EL SE­CRE­TO DE OKUNOSHIMA

EN UNA RE­MO­TA IS­LA JA­PO­NE­SA MI­LES DE CO­NE­JOS ACOM­PA­ÑAN A LOS TU­RIS­TAS, QUE LES DAN DE CO­MER Y SE FOTOGRAFÍAN JUN­TO A ELLOS. DE AHÍ SU NOM­BRE. LO QUE MU­CHOS NO SA­BEN ES QUE ALLÍ TAM­BIÉN SE PRO­DU­JE­RON TO­NE­LA­DAS DE AR­MAS QUÍ­MI­CAS DU­RAN­TE LA SE­GUN­DA GUE­RRA MU

Enigmas - - EL MOMENTO DECISIVO - TEXTO Ós­car He­rra­dón

Ha­ce unos nú­me­ros ha­blá­ba­mos en ENIGMAS de la te­mi­ble Uni­dad 757 del ejér­ci­to ja­po­nés, que co­me­tió al­gu­nas de las ma­yo­res atro­ci­da­des du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial en te­rri­to­rio asiá­ti­co. Pe­ro la bru­ta­li­dad del ejér­ci­to ni­pón tam­bién ac­tuó en otros lu­ga­res, co­mo Okus­hi­ma, en oca­sio­nes lla­ma­da Usa­gi Shi­ma –“Is­la Co­ne­jo”–, una pe­que­ña is­la si­tua­da en el Mar In­te­rior de Se­to, en Ta­keha­ra, Pre­fec­tu­ra de Hi­ros­hi­ma.

Es­te en­cla­ve ju­gó un pa­pel re­le­van­te du­ran­te la con­tien­da, don­de se desa­rro­lló el gas ve­ne­no­so que los ja­po­ne­ses usa­ron co­mo ar­ma quí­mi­ca en Chi­na. Hay que re­mon­tar­se tiem­po an­tes de la gue­rra, has­ta 1925, cuan­do el Ins­ti­tu­to de Cien­cia y Tec­no­lo­gía del Ejér­ci­to Im­pe­rial Ja­po­nés dio ini­cio a un pro­gra­ma se­cre­to pa­ra desa­rro­llar ar­mas quí­mi­cas, a pe­sar de que el Pro­to­co­lo

de Gi­ne­bra de ese mis­mo año, que el país ni­pón ha­bía fir­ma­do, prohi­bía su uso. Okunoshima fue ele­gi­da pa­ra es­te plan por es­tar ais­la­da y lo su­fi­cien­te­men­te ale­ja­da de To­kio y otras gran­des ciu­da­des en ca­so de un ac­ci­den­te. Así, ba­jo la ju­ris­dic­ción de la mi­li­cia ni­po­na, el pro­ce­sa­dor pa­ra la pre­ser­va­ción de los pe­ces lo­ca­les fue re­con­ver­ti­do en un reac­tor de ar­mas quí­mi­cas, aun­que man­te­nién­do­lo en el más ab­so­lu­to se­cre­to, que pro­du­jo has­ta 6.000 to­ne­la­das de gas ve­ne­no­so.

Con el fin de la gue­rra, los do­cu­men­tos re­la­ti­vos a la pro­duc­ción fue­ron que­ma­dos y las Fuer­zas de Ocu­pa­ción alia­das se des­hi­cie­ron del gas de dis­tin­tas for­mas, obli­gan­do a que la po­bla­ción se man­tu­vie­ra ca­lla­da a ese res­pec­to. ¿Aca­so pre­ten­dían uti­li­zar la plan­ta pa­ra al­gún fin des­co­no­ci­do co­mo lo hi­cie­ron con ins­ta­la­cio­nes na­zis tras la li­be­ra­ción? Otro se­cre­to más sin des­ve­lar de aquel os­cu­ro tiem­po.

Aho­ra, la re­bau­ti­za­da co­mo “Is­la de los Co­ne­jos” es un lu­gar de gran atrac­ti­vo tu­rís­ti­co a don­de lle­ga un ferri de for­ma ha­bi­tual re­ple­to de cu­rio­sos. En 1988, las au­to­ri­da­des abrie­ron el lla­ma­do Mu­seo del Gas Ve­ne­no­so, un re­cor­da­to­rio pa­ra el pú­bli­co de los te­rri­bles y sór­di­dos ex­pe­ri­men­tos que se lle­va­ron a ca­bo en aque­llas plan­tas aban­do­na­das que hoy con­fi­gu­ran el pai­sa­je de la is­la.

La mues­tra es pe­que­ña, for­ma­da por tan só­lo dos sa­las, pe­ro un buen ejem­plo de lo que allí su­ce­dió: más­ca­ras an­ti­gás, el tra­je de goma uti­li­za­do por los tra­ba­ja­do­res, al pa­re­cer no muy se­gu­ro, pues hu­bo va­rios ac­ci­den­tes y mu­chos pro­ble­mas ocu­la­res, y fo­to­gra­fías es­pe­luz­nan­tes con los da­ños que pro­vo­ca en las per­so­nas –in­clui­dos ni­ños– la ex­po­si­ción al gas mos­ta­za, el que se pro­du­jo en ma­yor pro­por­ción, y de­ri­va­dos. Se cal­cu­la que lle­ga­ron a tra­ba­jar allí has­ta 5.000 per­so­nas du­ran­te la gue­rra, en­tre ellas Rei­ko Oka­da, una de las po­cas tes­ti­gos vi­vas de aque­llos he­chos que, cuan­do era es­tu­dian­te, en 1944, fue mo­vi­li­za­da a Okunoshima pa­ra tra­ba­jar en la fá­bri­ca, aun­que sus je­fes nun­ca le di­je­ron qué era lo que ma­ni­pu­la­ba.

Un año des­pués, fue una de las per­so­nas que so­co­rrió a los he­ri­dos de Hi­ros­hi­ma –lo que le pro­vo­có gra­ves pro­ble­mas de sa­lud de­bi­do a la ex­po­si­ción a la ra­dia­ción–, aun­que ella, co­mo tan­tos, tam­bién ha­bía con­tri­bui­do a la gue­rra quí­mi­ca, por lo que ha pe­di­do per­dón pú­bli­ca­men­te.

Lo que queda de la fac­to­ría es só­lo un re­fle­jo te­ne­bro­so de lo que fue: cien­tos de ven­ta­nas rotas y pa­re­des de hor­mi­gón ero­sio­na­das por el tiem­po y cu­bier­tas de mus­go, cual si se tra­ta­ra de un lu­gar em­bru­ja­do, a lo que se su­man los si­nies­tros ba­rra­co­nes de los sol­da­dos, tes­ti­gos mu­dos de lo que allí su­ce­dió du­ran­te la gue­rra. Aun­que pa­re­ce que cir­cu­lan his­to­rias de apa­re­ci­dos en­tre los tu­ris­tas –lo que no es de ex­tra­ñar vien­do las ins­ta­la­cio­nes–, si el edi­fi­cio es­tu­vie­ra en los Es­ta­dos Uni­dos no ca­be du­da de que ya ten­dría una lar­ga tra­yec­to­ria de “fan­tas­mas” a sus es­pal­das.

EN­TRE ROE­DO­RES Y ECOS ES­PEC­TRA­LES

Aun­que pa­rez­ca in­creí­ble, tan­to las rui­nas de la plan­ta de fa­bri­ca­ción del gas co­mo su plan­ta ge­ne­ra­do­ra de ener­gía con­ti­núan hoy en pie. Lo que más cho­ca al via­je­ro es el fuer­te con­tras­te en­tre los edi­fi­cios se­mi­de­rrui­dos de gue­rra, real­men­te té­tri­cos, y los mi­les de co­ne­jos que se pa­sean por la is­la dan­do una ima­gen de ter­nu­ra e inocen­cia al con­jun­to. Lo que no sa­ben mu­chos de los que dis­fru­tan dán­do­les de co­mer, aca­ri­cián­do­los o tum­bán­do­se en­tre cien­tos de ellos, es que en un prin­ci­pio los cán­di­dos roe­do­res –los pri­me­ros, no és­tos– fue­ron cria­dos pre­ci­sa­men­te pa­ra que los cien­tí­fi­cos ja­po­ne­ses pro­ba­sen en ellos sus te­rri­bles ar­mas quí­mi­cas. En­tra­ña­ble, ¿ver­dad?

Los pri­me­ros co­ne­jos fue­ron uti­li­za­dos pa­ra pro­bar en ellos el efec­to de las ar­mas quí­mi­cas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.