DA­VID Y SALOMÓN EN EL ESCORIAL

¿POR QUÉ HAY SEIS ES­TA­TUAS DE RE­YES DE JUDÁ PRESIDIENDO LA EN­TRA­DA A LA BA­SÍ­LI­CA DE SAN LORENZO DE EL ESCORIAL? ¿POR QUÉ EL REY CAM­PEÓN DEL CATOLICISMO DE­CI­DIÓ TAL CO­SA?

Enigmas - - HISTORIAS MALDITAS - TEXTO Ma­riano F. Urres­ti

El es­cul­tor Juan Bau­tis­ta Mo­ne­gro fue el au­tor de las seis gi­gan­tes­cas fi­gu­ras que el vi­si­tan­te pue­de ad­mi­rar an­tes de en­trar en la ba­sí­li­ca. A la iz­quier­da, se en­cuen­tran Jo­sa­fat y Eze­quías; a la de­re­cha, Jo­sías y Ma­na­sés, y en el cen­tro, Da­vid y Salomón. ¿Es ca­sua­li­dad que ca­da uno de esos mo­nar­cas tu­vie­ra que ver, de un mo­do u otro, con el mí­ti­co tem­plo de Je­ru­sa­lén o con el com­ba­te con­tra cul­tos pa­ga­nos? ¿Por qué se dis­pu­so el lu­gar de pri­vi­le­gio pa­ra Da­vid y Salomón?

A los pies de la es­ta­tua del pri­me­ro de esos dos re­yes se lee la si­guien­te ins­crip­ción: “Ope­ra exem­plar a Do­mino re­ce­pit”. Es de­cir: “Re­ci­bió la tra­za de la obra de ma­nos del Se­ñor”.

Al pa­re­cer, Benito Arias Mon­tano, el bi­blio­te­ca­rio de Fe­li­pe II, di­se­ñó una se­rie de ins­crip­cio­nes pa­ra ca­da una de

esas es­ta­tuas, pe­ro se han per­di­do. No obs­tan­te, las que exis­ten pue­den ha­cer que el vi­si­tan­te in­tu­ya que nin­gún as­pec­to de la de­co­ra­ción fue de­ja­do al azar.

La tra­di­ción bí­bli­ca afir­ma que el rey Da­vid re­ci­bió de Yah­vé las ins­truc­cio­nes pa­ra cons­truir el Tem­plo de Je­ru­sa­lén, pe­ro no lo hi­zo por­que a su dios no le com­pla­ció el ca­rác­ter gue­rre­ro del rey. Ese ho­nor se pos­pu­so a su hi­jo, Salomón.

El his­to­ria­dor Fer­nan­do Che­ca Cre­ma­des ha de­mos­tra­do que mu­chos si­glos des­pués, Car­los V se es­for­zó cuan­to pu­do por pre­sen­tar­se co­mo el nuevo Da­vid. Cre­ma­des ofre­ce ejem­plos ico­no­grá­fi­cos don­de ve­mos a un jo­ven Car­los mos- trán­do­se con la pre­ten­sión de en­car­nar glo­rias de hé­roes pa­sa­dos, es­pe­cial­men­te co­mo rey Da­vid. Un ejem­plo lo ha­lla­mos en una mi­nia­tu­ra en la que el em­pe­ra­dor apa­re­ce arro­di­lla­do en los um­bra­les de Je­ru­sa­lén an­te tres án­ge­les. Uno de ellos le ofre­ce el escudo de la ciu­dad; otro, sus lla­ves, y el ter­ce­ro, la co­ro­na.

De Car­los sa­be­mos que era hi­jo de Jua­na de Cas­ti­lla, apo­da­da “La lo­ca”, y de Fe­li­pe el Her­mo­so, y que he­re­dó un im­pe­rio que abar­ca­ba me­dio mun­do. Él mis­mo es­cri­bió so­bre su es­pí­ri­tu gue­rre­ro, co­mo Da­vid: “Nue­ve ve­ces es­tu­ve en Ale­ma­nia, seis en España, sie­te en Ita­lia, diez ve­ces vi­ne aquí a Flan­des. Cua­tro ve­ces, en paz o en gue­rra, me he vis­to obli­ga­do a en­trar en Fran­cia; dos ve­ces es­tu­ve en In­gla­te­rra y dos en Áfri­ca”.

Se ca­só con su pri­ma Isa­bel de Por­tu­gal; tu­vo de­va­neos amo­ro­sos que tu­vie­ron co­mo fru­to dos hi­jos ile­gí­ti­mos, Mar­ga­ri­ta de Par­ma y Juan de Aus­tria. Es me­nos co­no­ci­do que em­pleó a su ser­vi­cio ma­gos y as­tró­lo­gos –por ejem­plo, En­ri­que Cor­ne­lio Agrip­pa–, e in­clu­so al­qui­mis­tas –Leo­nar­do Fio­ra­van­ti–. Y aún más se des­co­no­ce que fue el pa­dre del Salomón de El Escorial, a quien el cro­nis­ta es­co­cés John El­der des­cri­bió de es­te mo­do en 1554: “Des­de la fren­te a la pun­ta de la bar­bi­lla, su ros­tro em­pe­que­ñe­ce; su mo­do de an­dar es digno de un prín­ci­pe, y su por­te tan de­re­cho y rec­to que no se pier­de una pul­ga­da de al­tu­ra; con ca­be­za y bar­ba ama­ri­lla (…), es tan bien pro­por­cio­na­do de cuer­po, bra­zo, pier­na y lo mis­mo to­dos los de­más miem­bros que la na­tu­ra­le­za no pue­de la­brar un mo­de­lo más per­fec­to”.

El retrato es exa­ge­ra­do. El fu­tu­ro Salomón tie­ne el cu­tis fino, tan blan­co que pa­re­ce al­bino. Su as­pec­to an­ti­ci­pa­ba en­fer­me­da­des, al­gu­nas de las cua­les pro­nos­ti­có el astrólogo Ma­tías Ha­co en su Prog­nos­ti­con, un horóscopo del rey que Fe­li­pe II tu­vo co­mo li­bro de ca­be­ce­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.