LA CLA­VE JFK

EL PRÓ­XI­MO 26 DE OC­TU­BRE ES LA FE­CHA SE­ÑA­LA­DA PA­RA LA DESCLASIFICACIÓN DE LOS MÁS DE 3.000 DO­CU­MEN­TOS QUE AÚN PER­MA­NE­CEN EN SE­CRE­TO REFERENTES AL ASE­SI­NA­TO DE KEN­NEDY. SE­GÚN LA LEY, CO­RRES­PON­DE AL AC­TUAL PRE­SI­DEN­TE DE LOS ES­TA­DOS UNI­DOS, ES DE­CIR DO­NALD T

Enigmas - - SEÑALES -

El ase­si­na­to de John F. Ken­nedy el 22 de no­viem­bre de 1963 tie­ne pla­za fi­ja en va­rias lis­tas: gran­des mag­ni­ci­dios; gran­des acon­te­ci­mien­tos del si­glo XX y, afor­tu­na­da o des­afor­tu­na­da­men­te, en la de gran­des conspiraciones de la his­to­ria. Aun­que qui­zás muy pron­to aban­do­ne es­ta úl­ti­ma o la en­gro­se de for­ma per­ma­nen­te, ya que el 26 de oc­tu­bre es la fe­cha mar­ca­da pa­ra la desclasificación de los úl­ti­mos do­cu­men­tos re­la­ti­vos al ase­si­na­to del que fue­ra el tri­gé­si­mo quin­to pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos.

Los fo­to­gra­mas que con­for­man la se­cuen­cia en la que se pue­de ver la muer­te de JFK aba­ti­do a ti­ros mien­tras re­co­rre la calle Elm de la ciu­dad de Da­llas (Te­xas), a las 12:30 pm so­bre un Lin­coln ne­gro des­ca­po­ta­do, for­man par­te del ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo de va­rias ge­ne­ra­cio­nes. Ríos de tin­ta han co­rri­do a la par que es­pe­cu­la­cio­nes so­bre lo que allí ocu­rrió; se­gun­dos eter­nos a la es­pe­ra de una res­pues­ta con­vin­cen­te más allá de la ofi­cial: Lee Har­vey Os­wald, el au­tor de los dis­pa­ros, ac­tuó so­lo. És­ta fue la con­clu­sión a la que lle­gó la Co­mi­sión Wa­rren –lla­ma­da así por su pre­si­den­te, el juez de la Cor­te Su­pre­ma Earl Wa­rren–, crea­da por el pre­si­den­te Lyn­don B. John­son pa­ra in­ves­ti­gar el ase­si­na­to de su pre­de­ce­sor.

Pe­ro, co­mo era de es­pe­rar, la co­sa no que­dó ahí. No tar­da­ron en apa­re­cer teorías al­ter­na­ti­vas que ex­plo­ra­ban otras po­si­bi­li­da­des más allá de la ofi­cial y que apro­ve­cha­ban las la­gu­nas pre­sen­tes en los 26 vo­lú­me­nes fru­to de la Co­mi­sión Wa­rren. Con­cep­tos co­mo “ba­la má­gi­ca” o “so­li­ta­ria” aso­cia­dos a un úni­co ase­sino, en es­te ca­so Os­wald –de­te­ni­do ape­nas una ho­ra pa­sa­do el in­ci­den­te y ase­si­na­do dos días des­pués por Jack Ruby, quien ar­gu­men­tó ha­cer­lo pa­ra evi­tar el mal tra­go de un jui­cio a la viu­da, Ja­que­li­ne Ken­nedy–, pa­re­cían re­chi­nar en­tre un sec­tor de la po­bla­ción. ¿Pu­do un úni­co ti­ra­dor pro­vo­car des­de su po­si­ción las he­ri­das que ma­ta­ron a Ken­nedy? Si la he­ri­da de la gar­gan­ta era un ori­fi­cio de sa­li­da de ba­la, ¿por qué no exis­tía ori­fi­cio de en­tra­da? ¿Fue ase­si­na­do Os­wald pa­ra ga­ran­ti­zar su si­len­cio e im­pe­dir que re­ve­la­ra la conspiración?

An­te tan­to in­te­rro­gan­te, en 1976 la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes creó un Co­mi­té Se­lec­to pa­ra el es­cla­re­ci­mien­to del ase­si­na­to de JFK y Mar­tin Lut­her King que, a di­fe­ren­cia de la

Co­mi­sión Wa­rren, tar­da­ron años en lle­gar a una con­clu­sión, anun­cia­da en 1979 por su pre­si­den­te, Ro­bert Bla­key: el ase­si­na­to de JFK fue fru­to de una conspiración ya que, tras ac­ce­der a di­ver­sas prue­bas, con­clu­ye­ron la exis­ten­cia de cua­tro dis­pa­ros y no tres; por tan­to, un se­gun­do ti­ra­dor apo­yó a Os­wald.

Lo cier­to es que, más de 50 años des­pués, la hi­pó­te­sis de la conspiración pro­pues­ta por al­gu­nos fren­tes de in­ves­ti­ga­ción no ha si­do de­mos­tra­da, pues­to que no se ha con­de­na­do a na­die por par­ti­ci­par en ella.

Aho­ra es­tá en ma­nos del ac­tual pre­si­den­te, Do­nald Trump, de­ci­dir si los 3.000 do­cu­men­tos nun­ca vis­tos so­bre el ase­si­na­to de Ken­nedy ve­rán la luz el 26 de oc­tu­bre, fe­cha en la que co­rres­pon­de­ría des­cla­si­fi­car­los. Se­gún la ley JFK Re­cords Act, de 1992, el Go­bierno tie­ne 25 años pa­ra des­cla­si­fi­car los ar­chi­vos, mu­chos de los cua­les per­te­ne­cen al Co­mi­té Se­lec­to de la Cá­ma­ra de Ase­si­na­tos. La in­for­ma­ción que con­tie­nen pue­de re­sul­tar cla­ve en la re­so­lu­ción de la tra­ma, re­ve­lan­do da­tos acer­ca del su­pues­to se­gun­do ti­ra­dor y so­bre lo que el Go­bierno o la CIA sa­bían so­bre Os­wald an­tes del in­ci­den­te. ¿Co­no­ce­re­mos la ver­dad? Ya queda me­nos pa­ra des­cu­brir­lo.

La in­for­ma­ción pue­de re­sul­tar cla­ve en re­la­ción al su­pues­to se­gun­do ti­ra­dor y so­bre lo que se sa­bía an­tes de Os­wald

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.