LA MÚ­SI­CA DE LAS ES­TRE­LLAS

WAN­DA DÍAZ ES UNA ASTROFÍSICA CIE­GA CA­PAZ DE OÍR LAS ES­TRE­LLAS Y DES­CU­BRIR EN EL COS­MOS LO QUE SUS CO­LE­GAS VIDENTES SON IN­CA­PA­CES DE VER.

Enigmas - - CIENCIA AL LÍMITE - TEXTO Juan Jo­sé Sán­chez-Oro

Pue­de ejer­cer ade­cua­da­men­te un di­se­ña­dor de per­fu­mes que no ten­ga ol­fa­to? ¿Y un ca­ta­dor de vi­nos sin gus­to? Pa­re­ce ló­gi­co pen­sar que de­ter­mi­na­das pro­fe­sio­nes re­quie­ren dis­fru­tar de cier­tas ca­pa­ci­da­des sen­so­ria­les a pleno ren­di­mien­to. Te­ner dis­geu­sia, es de­cir, una al­te­ra­ción de la per­cep­ción del sa­bor en ali­men­tos y be­bi­das, su­po­ne un se­rio con­tra­tiem­po si uno quie­re ga­nar­se la vi­da co­mo ins­pec­tor gas­tro­nó­mi­co de la Guía Mi­che­lín. Tam­po­co pa­de­cer de ag­no­sia ol­fa­ti­va re­sul­ta con­ve­nien­te pa­ra quien as­pi­ra a tra­ba­jar en los la­bo­ra­to­rios de Cha­nel. Al­go muy si­mi­lar opi­na­ría­mos si nos pre­gun­ta­ran por las pers­pec­ti­vas de fu­tu­ro pro­fe­sio­nal pa­ra un as­tró­no­mo que

se hu­bie­ra que­da­do cie­go… y, sin em­bar­go, la reali­dad no de­ja de sor­pren­der­nos.

Wan­da Díaz Mer­ced es una puer­to­rri­que­ña que de ni­ña mos­tró enorme cu­rio­si­dad por las es­tre­llas. No con­for­me con de­di­car­se a con­tem­plar­las, qui­so des­en­tra­ñar sus mis­te­rios y pa­ra lo­grar­lo es­tu­dió Fí­si­ca en la Uni­ver­si­dad de Puer­to Ri­co. Pe­ro las co­sas co­men­za­ron a tor­cer­se. A mi­tad de su ca­rre­ra le diag­nos­ti­ca­ron una re­ti­no­pa­tía dia­bé­ti­ca de fa­ta­les con­se­cuen­cias. Wan­da per­dió por com­ple­to la vi­sión y su fu­tu­ro aca­dé­mi­co aso­mó en­ton­ces tan ne­gro co­mo el mun­do que ob­ser­va­ban sus pu­pi­las.

En una re­cien­te char­la TED, Díaz Mer­ced re­la­tó esa en­cru­ci­ja­da dra­má­ti­ca que a pun­to es­tu­vo de de­jar­la en la cu­ne­ta: “Pen­sé lar­go y ten­di­do so­bre ello, cuan­do de re­pen­te me di cuen­ta de que to­do es una cur­va de luz, es una ta­bla de nú­me­ros convertidos en una grá­fi­ca. Así que jun­to con mis co­la­bo­ra­do­res, tra­ba­ja­mos ar­dua­men­te y tra­du­ji­mos los nú­me­ros en so­ni­do. Así he lo­gra­do el ac­ce­so a los da­tos, y hoy pue­do ha­cer fí­si­ca al ni­vel de los me­jo­res as­tró­no­mos usan­do el so­ni­do. Y lo que la gen­te ha po­di­do ha­cer, en gran me­di­da vi­sual­men­te, du­ran­te cien­tos de años, aho­ra lo ha­go usan­do el so­ni­do”. El re­me­dio pro­di­gio­so pa­ra su con­tra­rie­dad se lla­ma so­ni­fi­ca­ción y con­sis­te en trans­for­mar en vo­lu­men, tono y rit­mo, to­das las lí­neas, co­lo­res y for­mas en las que sue­len re­gis­trar­se grá­fi­ca­men­te los da­tos as­tro­fí­si­cos. El re­sul­ta­do ob­te­ni­do no es una me­ra tra­duc­ción so­no­ra de las per­cep­cio­nes vi­sua­les. Gra­cias a la so­ni­fi­ca­ción se con­si­gue ac­ce­der y de­tec­tar pa­tro­nes sig­ni­fi­ca­ti­vos en los da­tos que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, re­sul­ta­ban in­vi­si­bles a los in­ves­ti­ga­do­res videntes.

Co­mo Wan­da acos­tum­bra a se­ña­lar, su dis­ca­pa­ci­dad le ha obli­ga­do a em­plear es­tra­te­gias cog­ni­ti­vas dis­tin­tas, pres­tar aten­ción a de­ta­lles que a otros les pa­sa­rían inad­ver­ti­dos y des­ple­gar bús­que­das de pa­tro­nes as­tro­fí­si­cos por ca­mi­nos al­ter­na­ti­vos a los que em­plean sus co­le­gas. Ella con­clu­yó su doc­to­ra­do so­bre el aná­li­sis de da­tos es­pa­cia­les en la Uni­ver­si­dad de Glas­gow y se ha es­pe­cia­li­za­do en el es­tu­dio de la luz emi­ti­da por las ex­plo­sio­nes cós­mi­cas de ra­yos gam­ma así co­mo las par­tí­cu­las de plas­ma pro­du­ci­das en la co­ro­na so­lar. De es­te mo­do, iden­ti­fi­ca even­tos lla­ma­ti­vos den­tro de ese to­rren­te de in­for­ma­ción. Tra­ba­ja con fe­nó­me­nos lu­mí­ni­cos des­de su par­ti­cu­lar os­cu­ri­dad, por­que ella oye la luz. Las on­das de ra­dio se re­crean con tam­bo­res, mien­tras que los ra­yos X con un cla­ve­cín.

No obs­tan­te, Wan­da ha que­ri­do trans­cen­der su pro­pia ex­pe­rien­cia y plas­mar­la en he­rra­mien­tas es­pe­cia­li­za­das al al­can­ce de to­do el mun­do. Si­guien­do es­te ob­je­ti­vo, la doc­to­ra Díaz Mer­ced ha desa­rro­lla­do un sis­te­ma com­pute­ri­za­do de­no­mi­na­do X-So­nify don­de se apli­ca y me­jo­ra la so­ni­fi­ca­ción.

En la ci­ta­da char­la TED, Wan­da Díaz ter­mi­na­ba su di­ser­ta­ción se­ña­lan­do: “Creo que la cien­cia es pa­ra to­dos. Per­te­ne­ce a la gen­te, y de­be es­tar dis­po­ni­ble pa­ra to­do el mun­do, por­que to­dos so­mos ex­plo­ra­do­res naturales. Creo que si li­mi­ta­mos a las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad a par­ti­ci­par en la cien­cia, se­pa­ra­re­mos nues­tros víncu­los con la his­to­ria y con la so­cie­dad. Sue­ño con un cam­po de jue­go a ni­vel cien­tí­fi­co, don­de las per­so­nas fo­men­ten el res­pe­to y se res­pe­ten en­tre sí, don­de las per­so­nas in­ter­cam­bien es­tra­te­gias y des­cu­bran jun­tas. Si a las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad se les per­mi­te ac­ce­der al cam­po cien­tí­fi­co, su­ce­de­rá una enorme y ti­tá­ni­ca ex­plo­sión de co­no­ci­mien­tos. Es­toy se­gu­ra”.

No­so­tros tam­bién.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.