SE­ÑA­LES

PUE­DE PA­RE­CER QUE LA RE­LA­CIÓN DE DE­TER­MI­NA­DOS MO­NAR­CAS CON LO SO­BRE­NA­TU­RAL ES AL­GO DEL PA­SA­DO, SIN EM­BAR­GO, NO HA­CE MU­CHO SAL­TA­BA A LA PA­LES­TRA IN­FOR­MA­TI­VA LA NO­TI­CIA SO­BRE LOS FAN­TAS­MAS QUE ACOM­PA­ÑAN A LA REINA SIL­VIA DE SUE­CIA EN SU CAS­TI­LLO DE DROTTNIN

Enigmas - - SUMARIO -

Jesús Or­te­ga Ru­bio

Tan ex­tra­ñas con­fe­sio­nes por par­te de Sil­via de Sue­cia han te­ni­do lu­gar a raíz de un do­cu­men­tal. En él, la reina con­fe­sa­ba que, le­jos de tra­tar­se de pre­sen­cias ne­ga­ti­vas o in­quie­tan­tes, “son muy ama­bles y ha­cen que una no se sien­ta com­ple­ta­men­te so­la”, aun­que “da un po­co de mie­do”.

Y es que, si exis­te un lu­gar pro­pi­cio pa­ra la pre­sen­cia y apa­ri­ción de es­tos su­pues­tos se­res del más allá, sin du­da es un cas­ti­llo. El de Drott­ning­holm fue cons­trui­do en el si­glo XVI en la Isla de Lo­von. Des­de en­ton­ces, son mu­chas las ge­ne­ra­cio­nes de la reale­za que por allí han pa­sa­do y mu­chas las his­to­rias que sus mu­ros han con­tem­pla­do, por no ha­blar de los mis­te­rio­sos in­cen­dios pro­du­ci­dos en 1662 y 1762. No es de ex­tra­ñar, por tan­to, afir­ma la reina, que su­ce­dan es­ta cla­se de fe­nó­me­nos. “Hay una gran can­ti­dad de ener­gía en es­ta ca­sa. Se­ría ex­tra­ño que no to­ma­ra una for­ma con­cre­ta”. Si bien es cier­to que no han fal­ta­do quie­nes han acha­ca­do di­chos ti­tu­la­res a la edad de la so­be­ra­na, que ya cuen­ta con 73 años, tam­po­co lo han he­cho quie­nes afir­man que to­do es­to po­dría tra­tar­se de una cam­pa­ña de pu­bli­ci­dad pa­ra au­men­tar las vi­si­tas al cas­ti­llo. Pero, co­mo bien se pre­gun­ta la pro­pia pro­ta­go­nis­ta: “¿Te ima­gi­nas to­do lo que po­drían lle­gar a con­tar?”. ¿Os lo ima­gi­náis? Pues no es el único cas­ti­llo con “fan­tas­ma”, ni mu­cho me­nos.

En Es­co­cia, en el de Gla­mis, se cuen­ta una his­to­ria de lo más si­nies­tra. La di­fun­ta Reina Madre ha­bi­tó sus pa­re­des en su ni­ñez, pero al pa­re­cer no era la úni­ca. Cuen­tan que Lady Ja­net Dou­glas, que fue que­ma­da vi­va por bru­ja, pa­sea por los apo­sen­tos del cas­ti­llo a su an­to­jo,

he­lan­do la san­gre de quien tie­ne la mala pa­ta de cru­zar­se con es­te espíritu erran­te.

Pero, sin sa­lir de Es­co­cia, hay ve­ces en las que el fan­tas­ma es miem­bro de la reale­za y, rea­cio a aban­do­nar la que fue­ra su mo­ra­da en vi­da, si­gue pa­seán­do­se por sus pa­si­llos y torres. Es lo que su­ce­de en el cas­ti­llo de Mel­vi­lle, don­de cuen­tan que la apa­re­ci­da es na­da me­nos que Ma­ría, reina de los es­co­ce­ses.

Pero si en Ir­lan­da no fal­tan los lu­ga­res su­pues­ta­men­te en­can­ta­dos, In­gla­te­rra se lle­va la pal­ma. Dicen que el cas­ti­llo más em­bru­ja­do en tie­rras in­gle­sas es el de Chin­lling­ham. Su “ha­bi­tan­te” más fa­mo­so es un ni­ño al­go mo­les­to y, al pa­re­cer, no muy feliz. Se le co­no­ce co­mo el “mu­cha­cho tris­te” a cau­sa de los gri­tos agó­ni­cos que, ca­da me­dia no­che re­sue­nan en las pa­re­des del cas­ti­llo pa­ra, ac­to se­gui­do, apa­re­cer tum­ba­do so­bre la ca­ma de una de las ha­bi­ta­cio­nes.

Exis­ten más ca­sos de mo­nar­cas que dicen ha­ber­se to­pa­do con un fan­tas­ma, y ade­más re­gio. Ma­tías de Habs­bur­go es­ta­ba ator­men­ta­do por­que afir­ma­ba que la som­bra de Ro­dol­fo II, su fa­lle­ci­do her­mano al que arre­ba­tó el trono, se pa­sea­ba por las ga­le­rías del cas­ti­llo de Hrads­chin, en Praga. No se­ría ra­ro, te­nien­do en cuen­ta el gus­to de és­te por lo so­bre­na­tu­ral…

Dicen que la som­bra es­pec­tral de Ro­dol­fo II se apa­re­cía a su her­mano Ma­tías en el cas­ti­llo del Hrads­chin, en Praga

Drott­ning­holm

Chi­lling­ham

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.