La in­só­li­ta his­to­ria de los FI­LII­CHRIS­TI

NI EL ME­JOR NOVELISTA PO­DRÍA HA­BER IMA­GI­NA­DO UNA HIS­TO­RIA TAN EX­TRA­ÑA, EX­TRA­VA­GAN­TE Y FAS­CI­NAN­TE CO­MO LA PRO­TA­GO­NI­ZA­DA EN EL PRI­MER TER­CIO DEL SI­GLO XX POR UN GRU­PO DE IN­TE­LEC­TUA­LES GO­ME­ROS EN EL HER­MO­SO PUE­BLO DE AGU­LO. SUS IN­QUIE­TU­DES ES­PI­RI­TUA­LES, SU V

Enigmas - - REPORTAJE - TEXTO Jo­sé Gre­go­rio Gon­zá­lez

Aun­que pa­re­ce el ar­gu­men­to de una no­ve­la y pue­de lle­gar a re­sul­tar inau­di­to por la sin­gu­la­ri­dad del epi­so­dio, lo cier­to y se­gu­ro es que en el mu­ni­ci­pio go­me­ro de Agu­lo ocu­rrió al­go sin­gu­lar en el pri­mer ter­cio del si­glo XX. A ca­ba­llo en­tre 1910 y 1930 se for­mó y es­tu­vo en ac­ti­vo una suer­te de con­gre­ga­ción o her­man­dad mís­ti­ca que se au­to­de­no­mi­na­ba Fi­lii­chris­ti–de los hi­jos de Cris­to–, ver­te­brán­do­se co­mo un co­lec­ti­vo que aun­que de clara in­fluen­cia cris­tia­na no ha­cía as­cos a prác­ti­cas, creen­cias y mo­vi­mien­tos apa­ren­te­men­te an­ta­go­nis­tas del cris­tia­nis­mo, aun­que muy en bo­ga en otras par­te de Eu­ro­pa y Amé­ri­ca, co­mo era el ca­so de la emer­gen­te teo­so­fía, la vi­li­pen­dia­da y al tiem­po ve­ne­ra­da ma­so­ne­ría, el fas­ci­nan­te fe­nó­meno de la me­dium­ni­dad, la san­te­ría cu­ba­na o el uso de he­rra­mien­tas con las que ex­plo­tar la men­te y los te­rri­to­rios del es­pí­ri­tu, co­mo la hip­no­sis y la me­di­ta­ción. Sue­na in­creí­ble, sin du­da, con­si­de­ran­do la reali­dad ca­na­ria en ge­ne­ral, y agu­len­se en par­ti­cu­lar, en aque­llos du­ros años de pe­nu­ria, anal­fa­be­tis­mo y de­sigual­dad, pe­ro la sin­gla­du­ra de aque­lla pe­cu­liar con­gre­ga­ción fue tan in­creí­ble co­mo real.

FASCINACIÓN Y RECELO POR LOS HOM­BRES DE BLAN­CO

La re­cu­pe­ra­ción de la his­to­ria ol­vi­da­da de es­te co­lec­ti­vo, in­te­gra­do ade­más por des­ta­ca­dos ar­tis­tas e in­te­lec­tua­les de Agu­lo y de La Go­me­ra, se la de­be­mos al his­to­ria­dor y es­cri­tor Da­niel María, ve­cino pre­ci­sa­men­te del mu­ni­ci­pio que fue tes­ti­go del na­ci­mien­to, de­ve­nir y si­len­cio­sa des­apa­ri­ción de los fi­lii­chris­ti. En su de­li­cio­sa mo­no­gra­fía Los Fi­lii­chris­ti de Agu­lo (Bai­le del Sol, 2016), el au­tor vuel­ca dos in­ten­sos años de in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre los in­te­gran­tes del gru­po, que, tal y co­mo re­cuer­dan los de ma­yor edad en el pue­blo, se reunían en los ba­jos de una ca­sa que aún si­gue en pie pa­ra “ha­cer sus co­sas” y en­to­nar cán­ti­cos gre­go­ria­nos que ha­cían vo­lar la ima­gi­na­ción de la ve­cin­dad. Lo que ha­cían de puer­tas ha­cia den­tro de aque­lla lon­ja a la que ellos se re­fe­rían co­mo la “sa­la ba­ja” na­die lo su­po ja­más, pe­ro el he­cho de que tam­bién fre­cuen­ta­ran el ce­men­te­rio o de que su as­pec­to fí­si­co y com­por­ta­mien­to se dis­tin­guie­ra del que pre­sen­ta­ba el res­to de los ve­ci­nos, ha­cía que so­bre ellos cre­cie­ran las es­pe­cu­la­cio­nes y la le­yen­da. No en vano, los fi­lii­chris­ti adop­ta­ron un có­di­go de con­duc­ta pro­pio jun­to a una ves­ti­men­ta y as­pec­to di­fe­ren­cia­do. Ves­tían de blan­co, al­gu­nos con tú­ni­cas, lu­cían ca­be­llos lar­gos y una po­bla­da bar­ba, y apos­ta­ban abier­ta­men­te por el ce­li­ba­to y una die­ta sin car­ne, pes­ca­do ni al­cohol y li­bre de sus­tan­cias es­ti­mu­lan­tes.

A ve­ces se re­ti­ra­ban du­ran­te días a los bos­co­sos rin­co­nes, má­gi­cos y

Se reunían en una ca­sa que si­gue en pie y en­to­na­ban can­tos gre­go­ria­nos que ha­cían vo­lar la ima­gi­na­ción de los ve­ci­nos

dis­cre­tos del hoy Par­que Na­cio­nal de Ga­ra­jo­nay, es­pa­cio sa­gra­do pa­ra la po­bla­ción in­dí­ge­na y preeu­ro­pea de la is­la, pa­ra me­di­tar en so­le­dad y ar­mo­nía con la na­tu­ra­le­za, un lu­gar en el que ade­más ha­bían ex­pre­sa­do abier­ta­men­te su in­ten­ción de cons­truir una co­mu­ni­dad mo­nás­ti­ca, una suer­te de re­ti­ro en el que lle­var has­ta sus úl­ti­mas con­se­cuen­cias su for­ma de pen­sar y vi­vir. Pre­ci­sa­men­te esa sin­to­nía y sen­si­bi­li­dad ha­cia la na­tu­ra­le­za, de la que re­sul­ta im­po­si­ble abs­traer­se des­de la exu­be­ran­cia que des­ti­la La Go­me­ra, les ani­ma­ba a dor­mir so­bre el sue­lo con el ob­je­ti­vo de ar­mo­ni­zar­se y ali­near­se con las ener­gías de la tie­rra. Al­gu­nas fuen­tes ase­gu­ran que ese te­lu­ris­mo que pro­fe­sa­ban les lle­va­ba tam­bién a se­mi­en­te­rrar­se con el mis­mo ob­je­ti­vo ar­mo­ni­za­dor. Es ló­gi­co que an­te com­por­ta­mien­tos de es­te ti­po, en el pri­mer ter­cio del si­glo XX y en una pe­que­ña y hu­mil­de po­bla­ción ca­tó­li­ca en la que al­re­de­dor del 80% era anal­fa­be­ta, a los fi­lii­chris­ti se les con­tem­pla­ra con cier­ta mez­cla de fascinación y recelo. Al res­pec­to, apun­ta María en su li­bro que “al­gu­nos tes­ti­mo­nios con­cre­tan que man­te­ner una con­ver­sa­ción con ellos les pro­du­cía sue­ño, por­que su do­mi­nio hip­nó­ti­co era for­tí­si­mo, lo que mo­ti­vó que mu­chos ve­ci­nos pre­fi­rie­ran evi­tar­los (...) Po­co a po­co, el gru­po ca­ló en el am­bien­te su­pers­ti­cio­so del pue­blo y se im­preg­na­ron de cier­to ha­lo de apren­sión que los ha­cía res­pe­ta­bles y, has­ta cier­to pun­to, te­mi­bles”.

En to­do ca­so ello no im­pe­día que más allá de di­chas ra­re­zas y to­man­do en cuen­ta su vi­si­ble cris­tia­nis­mo, la con­vi­ven­cia fue­ra bas­tan­te nor­mal; a fin de cuen­tas, y aun­que bar­bu­dos y to­ca­dos con blan­que­ci­nas tú­ni­cas, se tra­ta­ba de ve­ci­nos que ha­bían na­ci­do, cre­ci­do o vi­vi­do, al igual que sus fa­mi­lias, en el pue­blo o en lo­ca­li­da­des cer­ca­nas co­mo Va­lleher­mo­so. Per­so­na­jes que, por su for­ma­ción y vo­ca­ción de en­tre­ga, ha­bían ejer­ci­do o lo ha­rían en los años ve­ni­de­ros co­mo pro­fe­so­res en la es­cue­la del pue­blo o de men­to­res ar­tís­ti­cos y di­na­mi­za­do­res de la vi­da so­cial y cul­tu­ral prác­ti­ca­men­te de to­da la is­la. Ha­bla­mos de su­je­tos que fue­ron de­ter­mi­nan­tes pa­ra el pe­rio­dis­mo y mun­do edi­to­rial de su tiem­po, y que in­clu­so desa­rro­lla­ron un des­ta­ca­do ac­ti­vis­mo so­cial. Es po­si­ble que to­do ello lle­va­ra a que se nor­ma­li­za­ran cier­tas co­sas, co­mo la me­dium­ni­dad y acen­tua­da cla­ri­vi­den­cia que te­nía al­guno de sus

Una en­tre­vis­ta rea­li­za­da en 1927 a uno de los in­te­gran­tes ha­bla de una con­gre­ga­ción que ya con­ta­ba con 20 o 30 miem­bros

in­te­gran­tes, a tal pun­to de que si se per­día al­gún ob­je­to en el pue­blo o se que­ría te­ner no­ti­cias de un fa­mi­liar que ha­bía emi­gra­do allen­de los ma­res, a Ve­ne­zue­la, Cu­ba o cual­quier otro des­tino ame­ri­cano, se re­cu­rría a ellos pa­ra en­con­trar la res­pues­ta.

CA­TÓ­LI­COS, TEÓSOFOS, MASONES…

No hay des­per­di­cio en el tra­ba­jo de Da­niel María, ri­co en anéc­do­tas que re­ve­lan los no­bles va­lo­res y las ex­cen­tri­ci­da­des de sus miem­bros. La co­mu­ni­dad, tal y co­mo de­ta­lla es­te in­ves­ti­ga­dor, “fue li­de­ra­da por Agus­tín Bet­hen­court Pa­di­lla y com­pues­ta, ade­más, por Luz López, Do­min­go Mon­te­si­nos, Pas­ca­sio Tru­ji­llo y Pedro Sán­chez. Los dos her­ma­nos de Agus­tín, Jo­sé y Pedro Bet­hen­court Pa­di­lla, vivían en San­ta Cruz de Te­ne­ri­fe y en Cu­ba, res­pec­ti­va­men­te, cuan­do Agus­tín creó la con­gre­ga­ción en su pue­blo na­tal. No obs­tan­te, Jo­sé y Pedro re­pre­sen­tan dos pie­zas cla­ve en el desa­rro­llo de es­te pe­río­do y son los au­to­res de las prin­ci­pa­les obras li­te­ra­rias del gru­po mís­ti­co y eso­té­ri­co que lle­ga­ron a for­mar”. A es­tos sie­te in­te­gran­tes, de los que tres son her­ma­nos, uno pri­mo y otra es­po­sa, ca­bría aña­dir, qui­zá en un pa­pel más dis­cre­to, a la her­ma­na adop­ti­va de los her­ma­nos, Se­ra­fi­na Gu­tié­rrez Ba­rro­so, así co­mo a su­je­tos aún por iden­ti­fi­car del pue­blo de Va­lleher­mo­so, Ma­drid e in­clu­so Ro­ma.

No en vano, en un va­lio­so do­cu­men­to pe­rio­dís­ti­co de oc­tu­bre de 1927, una en­tre­vis­ta rea­li­za­da a Agus­tín Bet­hen­court en la re­vis­ta Hes­pé­ri­des por Eduar­do Wes­ter­dahl, el lí­der de los fi­lii­chris­tis ha­bla de una con­gre­ga­ción que ya con­ta­ba con unos 20 o 30 miem­bros, re­ve­lan­do de­ta­lles que nos per­mi­ten des­ci­frar sus mo­ti­va­cio­nes, co­mo el ha­ber en­con­tra­do

la ins­pi­ra­ción pa­ra su idea­rio de las vir­tu­des que cul­ti­var, así co­mo de su mo­do de vi­da sen­ci­llo y as­ce­ta, en el ejem­plo de per­so­na­jes co­mo San­ta Te­re­sa de Je­sús, Tomás de Kem­pis y la co­mu­ni­dad re­li­gio­sa de los Er­mi­ta­ños de Cór­do­ba. Ca­be se­ña­lar tam­bién que dé­ca­das des­pués, en los años se­sen­ta, pa­re­ce reac­ti­var­se du­ran­te un par de años el co­lec­ti­vo. Se­gún las in­da­ga­cio­nes de Da­niel María, dos in­te­gran­tes de aquel nú­cleo que aún vi­ven en Agu­lo, Do­min­go Mon­te­si­nos y Pedro Sán­chez, en­ta­blan amis­tad con el maes­tro mur­ciano Juan Sa­ra­via Mar­tí­nez, des­ti­na­do por dos años a la is­la, aman­te de di­chas te­má­ti­cas y con in­quie­tu­des es­pi­ri­tua­les co­mu­nes. Jun­to a me­dia do­ce­na de per­so­nas man­tie­nen reunio­nes fre­cuen­tes pa­ra di­ser­tar so­bre cues­tio­nes eso­té­ri­cas y tras­cen­den­tes.

Una de las cues­tio­nes más lla­ma­ti­vas del gru­po ori­gi­nal es la re­la­ti­va a la amal­ga­ma de creen­cias y prác­ti­cas que aglu­ti­na­ron, lo que pa­re­ce un cla­ro sín­to­ma de su ham­bre in­te­lec­tual e in­que­bran­ta­bles in­quie­tu­des es­pi­ri­tua­les. Co­que­tea­ron con el es­pi­ri­tis­mo –ver re­cua­dro–, aun­que tam­bién lla­ma la aten­ción su afi­ni­dad por la teo­so­fía, la fa­mo­sa es­cue­la de pen­sa­mien­to y vi­da fun­da­da por He­le­na P. Bla­vatsky en el úl­ti­mo ter­cio del si­glo XIX. Ha­cia 1890 ya ha­bía re­pre­sen­ta­ción de la So­cie­dad Teo­só­fi­ca en Ma­drid y, en unos años, Bar­ce­lo­na, Se­vi­lla, Ali­can­te y Má­la­ga, con­ta­rán tam­bién con gru­po pro­pio. ¿Ha­bría que con­si­de­rar a par­tir de aho­ra el mu­ni­ci­pio de Agu­lo co­mo otro de los en­cla­ves pio­ne­ros en España en te­ner gru­po teo­só­fi­co pro­pio? Es po­si­ble si con­si­de­ra­mos que el pro­mo­tor de los fi­lii­chris­ti, Agus­tín Bet­hen­court, de­cla­ró en la re­fe­ri­da en­tre­vis­ta con Wes­ter­dahl del año 1927 que “par­te de la teo­so­fía y prác­ti­ca del cris­tia­nis­mo”. Al pa­re­cer, es­te ca­ris­má­ti­co per­so­na­je se in­te­gró en la So­cie­dad Teo­só­fi­ca de Ma­drid, don­de ade­más co­no­ció a su es­po­sa Luz López, así co­mo a al­guien de­ter­mi­nan­te pa­ra la teo­so­fía y el pen­sa­mien­to hermético de la España de aque­llos años, Ma­rio Ros­so de Lu­na. En 1918 ha­bía pu­bli­ca­do De Se­vi­lla al Yu­ca­tán, de­di­ca­da a la Atlántida, iden­ti­fi­can­do a Ca­na­rias con res­tos del mí­ti­co con­ti­nen­te y abor­dan­do di­ver­si­dad de cues­tio­nes re­la­cio­na­das con los guan­ches, la fan­tas­mal ín­su­la de San Bo­ron­dón y la pro­pia is­la de La Go­me­ra. Es evo­ca­dor pen­sar que cuan­do Agus­tín Bet­hen­court y va­rios fi­lii­chris­ti más co­no­cen a Ros­so de Lu­na en sus char­las del Ate­neo de Ma­drid, dos años des­pués, ha­bla­ban de ta­les asun­tos.

La ma­so­ne­ría tam­bién es­tá pre­sen­te en la bio­gra­fía de va­rios in­te­gran­tes de la con­gre­ga­ción, co­mo un re­fle­jo de la ne­ce­si­dad de avan­zar en lo per­so­nal y ope­rar trans­for­ma­cio­nes so­cia­les que me­jo­ren a las co­mu­ni­da­des en las que vi­ven. El pro­pio Agus­tín, quien por cier­to ter­mi­nó des­apa­re­ci­do en los años cin­cuen­ta sin de­jar ras­tro, aven­tu­rán­do­se que pu­do ter­mi­nar sus días en des­ti­nos tan dis­pa­res co­mo Por­tu­gal y Tí­bet, in­gre­só en la Lo­gia Fuer­za Nu­man­ti­na de Ma­drid el 7 de di­ciem­bre 1920, adop­tan­do el nom­bre ini­ciá­ti­co de “Mar­te”. Tam­bién lo ha­rían en la mis­ma lo­gia su her­mano Pedro Bet­hen­court –co­mo “Si­rio”– y Pas­ca­sio Tru­ji­llo –con el nom­bre de “Mer­cu­rio”–. To­dos ellos fue­ron bus­ca­dos, en­cau­sa­dos y re­pren­di­dos dé­ca­das des­pués a cau­sa de su con­di­ción ma­só­ni­ca por el ré­gi­men fran­quis­ta, sa­lien­do me­ri­dia­na­men­te ai­ro­sos de tal si­tua­ción.

Por su par­te, el ter­ce­ro de los her­ma­nos, Jo­sé Bet­hen­court, per­te­ne­ció a la Lo­gia Aña­za en­tre 1922 y 1927, pro­mo­to­ra en San­ta Cruz de Te­ne­ri­fe del más fa­bu­lo­so de los tem­plos ma­só­ni­cos con­ser­va­dos en España, de­bien­do re­ne­gar pú­bli­ca­men­te de tal con­di­ción y ex­te­rio­ri­zar una fuer­te con­ver­sión cris­tia­na años más tar­de, has­ta el pun­to de re­gen­tar la Li­bre­ría e Im­pren­ta Ca­tó­li­ca y afi­liar­se a Fa­lan­ge. ¿Qué ha­bía ocu­rri­do? Sim­ple su­per­vi­ven­cia: una fa­mi­lia que sa­car ade­lan­te con va­rios hi­jos y el de­ter­mi­nan­te he­cho de ha­ber si­do ti­ro­tea­do al co­mien­zo de la Gue­rra Ci­vil por dos so­cia­lis­tas en el in­te­rior de su li­bre­ría. Jo­sé es­cri­bi­ría dos no­ve­las, El Sal­mo de la Bru­ja, que per­ma­ne­ce iné­di­ta y en la que re­co­ge par­te de la potente tra­di­ción bru­je­ril de su is­la na­tal, y La Efi­gie de Ce­ra, edi­ta­da en ple­na eta­pa do­ra­da de los fi­liicrh­ris­ti, en 1926, y que se con­fi­gu­ra co­mo un re­la­to con un des­ta­ca­do con­te­ni­do sim­bó­li­co ema­na­do de la teo­so­fía y de la pro­pia ma­so­ne­ría.

UN COLORIDO E INSÓLITO ANECDOTARIO

Co­mo el lector ha­brá ido adi­vi­nan­do, la his­to­ria de es­te co­lec­ti­vo es­tá re­ple­ta de ele­men­tos su­ge­ren­tes, evo­ca­do­res e in­clu­so ines­pe­ra­dos. La pro­pia crea­ción del gru­po en ese pue­blo go­me­ro en aque­llas tem­pra­nas fe­chas pa­re­ce en to­do pun­to im­pre­de­ci­ble, pro­mo­vi­do por per­so­na­jes de am­plia cul­tu­ra y pre­pa­ra­ción, sen­si­bles a las ar­tes y a ge­ne­rar me­jo­ras en la vi­da de sus con­ciu­da­da­nos. La obra li­te­ra­ria de al­gu­nos de ellos es­tá sem­bra­da de

El Agu­lo que aco­gió las dis­cre­tas reunio­nes y ex­tra­ñas prác­ti­cas, pa­re­ce, un si­glo des­pués, ser el mis­mo

alu­sio­nes al mis­te­rio y una es­pi­ri­tua­li­dad que ha­ce con­vi­vir a di­fe­ren­tes cre­dos. A las no­ve­las ci­ta­das de Jo­sé Bet­hen­court po­dría­mos aña­dir el poe­ma­rio mís­ti­co y eso­té­ri­co Sal­te­rio, de Pedro Bet­hen­court, que con­tó con ilus­tra­cio­nes de Jo­sé Aguiar, re­co­no­ci­do ma­són y. con los años. afa­ma­do pin­tor del mis­mí­si­mo Fran­co. A esos poe­mas. es­te au­tor, que di­ri­gi­ría du­ran­te 23 años el Ins­ti­tu­to Na­tu­ris­ta de Cu­ba, su­ma­ría di­ver­sas obras en­tre las que ca­be des­ta­car el en­sa­yo La Co­rrup­ción del Mun­do o El Im­pe­rio de la Ma­gia. El li­bro, un an­ti­ci­po de las co­rrien­tes de pen­sa­mien­to que de­nun­cian la ma­ni­pu­la­ción de ser hu­mano por el po­der, lo es­cri­bió en el año 1933, du­ran­te un via­je de cin­co días de Amé­ri­ca a Ca­na­rias, con­fe­san­do en la mis­ma que se tra­ta de un li­bro ca­na­li­za­do: “es­ta obra na­ció, pues, en mí, de un mo­do es­pon­tá­neo; es­to es: sin que mi vo­lun­tad in­ter­vi­nie­ra en ello pa­ra na­da. Me la en­con­tré com­ple­ta­men­te he­cha, no pu­dien­do en­ton­ces di­fe­ren­ciar tiem­po al­guno en­tre la apa­ri­ción del tí­tu­lo y las par­tes que la com­po­nen. To­do es­ta­ba pre­sen­te, y yo só­lo tu­ve el tra­ba­jo de to­mar el lá­piz y de­jar que mi mano se des­li­za­ra so­bre las cuar­ti­llas”.

Ya he­mos apun­ta­do que a su her­mano Agus­tín se le pier­de la pis­ta en los años cin­cuen­ta, ali­men­tan­do su le­yen­da el he­cho de que otro de sus com­pa­ñe­ros, Do­min­go Mon­te­si­nos, lo si­túe na­da me­nos que re­ti­ra­do en Tí­bet. En el trans­cur­so de su in­ves­ti­ga­ción, Da­niel María lo­ca­li­zó a uno de los hi­jos de Agus­tín en Pon­te­ve­dra, con no­ven­ta años, a quien ja­más le con­ta­ron na­da del pa­sa­do fi­lii­chris­ti de sus pa­dres. To­dos los in­te­gran­tes ate­so­ran anéc­do­tas que re­ve­lan su sin­gu­lar con­di­ción. Mon­te­si­nos, quien en 1972 fue con­de­co­ra­do con la Me­da­lla al Mé­ri­to Sin­di­cal, fue mé­dium y vis­tió de im­po­lu­to blan­co has­ta el día de su muer­te, fiel al es­pí­ri­tu de aque­lla con­gre­ga­ción a la que per­te­ne­ció. En ple­na gue­rra Mon­te­si­nos va­ti­ci­nó que un alle­ga­do del pue­blo vol­ve­ría del fren­te en unos me­ses, con una he­ri­da en la pier­na, al­go que se cum­plió con exac­ti­tud.

Por su par­te Pedro Sán­chez, Pe­dri­llo, el de me­nor edad de aquel gru­po raíz, des­ta­có co­mo há­bil lu­tier y pre­ci­so sen­si­ti­vo, lle­van­do una vi­da in­tro­ver­ti­da, de re­co­gi­mien­to, que se re­su­me per­fec­ta­men­te en una anéc­do­ta re­cor­da­da en el pue­blo. “De­di­ca­do a la me­di­ta­ción y a la lec­tu­ra de li­bros eso­té­ri­cos, re­li­gio­sos y es­pi­ri­tua­les, –nos ex­pli­ca Da­niel María– lle­gó a un es­ta­do tan pro­fun­do de in­tros­pec­ción que aban­do­nó las ne­ce­si­da­des te­rre­na­les y ca­yó en lo que pu­do ser un epi­so­dio ca­ta­tó­ni­co. Cuan­do lo es­ta­ban amor­ta­jan­do se die­ron cuen­ta de que se­guía vi­vo, aun­que ya es­ta­ba dis­pues­to su en­tie­rro. Una de las per­so­nas pre­sen­tes en es­ta ‘re­su­rrec­ción’ fue Se­ra­fi­na Ba­rro­so Gu­tié­rrez, la ‘hi­ja adop­ti­va’ de do­ña María Pa­di­lla. Pedro Sán­chez le­van­tó la mano y di­jo: ‘To­da­vía no’. En­ton­ces le qui­ta­ron la mor­ta­ja y lo de­ja­ron en su ca­sa, con sus li­bros y su si­len­cio. Mu­rió mu­cho tiem­po des­pués, a los 85 años”.

To­do es­to y mu­cho más ocu­rrió en un re­mo­to pue­blo go­me­ro, Agu­lo, don­de el pa­so del tiem­po no pa­re­ce ha­ber cam­bia­do en ex­ce­so el es­ce­na­rio. El Agu­lo que aco­gió las dis­cre­tas reunio­nes y ex­tra­ñas prác­ti­cas de los fi­lii­chris­ti pa­re­ce, un si­glo des­pués, ser exac­ta­men­te el mis­mo.

Por eso, hay quien pien­sa que, afi­nan­do el oí­do al pa­sar por la lon­ja, la sa­la ba­ja aún en pie, con al­go de suer­te e ima­gi­na­ción, es po­si­ble es­cu­char los can­tos de aque­llos sin­gu­la­res per­so­na­jes.

A la iz­quier­da, em­ble­ma de fi­na­les del si­glo XIX que in­clu­ye gran can­ti­dad de ele­men­tos ma­só­ni­cos.A la de­re­cha, el pue­blo de Agu­lo en una fo­to to­ma­da en 1927.

A la iz­quier­da, uno de los prin­ci­pa­les miem­bros de los fi­lii­chris­tis, Do­min­go Mon­te­si­nos, a quien acom­pa­ña, en la ima­gen de aba­jo el ma­són Jo­sé Aguiar.

> PA­RA SA­BER MÁS El li­bro Da­niel María El Mis­te­rio de los Fi­lii­chris­ti de Agu­lo, edi­ta­do por Bai­le del Sol Edi­cio­nes.

Arri­ba, una se­sión es­pí­ri­ta de la al­ta so­cie­dad. De­re­cha, el dic­ta­dor Mi­guel Pri­mo de Ri­ve­ra, di­rec­tor de la So­cie­dad Es­pi­ri­tis­ta en Se­vi­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.