AVI­SOS Y PRO­FE­CÍAS DES­DE EL MÁS ALLÁ

Enigmas - - REPORTAJE -

Son va­rios los ca­sos de fan­tas­mas que, en agra­de­ci­mien­to a aquel que les ha da­do dig­na se­pul­tu­ra, les re­ve­lan cier­ta in­for­ma­ción de gran uti­li­dad, al pun­to de sal­var­les la vi­da. Cuen­tan que el poe­ta Si­mó­ni­des, tras ha­llar los res­tos de un hom­bre in­se­pul­to qui­so re­sol­ver tal si­tua­ción. Al ha­cer­lo, el fan­tas­ma del des­co­no­ci­do se apa­re­ció en for­ma de som­bra pa­ra avi­sar de que si em­bar­ca­ba al día si­guien­te, mo­ri­ría. Si­mó­ni­des se to­mó en se­rio tal avi­so y, pa­ra su for­tu­na, se que­dó en tie­rra, ya que tal y co­mo el es­pí­ri­tu ha­bía re­ve­la­do el bar­co aca­bó tra­ga­do por las aguas. In­clu­so el pro­pio Eneas, el hé­roe tro­yano que lo­gró es­ca­par y aca­ba­ría sien­do el pro­ge­ni­tor del pue­blo ro­mano se­gún la mitología, re­ci­bió la vi­si­ta del fan­tas­ma de Héc­tor –que apa­re­ce de­ma­cra­do y con las he­ri­das pro­vo­ca­das por las co­rreas que lo ha­bían ata­do al ca­rro de Aqui­les– pa­ra co­mu­ni­car­le que la ciu­dad de Tro­ya es­tá per­di­da y de­be huir, jus­to cuan­do el fa­mo­so ca­ba­llo pre­ña­do de grie­gos con­se­guía pa­sar las puer­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.