LA LOGIA BLAN­CA DEL ÁGUI­LA

TRAS SU MUER­TE, CO­NAN DOY­LE “TRANS­MI­TIÓ” NU­ME­RO­SOS MEN­SA­JES DES­DE EL MÁS ALLÁ A UNA MÉ­DIUM QUE, AL PRIN­CI­PIO, LOS RE­CI­BIÓ A TRA­VÉS DE SU GUÍA ES­PI­RI­TUAL “ÁGUI­LA BLAN­CA”. LOS MIS­MOS DA­RÍAN LU­GAR A LA FUN­DA­CIÓN DE UNA IM­POR­TAN­TE LOGIA PO­CO DESPUÉS DE QUE CE

Enigmas - - ANOMALÍA - TEX­TO Isa­be­la He­rranz

Es­toy ba­jo el man­da­to de los Sa­bios. Soy su ser­vi­dor, su ins­tru­men­to, y voy a or­ga­ni­zar es­te gru­po pa­ra una obra fu­tu­ra en Londres. Es­ta en­se­ñan­za, es­tos men­sa­jes, van a ser el fun­da­men­to de esa obra”. Así de­cía uno de los men­sa­jes trans­mi­ti­dos du­ran­te un pe­rio­do de die­ci­ocho meses por el es­pí­ri­tu de Sir Co­nan Doy­le –fa­lle­ci­do en ju­lio de 1930– por vía de la mé­dium y es­pi­ri­tua­lis­ta bri­tá­ni­ca Gra­ce Coo­ke (1892-1979), tam­bién co­no­ci­da como Mi­nes­ta. ¿Qué ha­cer con aque­llos ma­ra­vi­llo­sos men­sa­jes que Gra­ce y su es­po­so Ivan de­cían re­gis­trar y pu­bli­ca­rían después? De­ci­die­ron que lo me­jor se­ría uti­li­zar­los como fun­da­men­to pa­ra un nue­vo gru­po es­pi­ri­tual. Así fue como na­ció la Logia del Águi­la Blan­ca, fun­da­da en 1936.

MI­NES­TA Y EL GUÍA IN­DIO

Es sa­bi­do que Art­hur Co­nan Doy­le –de aquí en ade­lan­te ACD pa­ra abre­viar– creía en la vi­da después de la vi­da y que asis­tió a nu­me­ro­sas se­sio­nes es­pi­ri­tua­lis­tas que le con­ven­cie­ron de ello, pe­ro no son tan co­no­ci­dos los su­pues­tos men­sa­jes que él trans­mi­tió después de muer­to en­tre los años 1931 y 1932, y que con­fir­ma­ban sus creen­cias so­bre la vi­da en el más allá, con ví­vi­das des­crip­cio­nes de los pla­nos de con­cien­cia a tra­vés de los que ca­da in­di­vi­duo evo­lu­cio­na.

És­tos se­rían pu­bli­ca­dos en 1933 por Ivan Coo­ke, es­po­so de la ci­ta­da mé­dium, ba­jo el tí­tu­lo de Ven­ga tu Reino y que lue­go, en 1956, se re­edi­ta­rían ba­jo el nom­bre de El re­gre­so de Art­hur Co­nan Doy­le.

La “obra” a la que el es­pí­ri­tu de ACD ha­cía re­fe­ren­cia en el men­sa­je de más arri­ba no era otra que la de la Logia del Águi­la Blan­ca, que des­de su fun­da­ción no ha de­ja­do de ex­pan­dir­se por to­do el mun­do –ver re­cua­dro–, pe­ro va­ya­mos a los men­sa­jes que la ori­gi­na­ron y a la mé­dium que los ca­na­li­zó, que ha­bía em­pe­za­do a te­ner vi­sio­nes des­de ni­ña…

Una no­che tu­vo su primera vi­sión de Águi­la Blan­ca –ver re­cua­dro– y otros es­pí­ri­tus de in­dios na­ti­vos al­re­de­dor de su ca­ma. Las vi­sio­nes se pro­du­cían jus­to antes de dor­mir­se, pro­ba­ble­men­te en un es­ta­do hip­na­gó­gi­co. Se­gún el re­la­to de Coo­ke, la ma­yo­ría de los na­ti­vos ves­tían co­lo­res bri­llan­tes, pe­ro el más al­to de to­dos, un gran je­fe, ves­tía de blan­co. En el es­ta­do de sue­ño, el je­fe la lle­vó a un lu­gar de gran be­lle­za en el plano as­tral, don­de ella di­jo ver es­pí­ri­tus ele­men­ta­les, pe­ro so­bre to­do des­ve­ló a Coo­ke que era Águi­la Blan­ca, uno de los miem­bros de la Gran Her­man­dad Blan­ca, la Her­man­dad de la Cruz de la Luz den­tro del Círcu­lo de la Luz. Le ex­pli­có el tra­ba­jo es­pi­ri­tual que ella ten­dría que lle­var a ca­bo en su vi­da y Coo­ke to­mó bue­na no­ta de ello. En 1913, Coo­ke se hi­zo mé­dium es­pi­ri­tua­lis­ta, pe­ro en vez de con­cen­trar­se en la co­mu­ni­ca­ción con los muer­tos –de mo­da en­ton­ces–, op­tó por el desa­rro­llo es­pi­ri­tual y las en­se­ñan­zas eso­té­ri­cas que, a su en­ten­der, tan­to ne­ce­si­ta­ba el mun­do.

En un prin­ci­pio, és­ta for­mó una pe­que­ña igle­sia en Midd­le­sex, pe­ro lue­go se se­pa­ró de sus ac­ti­vi­da­des cuan­do los di­ri­gen­tes de la mis­ma se in­tere­sa­ron más por las prue­bas de la su­per­vi­ven­cia del al­ma que por los as­pec­tos fi­lo­só­fi­cos y es­pi­ri­tua­les del es­pi­ri­tua­lis­mo, que a ella le pa­re­cían

más im­por­tan­tes. Fue en la dé­ca­da de 1930 cuan­do sus en­se­ñan­zas em­pe­za­ron a “cua­jar” y el 22 de fe­bre­ro de 1936 fun­dó la igle­sia cris­tia­na de­no­mi­na­da Logia del Águi­la Blan­ca en Burs­tow Ma­nor (Su­rrey, In­gla­te­rra), si­guien­do las ins­truc­cio­nes de su es­pí­ri­tu guía Águi­la Blan­ca, que la lla­ma­ba Mi­nes­ta. Pe­ro tal fun­da­ción ha­bía con­ta­do con un per­so­na­je cla­ve, me­jor di­cho, con sus men­sa­jes de ul­tra­tum­ba.

Al pa­re­cer, el con­tac­to en­tre la mé­dium y el es­cri­tor ha­bía em­pe­za­do in­di­rec­ta­men­te en una librería lon­di­nen­se –Psy­chic Books­hop– que re­gen­ta­ba Mary, la hi­ja de ACD. Allí fue don­de la mé­dium co­no­ció a és­ta y no tar­da­ron en ha­cer­se ami­gas. Mary in­vi­tó a Coo­ke a co­no­cer a su pa­dre – que por aquel en­ton­ces ya es­ta­ba muy en­fer­mo– en su ca­sa de Crow­bo­rough, en Sus­sex, en el ve­rano de 1930, pe­ro el en­cuen­tro nun­ca lle­gó a pro­du­cir­se por­que la sa­lud de Sir Art­hur em­peo­ró; la ci­ta tu­vo que can­ce­lar­se y ya no pu­do vol­ver a fi­jar­se por­que él mu­rió po­co después, en el mes de ju­lio.

Pa­ra los es­tu­dio­sos de la vi­da de am­bos per­so­na­jes, como el his­to­ria­dor Co­lum Hay­ward, nieto de Coo­ke, el he­cho de que jus­to cuan­do iban a co­no­cer­se él mu­rie­ra –jun­to a sus in­tere­ses co­mu­nes y cier­tas sin­cro­ni- ci­da­des en sus vidas–, es­ta­ble­ció un víncu­lo es­pi­ri­tual que se ma­te­ria­li­zó en la ca­na­li­za­ción de los men­sa­jes. Por su creen­cia en el más allá, pa­re­cía ló­gi­co que ACD tu­vie­ra in­te­rés en co­mu­ni­car­se des­de allí con los vi­vos y, se­gún el men­sa­je que le­yó el re­ve­ren­do C. Tho­mas en el fu­ne­ral del es­cri­tor a pe­ti­ción de su viu­da Jean, ella ex­pre­só su con­vic­ción de que su es­po­so fa­lle­ci­do se­guía exis­tien­do y te­nía la ha­bi­li­dad de es­ta­ble­cer con­tac­to con los vi­vos.

Tan só­lo una se­ma­na después de su muer­te, se apa­re­ció en dos fo­to­gra­fías to­ma­das por el fo­tó­gra­fo de es­pí­ri­tus Wi­lliam Ho­pe al que en vi­da ha­bía

La es­po­sa de Co­nan Doy­le ex­pre­só su con­vic­ción de que su es­po­so fa­lle­ci­do se­guía exis­tien­do y po­día es­ta­ble­cer con­tac­to con los vi­vos

de­fen­di­do fren­te a acu­sa­cio­nes de frau­de. Las fotos fue­ron to­ma­das en pre­sen­cia del mi­nis­tro an­gli­cano y es­pi­ri­tua­lis­ta Char­les I. Twee­da­le. Unos meses después, Ho­pe ob­tu­vo otras dos fotos que mos­tra­ban una “psi­co­gra­fía” o men­sa­je es­cri­to, jun­to a la si­lue­ta del es­cri­tor. Es­to se in­ter­pre­tó como una for­ma de ani­mar al fo­tó­gra­fo a que si­guie­ra con sus ex­pe­ri­men­tos. Más tar­de, ACD se apa­re­ció en mu­chas imá­ge­nes de Wi­lliam Ho­pe, al­gu­nas de las cua­les fue­ron to­ma­das en pre­sen­cia de su viu­da o de su hi­jo De­nis.

Pe­ro de­je­mos a un la­do las fotos y re­gre­se­mos de nue­vo a los men­sa­jes. Diez días después de la muer­te del crea­dor de Sher­lock Hol­mes, Coo­ke vi­si­tó a su fa­mi­lia en Crow­bo­rough y el es­pí­ri­tu del di­fun­to ha­bló a la mé­dium, aun­que al pa­re­cer lo hi­zo a tra­vés de Águi­la Blan­ca como por­ta­voz y así se­gui­ría ha­cién­do­lo en sus pri­me­ros men­sa­jes. Lo sor­pren­den­te es que los asis­ten­tes a las se­sio­nes de es­pi­ri­tis­mo que ha­bían co­no­ci­do al es­cri­tor es­co­cés en vi­da, ob­ser­va­ron la trans­for­ma­ción de la mé­dium cuan­do ACD ha­bla­ba su­pues­ta­men­te a tra­vés de ella: los ges­tos, la ma­ne­ra de ha­blar e in­clu­so el acen­to les con­ven­cie­ron de su pre­sen­cia. ¿Qué de­cir de sus men­sa­jes? ACD des­cri­bió su ex­pe­rien­cia después de su muer­te y el fun­cio­na­mien­to del reino ce­les­tial: “Al prin­ci­pio, se sin­tió en­gan­cha­do en los pla­nos as­tra­les, como si no pu­die­ra as­cen­der más al­to. Lue­go, sur­gió una gran luz –ayu­da­da por los Po­la­res–, que le em­pu­jó ha­cia arri­ba. En­ton­ces vi­vió una se­gun­da muer­te tras la cual sin­tió el amor y co­ne­xión con to­do el universo”, ex­pli­ca Co­lum Hay­ward, ac­tual­men­te a car­go de la Logia. Fue­ron mu­chos los te­mas dis­cu­ti­dos por ACD en sus men­sa­jes, en­tre ellos los di­fe­ren­tes pla­nos de exis­ten­cia, di­ver­sos ti­pos de cu­ra­ción, los án­ge­les y los es­pí­ri­tus de la na­tu­ra­le­za, la re­li­gión y la cu­ra­ción de las na­cio­nes, los con­cep­tos del des­tino, el bien y el mal… Pe­ro tam­bién ofre­ció in­for­ma­ción so­bre una ex­tra­ña fra­ter­ni­dad cu­yo ori­gen nos lle­va a Ma­rio Fi­lle y a sus va­ca­cio­nes en Bag­naia (Ita­lia) cuan­do és­te era un mu­cha­cho en la dé­ca­da de 1920. Fi­lle co­no­ció allí a un er­mi­ta­ño, un tal Pa­dre Julián, que le en­tre­gó las pá­gi­nas ama­ri­llen­tas de un ma­nus­cri­to.

LA FRA­TER­NI­DAD PO­LAR

Al pa­re­cer, aque­llas pá­gi­nas te­nían que ver con un an­ti­guo orácu­lo ma­te­má­ti­co –el Orácu­lo de la Fuer­za As­tral–, y con­te­nían un men­sa­je: Fi­lle y su ami­go de­bían viajar a París y fun­dar la Fra­ter­ni­dad de los Po­la­res. Has­ta aquí pue­de pa­re­cer que no hay nin­gu­na co­ne­xión con la Logia del Águi­la Blan­ca, pe­ro sí la hay, se­gún nos ex­pli­ca Co­lum Hay­ward: “Has­ta 1930, la his­to­ria de Gra­ce Coo­ke con Ma­rio y los Po­la­res es­tán se­pa­ra­das en un plano te­rre­nal. Y di­go ‘plano te­rre­nal’ in­ten­cio­na­da­men­te, por­que es evi­den­te que en el plano su­pe­rior hu­bo un in­ten­to real de co­nec­tar las dos he­bras de la his­to­ria: Águi­la Blan­ca ha­bló va­rias ve­ces de la es­tre­lla de seis pun­tas en la dé­ca­da de 1920, al mis­mo tiem­po que el orácu­lo po­lar es­ta­ba ofre­cién­do­la al in­ci­pien­te gru­po po­lar. Cuan­do el es­pí­ri­tu de Sir Art­hur en­tró en es­ce­na fa­ci­li­tó al guía Águi­la Blan­ca la opor­tu­ni­dad de ha­cer­lo. Coo­ke con­tac­tó con la fa­mi­lia de Doy­le pre­ci­sa­men­te cuan­do el orácu­lo po­lar ha­bía in­di­ca­do a los Po­la­res que con­tac­ta­ran con la fa­mi­lia de Doy­le con el fin de apren­der co­sas so­bre la vi­da en el más

allá”. Ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de ayu­dar en la mi­sión de ACD: Coo­ke con­ta­ba con el apo­yo y la ener­gía su­fi­cien­tes pa­ra ello cuan­do ACD em­pe­zó a trans­mi­tir­le sus men­sa­jes.

Si nos si­tua­mos en 1929, ve­re­mos que en­ton­ces ya ha­bía en­tra­do en es­ce­na en París el gru­po de los Po­la­res, que lle­va­ba una dé­ca­da in­ten­tan­do ma­ni­fes­tar­se pú­bli­ca­men­te y atraer a in­te­lec­tua­les pa­ra for­mar una fra­ter­ni­dad. El orácu­lo ma­te­má­ti­co que te­nían les ha­bía fa­ci­li­ta­do la co­mu­ni­ca­ción di­rec­ta con los Maes­tros en el Hi­ma­la­ya, mien­tras que su sím­bo­lo de la es­tre­lla de seis pun­tas les ha­bía di­ri­gi­do ha­cia el desa­rro­llo es­pi­ri­tual. Les fas­ci­na­ba el mo­vi­mien­to cá­ta­ro y el es­pi­ri­tua­lis­mo bri­tá­ni­co, ya que su orácu­lo les ha­bía in­di­ca­do que de­bían con­tac­tar con el es­pí­ri­tu de Sir Art­hur Co­nan Doy­le. Así fue como lle­ga­ron a Gra­ce Coo­ke, que es­ta­ba ba­jo la di­rec­ción de su guía, Águi­la Blan­ca… Como quie­ra que el fun­da­dor de los Po­la­res, Fi­lle, se man­te­nía ocul­to a la es­fe­ra pú­bli­ca, en re­pre­sen­ción de la Fra­ter­ni­dad en­via­ron a Londres como men­sa­je­ro po­lar al mé­dium Ce­sa­re Ac­co­ma­ni, más co­no­ci­do como Zam Bho­ti­va, al que le in­te­re­sa­ban la ar­queo­lo­gía y los es­tu­dios mís­ti­cos. Era cons­cien­te de la ta­rea que se le ha­bía en­co­men­da­do de pro­yec­tar ra­yos de cier­tos de co­lor en Londres des­de Fran­cia pa­ra ayu­dar en tal pro­yec­to.

Co­lum Hay­ward es­cri­bió am­plia­men­te so­bre el tra­ba­jo me­diúm­ni­co y es­pi­ri­tual de su abue­la en su li­bro Eyes of the Spi­rit (1998), don­de en­sal­zó su ma­ra­vi­llo­sa mez­cla de sa­bi­du­ría, au­tén­ti­ca cla­ri­vi­den­cia y pro­fun­da de­di­ca­ción al es­pí­ri­tu, jun­to con su fir­me de­ci­sión de ser una “ma­dre” pa­ra to­do el mun­do: “Creo que lo que más apre­cio en ella fue su em­pe­ño en se­guir siem­pre las di­rec­tri­ces del Es­pí­ri­tu cuan­do sin­tió que se las da­ba. En con­se­cuen­cia, la Logia se hi­zo reali­dad. En­con­tra­mos New Lands –Nue­vas Tie­rras–, el cen­tro del país, cons­trui­mos el pri­mer Tem­plo, et­cé­te­ra. Has­ta don­de yo sé, es­ta en­tre­ga to­tal só­lo fue com­par­ti­da por el ‘mu­cha­cho po­lar’, Ma­rio Fi­lle, que es­tu­vo igual­men­te vol­ca­do en sa­tis­fa­cer las ins­truc­cio­nes que les trans­mi­tió el orácu­lo”, con­clu­ye.

Sin du­da, el guía Águi­la Blan­ca ha de­ja­do una es­te­la lu­mi­no­sa de paz, com­pren­sión y to­le­ran­cia. Quie­nes creen en él pien­san que si su fi­lo­so­fía se prac­ti­ca­ra uni­ver­sal­men­te, se­ría po­si­ble crear un mun­do más pa­cí­fi­co y equi­ta­ti­vo.

Águi­la Blan­ca ha­bló va­rias ve­ces de la es­tre­lla de seis pun­tas en los años 20, al mis­mo tiem­po que lo trans­mi­tía el orácu­lo po­lar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.