DOC­TOR SATÁN Los crímenes de Mar­cel Pe­tiot

EN PARÍS, DU­RAN­TE LA OCU­PA­CIÓN ALE­MA­NA, DE­CE­NAS DE PER­SO­NAS SE ES­FU­MA­RON SIN DE­JAR MÁS RAS­TRO QUE UNAS LÍ­NEAS ES­CRI­TAS EN UN PA­PEL QUE ASE­GU­RA­BAN QUE HA­BÍAN PA­SA­DO A ZO­NA SE­GU­RA. SIN EM­BAR­GO, LE­JOS DE ESTAR A SAL­VO EN PAÍ­SES NEU­TRA­LES, HA­BÍAN SI­DO VÍC­TI­MA

Enigmas - - SOMBRAS -

París, cae la no­che en la ciu­dad que aho­ra per­te­ne­ce a los na­zis. Am­pa­ra­da por la os­cu­ri­dad, una per­so­na ca­mi­na ner­vio­sa. Avan­za en tra­yec­tos cor­tos, de es­qui­na a es­qui­na y mi­ran­do ca­da vez que se de­tie­ne, pa­ra ase­gu­rar­se de no ha­ber si­do vis­ta por ojos in­vi­si­bles que pue­den dar al tras­te con sus an­he­los de es­ca­par de la Ges­ta­po, un mons­truo que sa­cia su ham­bre sa­can­do per­so­nas de sus ho­ga­res, tor­tu­rán­do­las y, por el me­ro he­cho de ser ju­díos, lle­var­las en tre­nes de ga­na­do ha­cia cam­pos de ex­ter­mi­nio. Pe­ro es­te in­di­vi­duo tie­ne guar­da­do un as ba­jo la man­ga. Una per­so­na es­tá dis­pues­ta a ayu­dar­le, a sa­car­le de aquel pe­li­gro y lle­var­le a un lu­gar se­gu­ro. Su des­tino, una man­sión don­de se le ha ci­ta­do, se al­za im­po­nen­te. Su salvador le es­tá es­pe­ran­do den­tro. Se di­ce que ha te­ni­do suer­te de dar con él y de po­der per­mi­tir­se pa­gar la su­ma que le pi­de, 25.000 fran­cos, pa­ra po­der sa­lir de la ciu­dad de la Luz y sal­var la vi­da.

Una vez den­tro, re­co­gen su ma­le­ta y le ha­cen pa­sar a una ha­bi­ta­ción de las mu­chas que hay en la ca­sa. En ese mo­men­to, el des­di­cha­do no­ta un pin­cha­zo en su cue­llo y có­mo su cuer­po se pa­ra­li­za has­ta que­dar in­mó­vil. Aún sin com­pren­der del to­do lo que su­ce­de, es arras­tra­do ha­cia otra ha­bi­ta­ción, don­de su cap­tor fi­ja sus ma­nos en unas frías argollas de hie­rro su­je­tas a la pa­red. Ate­rra­da, la víc­ti­ma ob­ser­va có­mo el que ha­bría de sal­var­le, tras mi­rar­le por úl­ti­ma vez, cie­rra la puer­ta de aque­lla os­cu­ra es­tan­cia y, ca­si de in­me­dia­to, es­cu­cha el ate­rra­dor so­ni­do del gas que va lle­nan­do po­co a po­co el ha­bi­tácu­lo. Ha es­ca­pa­do de la Ges­ta­po, sí. Pe­ro no de la muer­te.

PARÍS, 11 DE MAR­ZO DE 1944

Va­rios ve­ci­nos de la ca­lle Le­sueur lle­va­ban tiem­po ob­ser­van­do un hu­mo ne­gro y ma­lo­lien­te que sa­lía de una de las man­sio­nes, si­ta en el nú­me­ro 21. En una oca­sión, te­mien­do que se es­tu­vie­ra pro­du­cien­do un in­cen­dio, die­ron cuen­ta a las au­to­ri­da­des y va­rios gen­dar­mes acu­die­ron, jun­to con una do­ta­ción de bom­be­ros. Una vez allí y tras ave­ri­guar que di­cha man­sión per­te­ne­cía a un tal Mar­cel Pe­tiot, se avi­só a és­te pa­ra que acu­die­ra. No obs­tan­te, y vien­do que se de­mo­ra­ba, pro­ce­die­ron a for­zar la en­tra­da.

Aque­llos gen­dar­mes y bom­be­ros ha­bían vis­to co­sas muy fuer­tes du­ran­te el tiem­po que la ciu­dad lle­va­ba en ma­nos de la Ges­ta­po. Sin em­bar­go, al ac­ce­der al ha­bi­tácu­lo don­de se en­con­tra­ba aque­lla cal­de­ra, la vi­sión que se ex­ten­dió an­te ellos he­ló su san­gre:

la cal­de­ra es­ta­ba sien­do ali­men­ta­da con ca­dá­ve­res hu­ma­nos y, ade­más, la ha­bi­ta­ción se en­con­tra­ba re­ple­ta de res­tos de di­chos cuer­pos.

En me­dio del im­pac­to emo­cio­nal, apa­re­ció un hom­bre que se hi­zo pa­sar por el her­mano de Mar­cel Pe­tiot. Cuan­do le in­for­ma­ron acer­ca del ma­ca­bro ha­llaz­go, el hom­bre les lle­vó a un lu­gar ale­ja­do y, después de pre­sen­tar­se como el ver­da­de­ro Pe­tiot, les co­mu­ni­có con to­tal san­gre fría que aquel lu­gar ser­vía pa­ra que­mar los res­tos de los ale­ma­nes y co­la­bo­ra­cio­nis­tas eli­mi­na­dos por la Re­sis­ten­cia. Aún im­pre­sio­na­dos, los agen­tes, in­com­pren­si­ble­men­te, le de­ja­ron mar­char.

Una vez in­for­ma­do del ca­so por par­te de los gen­dar­mes, se en­car­gó la in­ves­ti­ga­ción al comisario Geor­ges Massu. Di­cho po­li­cía reali­zó una ins­pec­ción de la ca­sa pa­ra ha­cer­se una idea de lo que ha­bía es­ta­do ocu­rrien­do. En­tró en la pro­pie­dad por un gran por­tal que da­ba a un pa­tio y a unas de­pen­den­cias que ha­bían si­do en tiem­pos unas ca­ba­lle­ri­zas. Apar­te, se en­con­tró con otras de­pen­den­cias re­con­ver­ti­das en un con­sul­to­rio mé­di­co si­tua­do so­bre el se­mi­só­tano don­de fun­cio­na­ba la cal­de­ra.

Tras una ins­pec­ción mi­nu­cio­sa, el comisario ob­ser­vó que des­de la sa­la de es­pe­ra par­tía un pa­si­llo que con­du­cía a una pe­que­ña ha­bi­ta­ción. Den­tro de la mis­ma, ha­bía ocho argollas de hie­rro fi­ja­das a la pa­red. Tras vol­ver a ob­ser­var de­te­ni­da­men­te los es­ta­blos, Massu des­cu­brió una fo­sa so­bre la cual col­ga­ba una po­lea. Tras in­sis­tir en que que­ría ba­jar él mis­mo, el comisario no­tó ho­rro­ri­za­do có­mo sus pies cru­jie­ron al rom­per va­rios hue­sos hu­ma­nos que ya­cían en el fon­do de aquel fo­so, en­te­rra­dos en cal vi­va.

Po­co tiem­po después, a Massu le era en­tre­ga­do un te­le­gra­ma en el que se or­de­na­ba dar ca­za a Mar­cel Pe­tiot, quien, a es­tas al­tu­ras, era con­si­de­ra­do “un lo­co pe­li­gro­so”.

PE­TIOT, EL “DR. SATÁN”

Has­ta ese mo­men­to, la vi­da de es­te mé­di­co fran­cés ha­bía si­do tan anó­ni­ma como la de cual­quier otro, pe­ro rea­li­za­das las pri­me­ras in­da­ga­cio­nes, las au­to­ri­da­des se fue­ron for­man­do una idea de có­mo era real­men­te su sos­pe­cho­so.

Mar­cel Pe­tiot ha­bía na­ci­do en 1897 en Au­xe­rre, en el seno de una fa­mi­lia aco­mo­da­da. Du­ran­te la Primera Gue­rra Mun­dial, tras ha­ber si­do de­cla­ra­do inú­til pa­ra ser­vir en el Ejér­ci­to fran­cés, ob­tu­vo un pues­to de ayu­dan­te mé­di­co en el fren­te gra­cias a sus es­tu­dios en la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na. En aque­lla épo­ca ya co­mien­zan a cir­cu­lar ru­mo­res que ase­gu­ran que tra­fi­ca­ba con mor­fi­na. Una vez fi­na­li­za­da la con­tien­da y ya con el tí­tu­lo de Me­di­ci­na ba­jo el bra­zo, Pe­tiot se es­ta­ble­ce en una pe­que­ña po­bla­ción fran­ce­sa de la que lle­ga a ser in­clu­so al­cal­de.

Los in­for­mes re­ca­ba­dos por la po­li­cía in­di­ca­ron que ha­bía al­go ex­tra­ño, ya que va­rios pa­cien­tes mue­ren en ex­tra­ñas cir­cuns­tan­cias de­bi­do, como más tar­de se ase­gu­ra­rá, a que ha­bían in­co­mo­da­do al te­rri­ble doc­tor. A pe­sar de los ru­mo­res, Mar­cel Pe­tiot se mar­chó a París en 1933, don­de se es­ta­ble­ció y for­mó una fa­mi­lia al tiem­po que se con­so­li­da­ba como mé­di­co.

Po­co a po­co, amasa una pe­que­ña for­tu­na que le per­mi­te ad­qui­rir la man­sión del nú­me­ro 21 de la ca­lle Le­sueur, don­de da­rá rien­da suel­ta a su sa­dis­mo y a su fal­ta de es­crú­pu­los. Pron­to ca­yó en la cuen­ta de que el ejer­ci­cio de la me­di­ci­na con­ven­cio­nal no bas­ta­ba pa­ra sa­tis­fa­cer sus ne­ce­si­da­des eco­nó­mi­cas, por lo que bus­có otras ac­ti­vi­da­des más lu­cra­ti­vas.

Ya con París ba­jo el do­mi­nio del Ter­cer Reich, co­men­zó a tra­fi­car con he­roí­na y a pro­vo­car abor­tos, ac­ti­vi­da­des que le pro­por­cio­na­ron pin­gües be­ne­fi­cios. Sin em­bar­go, mu­cha de su clien­te­la per­te­ne­cía a los es­tra­tos más ba­jos de la so­cie­dad pa­ri­si­na y al­gu­nos no du­da­ron en in­ten­tar sa­car pro­ve­cho de los tra­tos con el mé­di­co. Pe­tiot, te­mien­do que su ne­go­cio pu­die­ra estar en pe­li­gro, no du­dó en vol­ver a lle­var a ca­bo la tác­ti­ca que desem­pe­ñó en sus ini­cios: to­do aquél que osa­ra en­tro­me­ter­se, des­apa­re­ce­ría.

Así lo hi­zo y, pa­ra no le­van­tar sos­pe­chas, se le ocu­rrió una in­ge­nio­sa y re­tor­ci­da idea que con­sis­tía en es­cri­bir car­tas a sus fa­mi­lia­res in­di­cán­do­les que sus víc­ti­mas se en­con­tra­ban a sal­vo fue­ra de la Fran­cia ocu­pa­da por los na­zis.

MA­CA­BRA RED DE FUGAS

Da­do el pe­li­gro que su­po­nía la pre­sen­cia de los na­zis, los miem­bros de la co­mu­ni­dad ju­día que aún que­da­ban en París du­ran­te la ocu­pa­ción te­nían dos op­cio­nes. La primera con­sis­tía en es­con­der­se, des­apa­re­cer del mun­do y vi­vir una exis­ten­cia de clan­des­ti­ni­dad es­pe­ran­do a que to­do aca­ba­se.

La otra op­ción es­ta­ba re­ser­va­da a aque­llos ju­díos que po­seían aún cier­ta es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca y po­dían per­mi­tir­se pa­gar pa­ra que fue­sen sa­ca­dos de la Fran­cia ocu­pa­da y lle­gar a des­ti­nos se­gu­ros.

Eso fue lo que hi­zo en ju­nio de 1942 un mé­di­co ju­dío, el doc­tor Braun­ber­ger, que aban­do­nó la ca­pi­tal ga­la. Po­co tiem­po después, su es­po­sa re­ci­bía una car­ta su­ya ex­pli­cán­do­le que, an­te su in­mi­nen­te de­ten­ción por la Ges­ta­po, ha­bía con­tac­ta­do con una red de patriotas que le ha­bían sa­ca­do de París y se en­con­tra­ba en un país ex­tran­je­ro to­tal­men­te a sal­vo.

Braun­ber­ger no ha­bía si­do el úni­co. Un pe­le­te­ro ju­dío lla­ma­do Joa­chim Gus­ci­nov ha­bía he­cho lo propio en enero de aquel mis­mo año y, al igual que el doc­tor, su es­po­sa ha­bía re­ci­bi­do no­ti­cias de su pues­ta a sal­vo tras ha­ber pa­ga­do cer­ca de mil dó­la­res de la épo­ca.

El cerebro de aque­lla red que sal­va­ba a los ju­díos aco­rra­la­dos en París era Mar­cel Pe­tiot, quien, ba­jo el pseu­dó­ni­mo de “Dr. Eu­gè­ne”, se ha­cía pa­sar por un pa­trio­ta que se des­vi­vía y se arries­ga­ba por sal­var a aque­llas per­so­nas de los cam­pos de ex­ter­mi­nio. La red iba vien­to en po­pa y se ha­bía con­ver­ti­do en un ne­go­cio más que lu­cra­ti­vo. Su plan con­sis­tía en uti­li­zar dos com­pin­ches que ac­tua­ban como gan­chos o en­la­ces y que eran en­via­dos a los ca­fés noc­tur­nos pa­ra ha­cer sa­ber de la exis­ten­cia de su red de “sal­va­men­to”. Así, mu­chos de es­tos de­ses­pe­ra­dos ciu­da­da­nos acu­die­ron a aquel des­co­no­ci­do pa­ra tra­tar de sal­var sus vidas, pa­gan­do mi­les de fran­cos por ello.

Va­rias fa­mi­lias ju­días des­apa­re­cie­ron de París aque­llos meses sin de­jar más ras­tro que la con­sa­bi­da car­ta. La lis­ta es lar­ga y des­ta­can nom­bres como la fa­mi­lia Wolff, los Kne­ller o los Basch. Después, los fa­mi­lia­res no vol­vían a te­ner no­ti­cias de los su­yos y co­men­za­ron las sos­pe­chas. No obs­tan­te, ¿có­mo iba una fa­mi­lia ju­día a de­nun­ciar una des­apa­ri­ción en una ciu­dad to­ma­da por la Ges­ta­po?

Al tiem­po que la red Pe­tiot cre­cía, la Ges­ta­po co­men­zó a se­guir los pa­sos al mé­di­co. Es pro­ba­ble que al­guien

al buen doc­tor acu­sán­do­le de ser el cerebro de es­ta ope­ra­ción de eva­sión y la Po­li­cía Se­cre­ta del Es­ta­do de­ci­dió ten­der­le una tram­pa en­vian­do a un agen­te su­yo pa­ra que se hi­cie­ra pa­sar por un ju­dío in­tere­sa­do en con­tra­tar sus ser­vi­cios.

El 21 de ma­yo de 1943, Mar­cel Pe­tiot y sus dos com­pin­ches fue­ron de­te­ni­dos y lle­va­dos a la se­de de la Ges­ta­po, si­tua­da en la ca­lle Saus­saies nú­me­ro 11. Pa­re­cía que la ac­ti­vi­dad cri­mi­nal de es­te mons­truo ha­bía lle­ga­do a su fin, pe­ro, sor­pren­den­te­men­te, la or­ga­ni­za­ción na­zi le de­jó mar­char. Fue la primera vez que sa­lió li­bre.

Es­te es uno de los pun­tos más enigmáticos de es­te ro­cam­bo­les­co ca­so y que arro­ja una se­rie de pre­gun­tas que, a día de hoy, no han po­di­do ser re­suel­tas. ¿Qué ar­mas uti­li­zó Pe­tiot pa­ra con­ven­cer a los sa­bue­sos del Ter­cer Reich? ¿Con­fe­só a los ale­ma­nes que en reali­dad ha­cía des­apa­re­cer a los ju­díos y por eso le de­ja­ron en li­ber­tad? ¿Por qué los agen­tes de la Ges­ta­po no rea­li­za­ron pes­qui­sas en la man­sión de la ca­lle Le­sueur a pe­sar de que el do­mi­ci­lio de Pe­tiot sí fue re­gis­tra­do?

Sea cual se la ra­zón, lo cier­to es que lo­gró es­qui­var a la po­li­cía ale­ma­na y, ade­más, con­ti­nuó rea­li­zan­do sus ac­ti­vi­da­des tras su in­te­rro­ga­to­rio, eso sí, en sus in­for­mes, los na­zis ya lo ha­bían ca­li­fi­ca­do como “lo­co pe­li­gro­so”.

A LA CA­ZA DEL MONS­TRUO

Después de re­ca­ba­da to­da la in­for­ma­ción ya no ca­bía du­da de que los res­tos que ar­dían en la cal­de­ra de la man­sión de la ca­lle Le­sueur y los tro­zos de ca­dá­ve­res que ya­cían se­mi­en­te­rra­dos en cal vi­va en la fo­sa del es­ta­blo eran los res­tos de aque­llos a quie­nes es­te “doc­tor muer­te” ha­bía em­bau­ca­do. Dos días después del ma­ca­bro ha­llaz­go, eran de­te­ni­dos en Au­xe­rre la es­po­sa y el her­mano de Pe­tiot, al tiem­po que eran en­con­tra­das las per­te­nen­cias de los des­apa­re­ci­dos. En to­tal, 45 ma­le­tas que con­te­nían 1.700 pren­das per­te­ne­cien­tes a los “fu­ga­dos”.

Después de oí­das sus de­cla­ra­cio­nes, el comisario Massu de­ci­dió po­ner a la es­po­sa y al her­mano del ase­sino en li­ber­tad. Tam­bién hi­zo lo mis­mo con los dos com­pin­ches de Pe­tiot, un tal Fou­rrier y un tal Pin­tard, quie­nes ase­gu­ra­ron que creían que en ver­dad el mé­di­co ayu­da­ba a aque­llas per­so­nas a sa­lir de París. Pe­ro Pe­tiot no apa­re­cía por nin­gu­na par­te. Ju­ga­ba a su fa­vor el he­cho de estar en una ciu­dad ocu­pa­da por la Ale­ma­nia na­zi, don­de rei­na­ba un am­bien­te ten­so. Por si eso fue­ra po­co, en ju­nio co­men­zó la in­va­sión aliada a la Fran­cia ocu­pa­da, por lo que las an­dan­zas de es­te ase­sino en se­rie que­da­ron en se­gun­do plano. Pa­ra to­dos me­nos pa­ra el comisario Massu.

Du­ran­te el tiem­po que trans­cu­rrió des­de el des­em­bar­co de Nor­man­día has­ta que los alia­dos en­tra­ron en París, el po­li­cía man­tu­vo una ac­ti­tud pa­cien­te con res­pec­to a sus in­ves­ti­ga­cio­nes del ca­so. No de­jó de bus­car­le ni un so­lo día, aun­que sin éxi­to.

Sin em­bar­go, el des­tino le guar­da­ba una sor­pre­sa cuan­do, el 19 de sep­tiem­de­nun­cia­ra

bre, un periodista lla­ma­do Jac­ques Yon­net, quien al pa­re­cer tam­po­co ha­bía po­di­do ol­vi­dar los atro­ces crímenes del Dr. Satán, le pro­pu­so ten­der una tram­pa a Pe­tiot ata­can­do su ego. Du­ran­te to­do es­te tiem­po, a Yon­net le ha­bían lle­ga­do to­do ti­po de ru­mo­res acer­ca de Mar­cel Pe­tiot. Ru­mo­res so­bre su po­si­ble muer­te, otros que ase­gu­ran que ha­bía hui­do con los ale­ma­nes y se ha­bía pues­to a tra­ba­jar pa­ra ellos ejer­cien­do la me­di­ci­na en uno de sus te­mi­bles cam­pos de con­cen­tra­ción. Sin em­bar­go, Jac­ques Yon­net creía que és­te se en­con­tra­ba es­con­di­do en al­gún lu­gar ba­jo la pro­tec­ción de un ca­pi­tán ape­lli­da­do Drae­ger y tan só­lo ha­bía que sa­car­lo de su es­con­dri­jo.

Pa­ra ello, pro­pu­so al je­fe de po­li­cía la pu­bli­ca­ción de un ar­tícu­lo ti­tu­la­do “Pe­tiot, sol­da­do del Reich”, en el dia­rio en el que tra­ba­ja­ba, Ré­sis­tan­ce. Di­cho ar­tícu­lo de­bía ase­gu­rar que es­te mé­di­co ase­sino se en­con­tra­ba jun­to a las mi­li­cias fas­cis­tas de Da­nard. El tex­to se pu­bli­có el 18 de oc­tu­bre y sur­tió el efec­to es­pe­ra­do. An­te aque­llas lí­neas, Pe­tiot se sin­tió to­ca­do en su amor propio y con­tes­tó con una vio­len­ta car­ta que no hi­zo sino po­ner­le al des­cu­bier­to. Tras co­te­jar la le­tra de la mi­si­va con las de los ofi­cia­les de las Fuer­zas Fran­ce­sas Li­bres, se pu­do de­te­ner al es­qui­vo Mar­cel Pe­tiot.

JUI­CIO ES­PEC­TÁCU­LO

Una vez apre­sa­do, se dio pa­so al pro­ce­so. El 18 de mar­zo de 1946, en el Tri­bu­nal del Se­na y an­te una gran mul­ti­tud con­gre­ga­da en los al­re­de­do­res, da­ba co­mien­zo el jui­cio. Lo que se es­pe­ra­ba como un pro­ce­so ten­so y es­ca­bro­so, se con­vir­tió en un au­tén­ti­co ejer­ci­cio de ci­nis­mo por par­te del ase­sino, que adop­tó la es­tra­te­gia de con­ver­tir­se en una suer­te de bu­fón.

El acu­sa­do con­vir­tió su jui­cio en un cir­co al que in­vi­ta­ba al pú­bli­co con fra­ses como: “¡No de­je de acu­dir a mi jui­cio, va a ser ma­ra­vi­llo­so y se va a reír to­do el mun­do!”. Una vez co­men­za­do, el mé­di­co se de­di­có a rea­li­zar ca­ri­ca­tu­ras de los miem­bros del Tri­bu­nal, a dor­mir en los ban­cos y a man­te­ner ai­ra­das dis­cu­sio­nes con su abo­ga­do, lo que pro­vo­ca­ba in­clu­so car­ca­ja­das en­tre los asis­ten­tes, como pue­de ver­se en nu­me­ro­sas fo­to­gra­fías de en­ton­ces.

Pe­ro a pe­sar de su la­men­ta­ble es­pec­tácu­lo, que du­ró tres se­ma­nas, Mar­ciel Pe­tiot fue de­cla­ra­do cul­pa­ble de 24 ase­si­na­tos y gui­llo­ti­na­do el 26 de ma­yo de 1946. Ha­bía que­da­do de­mos­tra­do que no só­lo ase­si­nó a per­so­nas inocen­tes sino que se ex­ta­sia­ba vien­do como mo­rían en­tre es­pas­mos a tra­vés de la mirilla que ha­bía en la puer­ta de aque­lla ha­bi­ta­ción de la muer­te.

El juez Le­ser, quien pre­si­dió el Tri­bu­nal, de­cla­ró en no­viem­bre de 1957 al se­ma­na­rio Fran­ce-Di­man­che que, a pe­sar de que Pe­tiot ase­gu­ró que los ca­dá­ve­res co­rres­pon­dían a ale­ma­nes y co­la­bo­ra­cio­nis­tas, “los pre­ten­di­dos co­la­bo­ra­cio­nis­tas ase­si­na­dos por Pe­tiot eran des­di­cha­dos ju­díos per­se­gui­dos por la Ges­ta­po”.

Aquel día, ha­cien­do un úl­ti­mo alar­de de ci­nis­mo y fal­ta de em­pa­tía, se di­ri­gió a los asis­ten­tes a su eje­cu­ción y, con to­tal tran­qui­li­dad, les di­jo: “Ca­ba­lle­ros, les rue­go que no mi­ren, no va a ser bo­ni­to.” Mo­men­tos después, cuan­do su ca­be­za se se­pa­ra­ba de su cuer­po me­dian­te una gui­llo­ti­na ins­ta­la­da ex pro­fe­so, los pa­ri­si­nos su­pie­ron que po­dían, por fin, de­jar atrás una épo­ca de ver­da­de­ro te­rror.

La po­li­cía en­con­tró en to­tal 45 ma­le­tas que con­te­nían 1.700 pren­das y dis­tin­tos en­se­res per­te­ne­cien­tes a las víc­ti­mas del Dr. Satán

Arri­ba, la Re­sis­ten­cia fran­ce­sa col­gan­do car­te­les tras la li­be­ra­ción. De­ba­jo, Pe­tiot du­ran­te su me­diá­ti­co jui­cio. Dcha, la pren­sa se ha­ce eco del ca­so. De­ba­jo, las ma­le­tas de sus mu­chas víc­ti­mas.

Iz­quier­da, el comisario Massu en el cuar­to se­cre­to de la ca­sa de la ca­lle Le­sueur. De­ba­jo, Pe­tiot du­ran­te el pro­ce­so. Al la­do, la cal­de­ra y pre­pa­ra­ción de su eje­cu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.