Ma­gia en las montañas as­tu­ria­nas

FUE­RON HUMILLADOS, PERSEGUIDOS Y CONVERTIDOS EN APESTADOS DU­RAN­TE SI­GLOS POR EL SIS­TE­MA. A SU VEZ, SUS TRA­DI­CIO­NES Y CREEN­CIAS HAN SI­DO ESTUDIADAS DES­DE EL SI­GLO XVIII POR ILUSTRADOS, ANTROPÓLOGOS Y CRO­NIS­TAS QUE FUE­RON ATRA­PA­DOS POR SU MA­GIA Y LE­YEN­DA MA

Enigmas - - ESPAÑA MÁGICA - TEXTO Fran­cis­co Con­tre­ras Gil

Va­quei­ros de Al­za­da lla­man aquí a los mo­ra­do­res de cier­tos pue­blos fun­da­dos so­bre las montañas ba­jas y ma­rí­ti­mas de es­te Prin­ci­pa­do, en los con­ce­jos que es­tán a su oca­so, cer­ca del con­fín de Galicia. Llá­man­se Va­quei­ros por­que vi­ven co­mún­men­te de la cría de ga­na­do va­cuno; y de Al­za­da, por­que su asien­to no es fi­jo, sino que al­zan su mo­ra­da y re­si­den­cia, y emi­gran anual­men­te con sus fa­mi­lias y ga­na­dos a las montañas al­tas”, es­cri­bió Jo­ve­lla­nos en su Car­ta No­na, en el si­glo XVIII.

Ser Va­quei­ro de Al­za­da fue una for­ma de pen­sar y vi­vir que so­la­men­te pu­do dar­se en unas cir­cuns­tan­cias y en una geo­gra­fía de­ter­mi­na­da. Los con­ce­jos de Cu­di­lle­ro, Val­dés, Allan­de, Sa­las, So­mie­do, Can­gas de Nar­cea o Ti­neo fue­ron su ho­gar. Un te­rri­to­rio in­hós­pi­to, de es­car­pa­das subidas, gran­des des­fi­la­de­ros, es­pe­sos bos­ques y to­do ti­po de fie­ras por el cual has­ta fi­na­les del si­glo XIX no era po­si­ble el pa­so de ca­rros de rue­das. No en vano, el pro­pio Jo­ve­lla­nos es­cri­bió que “ale­ja­da, en el ex­tre­mo más sep­ten­trio­nal de España, en­cla­va­da en­tre la más bra­va de sus cos­tas y una cor­di­lle­ra inac­ce­si­ble, sa­be us­ted que los es­pa­ño­les de la otra ban­da tie­nen de ella po­co o más o me­nos la mis­ma idea de de la La­po­nia”. Una co­mar­ca agres­te y be­lla que fue co­bi­jo de un má­gi­co y “maldito” pue­blo.

ORÍ­GE­NES LE­GEN­DA­RIOS

Pu­ro mis­te­rio. A pe­sar de que hay cons­tan­cia de su exis­ten­cia en las montañas del Prin­ci­pa­do des­de el si­glo X, lo cier­to es que sus orí­ge­nes no de­jan de ser un enig­ma por des­ve­lar. Exis­ten de­ce­nas de hi­pó­te­sis y ca­si to­das ellas mar­ca­das por la le­yen­da. Pa­ra Ber­nar­do de Ace­ve­do sus raí­ces es­ta­rían en el pue­blo cel­ta. El Dr. Fe­de­ri­co Ru­bio sos­tu­vo que se tra­ta­ría de cal­deos es­cla­vos traí­dos a la Península por fe­ni­cios. Me­nén­dez Pidal es­gri­mió la po­si­bi­li­dad de que fue­ran un pue­blo sud-itá­li­co que emi­gró du­ran­te la se­gun­da re­pú­bli­ca ro­ma­na a nues­tro país ba­sán­do­se en la to­po­ni­mia y la lin­güís­ti­ca. M. Cam­pa­na pro­mo­vió que eran ger­má­ni­cos que re­ca­la­ron en es­tos pa­ra­jes du­ran­te la de­ca­den­cia de Ro­ma. Y Elías García o Ma­riano Me­nén­dez Val­dés afir­ma­ron que se tra­ta­ba de nor­man­dos. Sea co­mo fue­re, lo cier­to es que na­da se sa­be so­bre sus orí­ge­nes aun­que los his­to­ria­do- res sos­tie­nen que la teo­ría más só­li­da re­mi­te a un ger­men au­tóc­tono.

Pe­ro al mar­gen de sus orí­ge­nes, ¿por qué los Va­quei­ros se con­vir­tie­ron en apestados, en “pe­li­gro­sos” pa­ra los res­pon­sa­bles ins­ti­tu­cio­na­les y re­li­gio­sos?

Eran gen­tes que vivían en lu­ga­res inac­ce­si­bles, ais­la­dos de los gran­des po­bla­cio­nes. Y su par­ti­cu­lar for­ma de vi­da, el es­pí­ri­tu nó­ma­da que con­ver­tía su exis­ten­cia en un pe­re­gri­nar por to­do el Prin­ci­pa­do, fue mar­gi­nán­do­los so­cial­men­te y pro­vo­có que na­cie­sen en su seno tra­di­cio­nes, ri­tos y cre­dos par­ti­cu­la­res. El he­cho de no te­ner re­si­den­cia fi­ja, que no pa­ga­ran tri­bu­tos y elu­die­ran el re­clu­ta­mien­to a quin­tas y mi­li­cias, lle­vó a una si­tua­ción in­sos­te­ni­ble que es­ta­lló con una re­pre­sión sin pre­ce­den­tes por par­te de las au­to­ri­da­des ci­vi­les y re­li­gio­sas.

No po­dían ser en­te­rra­dos en cam­po sa­gra­do y es­ta­ban obli­ga­dos a ocu­par un lu­gar de­ter­mi­na­do, al mar­gen del res­to de lu­ga­re­ños, en los tem­plos. Bue­na mues­tra de ello po­de­mos en­con­trar­la en el con­ce­jo de Cu­di­lle­ro, en la Pa­rro­quia de San Mar­tín de Lui­ña, don­de se pue­de ob­ser­var una bal­do­sa

de ce­men­to don­de lee­mos: “No pa­sen de aquí a oír mi­sa los Va­quei­ros”.

Nó­ma­das por ex­ce­len­cia, los Va­quei­ros de Al­za­da al­ber­ga­ban un má­gi­co y fan­tás­ti­co uni­ver­so so­bre­na­tu­ral. Sus creen­cias y par­ti­cu­la­res ri­tos co­bran fuer­za y vi­da cuan­do el via­je­ro bus­ca­dor re­co­rre los va­lles y bos­ques de ha­yas y ro­bles as­tu­ria­nos. Su par­ti­cu­lar es­ti­lo de vi­da, siem­pre al pie de los ca­mi­nos, mo­ti­va­ron que bus­ca­ran res­pues­tas es­pi­ri­tua­les en la dio­sa ma­dre na­tu­ra­le­za. El pa­ga­nis­mo se sin­cre­ti­za­ba con el cris­tia­nis­mo en pos del be­ne­fi­cio mé­di­co y es­pi­ri­tual. Así, quien fue­ra ad­jun­to a la pa­rro­quia de Ma­lle­za, en el Con­ce­jo de Sa­las, Jo­sé de la Gra­na, de­jó es­cri­to có­mo du­ran­te las tor­men­tas to­ca­ban las cam­pa­nas de la Ca­pi­lla de San­ta Bár­ba­ra pa­ra ale­jar true­nos y re­lám­pa­gos, pa­ra que las “chis­pas eléc­tri­cas” hi­cie­ran el me­nor da­ño po­si­ble a las bra­ñas y el ga­na­do. Un uni­ver­so pro­di­gio­so re­gi­do de for­ma si­len­cio­sa por las bru­xas. Mu­je­res que con con­ju­ros y ri­tos eran ca­pa­ces de ha­cer to­do ti­po de un­güen­tos y pó­ci­mas con las que prac­ti­car el bien o el mal a las gen­tes y a las bes­tias. Los Va­quei­ros acu­dían a las ha­ce­do­ras de pro­di­gios en bus­ca de de­ses­pe­ra­do re­me­dio an­te cual­quier en­fer­me­dad o mal que les ace­cha­ba. No en vano, mu­chos de ellos se de­fen­dían de las ma­las ar­tes y em­bru­jos por­tan­do en el cin­tu­rón pe­que­ñas bol­si­tas re­lle­nas de plan­tas aro­má­ti­cas, con pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas, re­co­gi­das du­ran­te la no­che de San Juan. Uno de los ca­sos más co­no­ci­dos fue el pro­ta­go­ni­za­do por Ana María García, la bru­ja de los Va­quei­ros, co­no­ci­da co­mo “La Lo­be­ra de Lla­nes”. Na­ci­da en 1623 en el Con­ce­jo de Lla­nes, fue la pro­ta­go­nis­ta de uno de los po­cos ca­sos do­cu­men­ta­dos de bru­je­ría en As­tu­rias, acu­sa­da de lo­be­ra –de te­ner la ca­pa­ci­dad de con­gre­gar a los lo­bos pa­ra ata­car al ga­na­do y a los se­res hu­ma­nos– por la In­qui­si­ción y cu­yo desen­la­ce es un enig­ma, ya que lo­gró es­ca­par de la tor­tu­ra y la ho­gue­ra.

Al igual que en otras mu­chas par­tes del Prin­ci­pa­do de As­tu­rias, da­ban gran im­por­tan­cia a los se­llos má­gi­cos: los pen­tal­fas y pen­ta­gra­mas lla­ma­dos por los Va­quei­ros “pie de Bru­jas”. Pa­ra aque­llos hom­bres y mu­je­res ob­ser­var­la con uno de los vér­ti­ces ha­cia arri­ba era se­ñal de ma­gia po­si­ti­va, y si te­nían dos pun­tas en la mis­ma di­rec­ción, in­di­ca­ban que es­ta­ban en lu­ga­res em­bru­ja­dos o ace­cha­dos por ma­los es­pí­ri­tus. Los amu­le­tos y ta­lis­ma­nes es­ta­ban muy pre­sen­tes en su vi­da co­ti­dia­na. Te­nían la con­vic­ción de que pin­ta­dos o ta­lla­dos -siem­pre con for­ma de lu­na, me­dia-lu­na, co­ra­zo­nes o es­tre­llas–, evi­ta­ban el mal de ojo o ao­ja­mien­to.

Las cam­pa­nas y cen­ce­rros que por­ta­ba el ga­na­do lle­va­ban con­ju­ros gra­ba­dos en

Sus creen­cias sin­cre­ti­za­ban el cris­tia­nis­mo y el pa­ga­nis­mo y te­nían gran fe en la su­pers­ti­ción y la ma­gia

el me­tal, ba­jo el con­ven­ci­mien­to de que su so­ni­do no so­la­men­te ser­vía pa­ra bus­car las re­ses des­ca­rria­das, sino tam­bién pa­ra ale­jar a los duen­des, ma­los es­pí­ri­tus y otros pe­li­gros más te­rre­na­les, co­mo las ser­pien­tes. En los co­lla­res de sus re­ses se po­dían ob­ser­var ro­sá­ceas ta­llas con­tra las tem­pes­ta­des, co­mo pro­tec­ción con­tra em­bru­ja­mien­tos y mor­de­du­ras. In­clu­so, en los re­ba­ños de ove­jas, la de co­lor ne­gro go­za­ba de una pro­tec­ción es­pe­cial de­bi­do a las su­pues­tas ca­pa­ci­da­des so­bre­na­tu­ra­les que te­nía pa­ra ahu­yen­tar los ra­yos de las tor­men­tas.

Du­ran­te el pro­ce­so de se­den­ta­ris­mo que vi­vie­ron, en sus asen­ta­mien­tos, la su­pers­ti­ción y fe en ese par­ti­cu­lar uni­ver­so má­gi­co de se­res ele­men­ta­les –duen­des, ja­nas, tras­gus o nu­be­rus– y es­pí­ri­tus, que­dó in­mor­ta­li­za­do en los “Pies de Bru­jas” que co­lo­ca­ban so­bre los por­to­nes de las ca­sas, así co­mo en las vi­gas de ma­de­ra de los hó­rreos, puer­tas de las pa­ne­ras, ce­rra­du­ras de me­tal, pa­re­des de las bra­ñas e in­clu­so en las cu­nas de los ni­ños. No en vano, la al­ta mor­ta­li­dad in­fan­til era acha­ca­da a se­res dia­bó­li­cos. Tra­di­cio­nes pa­ga­nas que fue­ron trans­for­mán­do­se con la im­plan­ta­ción del cris­tia­nis­mo pe­ro que nun­ca des­apa­re­cie­ron.

El ais­la­do y es­tig­ma­ti­za­do pue­blo va­quei­ro no acep­tó nun­ca con bue­nos ojos cam­biar sus tra­di­cio­nes y sim­ple­men­te las trans­for­mó y adap­tó con­vir­tién­do­las en po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tas has­ta el día de hoy. Bue­na mues­tra de es­to la po­de­mos en­con­trar en una lo­se­ta de pie­dra es­cul­pi­da con una cruz -ro­dea­da por ca­rac­te­res crip­to-má­gi­cos, una es­tre­lla de cin­co pun­tas y ra­mas de te­jo, su ár­bol sa­gra­do–, en la Igle­sia de San Mar­tín de Sa­las y el si­guien­te texto: “Con es­te signo es pro­te­gi­do el hom­bre pia­do­so, con es­te signo es ven­ci­do el enemi­go”.

De­bi­do a su for­ma de vi­da, a su no­ma­dis­mo y ale­ja­mien­to de la so­cie­dad, los Va­quei­ros de Al­za­da fue­ron es­tig­ma­ti­za­dos y te­mi­dos du­ran­te si­glos por el sis­te­ma, con­vir­tién­do­se en una es­tir­pe “mal­di­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.