LA ATLÁNTIDA MA­YA

LOS MAYAS SUR­GIE­RON OFI­CIAL­MEN­TE HA­CIA EL 500 A.C. EN LAS SEL­VAS DE GUA­TE­MA­LA. SU CUL­TU­RA ERA TAN AVAN­ZA­DA QUE SU­GIE­RE UN SAL­TO BRUS­CO EN LA LÍ­NEA EVO­LU­TI­VA HU­MA­NA. POR ESA RA­ZÓN, AL­GU­NOS IN­VES­TI­GA­DO­RES APUN­TAN QUE SUS CO­NO­CI­MIEN­TOS FUE­RON HE­RE­DA­DOS DE UN

Enigmas - - EN PORTADA -

Se po­dría de­cir que la his­to­ria de la ar­queo­lo­gía ma­ya em­pie­za en 1773. En ese año, el pa­dre Ra­món Or­dó­ñez y Agui­lar des­cu­bre, en me­dio de la sel­va, las rui­nas de una ciu­dad ex­tra­or­di­na­ria. Ubi­ca­da al no­res­te del es­ta­do me­xi­cano de Chia­pas, se la co­no­ce hoy co­mo Pa­len­que, aun­que el pue­blo chol se re­fe­ría a ella co­mo Oto­lum. En cier­ta ma­ne­ra, se tra­ta­ba de un re­des­cu­bri­mien­to por­que dos si­glos an­tes, en 1567, las rui­nas ha­bían si­do avis­ta­das por otro re­li­gio­so es­pa­ñol, fray Pedro Lorenzo de la Na­da, pe­ro más allá de bau­ti­zar­la –pa­lenc, en ca­ta­lán sig­ni­fi­ca ‘ba­rre­ra de ma­de­ra’–, no cons­ta que le pres­ta­ra aten­ción al­gu­na. Al con­tra­rio que Or­dó­ñez quien, en una obra ti­tu­la­da Una his­to­ria de la crea­ción del cie­lo y la tie­rra, ha­bla­ba de las fa­bu­lo­sas rui­nas de­vo­ra­das por la sel­va, de sus por­ten­to­sas pi­rá­mi­des y tem­plos, que –cu­rio­sa­men­te– el ca­nó­ni­go no du­dó en atri­buir a un pue­blo no in­dí­ge­na que ¡ha­bía lle­ga­do a tra­vés del océano Atlán­ti­co! ¿En qué se ba­sa­ba es­te re­li­gio­so del ca­bil­do de Ciu­dad Real pa­ra lle­gar a es­ta asom­bro­sa con­clu­sión?

El pa­dre Or­dó­ñez de­cía ha­ber en­con­tra­do una co­pia de un li­bro ma­ya qui­ché en el que se ha­bla­ba de Ba­lún Vo­tan, un per­so­na­je que, se­gún la le­yen­da, vino acom­pa­ña­do de un gru­po de hom­bres ata­via­dos con tú­ni­cas blan­cas y que, en su re­co­rri­do por el te­rri­to­rio me­soa­me­ri­cano, ha­bía fun­da­do di­ver­sas ciu­da­des en lo que hoy co­no­ce­mos co­mo Ta­bas­co, Chia­pas y Yu­ca­tán, en Mé­xi­co; Cha­nan, en Gua­te­ma­la; o To­ni­ná y Huehue­tán, en la cos­ta del Pa­cí­fi­co. Pe­ro lo sin­gu­lar es que Or­dó­ñez re­la­cio­nó a Vo­tan con un ma­rino aven­tu­re­ro pro­ce­den­te de Trí­po­li pues, se­gún le di­jo a los na­ti­vos, ve­nía de una ciu­dad don­de se es­ta­ba cons­tru­yen­do un tem­plo que ha­bría de lle­gar al cie­lo. Co­mo buen cris­tiano, Or­dó­ñez no tar­dó en re­la­cio­nar­lo con la Ba­bi­lo­nia bí­bli­ca y sus zi­gu­rats que, de al­gún mo­do, se ase­me­ja­ban a las pi­rá­mi­des es­ca­lo­na­das que te­nía an­te sus ojos.

Aho­ra sa­be­mos que el li­bro de Or­dó­ñez era una co­pia par­cial rea­li­za­da por el obis­po Nú­ñez de la Ve­ga an­tes de que el ori­gi­nal fue­ra pas­to de las lla­mas en 1691 pe­ro, por des­gra­cia, su pa­ra­de­ro –co­mo el de otros tan­tos do­cu­men­tos im­por­tan­tes– es des­co­no­ci­do. Es­ta cir­cuns­tan­cia ha ali­men­ta­do un aca­lo­ra­do de­ba­te acer­ca de quié­nes eri­gie­ron Pa­len­que, pues los “ex­tran­je­ros” no só­lo fue­ron bien re­ci­bi­dos por los na­ti­vos que se so­me­tie­ron a su go­bierno sino que, ade­más, ca­sa­ron a sus hi­jas con ellos dan­do lu­gar a una di­nas­tía que, de ser cier­ta la con­je­tu­ra de Or­dó­ñez, se­ría una mez­cla de in­dí­ge­nas con afri­ca­nos o asiá­ti­cos. Pe­ro ca­be otra po­si­bi­li­dad, tan ima­gi­na­ti­va co­mo su­ge­ren­te, que fue de­fen­di­da por Ed­gar Cay­ce, el co­no­ci­do “pro­fe­ta dur­mien­te”: que la ci­vi­li­za­ción ma­ya pro­ce­día –co­mo otras de Amé­ri­ca Cen­tral– de la Atlántida– –ver re­cua­dro–. ¿Aca­so hu­bo una Atlántida ma­ya?

No só­lo es que lo di­ga un “cla­ri­vi­den­te”. El pri­me­ro en es­pe­cu­lar que la Atlántida de­bía ter­mi­nar en Amé­ri­ca fue el his­to­ria­dor es­pa­ñol Fran­cis­co López de Go­ma­ra (1510-1560). Y no fue el úni­co. Tam­bién Sir Fran­cis Ba­con (1561-1626) o el edu­ca­dor ale­mán Ja­nua Joan­nes Bi­che­rod, re­fi­rie­ron que “el Nuevo Mun­do des­cu­bier­to por los es­pa­ño­les no te­nía na­da de nuevo…”.

Más re­le­van­tes son los es­tu­dios de Char­les Étien­ne Bras­seur. Es­te re­li­gio­so des­cu­brió en una bi­blio­te­ca de Gua­te­ma­la el Li­bro del Con­se­jo, más co­no­ci­do co­mo Po­pol-Vuh. En es­te li­bro sa­gra­do, los mayas afir­man que sus an­ces­tros, así co­mo los ya­quis o los pue­blos del ac­tual nor­te de Mé­xi­co, pro­ce­dían de una ciu­dad lla­ma­da Tu­lan –nó­te­se la se­me­jan­za fo­né­ti­ca con Oto­lum, ¿tal vez qui­sie­ron con­me­mo­rar­la?– y que, an­te­rior­men­te, ha­brían vi­vi­do en una tie­rra en al­gún lu­gar por en­ci­ma del mar. Por tan­to, no es de ex­tra­ñar que Bras­seur su­pu­sie­ra que es­ta tie­rra de­bía de ser exac­ta­men­te el con­ti­nen­te per­di­do de la Atlántida, al­go que en el si­glo XIX no ras­ga­ba las ves­ti­du­ras de na­die.

El pro­ble­ma es que en­ton­ces no se co­no­cía la teo­ría de la de­ri­va con­ti­nen­tal, se­gún la cual, la cor­te­za de la Tie­rra, for­ma­da por las pla­cas tec­tó­ni­cas, se mue­ven unos mi­lí­me­tros al año. En efec­to, en 1912, Al­fred We­ge­ner se dio cuen­ta de que las for­mas de los con­ti­nen­tes a ca­da la­do del Atlán­ti­co, co­mo Áfri­ca y Su­da­mé­ri­ca, en­ca­ja­ban co­mo las pie­zas de un puz­le y, en ese rom­pe­ca­be­zas, no ha­bía nin­gún hue­co pa­ra un gran con­ti­nen­te en me­dio del océano. Sin em­bar­go, co­mo ve­re­mos a con­ti­nua­ción, las le­yen­das me­so­me­ri­ca­nas no ha­blan

Bras­seur creía que esa tie­rra era el con­ti­nen­te

per­di­do de la Atlántida, una idea que en el si­glo XIX no ras­ga­ba las ves­ti­du­ras de na­die

de un gran con­ti­nen­te. En pu­ri­dad, Pla­tón em­plea la pa­la­bra mei­zon que, en grie­go, sig­ni­fi­ca tan­to “gran­de en ex­ten­sión” co­mo “gran­de en po­de­río”. Así, el es­tu­dio de las fuen­tes pri­ma­rias con­vier­te a la Atlántida en una is­la de me­nor ta­ma­ño. En con­cre­to, uti­li­za el tér­mino Atlan­tis nê­sos, que los grie­gos em­plea­ban pa­ra re­fe­rir­se a una is­la y pa­ra ella sí hay ca­bi­da en la teo­ría de la de­ri­va con­ti­nen­tal.

CU­RIO­SOS TOPÓNIMOS

Por des­gra­cia ape­nas hay prue­bas ar­queo­ló­gi­cas que sus­ten­ten la exis­ten­cia de una is­la mí­ti­ca, lu­gar de pro­ce­den­cia de los “dio­ses ins­truc­to­res” de las ci­vi­li­za­cio­nes de Me­soa­mé­ri­ca. Lo que sí po­see­mos son topónimos con una raíz in­quie­tan­te que, en opi­nión de Adrian Gil­bert, au­tor del bes­tse­ller Las pro­fe­cías mayas, re­for­za­rían la su­po­si­ción de que es­ta in­creí­ble y avan­za­da ci­vi­li­za­ción des­cen­día de los atlan­tes.

En efec­to, mu­chos de los topónimos del an­ti­guo Mé­xi­co, Gua­te­ma­la y El Salvador, es­tán ba­sa­dos en la raíz “titlán” co­mo el lago Atitlán, don­de un bu­cea­dor afi­cio­na­do en­con­tró, a me­dia­dos de los no­ven­ta, unas mis­te­rio­sas lí­neas en las pie­dras del fon­do que se­rían el em­brión del im­pre­sio­nan­te des­cu­bri­mien­to de Sa­ma­baj, una ciu­dad bau­ti­za­da por Na­tio­nal Geo­grap­hic Channel co­mo la Atlántida ma­ya y que po­dría ser el lu­gar de pro­ce­den­cia del mis­te­rio­so Ba­lún Vo­tan, la cé­le­bre Tu­la.

Otras de­ri­va­cio­nes to­po­ní­mi­cas co­mo la Utitlán me­xi­ca­na, Cu­zatlán en El Salvador y, na­tu­ral­men­te, la su­pues­ta is­la lla­ma­da Aztlán de don­de pro­ce­dían los az­te­cas, res­pal­da­ban pa­ra Bras­seur la exis­ten­cia de la Atlántida.

Cu­rio­sa­men­te, la voz atl en náhualt sig­ni­fi­ca “agua”, exac­ta­men­te lo mis­mo que en idio­ma be­re­ber, pro­pio del nor­te de Áfri­ca. ¿Ca­sua­li­dad?

Del la­do ame­ri­cano, hay prue­bas del in­flu­jo atlán­ti­co en mu­chos nom­bres de pue­blos lla­ma­dos Atla o Atlán, que es la ra­di­cal de Atlántida y sig­ni­fi­can “cer­ca del agua”, y en otros más nu­me­ro­sos que con­ser­van la mis­ma sig­ni­fi­ca­ción co­mo Atla­pan, Atla­pan­co, Atla­co, Atla­co­mul­co, Atla­ten­go, Atla­ma­jac, Atla­mi­ca, Atla­cho­loa­yan, Atlatlan…

Sin una ma­sa de tie­rra en me­dio del Atlán­ti­co, re­sul­ta más difícil ex­pli­car una se­rie de asom­bro­sas coin­ci­den­cias, pre­sen­tes tan­to en Amé­ri­ca del Nor­te co­mo en Su­da­mé­ri­ca. A sa­ber: la ma­yor par­te de las tri­bus in­dí­ge­nas con­ser­van le­yen­das que ase­gu­ran que su ori­gen es­tá en Orien­te o que ob­tu­vie­ron los ade­lan­tos pro­pios de la ci­vi­li­za­ción de unos se­mi­dio­ses lle­ga­dos des­de un lu­gar si­tua­do al es­te.

Por el con­tra­rio, al otro la­do del Atlán­ti­co, ga­le­ses e in­gle­ses si­tua­ron en el océano oc­ci­den­tal el em­pla­za­mien­to de Ava­lón, su pa­raí­so te­rre­nal. Tam­bién al oes­te re­mi­te el Ara­lu de los ba­bi­lo­nios, mien­tras los egip­cios co­lo­ca­ron la mo­ra­da de sus al­mas “en el ex­tre­mo oc­ci­den­tal y en el cen­tro del océano” y lo de­no­mi­na­ron, Aa­ru o Aa­lu. Las tri­bus cel­tas de la Península ibé­ri­ca con­ser­va­ron tra­di­cio­nes de su tie­rra na­tal en el océano si­tua­do a po­nien­te, y los ga­los de la Bre­ta­ña fran­ce­sa guar­dan el re­cuer­do de que sus an­te­pa­sa­dos pro­ve­nían de al­gún lu­gar en el me­dio del océano, co­mo con­se­cuen­cia de una ca­tás­tro­fe que des­tru­yó su tie­rra de ori­gen. Has­ta los ára­bes creían que el pue­blo de Ad vi­vió an­tes de la gran inun­da­ción y fue des­trui­do por las aguas co­mo cas­ti­go por sus pe­ca­dos.

Por si es­to fue­ra po­co, el obis­po de la ar­qui­dió­ce­sis de Yu­ca­tán en­tre 1572 y 1579, Die­go de Lan­da, cons­ta­tó que 18 le­tras del al­fa­be­to ma­ya guar­da­ban un asom­bro­so pa­re­ci­do con es­cri­tu­ras me­di­te­rrá­neas, es­pe­cial­men­te con el al­fa­be­to egip­cio. No pue­de ser ca­sua­li­dad, so­bre

to­do cuan­do to­dos los mi­tos apun­ta­dos alu­den a un lu­gar si­tua­do en el Atlán­ti­co que des­apa­re­ció por al­gún ca­ta­clis­mo, un lu­gar que los grie­gos de la an­ti­güe­dad si­tua­ron más allá de las Co­lum­nas de Hér­cu­les y que bau­ti­za­ron co­mo Atlántida, tér­mino que sig­ni­fi­ca “hi­ja de Atla”, el gi­gan­te de la le­yen­da grie­ga que sos­te­nía el cie­lo y cu­ya hi­ja se lla­ma Ma­ya. ¿Otra ca­sua­li­dad? Tal vez no lo sea tan­to cuan­do cons­ta­ta­mos que el Có­di­ce Bor­gia, un ma­nus­cri­to de con­te­ni­do ri­tual y adi­vi­na­to­rio es­cri­to an­tes de la Con­quis­ta, nos ha­bla de la fi­gu­ra de Atlan­te­otl, que sos­tie­ne so­bre sus hom­bros las aguas ce­les­tes del cos­mos. ¿Có­mo es po­si­ble que an­tes del Des­cu­bri­mien­to se con­cep­tua­ran los mi­tos de igual ma­ne­ra si –en teo­ría– no ha­bía con­tac­to cul­tu­ral? Mien­tras pa­ra unos, los ins­truc­to­res ve­nían del es­pa­cio, otros re­mi­ten a la diás­po­ra de los ha­bi­tan­tes de la mí­ti­ca Atlántida tras el de­vas­ta­dor ca­ta­clis­mo que la hun­dió.

DIO­SES O ATLAN­TES

Y se­gún el alu­di­do li­bro sa­gra­do del Po­pol Vuh, los mayas tu­vie­ron su di­lu­vio y tam­bién su par­ti­cu­lar Noé. Me re­fie­ro al ya men­cio­na­do Ba­lún Vo­tan, aun­que tam­bién es co­no­ci­do co­mo Bo­tam, Uo­tán, Te­pe­yó­llotl, “Dios L” o el más fa­mo­so: Quet­zal­cóatl, es de­cir, la ser­pien­te em­plu­ma­da de los az­te­cas. Y es que uno de los sig­ni­fi­ca­dos de la pa­la­bra Bo­tam es “es­te­ra en­ro­lla­da de ser­pien­tes”, por lo que se le iden­ti­fi­ca con uno de los as­pec­tos de It­zam­ná-Quet­zal­cóatl, el Se­ñor de la Tie­rra.

Los az­te­cas, que de­cla­ra­ron su im­pe­rio en el año 1320 a.C., se li­mi­ta­ron a trans­mi­tir una an­ti­gua tra­di­ción to­ma­da de sus pre­de­ce­so­res que des­cri­bía a es­te dios de for­ma am­bi­gua: “Lle­gó de allen­de los ma­res a bor­do de un bar­co que se mo­vía sin re­mos. Era un hom­bre blan­co, al­to y con bar­ba, que en­se­ñó a la gen­te a uti­li­zar el

Sin una ma­sa de tie­rra en me­dio del Atlán­ti­co, re­sul­ta más difícil ex­pli­car una se­rie de asom­bro­sas coin­ci­den­cias, pre­sen­tes en Amé­ri­ca del Nor­te y en Su­da­mé­ri­ca

fue­go pa­ra co­ci­nar. Asi­mis­mo, cons­tru­yó ca­sas y di­jo a las pa­re­jas que po­dían coha­bi­tar co­mo ma­ri­do y mu­jer, y pues­to que las per­so­nas so­lían pe­lear­se con fre­cuen­cia en aque­llos tiem­pos, él les en­se­ñó a vi­vir en paz”.

Quet­zal­cóatl o la “ser­pien­te em­plu­ma­da” fue la fi­gu­ra prin­ci­pal del pan­teón de las cul­tu­ras prehis­pá­ni­cas. El Ser Su­pre­mo de los ol­me­cas, tol­te­cas, az­te­cas y, tam­bién, de los mayas –que aquí co­no­ce­mos co­mo Ku­kul­cán– de­jó sus en­se­ñan­zas re­co­gi­das en cier­tos do­cu­men­tos lla­ma­dos Huehuetlah­to­lli, “an­ti­guas pa­la­bras”, que eran trans­mi­ti­das oral­men­te de pa­dres a hi­jos. Con pos­te­rio­ri­dad, los pri­me­ros cro­nis­tas es­pa­ño­les las pon­drían por es­cri­to.

Co­mo los egip­cios –es­to tam­bién es cu­rio­so–, los az­te­cas creían que su tri­bu ha­bía na­ci­do de las cue­vas en for­ma de úte­ro for­ma­das en el co­ra­zón de una mon­ta­ña y que su ho­gar pri­mi­ti­vo era una is­la lla­ma­da Aztlán.

EL CÓ­DI­CE DE LA PE­RE­GRI­NA­CIÓN

La mí­ti­ca cu­na de los az­te­cas es­tá di­bu­ja­da en la lla­ma­da Ti­ra de la Pe­re­gri­na­ción o Có­di­ce Bo­tu­ri­ni que se ex­hi­be ac­tual­men­te en las vi­tri­nas del Mu­seo de Na­cio­nal de An­tro­po­lo­gía de Mé­xi­co. Es­tá con­for­ma­do por vein­tiu­na lá­mi­nas de pa­pel ama­te, re­cu­bier­tas de es­tu­co, que fue­ron ela­bo­ra­das du­ran­te la pri­me­ra mi­tad del si­glo XVI, aun­que se pre­su­me que és­tas son una co­pia del do­cu­men­to prehis­pá­ni­co ori­gi­nal. En ellas ve­mos que la is­la de Aztlán -co­mo la Atlántida de Pla­tón— tie­ne un al­tar pi­ra­midal en el cen­tro. En la par­te in­fe­rior del do­cu­men­to, un hom­bre y una mu­jer mi­ran có­mo se ale­ja una em­bar­ca­ción a re­mos. Des­pués, unas pi­sa­das con­du­cen a la tie­rra pro­me­ti­da: Te­noch­titlán, ac­tual Ciu­dad de Mé­xi­co.

Y es que, se­gún ase­gu­ra la le­yen­da, los me­xi­cas sa­lie­ron de Aztlán en bus­ca de su tie­rra pro­me­ti­da tras la vi­sión de un cau­di­llo lla­ma­do Te­noch. És­te ha­bía con­tem­pla­do en un sue­ño que la se­ñal pa­ra de­te­ner­se no era otra que el avis­ta­mien­to de un águi­la lu­chan­do con una ser­pien­te en lo al­to de un no­pal. Tal vez te ha­ya pa­sa­do inad­ver­ti­do, pe­ro el águi­la con la ser­pien­te en el pi­co, fi­gu­ra hoy en el escudo de Mé­xi­co, tie­ne su ori­gen en es­ta le­yen­da.

Arri­ba, la Ti­ra de la pe­re­gri­na­ción o Có­di­ce Bo­tu­ri­ni, que se ex­hi­be en la ac­tua­li­dad en las vi­tri­nas del Mu­seo Na­cio­nal de An­tro­po­lo­gía de Mé­xi­co. A la de­re­cha, la ciu­dad de Bo­nam­pak, en Chia­pas, con­ser­va sor­pren­den­tes pin­tu­ras mu­ra­les mayas.

La vi­sión de Te­noch se con­cre­tó en el va­lle de Tex­co­co don­de los me­xi­cas fun­da­ron la le­gen­da­ria Te­noch­titlán en 1325, una ciu­dad-is­la con ca­na­les y jar­di­nes flo­tan­tes, que po­seía el mis­mo di­se­ño cru­ci­for­me en sus ca­lles que su lu­gar de pro­ce­den­cia… ¿Sa­be­mos dón­de es­tá?

Sor­pren­den­te­men­te, los ex­per­tos no si­túan a la “mí­ti­ca” Aztlán en el Atlán­ti­co sino en el Pa­cí­fi­co, en con­cre­to nos re­mi­ten a una pe­que­ña is­la lo­ca­li­za­da en el oc­ci­den­te de Mé­xi­co, a 34 km al no­roes­te de Santiago Ix­cuintla, que se co­no­ce con el nom­bre de Mex­cal­ti­tán.

LOS DES­CEN­DIEN­TES DE AZTLÁN

Aztlán –del náhuatl aztlatl, ”gar­za”, y tlan, ”lu­gar”– sig­ni­fi­ca “lu­gar de las gar­zas” y, en efec­to, cuan­do en 2009 tu­ve oca­sión de via­jar has­ta Mex­cal­ti­tán pu­de cons­ta­tar que ha­bía mu­chas en los al­re­de­do­res de la la­gu­na.

¿Es­ta­ba en­tran­do en la mí­ti­ca cu­na de los me­xi­ca­nos? Eso es lo que ase­gu­ró al me­nos Wig­ber­to Ji­mé­nez Mo­reno, del De­par­ta­men­to de In­ves­ti­ga­cio­nes His­tó­ri­cas del INAH –Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de An­tro­po­lo­gía e His­to­ria– de Mé­xi­co. Du­ran­te tres años es­te his­to­ria­dor lle­vó a ca­bo en es­ta is­la di­ver­sas in­ves­ti­ga­cio­nes ét­ni­cas e his­tó­ri­cas pa­ra des­pe­jar la in­cóg­ni­ta del ori­gen de los az­te­cas. Los tex­tos de dos cro­nis­tas del si­glo XVI, Fray Die­go Du­rán y Alba Cor­tés Ix­til­xó­chitl, per­mi­ten iden­ti­fi­car el mí­ti­co Aztlán con es­ta is­la de Na­ya­rit.

Las cró­ni­cas ase­gu­ran que “es­tas gen­tes vivían fe­li­ces en la be­lla Aztlán jun­to a to­do ti­po de pa­tos, gar­zas y otras aves acuá­ti­cas”. Pe­ro las des­crip­cio­nes de Aztlán son con­tra­dic­to­rias. Mien­tras que el do­mi­ni­co es­pa­ñol Die­go Du­rán ha­bla­ba en el si­glo XVI de una cla­se de pa­raí­so o edén, li­bre de en­fer­me­dad y de muer­te, que exis­tió en al­gu­na par­te en el nor­te le­jano, el Có­di­ce Au­bin di­ce que era un lu­gar pre­so de una éli­te ti­ra­na.

Aho­ra sus ca­lles son tran­qui­las, oca­sio­nal­men­te do­mi­na­das por tu­ris­tas que acu­den a ver su cen­tro his­tó­ri­co y su igle­sia co­lo­nial. Du­ran­te la épo­ca de llu­vias, se “hun­den” –co­mo dicen los lu­ga­re­ños– pa­ra ser inun­da­das por las aguas del río San Pedro y trans­for­mar­se en ca­na­les que con­du­cen al cen­tro. Por eso las ace­ras son al­tas, muy al­tas, y la vi­da trans­cu­rre en­tre la la­gu­na, cin­co ca­lle­jo­nes que vis­tos des­de el ai­re pre­sen­tan un su­ges­ti­vo di­se­ño cru­ci­for­me, y la pla­za cen­tral. Me di­ri­gí a es­ta úl­ti­ma pa­ra en­con­trar al­gu­nas cla­ves del pa­sa­do de Mé­xi­co en el mu­seo lo­cal. Allí, el mú­si­co te­pi­cen­se Ma­nuel Uri­be reunió una co­lec­ción de ob­je­tos prehis­pá­ni­cos ha­lla­dos en los al­re­de­do­res que re­sul­ta­rían cla­ve pa­ra re­sol­ver si el mí­ti­co Aztlán de los az­te­cas te­nía que ver con es­ta pe­que­ña is­la de pes­ca­do­res de no más de 400 me­tros de diá­me­tro. La pie­za más im­por­tan­te con­sis­te en una pie­dra gra­ba­da que mues­tra una gar­za o águi­la –hay cier­ta dis­cu­sión al res­pec­to– ca­zan­do una ser­pien­te que en­ca­ja­ría con la vi­sión de Te­noch,

Se­gún la le­yen­da, los me­xi­cas sa­lie­ron de Aztlán en bus­ca de su tie­rra pro­me­ti­da, des­pués de la vi­sión de un cau­di­llo lla­ma­do Te­noch

el cha­mán que con­du­jo a es­tas gen­tes a una mi­gra­ción que du­ró ge­ne­ra­cio­nes.

Se­gún la ver­sión lo­cal, los az­te­cas sa­lie­ron de aquí en bus­ca de su tie­rra pro­me­ti­da en 1091 y deam­bu­la­ron du­ran­te ca­si dos si­glos an­tes de es­ta­ble­cer­se en lo que hoy es la Ciu­dad de Mé­xi­co.

El di­se­ño de Te­noch­titlán, ade­más, era una ciu­dad-is­la con ca­na­les y jar­di­nes flo­tan­tes, que po­seía la mis­ma for­ma cru­ci­for­me en sus ca­lles que su lu­gar de pro­ce­den­cia. ¿No era una for­ma de re­cor­dar su lu­gar de ori­gen?

Pues hay al­go aún más lla­ma­ti­vo. El di­se­ño cru­ci­for­me de Mex­cal­ti­tán, es de­cir, la mí­ti­ca Atlán de los me­xi­cas, es­tá in­ser­to en los es­cu­dos de unas gi­gan­tes­cas es­cul­tu­ras co­no­ci­das co­mo Gue­rre­ros de Tu­le o Atlan­tes de Tu­la, en la ca­pi­tal tol­te­ca To­llan-Xi­co­co­titlan, cu­yas rui­nas se ex­tien­den en el es­ta­do de Hi­dal­go (Mé­xi­co). Su to­ca­do de plu­mas, por cier­to, es idén­ti­co al de los hom­bres que apa­re­cen aplas­ta­dos por el faraón Ram­sés III en la fa­cha­da del tem­plo de Me­di­nat Ha­bú ¿Ca­sua­li­dad? Lo du­do.

Tol­te­cas, por cier­to, sig­ni­fi­ca “maes­tros cons­truc­to­res” en náhuatl. Des­pués de aban­do­nar mis­te­rio­sa­men­te la ciu­dad de Teo­tihua­cán és­tos cons­tru­ye­ron una ré­pli­ca a pe­que­ña es­ca­la de lo que se­ría su nue­va ca­pi­tal, allá por el año 800 d. C. Su fun­da­dor no fue otro que Quet­zal­cóatl, nues­tro Vo­tan ma­ya.

CE­RRAN­DO EL CÍRCU­LO

El ex je­sui­ta Car­los de Si­güen­za y Gón­go­ra reunió, a fi­na­les del si­glo XVII, una gran co­lec­ción de ma­nus­cri­tos y pin­tu­ras an­te­rio­res a la con­quis­ta. Des­cu­brió que los az­te­cas ha­bla­ban de una pie­dra ca­len­da­rio em­plea­da pa­ra lle­var a ca­bo una cro­no­lo­gía exac­ta a tra­vés de pe­río­dos de 52 y 104 años. Así pu­do ob­te­ner fe­chas im­por­tan­tes co­mo la fun­da­ción del im­pe­rio az­te­ca, y la de Te­noch­titlán, en

Cuan­do los in­dí­ge­nas lo ha­lla­ron, lu­cien­do una fron­do­sa bar­ba y ca­be­llo ru­bio, lo ve­ne­ra­ron y cre­ye­ron que ve­nía el dios Quet­zal­cóalt

1325, o del im­pe­rio ol­me­ca cu­yo ori­gen –se­gún Si­güen­za– ra­di­ca­ba en la le­gen­da­ria is­la de la Atlántida a cu­yos mo­ra­do­res atri­bu­yó la cons­truc­ción de las gran­des pi­rá­mi­des de Teo­tihua­cán.

Aun­que sus teorías, re­co­gi­das en Eu­ro­pa por un ita­liano, sus­ci­ta­ron las bur­las de los his­to­ria­do­res, des­per­ta­ron el in­te­rés del ba­rón Ale­xan­der von Hum­boldt, que via­jó a bor­do de una fra­ga­ta es­pa­ño­la, en 1803, pri­me­ro a Gua­ya­quil (Ecua­dor), des­pués a Aca­pul­co y, fi­nal­men­te, a Ciu­dad de Mé­xi­co, cons­trui­da so­bre las rui­nas de la ca­pi­tal de los az­te­cas.

Le­yen­do los es­cri­tos de Hum­boldt y par­ti­cu­lar­men­te su li­bro El des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca (1892), no ten­go cla­ro que él cre­ye­ra en la exis­ten­cia real de la Atlántida, más bien se hi­zo eco de las re­fe­ren­cias muy an­ti­guas de na­ve­gan­tes y aven­tu­re­ros. De he­cho, Hum­boldt se da cuen­ta de las an­ti­guas tra­di­cio­nes de los abo­rí­ge­nes de Gua­te­ma­la, que ha­blan de Vo­tan y guar­dan una in­creí­ble ana­lo­gía con el es­can­di­na­vo Wo­dan o Odín. Es­to mis­mo pro­pi­cia el ar­gu­men­to de la no­ve­la Quet­zal­cóatl, el hom­bre hu­ra­cán, de la his­to­ria­do­ra ca­na­dien­se Lu­cie Du­fres­ne. Se­gún su hi­pó­te­sis, al­re­de­dor del año 1000, un vi­kin­go que se di­ri­gía al es­te de los Es­ta­dos Uni­dos, dio con la co­rrien­te cá­li­da del sur y pu­do lle­gar a Cu­ba. Allí ha­bría si­do atra­pa­do por un hu­ra­cán que lo con­du­jo has­ta las cos­tas me­xi­ca­nas, al ac­tual es­ta­do de Ve­ra­cruz. Cuan­do los in­dí­ge­nas lo en­con­tra­ron, lu­cien­do una fron­do­sa bar­ba y ca­be­llo ru­bio y blan­dien­do una es­pa­da de ace­ro, un cas­co o ves­ti­men­tas que les re­sul­ta­ban com­ple­ta­men­te ex­tra­ñas, lo ve­ne­ra­ron y cre­ye­ron que veían al dios Quet­zal­cóatl lle­ga­do del es­te. La au­to­ra prue­ba que, a par­tir de en­ton­ces, exis­te un no­ta­ble desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co en la fun­di­ción de me­ta­les, que pro­du­jo un avan­ce cua­li­ta­ti­vo de la ci­vi­li­za­ción.

Pa­ra la men­te de un in­dí­ge­na ame­ri­cano de aquel tiem­po, que des­co­no­cía lo que era una co­ta de ma­lla, ¿no po­día an­to­jár­se­le al­go así co­mo una piel de ser­pien­te? Su es­ta­tu­ra y com­ple­xión fí­si­ca, así co­mo los ca­be­llos ru­bios y las bar­bas que eran pro­pias de los vi­kin­gos, en­ca­ja­ban con las des­crip­cio­nes de la Ser­pien­te Em­plu­ma­da. El pro­ble­ma ra­di­ca en que el cul­to a la ser­pien­te em­plu­ma­da es muy an­te­rior, se re­mon­ta 1.800 años an­tes de nues­tra era. El poe­ta y en­sa­yis­ta fran­cés Paul Va­léry, ha­cién­do­se eco del ro­mán­ti­co e im­pe­re­ce­de­ro mi­to de ciu­da­des e is­las que han des­apa­re­ci­do de la faz de la tie­rra es­cri­bía: “Ha­bía­mos oí­do ha­blar de mun­dos en­te­ros des­apa­re­ci­dos, de im­pe­rios idos a pi­que con to­dos sus hom­bres y to­das sus má­qui­nas”. Tal vez lo que ne­ce­si­te­mos sea eso, dar con sus má­qui­nas, con al­gún ar­te­fac­to que des­pe­je por fin las du­das acer­ca de la exis­ten­cia de una te­rra ig­no­ta, ori­gen del progreso de al­gu­nas cul­tu­ras an­ti­guas que po­bla­ron la Tie­rra.

Imá­ge­nes de Mex­cal­ti­tán, con­si­de­ra­da co­mo el Aztlán de los me­xi­cas, y en­tre las que po­de­mos ver su igle­sia co­lo­nial y su escudo, que mues­tra una gar­za con una ser­pien­te en el pi­co

El ca­len­da­rio

az­te­ca mues­tra la ob­se­sión de su ci­vi­li­za­ción con el tiem­po. En la otra pá­gi­na, gue­rre­ro tolte­ta en la ciu­dad me­xi­ca­na de Tu­la.

El ob­ser­va­to­rio de Chi­chén It­zá re­fle­ja los avan­za­dos co­no­ci­mien­tos as­tro­nó­mi­cos de los mayas. ¿Fue­ron he­re­da­dos de los atlan­tes?

So­bre es­tas lí­neas, la ca­te­dral de Mé­xi­co D.F. se asien­ta so­bre la an­ti­gua Tec­no­titlán. Ba­jo es­tas lí­neas, re­lie­ve ma­ya. A su de­re­cha, na­ti­vo en la ac­tua­li­dad. De­ba­jo, la ser­pien­te, pro­ta­go­nis­ta de los mi­tos an­ces­tra­les.

El ba­rón Ale­xan­der von Hum­boldt se hi­zo eco de las re­fe­ren­cias que los na­ve­gan­tes y via­je­ros de la an­ti­güe­dad te­nían acer­ca de la exis­ten­cia real de la Atlántida.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.