO DE LA BES­TIA, UNA CI­FRA DE HOM­BRE. SU CI­FRA ES 666”? Y MÁS IM­POR­TAN­TE, ¿SE RE­FE­RÍA A AL­GO O A AL­GUIEN DE SU PRE­SEN­TE O DE SU FU­TU­RO? Y, POR ÚL­TI­MO, ¿EL FU­TU­RO AL QUE JUAN

Enigmas - - SUMARIO - TEXTO Ma­riano F. Urresti

Ma­riano F. Urresti

Co­mo ha­brá su­pues­to el lec­tor, exis­ten nu­me­ro­sas teo­rías so­bre el sig­ni­fi­ca­do úl­ti­mo de esa ci­fra, pero vamos a pre­sen­tar úni­ca­men­te dos de ellas co­mo ejem­plo. La pri­me­ra, de­mos­tra­ría que Juan se re­fe­ría a al­guien de su pre­sen­te, con lo que no nos ve­ría­mos afec­ta­dos. Des­de ese pun­to de vis­ta, po­dría creer­se que el res­to del re­la­to tie­ne que ver con el mun­do en el que vi­vía su au­tor, y no con el nues­tro, lo cual re­sul­ta­ría tran­qui­li­zan­te. No obs­tan­te, de ser así, ¿qué se­res son los que Juan veía ir y ve­nir por los cie­los y qué bes­tias fe­ro­ces eran aque­llas que ex­ha­la­ban fue­gos y cen­te­llas si cuanto re­la­tó tenía que ver con su pre­sen­te?.

Ima­gi­ne­mos que real­men­te la ci­fra 666 sim­bo­li­za­ba a al­guien del pre­sen­te de Juan. Ob­via­men­te, de ser así de­bía tra­tar­se de una per­so­na pe­li­gro­sa y odia­da por los cris­tia­nos.

¿QUIÉN PO­DÍA SER?

Pa­ra res­pon­der a es­ta cues­tión lo pri­me­ro que hay que re­cor­dar es que los po­pu­la­res nú­me­ros que re­pre­sen­tan a la bes­tia no pu­die­ron ser co­no­ci­dos has­ta que los ára­bes, mu­cho tiem­po des­pués de Juan, los uti­li­za­ran, ya que fue­ron ellos sus in­ven­to­res. Los he­breos em­plea­ban le­tras de su al­fa­be­to pa­ra re­pre­sen­tar los nú­me­ros, de mo­do que los de­fen­so­res de la teo­ría de que Juan se re­fe­ría a al­guien de su pre­sen­te pro­po­nen la ope­ra­ción de re­con­ver­tir esa ci­fra en le­tras.

Ese ejer­ci­cio ha arro­ja­do di­fe­ren­tes po­si­bi­li­da­des, pero la más ex­ten­di­da es la que ase­gu­ra que Juan se re­fe­ría al em­pe­ra- dor ro­mano Ne­rón Clau­dio César Au­gus­to Ger­má­ni­co, ver­da­de­ro azo­te de los cris­tia­nos has­ta que murió en 68 d.C a la edad de trein­ta años.

Pero si Ne­rón murió ese año, y se­gún es­pe­cia­lis­tas co­mo Antonio Pi­ñe­ro el Apo­ca­lip­sis se es­cri­bió en 96 d.C, ¿por qué ha­bría de te­mer Juan al ira­cun­do Ne­rón? La res­pues­ta tie­ne que ver con una le­yen­da, la le­yen­da de Ne­ro Re­di­vi­vus o Ne­rón re­su­ci­ta­do.

Ocu­rrió que tras su sui­ci­dio en 68 d.C. se ex­ten­dió el ru­mor de que el te­mi­ble em­pe­ra­dor re­su­ci­ta­ría y re­cons­trui­ría su im­pe­rio en Orien­te. Al­gu­nas ver­sio­nes in­clu­so aña­dían que re­sur­gi­ría en Je­ru­sa­lén, y de he­cho hay cons­tan­cia his­tó­ri­ca de tres pseu­do-Ne­ro­nes.

El his­to­ria­dor Tá­ci­to men­cio­na al pri­me­ro de ellos di­cien­do que era un es­cla­vo de Pon­to o un li­ber­to de Ita­lia que hi­zo su apa­ri­ción a fi­na­les de 68 d.C. o co­mien­zos del año si­guien­te; apa­re­ció en el otoño del año 68 o a ini­cios del in­vierno de 69 en la pro­vin­cia ro­ma­na de Aca­ya, en Gre­cia. Y pa­ra sor­pre­sa de pro­pios y ex­tra­ños, el in­di­vi­duo cau­ti­vó a gran nú­me­ro de se­gui­do­res, con los cua­les se em­bar­có, dis­pues­to a pro­vo­car una re­vuel­ta ar­ma­da. Pero, pa­ra su des­gra­cia, una tor­men­ta con­du­jo su bar­co has­ta una isla de las Cí­cla­das lla­ma­da Cit­nos, y su afán con­quis­ta­dor men­guó has­ta la ca­te­go­ría de pi­ra­ta ra­so, has­ta que fi­nal­men­te fue cap­tu­ra­do y pos­te­rior­men­te de­ca­pi­ta­do.

El se­gun­do usur­pa­dor apa­re­ció du­ran­te el rei­na­do de Ti­to, y se tra­tó de un asiático lla­ma­do Te­ren­cio Má­xi­mo que, co­mo Ne­rón, era afi­cio­na­do a to­car la li­ra e in­clu­so guar­da­ba cier­to pa­re­ci­do fí­si­co con el an­ti­guo em­pe­ra­dor.

Co­mo si de un pre­di­ca­dor se tra­ta­se, co­men­zó a cap­tar adep­tos jun­to a las ori­llas del río Éu­fra­tes an­tes de mar­char ha­cia Par­tia y, pos­te­rior­men­te, a Ar­me­nia. Sus es­car­ceos con la po­lí­ti­ca aca­ba­ron de la peor ma­ne­ra pa­ra él, pues­to que fue eje­cu­ta­do po­co des­pués.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.