EL PO­DER DEL PÉN­DU­LO

Enigmas - - SOMBRAS -

La in­ten­ción de aquel de­par­ta­men­to se­cre­to era uti­li­zar el su­pues­to “po­der” del pén­du­lo pa­ra lo­ca­li­zar ob­je­ti­vos enemi­gos en el océano, pa­ra que des­pués los sub­ma­ri­nos ale­ma­nes se ase­gu­ra­sen de des­truir­los. Siem­pre se­gún Wil­helm Wulff, día tras día los ex­per­tos en la téc­ni­ca del pén­du­lo tra­ba­ja­ban en cu­cli­llas con sus ar­ti­lu­gios si­tua­dos so­bre car­tas náu­ti­cas. No era la pri­me­ra vez que la Marina ale­ma­na usa­ba el pén­du­lo pa­ra lo­ca­li­zar ob­je­ti­vos enemi­gos. Tu­vo la ex­tra­va­gan­te idea de ha­cer uso de psí­qui­cos que uti­li­za­ban tan cu­rio­so ar­ti­lu­gio des­pués de una ex­pe­rien­cia sa­tis­fac­to­ria con un ar­qui­tec­to de edad avan­za­da lla­ma­do Lud­wig Stra­niak, quien vi­vía en Salz­bur­go y era ade­más de un ex­per­to cons­truc­tor, un gran co­no­ce­dor del ocul­tis­mo

que ha­bía es­cri­to, que se sepa, al me­nos un tra­ba­jo so­bre lo su­pra­na­tu­ral ti­tu­la­do La Oc­ta­va Fuer­za de la Na­tu­ra­le­za, y quien afir­ma­ba ser ca­paz de lo­ca­li­zar cual­quier co­sa me­dian­te un pén­du­lo, in­clu­so un bu­que en un ma­pa, si se le mos­tra­ba una fo­to­gra­fía del mis­mo. La Marina pa­re­ce que pu­so a su dis­po­si­ción la fo­to­gra­fía de dos bu­ques que eran el or­gu­llo de la na­ción: el Bis­marck y el Prinz Eu­gen, y pa­re­ce que lo­gró su ob­je­ti­vo. Sin em­bar­go, Stra­niak le­van­tó re­ce­los –so­bre él pla­nea­ba la sos­pe­cha de una po­si­ble co­la­bo­ra­ción con el es­pio­na­je enemi­go– y fue so­me­ti­do a to­do ti­po de prue­bas pa­ra de­mos­trar su ha­bi­li­dad o “don”. Las pri­me­ras pa­re­ce que las su­peró con éxi­to, pe­ro con­for­me au­men­ta­ron la pre­sión so­bre su per­so­na co­men­zó a fa­llar es­tre­pi­to­sa­men­te y en­fer­mó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.