CONSPIRACIÓN

Men­ti­ras y me­dias ver­da­des que In­ter­net nos cuen­ta CUEN­TAN QUE OBA­MA VIA­JÓ A MAR­TE, O QUE DO­NALD TRUMP MU­RIÓ EN LOS AÑOS 80. ASÍ, QUIEN OCU­PA AHO­RA EL DES­PA­CHO OVAL SE­RÍA UN IMPOSTOR, UN DO­BLE. ÉS­TAS SON SÓ­LO AL­GU­NAS DE LAS TEORÍAS DE LA CONSPIRACIÓN MÁS

Enigmas - - EL TÚNEL - TEXTO Ós­car He­rra­dón

Ha­blar de teorías de la conspiración es asun­to atrac­ti­vo pe­ro es­pi­no­so, y des­de que el uni­ver­so ci­ber­né­ti­co y las RRSS se han con­ver­ti­do en ca­si un se­gun­do ho­gar pa­ra una in­men­sa ma­yo­ría de ciu­da­da­nos, lo que uno pue­de en­con­trar por la Red en unos ca­sos pue­de ge­ne­rar con­fu­sión, en otros sem­brar la du­da –de eso se tra­ta­ría al fin y al ca­bo–, y en oca­sio­nes, in­clu­so, ser tan irri­so­rio que cues­ta ima­gi­nar que al­guien crea se­me­jan­tes pan­to­mi­mas. Pues bien: no só­lo se creen, sino que se con­vier­ten en ver­dad in­có­mo­da –a ve­ces in­mu­ta­ble– y son le­gión sus adep­tos.

El cons­pi­ra­cio­nis­mo es al­go su­ge­ren­te per se –la con­di­ción hu­ma­na, su­pon­go–, y no ne­ce­si­ta uno ser un ilu­mi­na­do con ma­nía per­se­cu­to­ria pa­ra creer que no to­do es co­mo nos lo cuen­tan ni se ajus­ta a lo que lee­mos en los me­dios. Es más, mu­chas de las hi­pó­te­sis que un día la gran ma­yo­ría cre­yó que per­te­ne­cían a es­ta ca­te­go­ría, la de la his­to­ria al­ter­na­ti­va –o en­ga­ño­sa–, aca­ba­ron por de­mos­trar­se muy reales –ver Au­top­sia de los He­chos–. Pe­ro ti­ran­do del re­fra­ne­ro, no es oro to­do lo que re­lu­ce, y de ahí a creer que los rep­ti­lia­nos do­mi­nan ba­jo una apa­rien­cia hu­ma­na –al es­ti­lo de los te­le­vi­si­vos la­gar­tos de V–, o que Do­nald Trump es un do­ble y que el ver­da­de­ro mu­rió en los años 80, va un abis­mo. Ru­mo­res en es­te sen­ti­do hay tan­tos que da­ría pa­ra un par de vo­lú­me­nes de ex­ten­sión si­mi­lar al dic­cio­na­rio de la RAE, pe­ro en las pró­xi­mas lí­neas nos centraremos en al­gu­nas de las que go­zan de ma­yor po­pu­la­ri­dad en el caó­ti­co mun­do de la in­for­ma­ción elec­tró­ni­ca.

Los pre­si­den­tes de los Es­ta­dos Uni­dos han da­do mu­cho que ha­blar, y se ha di­cho de ellos de to­do, o ca­si. Ahí es­tá la siem­pre re­cu­rren­te muer­te de los her­ma­nos Ken­nedy fi­gu­ran­do co­mo los te­mas es­tre­llas del mun­do cons­pi­ra­ti­vo, o el ma­ni­do Wa­ter­ga­te de Ni­xon, pe­ro en una lí­nea mu­cho me­nos se­ria, más de fa­ke, le­yen­da ur­ba­na o sim­ple co­ti­lleo ci­ber­né­ti­co, otros de los in­qui­li­nos de la Ca­sa Blanca tam­bién han si­do pro­ta­go­nis­tas, aun­que en un con­tex­to mu­cho más ri­dícu­lo.

Una de las teorías de la conspiración más ab­sur­das que cir­cu­lan por ahí es que el an­te­rior pre­si­den­te USA, Ba­rack Oba­ma, ¡ha­bría es­ta­do en Mar­te! Al me­nos eso es lo que de­cla­ra­ron ha­ce unos años los in­ge­nie­ros y es­cri­to­res An­drew D. Ba­sia­go y Wi­lliam B. Si­llings –és­te úl­ti­mo se de­cla­ra ade­más cro­no­nau­ta–, que ase­gu­ra­ron que en 1980 for­ma­ron par­te de un pro­yec­to ul­tra­se­cre­to de la NA­SA pa­ra en­viar a diez jó­ve­nes al pla­ne­ta ro­jo. Y uno de los im­pli­ca­dos era un jo­ven Oba­ma, que aca­ba­ría por ser el pri­mer afro­ame­ri­cano en ocu­par la pre­si­den­cia del país. Se­gún di­cha teo­ría des­ter­ni­llan­te, en­tre

1981 y 1983 los ele­gi­dos ha­brían si­do na­da me­nos que te­le­trans­por­ta­dos a Mar­te a tra­vés de una “sa­la de sal­to” que es­ta­ba ubi­ca­da, no sa­be­mos muy bien por qué, en un edi­fi­cio si­to en el nú­me­ro 999 del Se­pul­ve­da Bou­le­vard en Los Án­ge­les. La fi­na­li­dad era, al pa­re­cer, cons­truir una in­fra­es­truc­tu­ra mi­ne­ra, al­go que coin­ci­de con otras teorías cons­pi­ra­ti­vas de que el pla­ne­ta ro­jo es­tá sien­do ha­bi­li­ta­do co­mo sus­ti­tu­to de la Tie­rra, que no tar­da­rá en co­lap­sar, y a don­de só­lo irán los ele­gi­dos –ima­gi­na­mos que hom­bres po­de­ro­sos y mi­llo­na­rios–. Ba­sia­go y Si­llings no se que­da­ron ahí y, ni cor­tos ni pe­re­zo­sos, ase­gu­ra­ron que has­ta 2012 ha­bían si­do en­via­dos unos 87.000 jó­ve­nes al lu­gar, aun­que de ellos tan só­lo ha­brían vi­vi­do 7.000.

NUEVO OR­DEN MUN­DIAL

Si ha­bla­mos de teorías de la conspiración ci­ber­né­ti­cas, los rep­ti­lia­nos y los Illu­mi­na­ti se lle­van la pal­ma. Lle­van­do mu­cho más le­jos las in­ten­cio­nes que ha­bría te­ni­do en un prin­ci­pio la so­cie­dad crea­da por Adam Weis­haupt en 1776, los que han to­ma­do su tes­ti­go a día de hoy do­mi­na­rían el mun­do. Y pre­ci­sa­men­te for­ma­rían par­te de es­te se­lec­to gru­po de miem­bros de un Nuevo Or­den Mun­dial al­gu­nas ce­le­bri­ties con gran po­der me­diá­ti­co, en­tre ellas, va­rias es­tre­llas del pop, co­mo Ma­don­na y Lady Ga­ga –quien lo ha­bría con­fe­sa­do en un ví­deo evi­den­te­men­te ma­ni­pu­la­do–, que man­tie­nen a la ju­ven­tud ba­jo con­trol a tra­vés de men­sa­jes su­bli­mi­na­les ocul­tos en sus him­nos mu­si­ca­les.

No se­ría la úni­ca “conspiración” del pop y del rock pa­ra cons­tre­ñir a los jó­ve­nes. Ya lo di­jo en los años 60 el

re­ve­ren­do es­ta­dou­ni­den­se un tan­to reac­cio­na­rio Da­vid Nie­bel: “El­vis Pres­ley es par­te de un com­plot pa­ra con­ver­tir a los jó­ve­nes en en­fer­mos men­ta­les”; aun­que más bien era el sta­tus quo el que te­mía los gri­tos de li­ber­tad que pro­mul­ga­ban aque­llas ban­das mu­si­ca­les.

Lo del Rey del Rock es pa­ra echar­le de co­mer apar­te; y es que to­da­vía son le­gión los que afir­man ha­ber­lo vis­to, vi­vi­to y co­lean­do, en va­rios rin­co­nes del mun­do. Tam­bién han vis­to con “vi­da” a Kurt Co­bain, a Jim Mo­rri­son, o al pro­pio Mi­chael Jack­son; va­mos, a cual­quie­ra que al­gu­na vez fue­ra una ins­pi­ra­ción pa­ra mul­ti­tu­des.

Otro de los que se lle­va la pal­ma en es­te sen­ti­do es Bin La­den, el hom­bre más pe­li­gro­so del mun­do du­ran­te al me­nos una dé­ca­da. Ase­gu­ran, tam­bién, que si­gue vi­vo, ru­mor al que no ha ayu­da­do el he­cho de que Oba­ma de­ci­die­se no mos­trar las fo­tos de su ca­dá­ver –su­pues­ta­men­te aba­ti­do en la ciu­dad pa­kis­ta­ní de Ab­bot­ta­bad por un co­man­do de las fuer­zas es­pe­cia­les– o la ase­ve­ra­ción de que su cuer­po fue arro­ja­do al mar si­guien­do, al pa­re­cer, una tra­di­ción is­lá­mi­ca. Los cons­pi­ra­cio­nis­tas más mo­de­ra­dos creen que el Go­bierno USA lo man­ten­dría ocul­to en un lu­gar se­gu­ro –co­mo si for­ma­ra par­te del Pro­gra­ma de Pro­tec­ción de

Tes­ti­gos–, a cam­bio de que no re­ve­le a la opi­nión pú­bli­ca los tur­bios asun­tos de la Ca­sa Blanca. Los más atre­vi­dos, o los más des­ce­re­bra­dos, afir­man en dis­tin­tos fo­ros, blogs y de­ri­va­dos, por el con­tra­rio, que el an­ti­guo lí­der de Al Qae­da sí es­tá muer­to, y que la CIA aca­bó con él mu­cho an­tes de 2001: su cuer­po per­ma­ne­ce –co­mo lo ha­ría el de Walt Dis­ney en una “conspiración” más clá­si­ca– crio­ge­ni­za­do en un la­bo­ra­to­rio de Lan­gley, Vir­gi­nia (EEUU), don­de se en­cuen­tran las ofi­ci­nas de la Agen­cia.

Y es que de­bi­do a que ha es­ta­do in­vo­lu­cra­da prác­ti­ca­men­te en to­do asun­to po­lí­ti­co tur­bio du­ran­te dé­ca­das, la CIA da mu­cho jue­go a los aman­tes de las conspiraciones. Otra teo­ría que cir­cu­la úl­ti­ma­men­te por la Red ha­bla de que Fa­ce­book se­ría un in­ven­to de sus man­da­ma­ses y de que el crea­dor de la mul­ti­mi­llo­na­ria Red So­cial, Mark Zuc­ker­berg, se­ría en reali­dad un agen­te en­cu­bier­to. Se­gún los adep­tos a es­ta hi­pó­te­sis, Zuc­ker­berg creó su em­pre­sa du­ran­te su es­tan­cia en la Uni­ver­si­dad de Har­vard pa­ra man­te­ner fi­cha­dos a los es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros y a los pro­fe­so­res que mos­tra­sen ten­den­cias ideo­ló­gi­cas “pe­li­gro­sas”. Na­da me­nos.

Pa­ra fi­na­li­zar, la nue­va “conspiración” ci­ber­né­ti­ca que, al me­nos a un ser­vi­dor, le ha pa­re­ci­do más sin­gu­lar, tie­ne que ver con otra es­tre­lla del pop fa­lle­ci­da, Mi­chael Jack­son. Una teo­ría es­gri­mi­da por pri­me­ra vez por la es­cri­to­ra Sor­cha Faal, quien ase­gu­ró que el mú­si­co fue ase­si­na­do por­que en la gi­ra que es­ta­ba a pun­to de ha­cer en 2009 iba a re­ve­lar na­da me­nos que “el ge­no­ci­dio que se ave­ci­na­ba pa­ra la hu­ma­ni­dad con la ex­ten­sión de vi­rus pre­fa­bri­ca­dos co­mo el H1N1”, un vi­rus que en­ton­ces, es­to es cier­to, pa­re­cía que iba a aca­bar con una gran par­te de la po­bla­ción. ¿Y có­mo aca­ba­ron con él? Pues se­gún Faal, Jack­son ha­bría si­do víc­ti­ma de un ar­ma de ra­dia­ción elec­tro­mag­né­ti­ca que le pro­vo­có un pa­ro car­día­co. Las prue­bas las guar­da­rían con ce­lo los ser­vi­cios se­cre­tos ru­sos –hoy tan de ac­tua­li­dad gra­cias a Trump–, unos do­cu­men­tos se­cre­tos don­de afir­ma­ban ha­ber cap­ta­do una emi­sión de on­das EMR di­ri­gi­das ha­cia la man­sión del ar­tis­ta en Los Án­ge­les. Lo que no ha di­cho la “ex­per­ta” y su ca­ma­ri­lla es có­mo tu­vo ac­ce­so a los mis­mos. De­ja­re­mos vo­lar nues­tra ima­gi­na­ción.

Una de las teorías de la conspiración más ex­ten­di­das por la Red ase­gu­ra que el an­te­rior pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos, Ba­rack Oba­ma, es­tu­vo en una mi­sión se­cre­ta en Mar­te ha­ce unos años. Leer pa­ra creer.

So­bre es­tas lí­neas, di­ver­sos me­dios es­cri­tos se hi­cie­ron eco de la muer­te de

Bin La­den a ma­nos de un co­man­do del Ejér­ci­to ame­ri­cano en Ab­bot­ta­bad (Pa­kis­tán). ¿Aca­so con­ti­núa con vi­da…?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.