MUER­TE EN LAS AL­TU­RAS

Enigmas - - AGENDA - Juan José Re­ven­ga

El 30 de abril de es­te año mu­rió uno de los es­ca­la­do­res más fa­mo­sos de la his­to­ria, el sui­zo Ue­li Steck, a los 40 años de edad. Ha­ce ya mu­chos años co­no­cí a un jo­ven­cí­si­mo Ue­li en Tan­za­nia, en las in­me­dia­cio­nes del mon­te Ki­li­man­ja­ro. Ha­bía es­ca­la­do ya las gran­des ci­mas y le apo­da­ban “la ma­qui­na sui­za”. Yo era la primera vez que subía al mis­mo, una du­ra as­cen­sión de cin­co días. Aque­lla no­che es­tu­ve char­lan­do con él, una per­so­na que ema­na­ba vi­da y ale­gría por to­dos sus cos­ta­dos, pe­ro, como siem­pre, a los que triun­fan les si­guen las en­vi­dias de los me­dio­cres.

La ci­ma del Ki­li­man­ja­ro es­tá a 6.000 m de al­tu­ra y em­pie­za a ser di­fí­cil res­pi­rar, el oxí­geno ya es muy jus­to. Después de es­ta as­cen­sión he es­ta­do mul­ti­tud de ve­ces en al­tu­ras que su­pe­ra­ban los 5.000 m, pe­ro ja­más con­se­guí acos­tum­brar­me; lle­gar allí siem­pre era su­fri­mien­to. Le pre­gun­té a Ue­li có­mo ha­cía sus acli­ma­ta­cio­nes, pues ya era fa­mo­so por la ra­pi­dez de sus as­cen­sos: ya ha­bía subido al Eve­rest, don­de el cam­pa­men­to ba­se es­tá a 5.000 m. Des­de allí, ha­cía as­cen­sio­nes re­lám­pa­go a 7.000 m y vol­vía a ba­jar.

Ese cam­pa­men­to ba­se hoy en día es una ro­me­ría con mi­les de per­so­nas in­ten­tan­do el asal­to fi­nal. Pe­ro la mon­ta­ña si­gue sin ser un pa­seo y des­de la primera vez que la co­ro­nó Ed­mund Hi­llary en 1953, más de 250 per­so­nas han per­di­do la vi­da. Ac­tual­men­te to­do allí es una ma­fia, los per­mi­sos de es­ca­la­da te pue­den lle­gar a cos­tar 6.000 eu­ros por per­so­na; ade­más, de­bes equi­par a los sher­pas, que te en­vían fotos de sus pies y ma­nos y me­di­das cor­po­ra­les. Equi­pa­mien­to que nun­ca les ve­rás pues­to, en­con­tran­do en cual­quier tien­da de Kat­man­dú di­chos ob­je­tos en ven­ta.

Las que­jas que Ue­li hi­zo du­ran­te años de di­cha ex­plo­ta­ción del Eve­rest le brin­da­ron muy ma­la fa­ma en­tre los sher­pas, lo que le cos­tó no vol­ver al Hi­ma­la­ya en cua­tro años. Pe­ro fi­nal­men­te re­gre­só. Es­ta vez pa­ra co­ro­nar­lo sin oxí­geno y por una ru­ta nue­va, un ca­mino al­ter­na­ti­vo que nadie se ha­bía atre­vi­do a rea­li­zar. Ue­li sa­bía del ries­go. Sa­lió a rea­li­zar uno de sus rá­pi­dos as­cen­sos de acli­ma­ta­ción, pe­ro esa vez su­frió un ac­ci­den­te y res­ba­ló con el trá­gi­co fi­nal de la muer­te.

Mu­chos no se ex­pli­can la ver­sión ofi­cial. Nun­ca sa­bre­mos en reali­dad qué ocu­rrió en aque­llos mo­men­tos fi­na­les de aquel va­lien­te, en un te­rri­to­rio don­de no era muy bien re­ci­bi­do. Sir­van es­tas lí­neas de hu­mil­de ho­me­na­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.