SE­CUES­TRAR AL REY

En 1816 el Bor­bón Fer­nan­do VII es­tu­vo a pun­to de ser víc­ti­ma de un se­cues­tro per­pe­tra­do por un gru­po con víncu­los en la ma­so­ne­ría.

Enigmas - - FLASHAZOS - TEXTO Ós­car He­rra­dón

Se­ría ba­jo el man­da­to de Fer­nan­do VII, el Deseado que se con­ver­ti­ría en Fe­lón y uno de los per­so­na­jes más odia­dos de la his­to­rio­gra­fía pa­tria, cuan­do tu­vo lu­gar un in­ten­to de re­gi­ci­dio que es­tu­vo muy cer­ca de aca­bar con el mis­mo mo­nar­ca al que sus se­gui­do­res ab­so­lu­tis­tas cla­ma­ban en 1814 al gri­to de “¡Vi­van las ca­de­nas!”.

Ape­nas dos años des­pués de su vuel­ta del des­tie­rro, en 1816, fue des­cu­bier­ta una con­ju­ra que pre­ten­día aca­bar con la vi­da del rey y que fue co­no­ci­da co­mo “la Conspiración del Trián­gu­lo”, pues al pa­re­cer ha­bía si­do or­ques­ta­da por una so­cie­dad se­cre­ta de ins­pi­ra­ción ma­só­ni­ca que, pa­ra evi­tar que fue­ran des­cu­bier­tos to­dos los im­pli­ca­dos en ca­so de de­la­ción, or­ga­ni­zó una red en for­ma pre­ci­sa­men­te de trián­gu­lo, de tal ma­ne­ra que ca­da ini­cia­do só­lo co­no­cía a otros dos cons­pi­ra­do­res y no al res­to. No hay que ol­vi­dar que Fer­nan­do, co­mo buen ab­so­lu­tis­ta, odia­ba a los masones que en aque­llos tiem­pos eran más afi­nes a los li­be­ra­les, y los per­si­guió con sa­ña.

EN LA CLANDESTINIDAD

La ope­ra­ción en­cu­bier­ta fue di­ri­gi­da por Vi­cen­te Ra­món Ri­chart quien, tras ha­ber lu­cha­do con­tra los ejér­ci­tos de Na­po­león rea­li­zan­do la­bo­res de es­pio­na­je –al­go que le se­ría de gran ayu­da en su nue­va ta­rea co­mo cons­pi­ra­dor–, se ha­lla­ba en­fer­mo e im­po­si­bi­li­ta­do pa­ra ejer­cer su tra­ba­jo co­mo abo­ga­do y ga­nar­se la vi­da.

A pe­sar de ha­ber so­li­ci­ta­do la ayu­da de la ad­mi­nis­tra­ción, el mis­mo mo­nar­ca al que de­fen­dió mi­ra­ba pa­ra otro si­tio y Ri­chart se eri­gió en la voz

de los des­fa­vo­re­ci­dos. Pro­fun­da­men­te re­sen­ti­do y com­pro­me­ti­do con las cau­sas li­be­ra­les, se con­vir­tió en el ca­be­ci­lla de una conspiración que de­bió de im­pli­car a bas­tan­tes per­so­nas, en­tre ellas al­tos car­gos, aun­que pa­re­ce que no se des­cu­brió a to­dos los que par­ti­ci­pa­ron.

Pre­ten­dían na­da me­nos que se­cues­trar al rey y obli­gar­le a ju­rar la Cons­ti­tu­ción de 1812. Pa­ra lo­grar bur­lar la es­tre­cha vi­gi­lan­cia del mo­nar­ca, te­nían que abor­dar­le en un lu­gar apar­ta­do y dis­cre­to y el em­pla­za­mien­to ele­gi­do fue el “ca­mino real” de Ara­gón, que se pro­lon­ga­ba más allá de la Puer­ta de Al­ca­lá, un lu­gar que so­lía fre­cuen­tar el so­be­rano, has­ta don­de via­ja­ba en ca­rro­za pa­ra des­pués ca­mi­nar un po­co y mi­ti­gar sus do­lo­res de go­ta, la en­fer­me­dad re­gia es­pa­ño­la por an­to­no­ma­sia.

Ri­chart se pu­so en con­tac­to con el bar­be­ro Bal­ta­sar Gu­tié­rrez, que re­si­día en la cén­tri­ca calle Le­ga­ni­tos, cé­le­bre por sus pro­cla­mas con­tra la po­lí­ti­ca re­gia. És­te se­ría el en­car­ga­do de con­se­guir­le al ca­be­ci­lla dos sol­da­dos ca­pa­ces de lle­var a ca­bo el se­cues­tro. Los ele­gi­dos fue­ron dos ca­bos de gra­na­de­ros: Fran­cis­co Ley­va y Vic­to­riano Illán. De­bían acer­car­se al rey en el lu­gar previsto fin­gien­do que iban a ren­dir­le preite­sía y, ac­to se­gui­do, obli­gar­le a su­bir a su ca­rrua­je, mien­tras otros con­ju­ra­dos im­pe­dían que la guar­dia fue­ra a so­co­rrer­le.

Las ins­truc­cio­nes de Ri­chart eran cla­ras: si opo­nía re­sis­ten­cia, de­bían ma­tar­le. Aque­lla or­den fue de­ma­sia­do le­jos y los ca­bos de­ci­die­ron de­nun­ciar el com­plot a sus su­pe­rio­res. Ellos mis­mos fue­ron a de­te­ner al ca­be­ci­lla.

Aun­que la tor­tu­ra ha­bía si­do prohi­bi­da, Fer­nan­do VII fir­mó una au­to­ri­za­ción es­pe­cial y el reo fue so­me­ti­do a tor­men­to du­ran­te cua­ren­ta ho­ras pa­ra que con­fe­sa­ra quié­nes eran sus cóm­pli­ces. Sa­lie­ron a la pa­les­tra nom­bres co­mo el del te­nien­te ge­ne­ral Juan D’Ono­jú –de­cla­ra­do ma­són–, el ma­ris­cal de cam­po Ma­riano Re­no­va­les, el abo­ga­do Ra­món Ca­la­tra­va y el fun­cio­na­rio de Ha­cien­da Juan An­to­nio Yan­dio­la, que tam­bién fue so­me­ti­do a un du­ro in­te­rro­ga­to­rio an­tes de ser pues­to en li­ber­tad y des­te­rra­do. Los nom­bres de los su­pues­tos cóm­pli­ces –que de­ja­ron so­lo a Ri­chart, to­man­do el ca­mino del exi­lio– da­ban una idea de la mag­ni­tud de la conspiración.

Peor suer­te co­rrie­ron el bar­be­ro y el ideó­lo­go. Am­bos se­rían ahor­ca­dos. Ri­chart fue eje­cu­ta­do en la ma­dri­le­ña Pla­za de la Ce­ba­da el 6 de ma­yo de 1816. Ac­to se­gui­do, fue de­ca­pi­ta­do y su ca­be­za in­tro­du­ci­da en una jau­la y lle­va­da al “ca­mino real” pa­ra es­car­nio pú­bli­co. Con el rey no se ju­ga­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.