“Ve­nían de Atz­lán”

Enigmas - - EDITORIAL -

Ha­ce unas se­ma­nas que he re­gre­sa­do de Amé­ri­ca y, sin­ce­ra­men­te, ca­da vez que via­jo al con­ti­nen­te her­mano vuel­vo fas­ci­na­do. En­tre otros mu­chos si­tios, he te­ni­do la opor­tu­ni­dad de acer­car­me a un lu­gar que ya en su mo­men­to me re­co­men­dó nues­tro com­pa­ñe­ro Jo­sep Gui­ja­rro: la pi­rá­mi­de de Cho­lu­la. O más bien las pi­rá­mi­des, por­que de­ba­jo de es­ta mon­ta­ña ar­ti­fi­cial que to­da­vía hoy apa­re­ce cu­bier­ta por la ve­ge­ta­ción y co­ro­na­da por la igle­sia de Nues­tra Se­ño­ra de los Re­me­dios hay, ni más ni me­nos, que sie­te pi­rá­mi­des su­per­pues­tas cu­ya ba­se, con más de 450 me­tros de la­do, ha­cen de es­te con­jun­to el ma­yor del mun­do. Co­mo cu­rio­si­dad es in­tere­san­te des­ta­car que Cor­tés pen­só que aquel ce­rro plano era el me­jor lu­gar pa­ra ubi­car la igle­sia, ya que do­mi­na­ba des­de las al­tu­ras to­do el va­lle, sin sa­ber que es­ta­ba ha­cien­do un ejer­ci­cio tan ha­bi­tual a lo lar­go de los si­glos co­mo es cons­truir sa­gra­do so­bre sa­gra­do; im­po­ner nues­tros dio­ses a los de otros. Sea co­mo fue­re, se­gún me con­ta­ba el his­to­ria­dor Jo­sé Xiuilt en el lu­gar, la cons­truc­ción fue con­sa­gra­da a Chi­co­na­quiahuitl, un dios ex­tra­ño y des­co­no­ci­do tam­bién lla­ma­do “el de las nue­ve llu­vias”.

El re­cin­to es ex­tra­or­di­na­rio; pa­re­ce que to­da­vía hue­le al co­pal uti­li­za­do en sus días gran­des pa­ra lle­var a ca­bo sa­cri­fi­cios me­ta­fó­ri­cos… y otros no tan­to. Por las en­tra­ñas de la mis­ma una red de ga­le­rías con más de ocho ki­ló­me­tros de ex­ten­sión nos in­vi­tan a pe­ne­trar de gol­pe en el in­fra­mun­do. A un la­do y al otro se abren en­tra­das se­lla­das por re­jas de hie­rro, que per­mi­ten ob­ser­var que di­chas ga­le­rías se ex­tien­den ha­cia el co­ra­zón de la mon­ta­ña, allí don­de ve­mos la for­ma es­ca­lo­na­da de la pi­rá­mi­de en­te­rra­da. Dio­ses, tum­bas, sa­bios… y mi­tos. Por­que en un lu­gar tan le­gen­da­rio úni­ca­men­te se pue­den te­ner con­ver­sa­cio­nes mí­ti­cas. Y esa es la que me re­ga­ló el ci­ta­do Xiuilt al ha­blar­me de los orí­ge­nes de es­tos pue­blos. “Los dio­ses del pa­sa­do ve­nían de una tie­rra le­ja­na. La lla­ma­ban Atz­lán. Ku­kul­kán, por ejem­plo, fue un dios que vino y en­se­ñó a nues­tros an­ti­guos a do­mi­nar la as­tro­no­mía y la agri­cul­tu­ra. Era blan­co, ves­tía de blan­co y te­nía lar­gas bar­bas blan­cas…”. La apa­ri­cien­cia po­co tie­ne que ver con esas dei­da­des del pa­sa­do, la ver­dad. Pe­ro en es­te ca­so lo que nos in­tere­sa es el lu­gar de pro­ce­den­cia, por­que co­mo van a ver en pá­gi­nas in­te­rio­res, no só­lo hay ar­gu­men­tos pa­ra pen­sar que fue real, sino que los pro­pios ar­queó­lo­gos es­tán tra­ba­jan­do pa­ra en­con­trar ves­ti­gios de su exis­ten­cia. Fas­ci­nan­te, ¿ver­dad?

“Los dio­ses del pa­sa­do pro­ce­dían de una tie­rra que es­ta­ba al es­te, en el mar, lla­ma­da Atz­lán”, me di­jo Jo­sé Xiuilt en la pi­rá­mi­de de Cho­lu­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.