AU­TOP­SIA DE LOS HE­CHOS

Enigmas - - EL TÚNEL DEL TIEMPO -

Be­yon­cé y su ma­ri­do Jay Z es­ta­rían lla­ma­dos a pre­si­dir la Ca­sa Blanca y a do­mi­nar el mun­do; Su­per­tramp ha­bría pre­di­cho el 11S –se­gún afir­ma el cons­pi­ra­cio­nis­ta Da­vid Ic­ke– en la por­ta­da de su dis­co de 1979 Break­fast in Ame­ri­ca; Paul McCart­ney ha­bría muer­to en 1966 y el ba­jis­ta de los Beatles ha­bría si­do un impostor de nom­bre Wi­lliam Camp­bell, cu­rio­sa­men­te igua­li­to que él –la ma­ni­da pe­ro atrac­ti­va hi­pó­te­sis de “Paul is Dead” que con­tri­bui­ría a ex­pan­dir la pro­pia ban­da–; o la can­tan­te Xu­xa, que tu­vo su mo­men­to de glo­ria en nues­tro país a prin­ci­pios de los no­ven­ta, ha­bría si­do sa­ta­nis­ta: si sus can­cio­nes eran re­pro­du­ci­das al re­vés, se in­cluían men­sa­jes su­bli­mi­na­les pa­ra los más pe­que­ños co­mo “El se­cre­to les doy” o “Ha­gan la pro­me­sa”. Ri­zan­do más el ri­zo, al pa­re­cer do­na­ba san­gre dos ve­ces al año a la Igle­sia de Sa­tán fun­da­da por LaVey en San Fran­cis­co y ha­bría ven­di­do su al­ma por 100 mi­llo­nes de dó­la­res. Al­go, lo de dar la vuel­ta al dis­co y es­cu­char him­nos sa­tá­ni­cos, de lo que ya se acu­só en su día a Led Zep­pe­lin y a su mí­ti­ca can­ción “Stair­way to hea­ven” o a The Ea­gles y su “Ho­tel Ca­li­for­nia”. Tam­bién de­cían que Ozzy Os­bour­ne, el front­man de Black Sab­bath, tu­vo que va­cu­nar­se con­tra la ra­bia por­que ha­bía in­ge­ri­do nu­me­ro­sos mur­cié­la­gos du­ran­te sus ac­tua­cio­nes o que los Ro­lling Sto­nes se cam­bia­ban la san­gre a cau­sa de sus ex­ce­sos de dro­gas y al­cohol… Las teorías de la conspiración, que a ve­ces se con­fun­den con las le­yen­das ur­ba­nas, son tan­tas que abru­man, pe­ro en el ex­tre­mo opues­to se en­cuen­tran aque­llas otras his­to­rias que un día se cre­ye­ron fru­to de la re­tor­ci­da men­te de cons­pi­ra­cio­nis­tas o enaje­na­dos y que fi­nal­men­te se de­mos­tró que ha­bían si­do reales. Eso su­ce­dió con el fa­mo­so Ca­so Wa­ter­ga­te a los pe­rio­dis­tas del Was­hing­ton Post Carl Berns­tein y Bob Wood­ward, a los que na­die cre­yó sus re­ve­la­cio­nes de­bi­do a que sus fuen­tes eran anó­ni­mas –el es­qui­vo “Gar­gan­ta Pro­fun­da”–. Va­mos, que la ca­rre­ra de los au­to­res de To­dos los hom­bres del pre­si­den­te po­dría ha­ber­se ido al ga­re­te si no fue­ra por­que en 1973 un ex agen­te de la CIA im­pli­ca­do en las es­cu­chas ile­ga­les al Par­ti­do

De­mó­cra­ta en el Ho­tel Wa­ter­ga­te, Ja­mes McCord, hi­zo una con­fe­sión pú­bli­ca que aca­bó con la di­mi­sión del has­ta en­ton­ces in­to­ca­ble pre­si­den­te Ri­chard Ni­xon. Du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, a pe­sar de los in­for­mes de es­pías y al­gu­nos fu­ga­dos so­bre los cam­pos de con­cen­tra­ción na­zis, la ver­dad so­bre la in­dus­tria­li­za­ción de la muer­te en el Ter­cer Reich era tan es­pan­to­sa que mu­chos, la gran ma­yo­ría, po­lí­ti­cos y ofi­cia­les en­tre ellos, cre­ye­ron que era fal­sa. El pri­me­ro en in­ten­tar con­ven­cer a los alia­dos de aquel es­ce­na­rio es­tre­me­ce­dor fue el ofi­cial de las SS Kurt Gerns­tein que, har­to de la lo­cu­ra na­zi, pre­ten­día di­na­mi­tar al Par­ti­do des­de den­tro: reali­zó un in­for­me de­ta­lla­do so­bre el pro­yec­to –aún en desa­rro­llo– de ex­ter­mi­nar a ju­díos, ho­mo­se­xua­les, dis­mi­nui­dos psí­qui­cos o enemi­gos del Es­ta­do en cam­pos es­pe­cia­les. A pe­sar de en­tre­vis­tar­se en Sui­za con di­plo­má­ti­cos de va­rios paí­ses e in­clu­so con de­le­ga­dos de la San­ta Se­de, na­die qui­so creer­lo –pen­sa­ban que se tra­ta­ba de una ma­nio­bra de la Or­den Ne­gra pa­ra ge­ne­rar des­in­for­ma­ción–. Ni si­quie­ra cuan­do el in­for­me lle­gó a la pren­sa bri­tá­ni­ca las au­to­ri­da­des mos­tra­ron preo­cu­pa­ción al­gu­na. Cuan­do los pe­rio­dis­tas pre­gun­ta­ron al Mi­nis­tro de Ex­te­rio­res in­glés qué ha­bía de ver­dad en to­do aque­llo, res­pon­dió: “Nin­gu­na. Es de­ma­sia­do mons­truo­so pa­ra ser real”. In­clu­so los gru­pos clan­des­ti­nos que lu­cha­ban con­tra Hitler pen­sa­ban que se tra­ta­ba de una fa­la­cia. Exis­ten in­for­mes de la Re­sis­ten­cia ho­lan­de­sa don­de se se­ña­la que creían que las de­nun­cias so­bre el te­ma eran en reali­dad una ma­nio­bra de in­to­xi­ca­ción de los na­zis pa­ra dis­traer de las atro­ci­da­des que es­ta­ban lle­van­do a ca­bo con­tra los par­ti­sa­nos. El fi­nal de la gue­rra co­rro­bo­ró el ase­si­na­to en ma­sa de mi­llo­nes de per­so­nas. Al­go pa­re­ci­do su­ce­dió con la lla­ma­da “Gri­pe Es­pa­ño­la”, que en reali­dad se ori­gi­nó en un fuer­te ame­ri­cano –las au­to­ri­da­des lo ocul­ta­ron y co­mo só­lo in­for­mó de ella nues­tro país, neu­tral en la Gran Gue­rra, la cul­pa re­ca­yó so­bre los es­pa­ño­les–. Con el pa­pa For­mo­so, que ha­bía si­do acu­sa­do de he­re­jía y su ca­dá­ver so­me­ti­do a jui­cio, su­ce­dió al­go por el es­ti­lo. A los que apo­ya­ban su exis­ten­cia –ne­ga­da por la Igle­sia– se les til­dó de lu­ná­ti­cos, has­ta que en 1464 su mo­mia fue ha­lla­da en el río Tí­ber, don­de fue­ra arro­ja­da en el año 904. Nun­ca es fá­cil se­pa­rar el grano de la pa­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.