DÉ­JÀ VU

Enigmas - - AGENDA - Pro­fe­so­ra Ros­sa­na

Aquién de no­so­tros no le ha ocu­rri­do en­con­trar­se en al­gún lu­gar en el que no ha es­ta­do nun­ca y, sin em­bar­go, te­ner la sen­sa­ción de ya co­no­cer­lo. ¿Quién no ha te­ni­do la sen­sa­ción de que un de­ter­mi­na­do epi­so­dio de su vi­da ya ha­bía ocu­rri­do pe­ro en otro tiem­po o en otro lu­gar que pa­re­ce que no ter­mi­na­mos de re­cor­dar?

Eso es pre­ci­sa­men­te lo que el es­cri­tor Char­les Dic­kens co­men­ta­ba a tra­vés de un per­so­na­je en su co­no­ci­da no­ve­la Da­vid Cop­per­field: “To­dos te­ne­mos la ex­pe­rien­cia que nos vie­ne de vez en cuan­do de que lo que es­ta­mos ha­cien­do y di­cien­do ya ha si­do he­cho”. Pues es­to es lo que sig­ni­fi­ca pre­ci­sa­men­te la ex­pre­sión fran­ce­sa dé­jà vu; la sen­sa­ción de “ya vis­to”.

Se­gún el psi­quia­tra ru­so Art­hur Funk­hou­ser, las más ha­bi­tua­les son de dé­jà ve­cú, ya vi­vi­do, dé­jà sen­tí, ya sen­ti­do, y una ter­ce­ra, dé­jà vi­si­té, ya vi­si­ta­do. La cien­cia ha in­ten­ta­do ex­pli­car­lo de for­ma ra­cio­nal en mu­chas oca­sio­nes. Por ejem­plo, en un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Psy­cho­logy To­day, se re­la­ta có­mo un gru­po de vo­lun­ta­rios par­ti­ci­pó en un ex­pe­ri­men­to en el que és­tos ob­ser­va­ban una se­rie de imá­ge­nes. Después, los in­ves­ti­ga­do­res les pre­sen­ta­ron una se­gun­da tan­da con una dis­tri­bu­ción pa­re­ci­da a las pri­me­ras. En la primera se­cuen­cia apa­re­cía una ca­lle si­tua­da en­tre una ca­sa y una va­lla pe­ro la se­gun­da la ca­lle es­ta­ba en­tre un tren y una es­ta­ción. El re­sul­ta­do: al ser pa­re­ci­das, mu­chas de esas per­so­nas te­nían la sen­sa­ción de ya ha­ber es­ta­do en al­guno de es­tos lu­ga­res… ¿Por qué? Pues por­que la men­te ac­túa com­pa­ra­ti­va­men­te y en una si­tua­ción pa­re­ci­da a otra se crea la sen­sa­ción de fa­mi­lia­ri­dad o pro­xi­mi­dad. Yo no he es­ta­do allí nun­ca, pe­ro como una par­te mía la aso­cia a otra en la que sí es­tu­ve real­men­te, y como tie­nen si­mi­li­tu­des y se pa­re­cen, fi­nal­men­te ter­mino cre­yen­do que es la mis­ma.

Aho­ra bien, hay otras ex­pli­ca­cio­nes más es­pi­ri­tua­les que tam­po­co des­car­ta­ría. Mu­chas ve­ces re­cor­da­mos un lu­gar por­que ¡sí que he­mos es­ta­do en él! o sen­ti­mos que he­mos vi­vi­do una es­ce­na por­que real­men­te sí que la he­mos vi­vi­do. De­béis sa­ber que, uni­do al plano vi­si­ble que co­no­ce­mos, exis­ten tam­bién otros. Las tra­di­cio­nes má­gi­cas ha­blan del re­gis­tro aká­si­co, un lu­gar pa­ra­le­lo al nues­tro don­de pa­sa­do, pre­sen­te y fu­tu­ro co­exis­ten, y al que to­dos en via­je as­tral, y aun­que no lo re­cor­de­mos cons­cien­te­men­te, po­de­mos ac­ce­der con fre­cuen­cia. Y así lo ha­ce­mos una y otra vez du­ran­te nues­tra vi­da. Más allá del cuer­po fí­si­co so­mos ener­gía, so­mos mu­cho más.

Una ami­ga me con­ta­ba có­mo una no­che so­ñó que es­ta­ba en un res­tau­ran­te co­mien­do con al­guien que ha­cía años que no veía y, ¡sor­pre­sa! Se la en­con­tró al día si­guien­te después de tan­to tiem­po, y en la ale­gría del reen­cuen­tro de­ci­die­ron ir a co­mer jun­tas. Y esa era la es­ce­na que mi ami­ga ha­bía vis­to exac­ta­men­te la no­che an­te­rior. Lo in­tere­san­te es que no re­cor­dó que ha­bía te­ni­do el sue­ño has­ta que es­tu­vo sen­ta­da en la me­sa del res­tau­ran­te. Allí re­cor­dó el ori­gen de su re­cuer­do de fa­mi­lia­ri­dad. ¿Qué pen­sar de es­te ejem­plo? ¿Qué ex­pli­ca­ción le da­mos? Por­que como ha­bréis po­di­do per­ci­bir, des­de el pun­to de vis­ta de la in­ves­ti­ga­ción pa­ra­psi­co­ló­gi­ca, aquí es­ta­ría­mos tam­bién fren­te a otros fe­nó­me­nos: la pre­mo­ni­ción o an­ti­ci­pa­ción de un fu­tu­ro pró­xi­mo, o la oni­ro­man­cia, adi­vi­na­ción in­vo­lun­ta­ria a tra­vés de una se­cuen­cia apa­re­ci­da en sue­ños. Tres fe­nó­me­nos en uno. La ex­pli­ca­ción es­pi­ri­tual en múl­ti­ples ca­sos po­dría ser que el dé­jà vu fue­ra un sen­ci­llo re­cuer­do de un lu­gar vi­si­ta­do de for­ma real por nues­tro do­ble es­pi­ri­tual.

A mo­do de con­clu­sión, di­ría que la ex­pli­ca­ción ló­gi­ca de que ac­tua­mos com­pa­ra­ti­va­men­te en mu­chos ca­sos es cier­ta, pe­ro tam­bién opino que es­to no in­va­li­da que las otras de­ban des­car­tar­se, aun­que lo im­por­tan­te es vues­tra pro­pia con­clu­sión.

Ya veis, pa­re­ce que vi­vi­mos en una reali­dad en la que co­exis­ten mu­chas otras y so­mos ac­to­res mo­vién­do­nos en dis­tin­tos es­ce­na­rios de la mis­ma obra.

PUNT MA­GIC AV. GRAN VÍA DE LAS COR­TES CA­TA­LA­NAS, 515, BARCELONA TEL: 93 424 44 11 WEB: WWW.PUNTMA– GICBARCELONA.COM

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.