EL ASTRÓLOGO DE HIMMLER

UNO DE LOS PER­SO­NA­JES MÁS DES­CO­NO­CI­DOS DE LA SE­GUN­DA GUE­RRA MUN­DIAL Y QUE TRABAJARÍA JUN­TO A HEINRICH HIMMLER EN EL CÉNIT DEL REICH DE LOS MIL AÑOS, FUE UN ASTRÓLOGO ALE­MÁN QUE IN­TEN­TÓ CONTRARRESTAR LOS AVAN­CES DEL BAN­DO ALIA­DO CON SUS “AR­MAS MÁGICAS”, CU

Enigmas - - SOMBRAS -

Su nom­bre es Wil­helm Theo­dor H. Wulff. Na­ció en Ham­bur­go el 27 de mar­zo de 1892. Su con­tac­to de pri­me­ra mano con las ope­ra­cio­nes se­cre­tas de las SS y el fi­nal de la con­tien­da que­da­ría re­gis­tra­do de su pu­ño y le­tra en su li­bro au­to­bio­grá­fi­co Zo­diac and Swas­ti­ka –El Zo­día­co y la Es­vás­ti­ca–, pu­bli­ca­do en 1973, un tra­ba­jo re­ve­la­dor que sa­có a la luz as­pec­tos des­co­no­ci­dos de la gue­rra “má­gi­ca” que se li­bró en los años cua­ren­ta del si­glo pa­sa­do, lle­gan­do a ser co­no­ci­do co­mo “el astrólogo de Himmler”.

El pro­pio Wulff na­rra en sus me­mo­rias có­mo lle­gó a de­can­tar­se por el mun­do de la as­tro­lo­gía. Era ape­nas un mu­cha­cho cuan­do, en 1912, un tío su­yo le in­vi­tó a acom­pa­ñar­le en un via­je que le lle­va­ría a los Al­pes, Lu­cer­na, Gé­no­va y otras zo­nas de Ita­lia. Du­ran­te aque­lla epo­pe­ya co­no­ció a un sin­gu­lar per­so­na­je, el sa­cer­do­te Mon­se­ñor von Ber­li­chin­gen, quien le ins­tó a vi­si­tar el Pa­laz­zo di Bre­ra y la bi­blio­te­ca de Mi­lán, don­de po­dría es­tu­diar los di­bu­jos ori­gi­na­les de Leo­nar­do Da Vin­ci. El jo­ven de­ci­dió se­guir su con­se­jo y se de­jó cau­ti­var por nu­me­ro­sos ma­nua­les y tra­ta­dos me­die­va­les y re­na­cen­tis­tas de as­tro­lo­gía.

El he­cho de que an­ti­guas ci­vi­li­za­cio­nes co­mo la ba­bi­ló­ni­ca o la egip­cia, y otras pos­te­rio­res co­mo los mayas, ba­sa­ran gran par­te de su cosmogonía en la es­fe­ra ce­les­te y la ob­ser­va­ción del fir­ma­men­to, así co­mo mu­chas de sus su­pues­tas pro­fe­cías, ab­sor­bió po­de­ro­sa­men­te al ale­mán, que un día uti­li­za­ría la po­si­ción de esas mis­mas es­tre­llas pa­ra ade­lan­tar­se a los mo­vi­mien­tos de los alia­dos. A su re­gre­so a Mú­nich, se su­mer­gió tam­bién en los nu­me­ro­sos vo­lú­me­nes so­bre la ma­te­ria que en­con­tró en la bi­blio­te­ca más im­por­tan­te de la ciu­dad, in­tere­sán­do­se es­pe­cial­men­te por los ho­rós­co­pos –ver re­cua­dro–.

Su ju­ven­tud, pues, es­tu­vo mar­ca­da por sus es­tu­dios as­tro­ló­gi­cos en una so­cie­dad, la del Ham­bur­go de prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do, en la que pro­li­fe­ra­ban echa­do­res de car­tas, cla­ri­vi­den­tes y mé­diums. La in­ten­ción del pro­ge­ni­tor de Wulff, no obs­tan­te, era que és­te se con­vir­tie­ra en un hom­bre de ne­go­cios

y no en un “adi­vino de tres al cuar­to”. Sin em­bar­go, el jo­ven pron­to de­ci­dió aban­do­nar su pues­to de apren­diz co­mer­cial pa­ra via­jar has­ta un re­cón­di­to pue­blo con una co­lo­nia de pin­to­res.

Fue en 1913 cuan­do, tras mos­trar sus acua­re­las, es­cul­tu­ras y más­ca­ras al di­rec­tor de la Es­cue­la de Ar­te de Ham­bur­go, és­te le su­gi­rió asis­tir a una de las cé­le­bres cla­ses que allí se im­par­tían, en­tran­do des­pués a es­tu­diar a car­go del ar­tis­ta Johan­nes Bos­sard. Des­pués es­ta­lló la Gran Gue­rra. Gra­cias a las bue­nas re­la­cio­nes de Bos­sard, Wulff pu­do con­ti­nuar sus es­tu­dios sin en­ro­lar­se. Aún así, fue fi­nal­men­te re­clu­ta­do, pe­ro a co­mien­zos de 1917 con­tra­jo el ti­fus y lo li­cen­cia­ron, pa­san­do a tra­ba­jar en una fá­bri­ca de len­tes. Du­ran­te el tiem­po li­bre re­to­mó sus es­tu­dios de as­tro­lo­gía, aun­que no se­ría has­ta que co­no­ció a un tal Heinrich Franck –que po­seía una extensa bi­blio­te­ca de tex­tos mís­ti­cos–, que se su­mer­gió de lleno en el per­fec­cio­na­mien­to de es­ta dis­ci­pli­na. Apren­de­ría a cal­cu­lar efe­mé­ri­des y a rea­li­zar cua­dra­tu­ras de los mo­vi­mien­tos de los planetas.

CÍRCU­LOS VÖLKISCH

Du­ran­te un tiem­po, usó sus ha­bi­li­da­des ar­tís­ti­cas y as­tro­ló­gi­cas e in­clu­so hi­zo va­rias ve­ces de “de­tec­ti­ve psí­qui­co”, in­ten­tan­do en­con­trar a per­so­nas des­apa­re­ci­das tra­zan­do su car­ta as­tral o des­ci­fran­do la for­ma de su muer­te.

El pro­pio astrólogo afir­ma que un día, al co­mien­zo de la Re­pú­bli­ca de Wei­mar, se pre­sen­tó en su des­pa­cho un ve­te­rano de gue­rra que per­te­ne­cía a los Frei­korps –Cuer­pos de Vo­lun­ta­rios–, Her­bert Volck, quien le pi­dió que le le­ye­ra el fu­tu­ro. A tra­vés de és­te, Wulff en­tró en con­tac­to con los círcu­los völkisch que tan­to in­flui­rían en el idea­rio na­zi.

En 1923, Volck le lle­vó a su ami­go astrólogo las fe­chas de na­ci­mien­to de Hitler, Gö­ring y Röhm, y le pi­dió que tra­za­se sus ho­rós­co­pos. Al pa­re­cer, las con­jun­cio­nes pla­ne­ta­rias y sus múl­ti­ples in­ter­pre­ta­cio­nes le in­di­ca­ron al “vi­sio­na­rio” que se ha­lla­ba an­te ma­los pre­sa­gios, vis­lum­bran­do una con­jun­ción ma­lé­fi­ca de Sa­turno y Mar­te que in­di­ca­ba, siem­pre se­gún su in­ter­pre­ta­ción, que el as­cen­so al po­der de Hitler se veía com­pro­me­ti­do en oto­ño de ese año, al­go en lo que su­pues­ta­men­te “acer­ta­ría” con el fra­ca­so del Putsch de Mú­nich po­co des­pués.

Wulff no tar­da­ría en acer­car­se pe­li­gro­sa­men­te al círcu­lo na­zi, den­tro del que ha­bía no po­cos de­vo­tos de la as­tro­lo­gía co­mo el con­de Hell­dorf, Himmler o Ru­dolf Hess. Pre­ci­sa­men­te, el ex­tra­ño vue­lo que es­te úl­ti­mo rea­li­za­ría en 1941 a In­gla­te­rra im­pul­sa­ría la de­no­mi­na­da Ak­tion Hess, que im­pli­có la per­se­cu­ción sin cuar­tel de as­tró­lo­gos por to­da Ale­ma­nia.

Pe­ro vol­va­mos un po­co más atrás. En no­viem­bre de 1928, Volck re­gre­só al des­pa­cho del astrólogo acom­pa­ña­do de un for­ni­do gran­je­ro de nom­bre Claus Heim. Am­bos pre­ten­dían que les le­ye­ra el fu­tu­ro an­tes de ini­ciar una se­rie de aten­ta­dos en nom­bre de una or­ga­ni­za­ción ex­tre­ma que de­nun­cia­ba la su­bi­da de im­pues­tos. A pe­sar de las ad­ver­ten­cias del vi­den­te, el ra­di­cal ve­te­rano y su lu­gar­te­nien­te em­pren­die­ron una se­rie de ac­cio­nes vio­len­tas que lle­va­ron a su de­ten­ción y a las de otros te­rro­ris­tas, mo­men­to en que la pren­sa co­men­zó a cen­trar su aten­ción en las ac­ti­vi­da­des del astrólogo.

Volck y su com­pa­ñe­ro se­rían sen­ten­cia­dos a sie­te años de tra­ba­jos for­za­dos. Una dé­ca­da des­pués, tras la pur­ga de Röhm y otros di­ri­gen­tes de las SA, en 1934, pa­re­ce ser que el an­ti­guo Free­korp, que ya ha­bía sa­li­do de pri­sión, em­pe­zó a rea­li­zar mi­sio­nes se­cre­tas pa­ra las SS y la Ges­ta­po.

Mien­tras tan­to, la si­tua­ción eco­nó­mi­ca era ca­da vez más de­li­ca­da, y el ne­go­cio de im­por­ta­cio­nes y ex­por­ta­cio­nes de la fa­mi­lia Wulff se vio se­ria­men­te afec­ta­do; a ello se su­ma­ba el he­cho de que en Ber­lín es­ta­ba prohi­bi­do ejer­cer co­mo astrólogo pro­fe­sio­nal. Nues­tro pro­ta­go­nis­ta te­nía ca­da vez más pro­ble­mas pa­ra man­te­ner­se. Ade­más, Volck, im­bui­do de un na­cio­nal­so­cia­lis­mo fa­ná­ti­co, le es­pe­tó un buen día al astrólogo: “¡Aho­ra de­bes tra­ba­jar pa­ra no­so­tros!”. Aun­que Wil-

helm es­gri­mió una ne­ga­ti­va, las pa­la­bras del ve­te­rano eran una ame­na­za de­cla­ra­da: “Te­ne­mos nues­tros pro­pios mé­to­dos pa­ra ha­cer que las per­so­nas tra­ba­jen pa­ra no­so­tros”. Si Volck era un per­so­na­je pe­li­gro­so, su mu­jer, Ed­da, en pa­la­bras de Wulff, era una his­té­ri­ca ilu­mi­na­da que afir­ma­ba ser mé­dium y cla­ri­vi­den­te. De am­bi­ción ca­si pa­to­ló­gi­ca, ani­mó a su es­po­so en sus fa­ná­ti­cos pla­nes. Por aquel en­ton­ces es­ta­ba em­ba­ra­za­da, con­ven­ci­da de que da­ría a luz a “un ni­ño de as­cen­den­cia pu­ra y no­ble”.

A pe­sar de sus ame­na­zas, Wil­helm volvió a re­unir­se pa­ra ce­nar con Volck, en com­pa­ñía del Dr. Henry Go­berts, edi­tor. Aque­lla mis­ma no­che se oyó un fuer­te fre­na­zo en la calle. De un co­che des­cen­die­ron dos agen­tes de la Ges­ta­po, que te­nían or­den de de­te­ner al an­ti­guo te­rro­ris­ta. Tam­bién se lle­va­ron a su es­po­sa. Ade­más, Go­berts y Wulff fue­ron tras­la­da­dos has­ta las de­pen­den­cias de la Po­li­cía Se­cre­ta en la Prinz Al­brecht-Stras­se en Ber­lín, don­de hoy se le­van­ta la mues­tra “To­po­gra­fía del Te­rror” y, en­ce­rra­dos en ha­bi­ta­cio­nes se­pa­ra­das, Hey­drich, je­fe del SD, se en­car­gó de in­te­rro­gar al astrólogo.

Al pa­re­cer, to­do se de­bía a que ha­bía si­do des­cu­bier­to un com­plot. Co­mo no sa­bía na­da, Wulff fue li­be­ra­do, pe­ro peor suer­te co­rrió su an­ti­guo com­pa­ñe­ro, al que se re­la­cio­nó con un en­tra­ma­do de es­pías de Mos­cú.

Ya en una fe­cha tan tem­pra­na co­mo 1933, la Ges­ta­po ha­bía co­men­za­do a se­guir los pa­sos del astrólogo. En Ham­bur­go mu­chos clien­tes de­ja­ron de acu­dir a con­sul­tar sus na­ta­li­cios. Aque­llo re­du­jo su clien­te­la prác­ti­ca­men­te a con­sul­to­res ju­díos que pron­to se­rían tam­bién ob­je­to de una fe­roz per­se­cu­ción del go­bierno. Só­lo la con­sul­ta del prín­ci­pe Georg zu Sach­sen-Mei­nin­gen, que gra­cias a su re­la­ción con los na­zis te­nía ese pri­vi­le­gio, per­mi­tía a Wulff dis­po­ner de al­gu­nos in­gre­sos. Por aquel en­ton­ces, per­te­ne­cía al círcu­lo de co­la­bo­ra­do­res del doc­tor Hu­bert Korsch, uno de los más cé­le­bres as­tró­lo­gos ale­ma­nes, edi­tor de la cé­le­bre re­vis­ta as­tro­ló­gi­ca Ze­nit.

Pe­ro se­rá con el ci­ta­do vue­lo de Hess a Es­co­cia cuan­do, al igual que el res­to de eso­te­ris­tas, Wulff se en­fren­ta­ría ca­ra a ca­ra al pe­li­gro na­zi: en ju­nio, ape­nas un mes des­pués de la de­ten­ción del vi­ce­füh­rer, la Ges­ta­po lla­mó a su puer­ta a las tres de la ma­dru­ga­da. Cua­tro agen­tes lo abor­da­ron en su apar­ta­men­to, lo re­gis­tra­ron y sa­quea­ron to­do a su pa­so, rom­pien­do sus li­bros y con­fis­can­do sus ar­chi­vos.

Ac­to se­gui­do, le con­du­je­ron a Fuhls­büt­tel, a un cen­tro de de­ten­ción pre­ven­ti­va re­con­ver­ti­do en cam­po de con­cen­tra­ción. En su tes­ti­mo­nio, Wulff ale­ga que fue so­me­ti­do a nu­me­ro­sas se­sio­nes de in­te­rro­ga­to­rio: los agen­tes de la Ges­ta­po que­rían sa­ber si co­no­cía a cier­tos per­so­na­jes, si ha­bía re­gen­ta­do de­ter­mi­na­dos círcu­los y pa­ra quién ha­bía tra­za­do ho­rós­co­pos.

El astrólogo pa­sa­ría un ver­da­de­ro cal­va­rio, ya que no te­nía me­dio al­guno de sos­te­ner a su fa­mi­lia: su mu­jer, su hi­ja y el más jo­ven de sus hi­jos va­ro­nes ape­nas te­nían con qué man­te­ner­se, y su hi­jo ma­yor es­ta­ba sir­vien­do en el fren­te. Al me­nos eso es lo que Wulff pen­sa­ba, por­que lo cier­to es que su fa­mi­lia es­ta­ba re­ci­bien­do mis­te­rio­sas

A par­tir de que fue­ra de­cre­ta­da la Ak­tion Hess en 1941, nu­me­ro­sos as­tró­lo­gos, mé­diums y ocul­tis­tas fue­ron perseguidos por los na­zis

do­na­cio­nes. A al­guien le in­tere­sa­ba que el “ma­go” de las es­tre­llas y los su­yos es­tu­vie­ran pro­te­gi­dos.

Co­rrien­do me­jor suer­te que mu­chos de sus co­le­gas, fue li­be­ra­do ape­nas cua­tro me­ses des­pués de su de­ten­ción, eso sí, tras ase­gu­rar ba­jo ju­ra­men­to que no vol­ve­ría a ejer­cer co­mo astrólogo.

EN EL CO­RA­ZÓN DE LAS SS

Po­co tiem­po des­pués de ser li­be­ra­do, se pre­sen­tó en su des­pa­cho un an­ti­guo clien­te, un quí­mi­co y fa­bri­can­te de ape­lli­do Zim­mer­mann que es­ta­ba en­ton­ces ex­pe­ri­men­tan­do con lác­teos. Es­te mis­te­rio­so per­so­na­je le ofre­ció a Wulff la po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar con él por un sa­la­rio mo­des­to, aun­que al astrólogo le ex­tra­ñó ese in­te­rés te­nien­do en cuen­ta los cam­pos tan di­fe­ren­tes a los que se de­di­ca­ban. Pron­to des­cu­brió que Zim­mer­mann man­te­nía un es­tre­cho con­tac­to con las SS y te­nía una gran in­fluen­cia gra­cias a ello.

Ca­si con se­gu­ri­dad era la Ges­ta­po la que es­ta­ba de­trás de aque­lla pro­po­si­ción. En mar­zo de 1942, ape­nas seis me­ses des­pués de su li­be­ra­ción de Fuhls­büt­tel, Wulff fue con­tra­ta­do co­mo asis­ten­te de in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca en un ins­ti­tu­to de Ber­lín, re­co­men­da­do pa­ra el pues­to por su ami­go el Dr. Wil­helm Hart­mann, di­rec­tor del ob­ser­va­to­rio as­tro­nó­mi­co de Nú­rem­berg en 1929, sim­pa­ti­zan­te del ré­gi­men na­zi. Era el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción Na­val de la Marina.

El astrólogo fue lla­ma­do a la ofi­ci­na de Art­hur Ne­be, je­fe de la Kri­mi­nal­po­li­zei y asig­na­do a un de­par­ta­men­to ul­tra­se­cre­to, di­ri­gi­do por el ca­pi­tán Hans A. Roe­der, que in­cluía a mé­diums, es­pi­ri­tis­tas, sen­si­ti­vos y pro­fe­sio­na­les del pén­du­lo, al­gu­nos de ellos es­tu­dian­tes de Tatt­va –una teo­ría so­bre el uso del pén­du­lo pro­ce­den­te de la In­dia–, que tra­ba­ja­ban mano a mano con as­tró­no­mos, as­tró­lo­gos y ma­te­má­ti­cos o ex­per­tos en ba­lís­ti­ca.

Wulff re­cal­ca que el uso del pén­du­lo so­bre ma­pas, no obs­tan­te, no dio re­sul­ta­do fruc­tí­fe­ro al­guno. Ase­gu­ra que “era sim­ple­men­te ri­dícu­lo es­pe­rar que un mun­do des­co­no­ci­do se abrie­se an­te ellos co­mo una fuer­za que pu­die­ra ser ex­plo­ta­da con fi­nes mi­li­ta­res”.

Más tar­de, fue lla­ma­do pa­ra po­ner sus do­tes al ser­vi­cio del ope­ra­ti­vo en­car­ga­do de bus­car a Mus­so­li­ni, que ha­bía si­do en­car­ce­la­do por el Con­se­jo Fas­cis­ta el 25 de ju­lio de 1943, una bús­que­da –con el nom­bre en cla­ve de “Ope­ra­ción Ro­ble”– en la que es­ta­ría in­vo­lu­cra­do el ser­vi­cio de In­te­li­gen­cia de Hitler y en­tre otros agen­tes, Ot­to Skor­zeny y el es­pía del SD Wal­ter Sche­llen­berg, quien re­co­ge en sus me­mo­rias tam­bién di­cho epi­so­dio: “Himmler reunió a al­gu­nos de los prac­ti­can­tes de las ‘cien­cias ocul­tas’ arres­ta­dos des­pués del vue­lo de Hess a Gran Bre­ta­ña, y los en­ce­rró en una ca­sa de cam­po en Wann­see. A es­tos bru­jos se les die­ron ór­de­nes de en­con­trar el pa­ra­de­ro de Mus­so­li­ni”. Se­gún el hom­bre de con­fian­za de Himmler, los he­te­ro­do­xos mé­to­dos die­ron cier­to re­sul­ta­do. En sus me­mo­rias, ti­tu­la­das Al ser­vi­cio

de Hitler, es­cri­be: “Un maes­tro del ‘Pén­du­lo Si­de­ral’ tu­vo éxi­to fi­nal­men­te en lo­ca­li­zar a Mus­so­li­ni en una is­la al Oes­te de Ná­po­les. Pa­ra ser jus­tos con es­te vi­den­te, de­be re­cor­dar­se que en ese tiem­po Mus­so­li­ni no te­nía con­tac­to apa­ren­te con el ex­te­rior. Se en­con­tra­ba en la is­la de Pon­za, don­de ha­bía si­do tras­la­da­do des­de un prin­ci­pio”.

Wulff tam­bién apun­ta que él mis­mo di­se­ñó una car­ta as­tro­ló­gi­ca hin­dú y gra­cias a ella se­ña­ló la lo­ca­li­za­ción del Du­ce en la mis­ma is­la de Pon­za. No obs­tan­te, pa­re­ce más ló­gi­co pen­sar que fue­ron los ser­vi­cios de In­te­li­gen­cia quie­nes die­ron con él.

UNA GUE­RRA MÁ­GI­CA

Cuan­do ya la Ale­ma­nia na­zi se veía abo­ca­da al desas­tre, al­gu­nos de los que más fie­les se ha­bían mos­tra­do pa­ra con el Füh­rer des­de el prin­ci­pio, Himmler y Gö­ring, aca­ba­ron por trai­cio­nar a aquel que un día con­si­de­ra­ron un nuevo Me­sías. Y en aque­lla trai­ción tam­bién tu­vie­ron mu­cho que de­cir los ser­vi­cios de In­te­li­gen­cia, la Re­sis­ten­cia e in­clu­so los as­tró­lo­gos, que, co­mo Wulff, la vi­vie­ron de cer­ca.

El com­plot co­no­ci­do co­mo Ope­ra­ción Val­ki­ria del 20 de ju­lio de 1944, a pe­sar de fra­ca­sar, cons­ti­tu­yó un pun­to de in­fle­xión en los acon­te­ci­mien­tos: im­pli­có el prin­ci­pio del fin del Ter­cer Reich. Des­de en­ton­ces, co­rrió el ru­mor de que la Ges­ta­po y la RSHA no ha­bían he­cho bien su tra­ba­jo pa­ra de­te­ner a los con­ju­ra­dos e in­clu­so si­gue pla­nean­do la du­da de si el pro­pio Reichs­füh­rer te­nía pleno co­no­ci­mien­to de la con­ju­ra.

Wulff se­ña­la que tan­to Himmler co­mo Wal­ter Sche­llen­berg, nuevo je­fe del SD a la muer­te de Hey­drich, ha­bían si­do in­for­ma­dos por agen­tes de In­te­li­gen­cia acer­ca del aten­ta­do que se es­ta­ba pre­pa­ran­do, una conspiración que lle­ga­ba en un mo­men­to en el que el lí­der de la Or­den Ne­gra y su se­gun­do es­ta­ban pre­pa­ran­do un gol­pe de Es­ta­do pa­ra des­ban­car a Hitler del po­der.

Cues­ta creer que Himmler es­tu­vie­ra or­ques­tan­do un com­plot con­tra aquél que es­pe­ra­ba un día fue­ra en­te­rra­do con gran­des ho­no­res en su mís­ti­co cas­ti­llo de We­wels­burg, pe­ro lo cier­to es que dis­tin­tos mo­vi­mien­tos rea­li­za­dos por és­te en los úl­ti­mos años de la gue­rra re­fuer­zan tal su­po­si­ción, co­mo las ne­go­cia­cio­nes con miem­bros de la Cruz Ro­ja –con el con­de sue­co Fol­ke Ber­na­dot­te co­mo in­ter­me­dia­rio– a es­pal­das del Füh­rer.

Des­de el aten­ta­do en la Gua­ri­da del Lobo, Himmler se hi­zo ca­da vez más im­po­pu­lar en­tre los na­zis, mo­men­to en el que Mar­tin Bor­mann, se­cre­ta­rio per­so­nal del Füh­rer, se con­vir­tió en una ame­na­za pa­ra él. Tan­to, que el pro­pio “ma­go ne­gro” ha­bía pe­di­do a Wulff que tra­za­ra el horóscopo del ro­lli­zo na­zi pa­ra co­no­cer, a tra­vés de las es­tre­llas, si és­te su­po­nía una ame­na­za real pa­ra su in­te­gri­dad fí­si­ca.

Su de­li­ca­da po­si­ción le con­du­jo a re­for­zar una idea que lle­va­ba tiem­po ba­ra­jan­do: arres­tar a la ca­ma­ri­lla más cer­ca­na al lí­der su­pre­mo y ne­go­ciar un ar­mis­ti­cio con los alia­dos ¡a es­pal­das de su je­fe! Su “fiel Heinrich”, co­mo lo lla­ma­ba Hitler, era un trai­dor.

Wulff in­ci­de en que 1944 ha­bía si­do pa­ra él un año an­gus­tio­so, pues­to que mu­chos de sus ami­gos y co­le­gas de pro­fe­sión ha­bían muer­to, al­gu­nos a ma­nos de los na­zis en los cam­pos de con­cen­tra­ción y otros en el fren­te; ade­más, se veía obli­ga­do a se­guir las exi­gen­cias de Himmler, qui­zá el hom­bre más pe­li­gro­so de su tiem­po.

A pe­sar de los re­ce­los que ha­bía des­per­ta­do en­tre los al­tos man­dos y en­tre los mi­li­ta­res pro­fe­sio­na­les, pa­ra sor­pre­sa de mu­chos, Hitler nom­bra­ba en mar­zo de 1945 al Reichs­füh­rer je­fe de los Ejér­ci­tos del Vís­tu­la pa­ra con­te­ner el avan­ce so­vié­ti­co, mien­tras se ha­cía car­go, tam­bién, de la car­te­ra de In­te­rior. Pron­to, sin em­bar­go, se hi­zo evi­den­te que el lí­der de la Or­den Ne­gra, que ha­bía si­do un há­bil ad­mi­nis­tra­dor del com­ple­jo apa­ra­to bu­ro­crá­ti­co del ré­gi­men, te­nía es­ca­sí­si­mo va­lor mi­li­tar, co­me­tien­do erro­res fa­ta­les, sien­do re­le­va­do de su pues­to a ins­tan­cias de Heinz Gu­de­rian.

Com­ple­ta­men­te des­tro­za­do y que­jum­bro­so en su re­si­den­cia pri­va­da de Hohenlyn­chen, Himmler hi­zo lla­mar a su la­do a Fe­lix Kers­ten, su ma­sa­jis­ta y con­fi­den­te, que es­ta­ba ne­go­cian­do en Es­to­col­mo la li­be­ra­ción de nu­me­ro­sos ju­díos y tam­bién con­sul­ta­ba al pa­re­cer asi­dua­men­te a Wulff pa­ra que le ase­so­ra­ra en sus pla­nes de­ses­pe­ra­dos.

En los úl­ti­mos me­ses del con­flic­to, fue obli­ga­do a tras­la­dar un im­por­tan­te nú­me­ro de sus ins­tru­men­tos y li­bros a lo que la Ges­ta­po de­ci­dió lla­mar sus “cuar­te­les tem­po­ra­les” en Har­tz­wal­de, la re­si­den­cia ru­ral de Kers­ten. Sus efe­mé­ri­des, ta­blas y me­di­cio­nes astrales fue­ron al­ma­ce­na­das en una ha­bi­ta­ción va­cía de la mu­jer del ma­sa­jis­ta.

En aquel des­pa­cho, Wil­helm dis­po­nía de una cen­tra­li­ta te­le­fó­ni­ca con lí­nea di­rec­ta al pro­pio Himmler y

a otros im­por­tan­tes de­par­ta­men­tos. Si­guien­do el tes­ti­mo­nio del úl­ti­mo astrólogo del Reich, Himmler era pun­tual­men­te in­for­ma­do por el equi­po “ocul­tis­ta” que ha­bía re­clu­ta­do, así co­mo por la in­men­sa red de es­pías que con­tro­la­ba al fren­te de la Ges­ta­po y el SD. Wulff ase­gu­ra que en los ex­pe­ri­men­tos as­tro­ló­gi­cos que lle­vó a ca­bo pa­ra el je­fe de las SS lo que más le preo­cu­pa­ba a és­te eran cues­tio­nes co­mo “¿Cuán­to tiem­po vi­vi­ría el Füh­rer?” y “¿có­mo iba a mo­rir?”. Pa­re­cía ca­da vez más evi­den­te que su am­bi­ción era sus­ti­tuir­le.

Por su par­te, Gö­ring no tar­da­ría mu­cho tiem­po en rea­li­zar sus pro­pios mo­vi­mien­tos es­tra­té­gi­cos pa­ra ha­cer­se con el po­der. Por otro la­do, las ideas ex­tra­va­gan­tes de Himmler y su mar­ca­da per­so­na­li­dad ocul­tis­ta se hi­cie­ron mu­cho más fuer­tes en los mo­men­tos fi­na­les; sus ex­cen­tri­ci­da­des no te­nían lí­mi­te y, aco­rra­la­do, pa­re­cía no sa­ber di­fe­ren­ciar en­tre la cor­du­ra y la lo­cu­ra, en­tre la reali­dad y la fic­ción. Sus con­sul­tas a Wulff se hi­cie­ron ca­da vez más cons­tan­tes, se­gún el astrólogo, has­ta un pun­to ra­yano en lo de­li­ran­te: que­ría sa­ber qué le de­pa­ra­ban las es­tre­llas a Hitler, a los lí­de­res alia­dos y, por su­pues­to, a él mis­mo. El astrólogo apun­ta tam­bién que es­ta­ba ca­da vez más ob­se­sio­na­do con las Wun­der­waf­fe o “ar­mas mi­la­gro­sas” –ver ENIGMAS nº 259–, pe­ro ni és­tas ni el po­der de los as­tros po­dían sal­var­le ya de su de­rro­ta.

EL ÚL­TI­MO ALIEN­TO

Hitler ha­bía or­de­na­do a Bor­mann que to­dos los pri­sio­ne­ros fue­ran eje­cu­ta­dos y los cam­pos de con­cen­tra­ción di­na­mi­ta­dos. Mien­tras, Kers­ten y la Cruz Ro­ja sue­ca in­ten­ta­ban con­ven­cer a Himmler de que sol­ta­se a los pri­sio­ne­ros. Con gran­des pro­ble­mas de con­cien­cia y du­das en des­obe­de­cer al Füh­rer, fi­nal­men­te acep­tó la pro­pues­ta de li­be­rar a 1.800. El ejér­ci­to ale­mán su­fría de­rro­ta tras de­rro­ta. Uno

de aque­llos días fi­na­les, Sche­llen­berg y Himmler pi­die­ron re­unir­se con Wulff pa­ra que les pu­sie­se al co­rrien­te so­bre los ho­rós­co­pos de Chur­chill, Ei­sen­ho­wer y Mont­go­mery, que, se­gún sus con­fe­sio­nes, él ya ha­bía tra­za­do y con los que am­bos pre­ten­dían rea­li­zar ne­go­cios a es­pal­das del Füh­rer. Des­pués, el doc­tor Ru­dolf Brandt –uno de los más des­pia­da­dos “mé­di­cos de la muer­te” de las SS– le en­tre­gó al “ma­go” una lis­ta de per­so­na­jes de im­por­tan­cia en el or­be na­cio­nal­so­cia­lis­ta que po­drían ser re­co­men­da­dos pa­ra for­mar un nuevo go­bierno y por ello ha­cer som­bra a Himmler y su Or­den Ne­gra.

La lis­ta, don­de tam­bién fi­gu­ra­ban la fe­cha y ho­ra del na­ci­mien­to, ne­ce­sa­rios pa­ra tra­zar la car­ta as­tral, in­cluía en pri­mer lu­gar a Mar­tin Bor­mann, y el res­to eran Al­bert Speer, el Reichs­mi­nis­ter Dr. Art­hur Seyss-In­quart, el Reichs­mi­nis­ter con­de Sch­wein von Kro­sigk y el Ge­ne­ral­feld­mars­chall Fer­di­nand Schör­ner. Himmler in­sis­tía mu­cho en sa­ber cuán­do era más pro­ba­ble que Hitler mu­rie­ra, y si po­día su­ce­der­le pa­ra fir­mar un ar­mis­ti­cio.

Fue difícil pa­ra Wulff tra­ba­jar con tan­ta pre­sión, po­cos me­dios y lla­ma­das cons­tan­tes del al­to man­do. En­ton­ces co­no­ció los pla­nes de Himmler y otros lí­de­res SS de lle­var la lu­cha has­ta el fi­nal, en el mar­co de una ope­ra­ción se­cre­ta que tam­po­co fruc­ti­fi­ca­ría.

La úni­ca op­ción era la ne­go­cia­ción, aun­que los gran­des man­da­ta­rios alia­dos co­mo Chur­chill o Ei­sen­ho­wer se ne­ga­ran ta­jan­te­men­te a ella. Nor­bert Ma­sur fue au­to­ri­za­do pa­ra tra­tar con Himmler si­guien­do las di­rec­tri­ces del Con­gre­so Mun­dial Ju­dío. Ca­da vez más ner­vio­so, sa­be­dor de su fa­tal des­tino, in­cre­men­ta­ba las con­sul­tas a Wulff y se­guía guián­do­se por sus va­ti­ci­nios.

Aun­que pa­rez­ca in­creí­ble, en la fa­se fi­nal de la gue­rra a Himmler se le ocu­rrió unir­se a los ejér­ci­tos del ge­ne­ral Schör­ner, que aca­ba­ba de lle­gar a Che­cos­lo­va­quia des­de el Es­te; le pre­gun­tó a Wulff so­bre di­cha em­pre­sa, re­cu­rrien­do una vez más a sus cálcu­los as­tro­ló­gi­cos, cálcu­los que no le ani­ma­ron a lle­var­la a ca­bo. Aque­lla fue la úl­ti­ma con­ver­sa­ción que man­tu­vie­ron aque­llos dos hom­bres tan di­fe­ren­tes que las cir­cuns­tan­cias ex­tre­mas ha­bían uni­do. Gra­cias a sus ser­vi­cios, Wil­helm Wulff se ga­nó su li­ber­tad y fue con­du­ci­do ha­cia un de­sola­do Ham­bur­go.

Hitler, ca­da vez más en­fer­mo y de­li­ran­te en el bún­ker de Ber­lín, ape­nas tres días des­pués de la ne­ga­ti­va de los alia­dos, se sui­ci­da­ba jun­to a Eva Braun tras ha­ber de­cla­ra­do una or­den de cap­tu­ra con­tra Goe­ring y Himmler. Los ner­vios de Himmler se ha­bían vuel­to in­con­tro­la­bles y no le que­dó más op­ción que una hui­da dra­má­ti­ca con al­gu­nos de sus hom­bres. To­dos adop­ta­ron una fal­sa iden­ti­dad pe­ro la arries­ga­da em­pre­sa aca­ba­ría con el lí­der SS de­te­ni­do por fuer­zas alia­das, que lo con­fi­na­ron en Lü­ne­burg, don­de se sui­ci­dó con una pas­ti­lla de cia­nu­ro.

Por su par­te, a Wulff aún le es­pe­ra­ban bas­tan­tes años de vi­da. Co­mo co­lo­fón a sus me­mo­rias, es­cri­bió: “La lu­cha en­tre la Es­vás­ti­ca y el Zo­día­co ha­bía de­ci­di­do: el na­cio­nal­so­cia­lis­mo fue aplas­ta­do y des­apa­re­ció de la es­ce­na. La as­tro­lo­gía en Ale­ma­nia, co­mo en dé­ca­das atrás, per­ma­ne­cía”. > El li­bro del au­tor de es­te re­por­ta­je Los Ma­gos de la Gue­rra. Ocul­tis­mo y es­pio­na­je en el Ter­cer Reich, edi­ta­do por Li­bros Cú­pu­la en 2014.

El pa­tio del Pa­la­cio de Bre­ra, en Mi­lán. Du­ran­te su es­tan­cia en aquel lu­gar, Wil­helm Wulff de­ci­dió de­di­car­se al es­tu­dio de la as­tro­lo­gía y otras cien­cias her­mé­ti­cas.

Al­brecht von Wa­llens­tein, re­le­van­te mi­li­tar de la Gue­rra de los Trein­ta Años. Johan­nes Ke­pler tra­zó su horóscopo en dos oca­sio­nes, en 1608 y en 1625, y sus su­pues­tos “acier­tos” lla­ma­ron la aten­ción de Wulff.

Arri­ba, a la iz­quier­da, va­rios ca­mi­sas par­das –SA– des­fi­lan­do en 1929 du­ran­te la con­me­mo­ra­ción de la muer­te de Horst Wes­sel. Al la­do, el astrólogo Wil­helm Wulff en una de las po­cas fo­to­gra­fías que se con­ser­van de él. A la de­re­cha, Heinrich Himmler jun­to a Fe­lix Kers­ten, su ma­sa­jis­ta y con­fi­den­te.

De­ba­jo, a la iz­quier­da, Heinrich Himmler, el “ma­go ne­gro” del Ter­cer Reich. Al la­do, Benito Mus­so­li­ni y Ot­to Skor­zeny tras la li­be­ra­ción del dic­ta­dor ita­liano del Gran Sas­so en 1943. De­ba­jo, el se­cre­ta­rio del Füh­rer Mar­tin Bor­mann.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.