XIBALBÁ, EL IN­FRA­MUN­DO MA­YA

Enigmas - - EN PORTADA -

Se­gún el Po­pol Vuh, Xibalbá es una gran ciu­dad don­de se si­túan las ca­sas de los se­ño­res y se le­van­tan jar­di­nes y otras es­truc­tu­ras. El ca­mino que des­de la su­per­fi­cie con­du­ce has­ta el averno ma­ya es­tá plagado de tram­pas: un río lleno de es­cor­pio­nes, otro re­ple­to de san­gre, el más es­ca­to­ló­gi­co… de pus. Sin pa­la­bras. Tras ello, el pe­ni­ten­te lle­ga­ba a una en­cru­ci­ja­da que cons­ta­ba de cua­tro ca­mi­nos, que te­nían la in­ten­ción de con­fun­dir­le: uno ro­jo, otro ne­gro, un ca­mino blan­co y un ca­mino ama­ri­llo. Al des­cen­der las es­car­pa­das es­ca­le­ras ha­cia Xibalbá, eran mu­chos los lu­ga­res de tor­men­tos y cas­ti­gos que re­co­ge la tra­di­ción. En la de­no­mi­na­da Ca­sa Os­cu­ra só­lo ha­bía ti­nie­blas; el se­gun­do lu­gar era la Ca­sa del Frío, don­de un “vien­to frío e in­so­por­ta­ble so­pla­ba en su in­te­rior”. La Ca­sa de los Ja­gua­res era uno de los lu­ga­res más te­mi­bles, así co­mo la Ca­sa de los Mur­cié­la­gos, “que chi­lla­ban, gri­ta­ban y re­vo­lo­tea­ban en la ca­sa”, y en quin­to lu­gar la ci­ta­da Ca­sa de los Cu­chi­llos. El Po­pol Vuh ci­ta tam­bién un sex­to re­cep­tácu­lo, co­no­ci­do co­mo Ca­sa del Ca­lor, “don­de só­lo ha­bía bra­sas y lla­mas” a la ma­ne­ra del res­to de in­fra­mun­dos co­no­ci­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.