LOS SO­VIETS Y UNA CO­MI­SIÓN DE ES­TU­DIO

Enigmas - - ANO­MA­LÍA -

Kar Adam, li­te­ral­men­te Hom­bre de las Nie­ves, o Ksy Giik –o Kish Kiik–, hom­bre sal­va­je en Kir­guis­tán, Guls, Vujd y Dz­hon­dors –Bes­tia– en Ta­yi­kis­tán, Al­mas en Mon­go­lia, Bar­ma­nus en Pa­kis­tán y Af­ga­nis­tán, Ye-teh o Me-Teh en el Tí­bet, Bu­tán y Ne­pal, Chu­chu­naa en Si­be­ria, Ye­ren, Dzez Tir­mag en Chi­na, Go­lub Ya­van, Gul­bia­van, Maj­mun… son al­gu­nos de los nom­bres ver­nácu­los usa­dos en re­gio­nes de Asia Cen­tral pa­ra re­fe­rir­se a ex­tra­ños y tal vez re­líc­ti­cos ho­mí­ni­dos, qui­zás no­ve­do­sos pri­ma­tes, aún por cla­si­fi­car y des­cri­bir cien­tí­fi­ca­men­te. Mis­te­rio crip­to­zoo­ló­gi­co, an­tro­po­ló­gi­co y cul­tu­ral, po­drían ser la cla­ve de nues­tra evo­lu­ción, del desa­rro­llo de nues­tro len­gua­je y de có­mo po­dría­mos so­bre­vi­vir a una extinción más o me­nos anun­cia­da. Siem­pre li­ga­dos a las gran­des ca­de­nas mon­ta­ño­sas de Asia Cen­tral, un inex­plo­ra­do te­rri­to­rio que abar­ca des­de el nor­te em­pe­zan­do en Ru­sia y los mon­tes Al­tái, pa­san­do por Kir­guis­tán y las mon­ta­ñas Tien Shan y Alai, co­nec­tan­do al sur con Ta­yi­kis­tán y los mon­tes Pa­mir, pa­ra se­guir has­ta el mag­né­ti­co Ka­ra­ko­rum y el to­do­po­de­ro­so Hi­ma­la­ya. En es­ta re­gión de más de un mi­llón de ki­ló­me­tros cua­dra­doss­don­de mu­chos va­lles, pi­cos y gla­cia­res no han si­do ex­plo­ra­dos, el hom­bre sal­va­je cam­pa a sus an­chas. Y es que es­ta­mos en una de las zo­nas más sal­va­jes del pla­ne­ta, don­de ca­si cual­quier afi­cio­na­do pue­de rea­li­zar im­por­tan­tes des­cu­bri­mien­tos zoo­ló­gi­cos, ca­si den­tro de cual­quier gru­po ani­mal. Des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les mu­chos son los que han sen­ti­do el imán de la aven­tu­ra que re­sul­ta aden­trar­se en es­tas in­dó­mi­tas tie­rras, to­pán­do­se brus­ca­men­te con el mis­te­rio. El an­ces­tral, po­de­ro­so y aún irre­so­lu­to mis­te­rio del Hom­bre Sal­va­je cen­troa­siá­ti­co.

KHA­KLOV Y EL PRI­MIHO­MO ASIA­TI­CUS

“El ejem­plar, que era ma­cho de­bi­do a la pre­sen­cia de ór­ga­nos ge­ni­ta­les mas­cu­li­nos, es­ta­ba cu­bier­to de pe­lo ro­ji­zo ti­ran­do a ma­rrón. Se man­te­nía er­gui­do y me­día apro­xi­ma­da­men­te lo que una per­so­na adul­ta cual­quie­ra. Los bra­zos eran lar­gos y lle­ga­ban ca­si a la al­tu­ra de las ro­di­llas. Los hom­bros eran po­de­ro­sos y el pe­cho se en­cor­va­ba un po­co ha­cia aden­tro. Por en­ci­ma de los ojos se pro­yec­ta­ba una abul­ta­da cres­ta de hue­so, lo que acen­tua­ba el hun­di­mien­to de és­tos. La man­dí­bu­la era ma­si­va y ape­nas pre­sen­ta­ba bar­bi­lla. La na­riz no era muy gran­de, pe­ro an­cha y abul­ta­da. La piel del cuer­po, es­pe­cial­men­te en las ar­ti­cu­la­cio­nes, era ca­llo­sa y ru­go­sa. Las pier­nas es­ta­ban li­ge­ra­men­te do­bla­das ha­cia den­tro a la al­tu­ra de las ro­di­llas. Los de­dos de los pies eran grue­sos, des­ta­can­do el de­do gor­do, plano, an­cho y muy se­pa­ra­do del res­to. Las ma­nos eran si­mi­la­res a las de una per­so­na, con de­dos car­no­sos. En la par­te pos­te­rior del cue­llo ha­bía una pro­tu­be­ran­cia pe­lu­da, co­mo una pe­que­ña gi­ba muscu­losa, aña­dien­do al ser una tos­ca apa­rien­cia”. Así des­cri­bían las no­tas del zoó­lo­go y anato­mis­ta ru­so Vi­taly Kha­klov al ex­tra­ño ser cap­tu­ra­do al sur de Ka­za­jis­tán, en las mon­ta­ñas fron­te­ri­zas en­tre ese país, Kir­guis­tán y Chi­na. En­tre 1908 y 1915 via­jó por la re­gión de Dzun­ga­ria, ubi­ca­da en­tre las mon­ta­ñas del Al­tái (Ru­sia) y las Tien Shan (Kir­guis­tán). Allí los pas­to­res, ca­za­do­res y agri­cul­to­res lo­ca­les le con­ta­rían his­to­rias re­la­cio­na­das con el Ksy Giik, co­mo acos­tum­bra­ban a lla­mar­le. Es­ta cria­tu­ra bí­pe­da, for­ni­da y muy pe­lu­da era re­co­no­ci­da co­mo un ele­men­to más de la fau­na lo­cal, aun­que es­ta­ban de acuer­do en que era en cier­to mo­do “hu­ma­na”. El Ksy Giik

de Kha­klov ha­bi­ta­ría en la re­gión del pa­so de To­ru­gart, ubi­ca­do en la pro­vin­cia de Naryn, cer­cano a la fron­te­ra con Chi­na hoy. En in­vierno mi­gra­ría al sur, bus­can­do zo­nas fa­vo­ra­bles pa­ra su su­per­vi­ven­cia, mien­tras que en ve­rano re­mon­ta­ría al nor­te, bus­can­do re­gio­nes des­po­bla­das. De­pen­dien­do de la épo­ca del año po­día ser ob­ser­va­do en gla­cia­res y te­rreno al­pino, pas­tos de al­tu­ra –jai­loos–, o va­lles, ríos, la­gos y zo­nas de me­nor al­ti­tud. Las ilus­tra­cio­nes y tex­tos del cua­derno de cam­po de Kha­klov nos mues­tran una cria­tu­ra ho­mí­ni­da de pri­mi­ti­vos ras­gos, de há­bi­tos om­ní­vo­ros, ca­si so­li­ta­ria y ca­paz de dor­mir al ra­so adop­tan­do una cu­rio­sa pos­tu­ra. Los po­bla­do­res lo­ca­les le ex­pli­ca­rían que así lo ha­cen los ca­me­llos de la re­gión, arro­di­llán­do­se bo­ca­ba­jo y co­lo­can­do los co­dos en el sue­lo. Las ma­nos des­can­san en la nu­ca, mien­tras la ca­be­za, que per­ma­ne­ce hin­ca­da en el pe­cho, en­tra en con­tac­to con el sue­lo só­lo con la fren­te. Las zo­nas que to­can el sus­tra­to es­tán fuer­te­men­te re­for­za­das por pla­cas de en­gro­sa­da piel ca­llo­sa. Es­ta ma­ne­ra de des­can­sar po­dría es­tar re­la­cio­na­da con una téc­ni­ca de ca­mu­fla­je, pa­ra pa­sar des­aper­ci­bi­do en cam­po abier­to y con­ser­var ca­lor cor­po­ral a la vez. Los há­bi­tos del Pri­miho­mo asia­ti­cus eran re­gis­tra­dos así en los ar­chi­vos de la Aca­de­mia de las Cien­cias Ru­sas en 1914. Al ca­bo de unas dé­ca­das el tes­ti­go se­ría to­ma­do por un gru­po de cien­tí­fi­cos so­vié­ti­cos. Mo­ti­va­dos por las in­ves­ti­ga­cio­nes de Kha­klov, con­ti­nua­rían ex­plo­ran­do las re­gio­nes vi­si­ta­das por su co­le­ga. La idea se­ría ha­cer­lo con más me­dios y cu­brien­do una ma­yor can­ti­dad de te­rreno. Na­cía así la Co­mi­sión pa­ra el es­tu­dio del Hom­bre de las Nie­ves. La go­ta que ha­ría col­mar el va­so fue la no­ti­cia, ra­dia­da en 1957, so­bre la ex­pe­di­ción de Iz­zard y Ston­nor en bus­ca del Ye­ti en el Hi­ma­la­ya y los avis­ta­mien­tos re­gis­tra­dos. Ade­más, y pa­ra avi­var el fue­go, a prin­ci­pios de 1958 apa­re­cía

Las ilus­tra­cio­nes de Kha­klov mues­tran una cria­tu­ra ca­paz de dor­mir de ro­di­llas bo­ca­ba­jo y con los co­dos en el sue­lo

una pro­vi­den­cial lla­ma­da en el ro­ta­ti­vo Prav­da –La Ver­dad–. El geó­lo­go so­vié­ti­co A. G. Pro­nin di­vi­sa­ba una fi­gu­ra hu­ma­noi­de al bor­de del gla­ciar Fed­chen­ko, en el Pa­mir –hoy fron­te­ra en­tre Kir­guis­tán y Ta­yi­kis­tán–: “Al me­dio­día no­té una fi­gu­ra so­bre un acan­ti­la­do ro­co­so a unos 500 me­tros de dis­tan­cia. Mi pri­me­ra reac­ción fue sor­pre­sa, ya que la re­gión es­ta­ba des­ha­bi­ta­da… lue­go re­co­no­cí que la cria­tu­ra no era hu­ma­na. Se pa­re­cía a un hom­bre, pe­ro es­ta­ba muy en­cor­va­do. Ob­ser­vó có­mo la po­ten­te fi­gu­ra se mo­vía por la nie­ve, man­te­nien­do sus pies se­pa­ra­dos, y no­tó que sus an­te­bra­zos eran más lar­gos que los de un hu­mano es­tan­do cu­bier­to de pe­lo gris ro­ji­zo”. Tres años des­pués, Pro­nin vol­ve­ría a di­vi­sar al gi­gan­te so­li­ta­rio.

Ese mis­mo año, la cues­tión del “Pie Gran­de” era dis­cu­ti­da en el Con­se­jo de la Aca­de­mia de las Cien­cias, con su pre­si­den­te, el quí­mi­co Ale­xan­der Nes­me­ya­nov, al fren­te. Se re­sol­vió in­ves­ti­gar a fon­do y en­viar al geó­lo­go S. V. Obru­chev a la zo­na don­de Pro­nin di­jo ha­ber di­vi­sa­do la fi­gu­ra. El lí­der de la ex­pe­di­ción era C. Stan­yu­ko­vich, que ha­bía tra­ba­ja­do va­rios años en la re­gión. El pro­fe­sor Bo­ris Porsh­nev se­ría nom­bra­do je­fe ad­jun­to. Por des­gra­cia, Stan­yu­ko­vich era bo­tá­ni­co, por lo que in­vi­tó a mu­chos de sus co­le­gas. Ade­más, el gru­po es­ta­ba com­pues­to por ar­queó­lo­gos, et­nó­gra­fos y cua­tro zoó­lo­gos: dos ex­per­tos en aves, uno en ce­tá­ceos y otro en mur­cié­la­gos, pe­ro ¡nin­gún pri­ma­tó­lo­go o mas­to­zoó­lo­go te­rres­tre! Por en­de, los in­tere­ses de la ex­pe­di­ción eran bo­tá­ni­cos, con­si­de­ran­do la cues­tión del hom­bre sal­va­je co­mo al­go se­cun­da­rio. Es­to de­ter­mi­na­ría tam­bién la elec­ción de las zo­nas de es­tu­dio, cen­trán­do­se en los va­lles de los ríos Ps­har­ta, Bal­yand­kii­ka y la re­gión del la­go Sa­rez, áreas con po­cos re­gis­tros de ho­mí­ni­dos anó­ma­los. En es­te sen­ti­do, no se tu­vo mu­cho en cuen­ta la opi­nión de Porsh­nev. La ex­pe­di­ción con­tó ade­más con la pre­sen­cia de guías lo­ca­les, ca­za­do­res, es­ca­la­do­res y ras­trea­do­res con pe­rros en­tre­na­dos pa­ra de­tec­tar el olor de va­rias es­pe­cies de pri­ma­tes, aun­que el te­rreno ro­co­so di­fi­cul­tó sus mo­vi­mien­tos ha­cién­do­los ca­si inú­ti­les. En­tre los par­ti­ci­pan­tes des­ta­ca­ba la Dra. M. J. Koff­man, es­ca­la­do­ra y ci­ru­ja­na, fu­tu­ra lí­der de ex­pe­di­cio­nes pa­ra el es­tu­dio de ho­mí­ni­dos del Cáu­ca­so.

Ha­cia fi­na­les del ve­rano la ex­pe­di­ción es­ta­ba pre­pa­ra­da, di­vi­di­da en cua­tro gru­pos y con el ob­je­ti­vo de al­can­zar la par­te su­pe­rior de Bal­yand­kii­ka, don­de Pro­nin di­jo ver a la cria­tu­ra. Sin em­bar­go, la or­ga­ni­za­ción y la pla­ni­fi­ca­ción del tra­ba­jo no fue exi­to­sa. A ve­ces ha­bía que es­pe­rar a que el lí­der de ca­da sec­ción to­ma­se de­ci­sio­nes, per­dién­do­se mu­cho tiem­po. Los su­mi­nis­tros tar­da­ban en al­can­zar los cam­pa­men­tos ba­se, y la de­mo­ra tra­jo el mal tiem­po. Tan só­lo se re­gis­tra­ron unos po­cos ani­ma­les co­mo gran­des ra­pa­ces, osos e íbi­ces asiá­ti­cos. Na­da fue­ra de lo co­mún. No obs­tan­te, los ar­queó­lo­gos re­co­pi­la­ron gran can­ti­dad de ar­te­fac­tos li­ga­dos a la vi­da en el Pa­mir. Los et­nó­gra­fos to­ma­ron no­ta de los mi­tos re­la­cio­na­dos con de­mo­nios y se­res fa­bu­lo­sos, pe­ro es­ca­so ma­te­rial so­bre el Hom­bre Sal­va­je. Fi­nal­men­te, la ex­pe­di­ción re­tor­na­ría a Mos­cú sin éxi­to, anun­cián­do­se de ma­ne­ra pre­ci­pi­ta­da que el abo­mi­na­ble hom­bre de las nie­ves no ha­bi­ta­ba en el Pa­mir. Por su par­te, Porsh­nev arre­me­te­ría con­tra el co­mu-

ni­ca­do de la Aca­de­mia de las Cien­cias de­cla­ran­do que “la ex­pe­di­ción se ha cen­tra­do en zo­nas in­co­rrec­tas y a fi­na­les de ve­rano prin­ci­pios de oto­ño es muy di­fí­cil de­tec­tar a es­tos gran­des si­mios en la zo­na al­pi­na ya que es en­ton­ces cuan­do des­cien­den ha­cia va­lles y bos­ques in­fe­rio­res pa­ra ali­men­tar­se de fru­tas, nue­ces y ba­yas, y más tar­de ra­len­ti­zar su me­ta­bo­lis­mo y ale­tar­gar­se”. No obs­tan­te, la Co­mi­sión exis­ti­ría du­ran­te tres años más. Du­ran­te es­te tiem­po se acu­mu­ló gran can­ti­dad de in­for­ma­ción so­bre avis­ta­mien­tos, tan­to mo­der­nos co­mo his­tó­ri­cos. Porsh­nev com­pi­ló y pu­bli­có cin­co anua­rios ti­tu­la­dos Ma­te­ria­les In­for­ma­ti­vos re­la­cio­na­dos con el pro­ble­ma del Abo­mi­na­ble Hom­bre de las Nie­ves. Tras la abo­li­ción de la co­mi­sión, con­ti­nuó es­cri­bien­do. Nin­guno de sus li­bros ha si­do tra­du­ci­do al in­glés o al es­pa­ñol, e in­clu­so en Ru­sia son ra­ros. Más tar­de, en 1960, el eru­di­to Pyotr Smo­lin ini­cia­ría un se­mi­na­rio so­bre el te­ma en el Mu­seo Dar­win, en Mos­cú. Es­to mo­ti­vó una se­gun­da ge­ne­ra­ción de in­ves­ti­ga­do­res, al­gu­nos ac­ti­vos hoy. Em­pe­za­mos es­te apar­ta­do con un ex­trac­to de una en­tre­vis­ta al en­ton­ces pre­si­den­te de la Aca­de­mia de las Cien­cias de Kir­guis­tán, B. Adys­hev: “He na­ci­do y me he cria­do en las mon­ta­ñas de Kir­guis­tán y des­de la in­fan­cia he oí­do de mis pa­dres y otras per­so­nas res­pe­ta­bles re­la­tos so­bre la gen­te sal­va­je que vi­ve en las mon­ta­ñas y que a ve­ces ob­ser­van ca­za­do­res y pas­to­res. Las ob­ser­va­cio­nes se dan con más fre­cuen­cia en las es­tri­ba­cio­nes sep­ten­trio­na­les de la Cor­di­lle­ra de Fer­ga­na y la par­te orien­tal ad­ya­cen­te a la Cor­di­lle­ra de Chat­kal y Ta­las”. Kir­guis­tán cuen­ta con una po­bla­ción de unos seis mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y una su­per­fi­cie de ca­si la mi­tad de Es­pa­ña. La den­si­dad po­bla­cio­nal me­dia es de 26 ha­bi­tan­tes por km2 y al­gu­nas re­gio­nes pre­sen­tan den­si­da­des de 1-2 ha­bi­tan­te por km2. La Re­pú­bli­ca, in­de­pen­dien­te de la URSS des­de 1991, es un 90% mon­ta­ño­sa. Las Tien Shan –Mon­ta­ñas Ce­les­tia­les–, don­de des­ta­ca el Pi­co Vic­to­ria –7.439 m– do­mi­nan el país, sien­do la al­tu­ra me­dia los 3.000 me­tros. En­tre los más de 70 ca­sos re­co­pi­la­dos has­ta el mo­men­to co­nec­ta­dos con el Hom­bre Sal­va­je, hay de to­do, des­de ejem­pla­res hem­bra que se­cues­tran ca­za­do­res, hom­bres sal­va­jes to­man­do agua de pe­que­ños la­gos, re­du­ci­dos gru­pos que cru­zan cam­pos cul­ti­va­dos de­jan­do hue­llas de 40 cm, agre­sio­nes y ojos que bri­llan en la os­cu­ri­dad apa­re­ja­dos a te­rri­bles ala­ri­dos… En­tre ellas des­ta­ca­re­mos tres por su con­tun­den­cia, mul­ti­pli­ci­dad de tes­ti­gos, ma­te­rial grá­fi­co y se­rie­dad en la in­ves­ti­ga­ción.

En 1976, el pro­fe­sor de es­cue­la se­cun­da­ria de la ciu­dad de Mer­ke, A. Pe­chersky, coor­di­na­dor de un gru­po de jó­ve­nes ar­queó­lo­gos, se en­con­tra­ba de ex­cur­sión en la par­te su­pe­rior del va­lle Ka­rakys­tak. El gru­po pron­to co­men­zó a no­tar que al­guien pa­re­cía ace­char­los: se oían pie­dras que caían por se­pa­ra­do y de no­che se es­cu­cha­ba el cru­ji­do de ra­mas cer­ca­nas. Pe­chersky, sa­bien­do don­de se me­tía, ha­bía traí­do una pis­to­la. Al ter­cer día, ca­si a me­dia­no­che, Pe­chersky to­da­vía es­ta­ba des­pier­to. De re­pen­te oyó un mo­vi­mien­to cer­ca de la en­tra­da de su tien­da, que no es­ta­ba ce­rra­da fir­me­men­te. En­ton­ces vio que la mano de “al­guien o al­go” se es­cu­rría den­tro, tan­tean­do. No ha­bía du­da que el pro­pó­si­to de la “cria­tu­ra” era al­can­zar un

El gru­po co­men­zó a no­tar que al­guien pa­re­cía ace­char­los, se oían pie­dras que caían y de no­che el cru­ji­do de ra­mas cer­ca­nas

pla­to con co­mi­da so­bran­te. Cuan­do en­cen­dió su lin­ter­na vio una mano pe­lu­da que rá­pi­da­men­te des­apa­re­ce­ría, per­ci­bien­do los pa­sos ace­le­ra­dos del la­drón. La tar­de si­guien­te tam­bién fue anó­ma­la. An­tes de acos­tar­se pren­die­ron una ho­gue­ra en torno a la cual ha­bla­ban los miem­bros del gru­po. De re­pen­te la con­ver­sa­ción fue in­te­rrum­pi­da, creán­do­se un denso si­len­cio. Al mi­rar sus ca­ras, Pe­chersky se dio cuen­ta que sus es­tu­dian­tes cla­va­ban los ojos en su di­rec­ción, ob­ser­van­do de ma­ne­ra in­tran­qui­la al­go de­trás de él. Vol­vién­do­se, vio una fi­gu­ra pe­lu­da y for­ni­da a po­cos me­tros, de pie, li­ge­ra­men­te in­cli­na­da ha­cia de­lan­te apo­yan­do las ma­nos so­bre las fle­xio­na­das ro­di­llas. Asus­ta­do por la si­tua­ción, el maes­tro se di­ri­gió a la tien­da a bus­car su ar­ma que des­can­sa­ba ba­jo los sa­cos de dor­mir. Cuan­do sal­tó fue­ra de la tien­da, ya no ha­bía ras­tro de la ex­tra­ña cria­tu­ra.

Las hue­llas más cla­ras pa­ra la re­gión de las Tien Shan cen­tra­les fue­ron ha­lla­das en 1963, en las la­de­ras me­ri­dio­na­les de la cor­di­lle­ra de Ps­kem, en el cur­so su­pe­rior del río Kok­su. Allí dos jó­ve­nes kir­gui­zos, A. Khay­da­rov y R. Khal­muk­ha­me­dov, des­cu­brie­ron en el ba­rro una hi­le­ra de enor­mes pi­sa­das. Khay­da­rov to­ma­ría una fo­to­gra­fía de la más cla­ra, el de­no­mi­na­do “ras­tro de Chat­kal”. En la pri­ma­ve­ra de 1967, un gru­po de tu­ris­tas de la

Vio una fi­gu­ra pe­lu­da y for­ni­da a po­cos me­tros, in­cli­na­da ha­cia de­lan­te, apo­yan­do las ma­nos so­bre sus ro­di­llas fle­xio­na­das

ciu­dad de Ta­las des­cu­bri­ría gran­des hue­llas en la gar­gan­ta del río Besh­tash –la­de­ra nor­te de la cor­di­lle­ra Ta­las, en las Tien Shan Oc­ci­den­ta­les–, de unos 38 a 40 cm de lar­go.

En agos­to el equi­po del bió­lo­go V. Sa­pu­nov se tras­la­da­ba a la cuen­ca del río Sary­jaz, en la pro­vin­cia de Isik Kul, li­mí­tro­fe con la pro­vin­cia chi­na de Xin­jiang. Allí acam­pa­rían por es­pa­cio de dos se­ma­nas, rea­li­zan­do in­cur­sio­nes ra­dia­les, pei­nan­do el te­rreno y re­gis­tran­do la fau­na. Su ex­pe­di­ción des­ta­ca­ría por el em­pleo de fe­ro­mo­nas ani­ma­les col­ga­das en bol­sas en dis­tin­tos pun­tos cer­ca del cam­pa­men­to.

El 9 de agos­to, de ma­dru­ga­da, “al­go” se acer­có a ins­pec­cio­nar. Apa­re­cie­ron va­rias ra­mas ro­tas y par­ti­das de ma­ne­ra bru­tal, de­no­tan­do una fuer­za in­creí­ble, un hu­mano hu­bie­se ne­ce­si­ta­do he­rra­mien­tas o gran­des ha­chas pa­ra lo­grar tal des­tro­zo. Ade­más, ha­bía una gran can­ti­dad de hue­llas. És­tas me­dían 35.5 x 15 cm. y es­ta­ban se­pa­ra­das por zan­ca­das de 1.10 m. Las es­ti­ma­cio­nes ba­sa­das en es­tos ras­tros arro­ja­ban una ta­lla de unos 2.2 m pa­ra el vi­si­tan­te. En con­so­nan­cia con los re­sul­ta­dos de las ex­pe­di­cio­nes de la cor­di­lle­ra de Ta­las, se pue­de con­cluir que, en las es­tri­ba­cio­nes oc­ci­den­ta­les de es­ta cres­ta, en la re­gión de las ca­be­ce­ras de los ríos Ps­kem, Kok­su, Ak­su, Besh­tash, Oy­gaing y San­da­lash, du­ran­te los años 60-90, ha­bi­tó un ho­mí­ni­do muy gran­de, de­jan­do hue­llas de unos 38 cm., por lo que su al­tu­ra ron­da­ría los 2.4 m. Al es­te de es­ta re­gión, se­gún los tes­ti­gos ocu­la­res y las hue­llas ha­lla­das, vi­vi­rían es­pe­cí­me­nes más pe­que­ños.

El país her­mano de Kir­guis­tán ubi­ca­do al sur es Ta­yi­kis­tán, de si­mi­lar área y aún más des­po­bla­do. Es­ta Re­pú­bli­ca con­tie­ne en su mi­tad es­te la ma­yo­ría de los mon­tes Pa­mir, don­de des­ta­ca el pi­co Is­mael Sa­ma­ni, de 7.496 m. Co­mo an­te­rior­men­te, de los múl­ti­ples ca­sos re­gis­tra­dos, nos cen­tra­mos en dos que apor­tan “prue­bas tan­gi­bles” al enig­ma:

En agos­to de 1979 una ex­pe­di­ción for­ma­da prin­ci­pal­men­te por es­ca­la­do­res de Kiev, y li­de­ra­da por I. Tastl e I. Bours­tev, se di­ri­gía a la cor­di­lle­ra del His­sar, en los mon­tes Pa­mir-Alai –fron­te­ra en­tre Kir­guis­tán y Ta­yi­kis­tán–. Ar­ma­dos de vi­so­res noc­tur­nos, te­les­co­pios y cá­ma­ras de fo­to, la idea era al­can­zar la ca­be­ce­ra del río Var­zob y es­tar so­bre el te­rreno el má­xi­mo tiem­po po­si­ble.

El 15 de agos­to el gru­po des­cu­bría una hi­le­ra de hue­llas, se­pa­ra­das 1.2 m –el do­ble de la zan­ca­da hu­ma­na– de unos 50 cm de lon­gi­tud. Ade­más, en el po­bla­do de Kha­ki­mi ob­ten­drían tes­ti­mo­nios y des­crip­cio­nes por par­te de los ca­za­do­res lo­ca­les: Ga­far Ja­bi­rov iden­ti­fi­ca­ría una ilus­tra­ción de cam­po de un ho­mí­ni­do prehis­tó­ri­co con una cria­tu­ra ob­ser­va­da por él mis­mo en torno a 1965, in­ci­den­te ocu­rri­do a unos seis ki­ló­me­tros del po­bla­do.

El hir­su­to ser le ob­ser­va­ba im­pa­si­ble des­de unos 15 m. En la ma­ña­na del 21 de agos­to la sor­pre­sa se­ría ma­yús­cu­la: Unas hue­llas in­creí­ble­men­te cla­ras eran de­tec­ta­das. Apro­xi­ma­da­men­te a unos 500 m del cam­pa­men­to el ras­tro mos­tra­ba pi­sa­das de 35 cm de lar­go. Se rea­li­za­rían pre­ci­sos mol­des de las mis­mas, más tar­de tras­la­da­das a Mos­cú. Aun­que nin­guno de los pre­sen­tes es­ta­ba fa­mi­lia­ri­za­do con las his­to­rias del pie gran­de ame­ri­cano, la hue­lla ob­te­ni­da era ca­si idén­ti­ca.

Tan só­lo Bours­tev ha­bía es­ta­do en con­tac­to con al­gu­nos po­cos in­ves­ti­ga­do­res ame­ri­ca­nos, y de ma­ne­ra in­ter­mi­ten­te –aún en pleno co­mu­nis­mo–, por lo que la au­ten­ti­ci­dad del ras­tro es­ta­ba ga­ran­ti­za­da. Re­ma­ta­mos es­te apar­ta­do con las de­cla­ra­cio­nes de un ca­za­dor de la re­gión de Naryn que he­mos en­tre­vis­ta­do re­cien­te­men­te, y que cree­mos sin­te­ti­za de ma­ne­ra ma­gis­tral las ha­bi­li­da­des del Hom­bre Sal­va­je: “Es tan rá­pi­do co­mo un mu­flón Mar­co Po­lo, sus ojos son de hal­cón y su oí­do tan fino co­mo el del leo­par­do de las nie­ves. Sim­ple­men­te no tie­ne ri­val en la mon­ta­ña”.

Las mon­ta­ñas fron­te­ri­zas en­tre Chi­na y Kir­guis­tán se eri­gen en uno de los es­pa­cios en el que se han pre­sen­ta­do más en­cuen­tros con el co­no­ci­do co­mo Ksy Kiik u Hom­bre de las Nie­ves.

El zoó­lo­go ru­so Vi­taly Kha­klov re­fle­jó a co­mien­zos del si­glo XX en su cua­derno de cam­po la anato­mía de un ex­tra­ño ho­mí­ni­do que fue cap­tu­ra­do al sur de Ka­za­jis­tán y con mor­fo­lo­gía si­mi­lar a otros se­res avis­ta­dos por tes­ti­gos dé­ca­das des­pués.

Unas de las hue­llas más cla­ras de las que se tie­nen no­ti­cias fue­ron en­con­tra­das en el año 1963, en la re­gión de Tien Shan, cé­le­bre por la im­pre­sio­nan­te al­tu­ra de sus mon­ta­ñas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.