UNA SA­LUD DE­LI­CA­DA

Enigmas - - SEÑALES -

Le­jos de lo que pue­da pa­re­cer, John F. Ken­nedy, que mu­rió a la edad de 43 años, no go­za­ba de una sa­lud de hie­rro. Más bien to­do lo con­tra­rio. Re­cien­te­men­te, se han co­no­ci­do al­gu­nos de los ex­pe­dien­tes mé­di­cos del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, re­ve­lan­do que des­de jo­ven pa­de­cía de un in­ten­so do­lor cró­ni­co de es­pal­da, lo que pro­vo­có que pa­sa­ra por el qui­ró­fano has­ta en cua­tro oca­sio­nes. Lo cier­to es que ni es­tas in­ter­ven­cio­nes ni la me­di­ca­ción con­se­guían ali­viar el do­lor que su­fría. Hay quie­nes han ma­ni­fes­ta­do que, pa­ra so­bre­lle­var es­tos do­lo­res que lo acom­pa­ña­ron has­ta el día de su ase­si­na­to, lle­gó a re­cu­rrir a prác­ti­cas ile­ga­les co­mo la in­yec­ción in­tra­ve­no­sa de me­tan­fe­ta­mi­nas. Du­ran­te sus con­va­le­cen­cias apro­ve­chó pa­ra es­cri­bir Per­fi­les de co­ra­je, una obra que le va­lió el Pre­mio Pu­lit­zer en 1957.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.