FAN­TAS­MAS EN EL MUN­DO CLÁ­SI­CO

A CA­BA­LLO EN­TRE EL MI­TO Y LA REALI­DAD, SON MU­CHOS LOS RE­LA­TOS Y CRÓ­NI­CAS DE LA AN­TI­GÜE­DAD CLÁ­SI­CA QUE NOS HA­BLAN DE FAN­TAS­MAS DE LA MÁS DI­VER­SA ÍNDOLE Y CON­DI­CIÓN: DES­DE LOS QUE AVISAN DE SU­CE­SOS TRÁ­GI­COS A MO­DO DE AGRA­DE­CI­MIEN­TO HAS­TA LOS ES­PÍ­RI­TUS DE HÉ

Enigmas - - REPORTAJE -

Ame­nu­do, cuan­do in­vo­ca­mos la ima­gen del fan­tas­ma lo ha­ce­mos en ba­se a una tra­di­ción re­la­ti­va­men­te re­cien­te, in­fluen­cia­da por la cul­tu­ra y el tiem­po que nos ha to­ca­do vi­vir. La li­te­ra­tu­ra y el ci­ne son en gran me­di­da cul­pa­bles de los fan­tas­mas que pue­blan nues­tra ima­gi­na­ción, nues­tras pe­sa­di­llas y des­ve­los y, en oca­sio­nes, tam­bién nues­tros an­he­los. Al mar­gen de la exis­ten­cia real de es­tos en­tes, lo cier­to es que las his­to­rias de fan­tas­ma dicen mu­cho so­bre no­so­tros y nues­tra re­la­ción con la muer­te y nues­tros muer­tos. Los ca­sos de apa­ri­cio­nes fan­tas­ma­les se cuen­tan por cien­tos, sin ne­ce­si­dad de ir­nos muy atrás en el tiem­po. El es­tu­dio de la evo­lu­ción de la re­pre­sen­ta­ción y el con­cep­to de fan­tas­ma es un te­rreno apa­sio­nan­te que, in­sis­ti­mos, di­ce mu­cho so­bre los vi­vos. In­vo­car hoy la ima­gen del fan­tas­ma clá­si­co de fi­na­les del si­glo XIX y co­mien­zos del XX pro­vo­ca­ría al me­nos una son­ri­sa en aquel que tu­vie­ra la suer­te o la des­gra­cia de pre­sen­ciar­lo. Y es que los fan­tas­mas de aquel tiem­po hoy nos pa­re­cen pa­ro­dias: una sá­ba­na y unas ca­de­nas co­mo atuen­do, tal y co­mo pue­de ob­ser­var­se en al­gu­nas imá­ge­nes es­pi­ri­tis­tas de la épo­ca.

Lo que es­tá cla­ro es que la creen­cia en los fan­tas­mas y es­pí­ri­tus ha si­do una cons­tan­te a lo lar­go de la his­to­ria. Re­la­tos de to­do ti­po col­man las fuen­tes an­ti­guas. Re­sul­ta de lo más cu­rio­so acu­dir a ellas pa­ra com­pren­der me­jor có­mo nues­tros an­te­pa­sa­dos en­ten­dían el con­cep­to de fan­tas­ma y, por tan­to, có­mo he­mos lle­ga­do a per­ci­bir­los hoy. Co­mo pa­sa en tan­tos as­pec­tos de la cul­tu­ra, la in­fluen­cia de Gre­cia y Ro­ma a es­te res­pec­to es fun­da­men­tal. Es por eso que es­te mes os pro­po­ne­mos un via­je al pa­sa­do pa­ra co­no­cer al­gu­nas de las his­to­rias de fan­tas­mas más cu­rio­sas del mun­do clá­si­co: ven­gan­zas, avi­sos pre­mo­ni­to­rios, ca­sas en­can­ta­das y mu­cho más. ¿Te atre­ves?

EN EL FRAGOR DE LA BA­TA­LLA

Uno de los es­ce­na­rios don­de gus­ta apa­re­cer a los fan­tas­mas del mun­do clá­si­co es en el cam­po de ba­ta­lla; no en vano, son mu­chos los en­fren­ta­mien­tos bé­li­cos –y los hé­roes que los pro­ta­go­ni­zan– que ja­lo­nan la his­to­ria de Gre­cia y Ro­ma. Uno de ellos es la ba­ta­lla de Ma­ra­tón, la cual de­fi­nió el desen­la­ce de la Pri­me­ra Gue­rra Mé­di­ca –ca­be re­cor­dar que fue­ron tres y en­fren­ta­ron a las ciu­da­des-es­ta­do grie­gas con­tra el Im­pe­rio Per­sa–. El día de la ba­ta­lla, 11.000 ho­pli­tas ca­pi­ta­nea­dos por el ge­ne­ral ate­nien­se Mil­cía­des

con­si­guie­ron ven­cer al ejér­ci­to per­sa, su­pe­rior en nú­me­ro –25.000 sol­da­dos– y con me­jor ar­ma­du­ra y dis­ci­pli­na, con­si­guien­do una de las vic­to­rias tác­ti­cas más fa­mo­sas del mun­do an­ti­guo. La ba­ta­lla tu­vo lu­gar en la lla­nu­ra de Ma­ra­tón, a unos 42 ki­ló­me­tros de Ate­nas. De­be de ser que los caí­dos se que­da­ron con ga­nas de gue­rrear, por­que en su Des­crip­ción de Gre­cia el his­to­ria­dor Pau­sa­nias cuen­ta có­mo du­ran­te la no­che po­día oír­se en la zo­na el re­lin­char de los ca­ba­llos y el rui­do de sol­da­dos com­ba­tien­do.

En re­la­ción a es­te mis­mo en­fren­ta­mien­to, Plu­tar­co nos cuen­ta en su Vi­da de Te­seo có­mo es­te hé­roe –y rey– ate­nien­se, del que al­gu­nas fuen­tes dicen que es hi­jo del mis­mí­si­mo Po­sei­dón, re­gre­só de la muer­te pa­ra ayu­dar a los su­yos en tan im­por­tan­te com­ba­te. “A no po­cos de los que lu­cha­ron en Ma­ra­tón con­tra los per­sas les pa­re­ció ver el fan­tas­ma de Te­seo ar­ma­do lu­chan­do con­tra los bár­ba­ros en de­fen­sa de ellos”. La dio­sa Ate­nea o el pro­pio Hér­cu­les son otros de los gran­des “apa­re­ci­dos” que no qui­sie­ron de­jar so­los a los su­yos an­te los per­sas.

Los hu­nos y Ati­la, su má­xi­mo re­pre­sen­tan­te, tam­bién son pro­ta­go­nis­tas de una de es­tas ba­ta­llas es­pec­tra­les. Apa­re­ce re­fe­ren­cia­da por Da­mas­cio en su obra Vi­da de Isi­do­ro. Da­mas­cio nos ha­bla de un bru­tal en­fren­ta­mien­to en­tre los hu­nos y los ro­ma­nos a las puer­tas de Ro­ma con te­rri­bles con­se­cuen­cias: a ex­cep­ción de los co­man­dan­tes y su guar­dia per­so­nal, to­dos los de­más mu­rie­ron, aun­que no con ellos sus ga­nas de se­guir lu­chan­do, ya que du­ran­te tres días y tres no­ches si­guie­ron las al­mas de es­tos ague­rri­dos sol­da­dos a gol­pes unos con­tra otros, ar­man­do el al­bo­ro­to de ri­gor. Fer­nan­do Li­llo Re­do­net, doc­tor en fi­lo­lo­gía clá­si­ca y au­tor del es­tu­pen­do en­sa­yo Fan­tas­mas, bru­jas y ma­gos de Gre­cia y Ro­ma, don­de apa­re­cen re­co­gi­dos un sin­fín de his­to­rias si­mi­la­res, acla­ra que “en reali­dad nun­ca hu­bo una ba­ta­lla en­tre ro­ma­nos y hu­nos a las puer­tas de Ro­ma, sino que la lu­cha de­fi­ni­ti­va tu­vo lu­gar en los Cam­pos Ca­ta­láu­ni­cos en la Ga­lia en 451 d. C.”.

Al que tam­bién so­lían ver en ba­ta­lla era al mis­mí­si­mo Ju­lio Cé­sar que, tras su ase­si­na­to en el 44 a. C, so­lía apa­re­cer en com­ba­te jun­to a sus hom­bres, tal y co­mo hi­cie­ra en vi­da. De he­cho, Va­le­rio Má­xi­mo se­ña­la en Di­chos y he­chos me­mo­ra­bles có­mo, du­ran­te la ba­ta­lla de Fi­li­pos, dos años

Su as­pec­to ca­bal­gan­do era ma­jes­tuo­so y, an­te tal vi­sión, ase­gu­ró: “¡Qué más pue­do ha­cer, si no es su­fi­cien­te ha­ber­te ma­ta­do!”

des­pués de su muer­te, uno de sus ase­si­nos, Ca­yo Ca­sio, lo vio car­gar con­tra él mien­tras ba­ta­lla­ba. Su as­pec­to era ma­jes­tuo­so ca­bal­gan­do a lo­mos de su ca­ba­llo. An­te tal vi­sión, no pu­do sino pro­fe­rir: “¿Qué más pue­do ha­cer, si no es su­fi­cien­te ha­ber­te ma­ta­do?”.

CA­SAS EN­CAN­TA­DAS EN EL MUN­DO CLÁ­SI­CO

Las ca­sas en­can­ta­das es otro cam­po abo­na­do de la An­ti­güe­dad clá­si­ca. Son va­rios los re­la­tos referentes a es­tos lu­ga­res que han lle­ga­do has­ta no­so­tros. El más co­no­ci­do es el des­cri­to por el es­cri­tor ro­mano Pli­nio el Jo­ven en sus Car­tas. Pa­ra mu­chos, se tra­ta del pri­mer tes­ti­mo­nio es­cri­to de la exis­ten­cia de fan­tas­mas –aun­que exis­ten re­fe­ren­cias an­te­rio­res, eso sí, des­de una pers­pec­ti­va có­mi­ca, y que pu­die­ron ins­pi­rar a Pli­nio a la ho­ra de dar for­ma a su re­la­to–. La ca­sa en cues­tión es­ta­ba en la ciu­dad de Ate­nas y, en pa­la­bras del cro­nis­ta, era “am­plia y es­pa­cio­sa pe­ro de ma­la fa­ma y mal­di­ta. En el si­len­cio de la no­che un so­ni­do de hie­rro, y si pres­ta­ses más aten­ción, un es­tré­pi­to de ca­de­nas (…). A con­ti­nua­ción apa­re­cía un fan­tas­ma, un vie­jo con­su­mi­do por la del­ga­dez y la su­cie­dad, de lar­ga bar­ba y ca­be­llo eri­za­do. (…) A par­tir de en­ton­ces, las no­ches eran si­nies­tras y te­rri­bles pa­ra los ha­bi­tan­tes, que ve­la­ban por mie­do”. In­clu­so, es­cri­be Pli­nio el Jo­ven, tras el mie­do “ve­nía la en­fer­me­dad” y des­pués “la muer­te”, mo­ti­vo por el cual la ca­sa que­dó aban­do­na­da, a mer­ced de po­si­bles com­pra­do­res o arren­da­ta­rios, sien­do su pre­cio irri­so­rio.

Es pre­ci­sa­men­te su ri­dícu­lo pre­cio el que mue­ve al fi­ló­so­fo Ate­no­do­ro, que por aquel en­ton­ces se en­con­tra­ba bus­can­do alo­ja­mien­to en la ciu­dad, a al­qui­lar el in­mue­ble. Ate­no­do­ro fue in­for­ma­do del pe­cu­liar “ha­bi­tan­te”, pe­ro aún así de­ci­dió ins­ta­lar­se en ella, or­de­nan­do que se le pre­pa­ra­se una ca­ma en la par­te de­lan­te­ra de la ca­sa y ma­te­rial de es­cri­tu­ra. En mi­tad de la no­che, mien­tras el fi­ló­so­fo se en­con­tra­ba es­cri­bien­do, co­mien­za a es­cu­char los rui­dos de ca­de­nas de los que le ha­bían ha­bla­do y, al gi­rar­se, se en­cuen­tra de bru­ces con el aja­do fan­tas­ma. Ate­no­do­ro de­ci­de ha­cer ca­so omi­so y con­ti­núa es­cri­bien­do, por lo que el al­ma en pe­na de­ci­de agi­tar más fuer­te sus ca­de­nas pa­ra lla­mar su aten­ción… y lo con­si­gue. Ate­no­do­ro, ar­ma­do de va­lor, aga­rra una lám­pa­ra y va tras el fan­tas­ma del an­ciano, si­guién­do­lo has­ta el pun­to en que és­te des­apa­re­ce. El fi­ló­so­fo de­ci­de mar­car el lu­gar en el que el es­pí­ri­tu se ha des­va­ne­ci­do y, a la ma­ña­na si­guien­te, da par­te a las au­to­ri­da­des acon­se­jan­do que se ex­ca­ve en ese pun­to. Lo que en­con­tra­ron fue­ron res­tos óseos mez­cla­dos con ca­de­nas, al­go que Ate­no­do­ro in­tuía, ya que en la An­ti­gua Gre­cia era muy im­por­tan­te dar al di­fun­to un se­pul­cro. Por tan­to, lo úni­co que el fan­tas­ma que­ría era un en­tie­rro digno. Una vez se lle­vó a ca­bo, la ca­sa volvió a la nor­ma­li­dad.

Y, no sien­do exac­ta­men­te ca­sas en­can­ta­das, exis­ten re­la­tos de su­ce­sos ex­tra­ños re­la­cio­na­dos con gran­des per­so­na­jes, co­mo lo que acae­cía en la ha­bi­ta­ción de la vi­lla en la que na­ció Au­gus­to, el pri­mer em­pe­ra­dor de Ro­ma: “Se­gún una vie­ja creen­cia los que en­tran de mo­do irre­ve­ren­te son víc­ti­mas de un cier­to ho­rror y mie­do (…) Pues cuan­do el nuevo due­ño de la vi­lla, bien por ca­sua­li­dad bien por pro­bar qué pa­sa­ba, se fue a dor­mir en el lu­gar su­ce­dió que, des­pués de muy po­cas ho­ras de la no­che, fue sa­ca­do

de allí por una fuer­za re­pen­ti­na e in­cier­ta y se le en­con­tró ca­si me­dio muer­to jun­to con su ca­ma de­lan­te de las puer­tas”, es­cri­be Sue­to­nio en Vi­da del di­vino Au­gus­to.

Pe­ro, si de em­pe­ra­do­res va la co­sa, no po­de­mos de­jar pa­sar lo que acon­te­cía en los lu­ga­res don­de mu­rió y fue en­te­rra­do Ca­lí­gu­la. El “pri­mer” en­te­rra­mien­to en los jar­di­nes de La­mia fue al­go im­pro­vi­sa­do –ya he­mos he­cho men­ción a la im­por­tan­cia de un en­te­rra­mien­to digno pa­ra los ro­ma­nos–, por lo que has­ta que sus her­ma­nas, una vez re­gre­sa­ron del exi­lio, lo hi­cie­ron co­mo co­rres­pon­día, “los vi­gi­lan­tes de los huer­tos fue­ron tur­ba­dos por som­bras fan­tas­ma­les y en la ca­sa en la que ha­bía en­con­tra­do la muer­te no pa­só una no­che sin que hu­bie­ra al­gún mo­ti­vo de te­rror has­ta que la pro­pia ca­sa fue con­su­mi­da por un in­cen­dio”, cuen­ta Sue­to­nio en Vi­da de Ca­lí­gu­la. Al­go pa­re­ci­do pa­só con Ne­rón –ver re­cua­dro–, un em­pe­ra­dor si ca­be aún más po­lé­mi­co.

Y, al igual que hoy en­con­tra­mos his­to­rias de fan­tas­mas en ho­te­les y lu­ga­res de ocio y re­lax, en el mun­do clá­si­co no po­dían fal­tas las his­to­rias de es­te ti­po en las ter­mas y ba­ños. El ci­ta­do Fer­nan­do Li­llo Re­do­net res­ca­ta al­gu­nas de es­tas cró­ni­cas, co­mo la del es­pí­ri­tu del re­bel­de Da­món, ase­si­na­do mien­tras se da­ba un ba­ño por los pro­pios ha­bi­tan­tes de la ciu­dad de Que­ro­nea en el 88-87 a. C. Así, fue­ron mu­chos los que afir­ma­ban ha­ber­lo vis­to deam­bu­lar y oír sus la­men­tos allí don­de en­con­tró la muer­te.

EL MIE­DO A LOS ZOM­BIS EN LA AN­TI­GUA GRE­CIA

De un tiem­po a es­ta par­te, los zom­bis han re­su­ci­ta­do –nun­ca me­jor di­cho– en la cul­tu­ra po­pu­lar. Aun­que en nues­tros días su fun­ción se re­duz­ca al ám­bi­to del en­tre­te­ni­mien­to, la creen­cia en los muer­tos vi­vien­tes ya exis­tía en la an­ti­gua Gre­cia, don­de in­fun­día bas­tan­te res­pe­to. Así lo de­mues­tra el des­cu­bri­mien­to que un equi­po de ar­queó­lo­gos pu­bli­có en la re­vis­ta Po­pu­lar Ar­cheo­logy Ma­ga­zi­ne. En él, los in­ves­ti­ga­do­res ex­po­nían un ha­llaz­go rea­li­za­do en el ce­men­te­rio de Ka­ma­ri­na, una an­ti­gua ciu­dad grie­ga si­tua­da en la ac­tual Si­ci­lia. De en­tre los 2.095 cuer­pos des­en­te­rra­dos –to­dos acom­pa­ña­dos de sus res­pec­ti­vos ajua­res fu­ne­ra­rios–, hu­bo dos que lla­ma­ron la aten­ción de los ex­per­tos, ya que se en­con­tra­ban se­pul­ta­dos ba­jo gran­des pie­dras y con res­tos de va­si­jas so­bre sus pies y ca­be­za con la apa­ren­te in­ten­ción de in­mo­vi­li­zar­los e im­pe­dir que sa­lie­ran de sus tum­bas.

“Pa­ra los an­ti­guos grie­gos, los muer­tos eran ob­je­to tan­to de mie­do co­mo de sú­pli­cas. La ne­cro­fo­bia, o mie­do a los muer­tos, es un con­cep­to que es­tu­vo pre­sen­te en la cul­tu­ra grie­ga des­de el Neo­lí­ti­co. En lo más pro­fun­do de es­ta fo­bia re­si­de la creen­cia de que los ca­dá­ve­res tie­nen la ca­pa­ci­dad de vol­ver a la vi­da y exis­tir en un es­ta­do que no es exac­ta­men­te ni vi­vo ni muer­to, sino más

bien no-muer­to”, ex­pli­ca

Ca­rrie L. Su­losky Wea­ver, una de las ar­queó­lo­gas res­pon­sa­bles del es­tu­dio.

“Es­tas fi­gu­ras, si­tua­das en­tre la vi­da y la muer­te, se con­si­de­ran pe­li­gro­sas por­que se en­tien­de que aban­do­nan sus tum­bas por las no­ches con la in­ten­ción ex­plí­ci­ta de cau­sar al­gún da­ño a los vi­vos. Co­mo mé­to­dos de pro­tec­ción, los su­pues­tos no-muer­tos eran cla­va­dos a sus tum­bas o se les ‘ma­ta­ba’ ri­tual­men­te. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, los grie­gos tam­bién prac­ti­ca­ban la ne­cro­man­cia, es de­cir, la in­vo­ca­ción in­ten­cio­na­da de los muer­tos”.

A es­te res­pec­to, el his­to­ria­dor grie­go Fle­gón de Tra­les (si­glo II), li­ber­to del em­pe­ra­dor Adriano, na­rra una se­rie de his­to­rias so­bre “zom­bis” en su Li­bro so­bre los pro­di­gios. La más lla­ma­ti­va tie­ne co­mo pro­ta­go­nis­ta a una jo­ven lla­ma­da Fi­li­nion, quien fa­lle­ció al po­co de ca­sar­se. El do­lor de sus pa­dres, De­mós­tra­to y Ca­ri­tó, an­te se­me­jan­te pér­di­da fue enorme. Me­ses des­pués, és­tos hos­pe­da­ron en su ca­sa al jo­ven Má­ca­tes sin in­tuir si­quie­ra lo que es­to su­pon­dría. Una no­che, la ni­ñe­ra que­dó es­tu­pe­fac­ta al en­con­trar­se en la ha­bi­ta­ción del in­vi­ta­do a una jo­ven que no era otra que la fa­lle­ci­da Fi­li­nion. Pre­sa del pá­ni­co, la no­dri­za no du­dó en dar la voz de alar­ma y avi­sar a los pa­dres de la di­fun­ta que, muy al­te­ra­dos, la acu­sa­ron de ha­ber per­di­do la ca­be­za, aun­que fi­nal­men­te la cu­rio­si­dad ven­ció a Ca­ri­tó, la ma­dre, que de­ci­dió com­pro­bar tal afir­ma­ción. Ya en el um­bral de la puer­ta del cuar­to de Má­ca­tes po­co pu­do ha­cer, da­do que és­te y su mis­te­rio­sa acom­pa­ñan­te dor­mían y re­sul­tó im­po­si­ble re­co­no­cer su ros­tro.

A la ma­ña­na si­guien­te, Ca­ri­tó re­gre­só al cuar­to del jo­ven, pe­ro la mu­cha­cha ya ha­bía des­apa­re­ci­do. Su­pli­có a Má­ca­tes que le die­ra to­dos los de­ta­lles acer­ca de la chi­ca, quien res­pon­dió que se ha­bía pre­sen­ta­do co­mo Fi­li­nion y le ha­bía de­ja­do un ani­llo y una ban­da pa­ra el pe­cho. Al mos­trár­se­los, Ca­ri­tó se per­ca­tó de que, efec­ti­va­men­te, era de su hi­ja. Má­ca­tes pro­me­tió pre­sen­tar­les a la jo­ven si re­gre­sa­ba. Y así lo hi­zo esa mis­ma no­che al re­gre­so de la “muer­ta”. Im­pac­ta­dos y con el ros­tro des­en­ca­ja­do al com­pro­bar que la jo­ven no era otra que Fi­li­nion, su hi­ja fa­lle­ci­da me­ses atrás, és­ta les re­pren­dió por “ver con ma­los ojos que pa­sa­ra tres no­ches con el hués­ped en la ca­sa pa­ter­na”. Ac­to se­gui­do, la jo­ven tor­nó ca­dá­ver y su cuer­po sin vi­da que­dó so­bre la ca­ma.

La no­ti­cia co­rrió co­mo la pól­vo­ra y de­ce­nas de ve­ci­nos se die­ron ci­ta an­te la ca­sa de De­mós­tra­to y Ca­ri­tó, has­ta el pun­to de que las au­to­ri­da­des tu­vie­ron que to­mar car­tas en el asun­to pa­ra evi­tar dis­tur­bios. Pe­ro la co­sa no que­dó ahí, ya que lle­gó a ce­le­brar­se una asam­blea que dic­ta­mi­nó abrir el pan­teón fa­mi­liar pa­ra com­pro­bar si el cuer­po de la jo­ven se­guía allí. La sor­pre­sa fue ma­yús­cu­la al en­con­trar su tum­ba va­cía, ocu­pa­da só­lo por unos ob­je­tos que Má­ca­tes le ha­bía da­do. An­te es­ta si­tua­ción, los ve­ci­nos se di­ri­gie­ron a la ca­sa de las “apa­ri­cio­nes”, en­con­tran­do allí el ca­dá­ver de Fi­li­nion. La his­to­ria no aca­bó del to­do bien, ya que Má­ca­tes, el jo­ven hués­ped que ha­bía ya­ci­do con el “zom­bi” de Fi­li­nion, se qui­tó la vi­da y hu­bo que dar avi­so a un adi­vino de nom­bre Hi­lo, que de­ter­mi­nó en­te­rrar de nuevo el cuer­po de la mu­cha­cha fue­ra de la ciu­dad y la rea­li­za­ción de ri­tos ex­pia­to­rios y de pu­ri­fi­ca­ción.

Fue­ron mu­chos los que afir­ma­ron ha­ber­lo vis­to deam­bu­lar y oír sus la­men­tos en el lu­gar en el que en­con­tró la muer­te

Arri­ba, tem­plo cons­trui­do pa­ra con­me­mo­rar la vic­to­ria en la ba­ta­lla de Ma­ra­tón, en la que hi­zo su apa­ri­ción el fan­tas­ma del hé­roe ate­nien­se Te­seo ( a la iz­quier­da), Jun­to a es­tas lí­neas, Pli­nio el Vie­jo.

La acró­po­lis de Ate­nas, en la cual des­ta­ca el Par­te­nón, en ho­nor a la dio­sa Ate­nea, quien tam­bién apa­re­ció co­mo es­pec­tro en la ba­ta­lla de Ma­ra­tón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.