UN PA­PA CON­TRA EL FAN­TAS­MA DE NE­RÓN

Enigmas - - REPORTAJE -

Fan­tas­mas tam­bién los hay ilus­tres y, en el ca­so del em­pe­ra­dor Ne­rón, mo­les­tos. La ma­la fa­ma que lo acom­pa­ñó en vi­da no lo aban­do­nó tras ella. Ne­rón ha pa­sa­do a la his­to­ria co­mo un per­so­na­je san­gui­na­rio y, des­de lue­go, hi­zo mé­ri­tos pa­ra al­can­zar ta­les “ho­no­res”. Más allá de si pro­vo­có el in­cen­dio que re­du­jo par­te de Ro­ma a ce­ni­zas, no le fal­tan muer­tes a sus es­pal­das. Hay in­di­cios pa­ra pen­sar que man­dó en­ve­ne­nar a su her­ma­nas­tro Bri­tá­ni­co, ins­ti­gó la eje­cu­ción de su ma­dre Agri­pi­na, de sus dos es­po­sas, Oc­ta­via y Po­pea, y, ba­jo su man­da­to, pe­re­cie­ron gran nú­me­ro de cris­tia­nos. Y, des­de el más allá, con­ti­nuó ha­cien­do de las su­yas. Así, en ju­nio del año 68 d. C, tras ser con­si­de­ra­do “enemi­go pú­bli­co” por el Se­na­do, Ne­rón de­ci­dió qui­tar­se la vi­da. Aun­que, en ho­nor a la ver­dad, en el úl­ti­mo mo­men­to tu­vo que ser su se­cre­ta­rio Epa­fro­di­to quien le hun­dió el pu­ñal. El em­pe­ra­dor fue in­ci­ne­ra­do y sus res­tos en­te­rra­dos a las afue­ras de la ciu­dad del Tí­ber, ba­jo un no­gal. A par­tir de en­ton­ces co­mien­zan sus co­rre­rías des­de el otro la­do. Y es que, cuen­tan que el fan­tas­ma de Ne­rón, acom­pa­ña­do de otras al­mas en pe­na, se de­di­ca­ba a ator­men­tar a quien osa­ba pa­sar por allí. Es más, el lu­gar aca­bó por con­ver­tir­se en si­tio de reunión de bru­jas. No se pu­so “so­lu­ción” a tal si­tua­ción has­ta el 1.099. Fue el Pa­pa Pas­cual II quien se de­ci­dió a pa­rar los pies al al­ma en pe­na con un exor­cis­mo en el lu­gar de las apa­ri­cio­nes. En pri­mer lu­gar, or­de­nó tres días de ora­ción y ayuno. Se cuen­ta que fue la ter­ce­ra no­che cuan­do a su San­ti­dad se le apa­re­ció la Vir­gen dan­do ór­de­nes de lo que de­bía ha­cer­se: el no­gal ba­jo el que se en­con­tra­ba en­te­rra­do de­bía ser ta­la­do y los res­tos del em­pe­ra­dor que­dar ex­hu­ma­dos y arro­ja­dos al Tí­ber. Al cuar­to día, cien­tos de per­so­nas asis­tie­ron a tan pe­cu­liar exor­cis­mo. Al po­co, se cons­tru­yó una igle­sia en el lu­gar, que, en 1472, se­ría sus­ti­tui­da por San­ta María del Po­po­lo a pe­ti­ción del Pa­pa Six­to IV. En ella aún pue­den ver­se va­rios ba­jo­rre­lie­ves que na­rran la le­yen­da, in­clui­do el de Pas­cual II ases­tan­do el ha­cha­zo al no­gal ba­jo la mi­ra­da de la Vir­gen María y Je­sús.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.