EL ORO DEL maldito TI­GRE MALAYO

UNA CU­RIO­SA Y PO­CO CO­NO­CI­DA HIS­TO­RIA DE LA SE­GUN­DA GUE­RRA MUN­DIAL HA­BLA DE UN TE­SO­RO QUE UN GRU­PO MI­LI­TAR JA­PO­NÉS HA­BRÍA ES­CON­DI­DO EN FI­LI­PI­NAS. TIEM­PO DES­PUÉS, EL BO­TÍN PER­MA­NE­CE DES­APA­RE­CI­DO, PE­RO SU LE­YEN­DA SI­GUE VI­VA…

Enigmas - - REPORTAJE -

Nos en­con­tra­mos en un mo­men­to tan tur­bio co­mo lo fue la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Ja­pón se ubi­ca en el ban­do del Eje, jun­to a Ale­ma­nia e Ita­lia; y los EEUU tie­nen im­pues­to so­bre el país ni­pón, des­de el ata­que a Pearl Har­bor, un blo­queo eco­nó­mi­co y co­mer­cial sin pre­ce­den­tes, pa­ra im­po­si­bi­li­tar que los ja­po­ne­ses lle­guen a es­ta­ble­cer ba­ses mi­li­ta­res por las re­gio­nes alia­das de Asia.

El po­der im­pe­rial es cons­cien­te de lo in­sos­te­ni­ble de la si­tua­ción si el país de­be so­bre­vi­vir y afron­tar la gue­rra, de mo­do que Hi­rohi­to, el em­pe­ra­dor, con­vo­ca a su her­mano, Ya­suhi­to Chi­chi­bu, pa­ra di­ri­gir una ope­ra­ción se­cre­ta de la que ni si­quie­ra hoy te­ne­mos evi­den­cias de­ter­mi­nan­tes. Kin no yuri –o “lis do­ra­da”–, se­ría su nom­bre. Con el fin de res­ta­ble­cer la eco­no­mía del país, e ins­pi­ra­dos por los sa­queos de ar­te, jo­yas, do­cu­men­tos his­tó­ri­cos y oro que lle­va­ron a ca­bo los na­zis, el im­pe­rio ja­po­nés da la or­den de sa­quear Asia.

LA “LIS DO­RA­DA” DE YAMASHITA

El hom­bre es­co­gi­do pa­ra eje­cu­tar so­bre el te­rreno to­da es­ta ope­ra­ción se­ría To­mo­yu­ki Yamashita, un ge­ne­ral cu­yo nom­bre se con­ver­ti­ría en mí­ti­co al su­po­ner­se el res­pon­sa­ble de uno de los te­so­ros es­con­di­dos más im­por­tan­tes. Un te­so­ro ex­tra­or­di­na­rio del que se ha lle­ga­do a de­cir, sin nin­gu­na prue­ba, que con­cen­tra más oro del que hay en to­das las re­ser­vas com­bi­na­das de to­dos los ban­cos cen­tra­les del mun­do.

Yamashita, por ma­las re­la­cio­nes con al­tos car­gos del po­der im­pe­rial, siem­pre ha­bía si­do mar­gi­na­do y re­le­ga­do a mi­sio­nes más se­cun­da­rias, si bien te­nía ap­ti­tu­des pa­ra em­pre­sas ma­yo­res. No obs­tan­te, en es­ta oca­sión cam­bió su suer­te y fue des­ti­na­do al sud­es­te asiá­ti­co. Allí con­quis­ta­ría, al man­do de una de las fac­cio­nes del ejér­ci­to im­pe­rial, las co­lo­nias bri­tá­ni­cas du­ran­te su cam-

pa­ña en Ma­la­sia, lu­gar don­de se­ría bau­ti­za­do co­mo “el ti­gre de Ma­la­sia” por su fe­ro­ci­dad gue­rre­ra y sus al­tas ca­pa­ci­da­des. Tam­bién par­ti­ci­pó en la caí­da de Sin­ga­pur, des­ta­can­do sus vic­to­rias por di­cha re­gión de Asia.

Allá por don­de pa­sa­ba el ejér­ci­to ja­po­nés, sus ge­ne­ra­les sa­quea­ban to­do lo que po­dían –tam­bién se ha es­pe­cu­la­do con que la ma­fia de la Ya­ku­za pu­do par­ti­ci­par en es­to–: ban­cos, de­pó­si­tos, lo­ca­les co­mer­cia­les, mu­seos, ca­sas par­ti­cu­la­res, tem­plos, nu­me­ro­sos edi­fi­cios re­li­gio­sos y co­mu­ni­da­des de chi­nos ri­cos con aho­rros en oro… Ob­te­nien­do de to­do ello lin­go­tes, jo­yas, es­ta­tuas, obras de ar­te y an­ti­güe­da­des de gran va­lor. Yamashita se­ría el en­car­ga­do de ir uni­fi­can­do el bo­tín, que aca­ba­ría adop­tan­do el so­bre­nom­bre de “el Oro de Yamashita” has­ta el día de hoy. Los sa­queos prin­ci­pal­men­te se pro­du­je­ron en Bir­ma­nia, Ma­la­sia, Tai­lan­dia y Sin­ga­pur, y su­pu­sie­ron la for­ma­ción de un te­so­ro de in­cal­cu­la­ble va­lor.

EL ORO QUE NO LLE­GA

No obs­tan­te, en­viar el te­so­ro a Ja­pón du­ran­te la gue­rra fue una ta­rea ca­si im­po­si­ble. To­do lo sa­quea­do se con­cen­tró en Sin­ga­pur con la in­ten­ción de ser tras­la­da­do. Sin em­bar­go, la im­pre­vis­ta re­cu­pe­ra­ción in­gle­sa de es­te te­rri­to­rio obli­gó a Yamashita a mo­ver el bo­tín a Fi­li­pi­nas, don­de el ejér­ci­to ni­pón se re­fu­gia­ría jun­to al bo­tín y tra­ta­ría de que lle­ga­ra a Ja­pón a tra­vés de di­ver­sos en­víos por mar.

La reali­dad es que es­to tam­bién se con­vir­tió en ta­rea im­po­si­ble. Ja­pón iba per­dien­do fuer­za mi­li­tar en el Pa­cí­fi­co y los nor­te­ame­ri­ca­nos ca­da vez ha­cían más da­ño a los mer­can­tes ni­po­nes. És­tos es­ta­ban cer­ca­dos des­de que los EEUU ha­bían ini­cia­do su es­tra­te­gia, con el ge­ne­ral Dou­glas Ma­cArt­hur a la ca­be­za, de re­to­mar la co­lo­nia fi­li­pi­na des­de Aus­tra­lia.

An­te es­ta dis­yun­ti­va, al ge­ne­ral Yamashita no le que­dó otro re­me­dio que to­mar la de­ci­sión de ocul­tar el oro. Se dis­pu­so de una bri­ga­da de in­ge­nie­ros y car­tó­gra­fos que cons­tru­ye­ron por to­do el ar­chi­pié­la­go nu­me­ro­sos sis­te­mas de com­ple­jos tú­ne­les sub­te­rrá­neos. Ade­más, se­gún la le­yen­da, hi­cie­ron un to­tal de 172 ma­pas

apro­xi­ma­da­men­te, uno por ca­da es­con­di­te que con­te­nían los baú­les en que se guar­da­ba el oro. Tam­bién cuen­ta la le­yen­da que mu­chos de los tú­ne­les es­ta­ban pla­ga­dos de tram­pas y ex­plo­si­vos.

El 3 de sep­tiem­bre de 1945, al mes de los te­rri­bles bom­bar­deos de Hi­ros­hi­ma y Na­ga­sa­ki, el ti­gre de Ma­la­sia se rin­dió de for­ma ofi­cial por or­den del em­pe­ra­dor en la re­si­den­cia del em­ba­ja­dor ame­ri­cano en Fi­li­pi­nas.

Yamashita fue in­te­rro­ga­do y tor­tu­ra­do pe­ro, en teo­ría, nun­ca fa­ci­li­tó la ubi­ca­ción del oro. El 23 de fe­bre­ro de 1946, él y los otros sol­da­dos ja­po­ne­ses im­pli­ca­dos se­rían juz­ga­dos por crí­me­nes de gue­rra, co­mo la ma­sa­cre de más de cien mil per­so­nas ci­vi­les lle­va­da a ca­bo cuan­do per­dían la ciu­dad de Ma­ni­la con la lle­ga­da de Ma­cArt­hur. El ti­gre de Ma­la­sia fue col­ga­do en la hor­ca y, a pe­sar de los crí­me­nes co­me­ti­dos, con­ta­ron tes­ti­mo­nios es­ta­dou­ni­den­ses que el jui­cio ce­le­bra­do fue un mon­ta­je en que el ge­ne­ral fue acu­sa­do de fal­tas que no ha­bía co­me­ti­do ni or­de­na­do; al­gu­nos jue­ces con­si­de­ra­ron ese jui­cio un “lin­cha­mien­to ju­di­cial sin ga­ran­tías pro­ce­sa­les”; y un his­to­ria­dor ho­lan­dés ase­gu­ra que el fis­cal es­ta­dou­ni­den­se ma­ni­fes­ta­ba sin mi­ra­mien­tos sus “ga­nas de ahor­car ja­pos”. To­do es­to se­gu­ra­men­te cons­ti­tu­yó la ven­gan­za de Ma­cArt­hur, que ha­bía si­do in­fe­rior al ge­ne­ral ni­pón en el te­rri­to­rio que de­bía de­fen­der. Aho­ra bien, la muer­te del ti­gre malayo su­pon­dría el na­ci­mien­to de la le­yen­da de su gran te­so­ro per­di­do…

¿ES REAL LA LE­YEN­DA?

El pro­fe­sor de his­to­ria de la Uni­ver­si­dad de Fi­li­pi­nas, Ri­car­do Jo­se, co­men­tó a la Agen­cia EFE que la his­to­ria de es­te te­so­ro pa­só a for­mar par­te de la cul­tu­ra po­pu­lar y que su le­yen­da no ha de­ja­do de ex­pan­dir­se gra­cias a “pe­que­ños des­cu­bri­mien­tos tras la pos­gue­rra que ali­men­ta­ron el sue­ño de ha­cer for­tu­na rá­pi­da­men­te”. La reali­dad es que la po­bre­za cons­ti­tu­yó una de las fuen­tes que nu­trie­ron la mis­ma has­ta el pun­to de que aún hoy, cuan­do acu­den tu­ris­tas ja­po­ne­ses, al­gu­nos fi­li­pi­nos los si­guen, pen­san­do que van a des­en­te­rrar el te­so­ro.

Con muy po­cos ha­llaz­gos y nin­gún éxi­to des­ta­ca­ron, en­tre 1945 y 1948, Se­ve­rino García y el ge­ne­ral Ed­ward Lans­da­le co­mo prin­ci­pa­les bus­ca­do­res. Tam­bién es muy des­ta­ca­ble el nom­bre de Tran Van Tiep, un an­ciano viet­na­mi­ta que has­ta ha­ce po­cos años se­guía per­si­guien­do el te­so­ro des­de 1957 e iba re­no­van­do ca­da año su li­cen­cia pa­ra ex­ca­var –des­de ha­ce cin­co años, no se la han vuel­to

a con­ce­der–. El viet­na­mi­ta ase­gu­ró que un sol­da­do ja­po­nés se le pre­sen­tó en sue­ños y le dio ins­truc­cio­nes pa­ra ha­llar el te­so­ro. La­men­ta­ble­men­te, a pe­sar de su in­can­sa­ble bús­que­da, só­lo lo­gró en­con­trar una es­pa­da im­pe­rial ja­po­ne­sa, di­ne­ro de la épo­ca e in­sig­nias mi­li­ta­res ni­po­nas.

No obs­tan­te, sí hay al me­nos una his­to­ria de un ca­za­te­so­ros que me­re­ce ser con­ta­da por sus des­cu­bri­mien­tos y los im­pe­di­men­tos que la dic­ta­du­ra que en esos mo­men­tos re­gía Fi­li­pi­nas le im­pu­so a to­dos los ni­ve­les.

EL CERRAJERO DA CON LA CLA­VE

El 24 de enero de 1971, la le­yen­da del te­so­ro de Yamashita, que se ha­bía pro­pa­ga­do por to­do Fi­li­pi­nas va­rios años an­tes y ha­bía in­cre­men­ta­do la pre­sen­cia y la ac­ción de bus­ca­do­res y ca­za­te­so­ros, al fin, con­fir­mó su exis­ten­cia de­jan­do re­lu­cir al­gu­nos lin­go­tes. Lo des­cu­brió un cerrajero fi­li­pino re­con­ver­ti­do en ca­za­te­so­ros y que ha­bía ser­vi­do en el ejér­ci­to du­ran­te años co­mo sol­da­do: Rogelio Ro­xas.

Es­te hu­mil­de des­cu­bri­dor em­pren­dió su bús­que­da cuan­do, en 1961, co­no­ció a Al­bert Fu­chi­ga­mi, el hi­jo de una fi­li­pi­na y de uno de los sol­da­dos ja­po­ne­ses que ha­bía com­ba­ti­do en la gue­rra y, al pa­re­cer, par­ti­ci­pó de los se­cre­tos del oro ja­po­nés. És­te le

re­ve­ló que, cuan­do era ni­ño, su pa­dre le mos­tra­ba un ma­pa con la lo­ca­li­za­ción del te­so­ro. A pe­sar de no te­ner en po­se­sión di­cho ma­pa, Fu­chi­ga­mi ase­gu­ra­ba te­ner­lo bien me­mo­ri­za­do. Más tar­de Ro­xas da­ría con uno de los in­tér­pre­tes del afa­ma­do ge­ne­ral, el cual le pu­do con­fir­mar uno de los po­si­bles en­cla­ves que ba­ra­ja­ba.

Tras mu­cho tiem­po in­ves­ti­gan­do do­cu­men­tos, bus­can­do y ca­van­do jun­to a su equi­po, Rogelio Ro­xas des­cu­brió una red sub­te­rrá­nea de tú­ne­les en la lo­ca­li­dad de Ba­guio, al nor­te de Ma­ni­la, cer­ca del Hos­pi­tal Ge­ne­ral. Ba­guio, ca­be de­cir, fue una po­bla­ción don­de el mí­ti­co ge­ne­ral Yamashita se ha­bía re­fu­gia­do con sus sol­da­dos des­pués de per­der la ca­pi­tal del país.

En la cue­va en­con­tró los res­tos hu­ma­nos con el uni­for­me mi­li­tar ja­po­nés, ra­dios, al­gu­nos tra­jes de sa­mu­rái y un pu­ña­do de ri­fles y ba­yo­ne­tas. Pe­ro eso no fue to­do. Pa­ra su sor­pre­sa re­lu­cía en oro só­li­do una enorme efi­gie de Bu­da que se acer­ca­ba al me­tro de al­to; era tan pe­sa­da que tu­vie­ron que sa­car­la de los tú­ne­les en­tre diez hom­bres con po­leas, cuer­das y ro­llos de ma­de­ra. Se­gún Ro­xas de­bía pe­sar una to­ne­la­da y, en aná­li­sis pos­te­rio­res se es­pe­ci­fi­có que el oro era de vein­ti­dós qui­la­tes. Tam­bién en­con­tró, a unos cuan­tos me­tros de la pe­sa­da es­ta­tua, un pu­ña­do de baú­les que, al abrir­los, aún le sor­pren­die­ron más: con­te­nían nu­me­ro­sos lin­go­tes de oro. Rogelio se­lló los tú­ne­les y se lle­vó la fi­gu­ra del Bu­da y los vein­ti­cua­tro lin­go­tes que con­te­nía una de las ca­jas. De es­to te­ne­mos cons­tan­cia por­que el her­mano del des­cu­bri­dor le hi­zo va­rias fo­tos con es­tos ob­je­tos po­co an­tes de que des­apa­re­cie­ran…

EL PRE­SI­DEN­TE EXPOLIADOR

Y es que el 6 de abril de 1971, unos dos me­ses más tar­de, des­pués de que el ex cerrajero ya hu­bie­ra ven­di­do sie­te lin­go­tes y bus­ca­do un com­pra­dor al Bu­da do­ra­do pa­ra or­ga­ni­zar una ope­ra­ción más ela­bo­ra­da con la que re­cu­pe­rar el res­to del te­so­ro, mi­li­ta­res fi­li­pi­nos con­fis­ca­ron a la fuer­za las pie­zas, así co­mo la efi­gie.

Pa­ra Ro­xas es­to fue un sa­queo en to­da re­gla y acu­só di­rec­ta­men­te al pre­si­den­te de Fi­li­pi­nas, Fer­di­nand Mar­cos, de ha­ber or­ques­ta­do to­do aque­llo, se­ña­lan­do ade­más que él mis­mo es­ta­ba en po­se­sión de lo que le ha­bían arre­ba­ta­do. El 18 de ma­yo del mis­mo año, Ro­xas se­ría arres­ta­do por tres hom­bres ves­ti­dos co­mo ci­vi­les y per­ma­ne­ce­ría en­car­ce­la­do unos años.

Fer­di­nand Mar­cos go­ber­nó ba­jo la au­to­ri­dad dic­ta­to­rial y la ley mar­cial en Fi­li­pi­nas a lo lar­go de 21 años du­ran­te los cua­les, cier­ta­men­te, vio en­gro­sar su for­tu­na ade­más de su po­se­sión de va­lio­sos ob­je­tos y an­ti­güe­da­des des­con­tex­tua­li­za­das –no eran pro­pias de las cul­tu­ras del ar­chi­pié­la­go fi­li­pino–. En 1986, la Re­vo­lu­ción EDSA, un mo­vi­mien­to de pro­tes­ta po­pu­lar y re­sis­ten­cia ci­vil pa­cí­fi­ca que es­ta­ba con­tra los abu­sos y la vio­len­cia del dic­ta­dor, su­pu­so el pun­to fi­nal a su go­bierno, te­nien­do que mar­char jun­to a su es­po­sa a Ha­wái, don­de las

an­sias de jus­ti­cia de Rogelio Ro­xas se ha­rían pa­ten­tes.

En mar­zo de 1988 Ro­xas de­nun­ció al an­ti­guo dic­ta­dor fi­li­pino y a su mu­jer. La acu­sa­ción sos­te­nía que le ha­bían ro­ba­do el oro ha­lla­do y que lo ha­bían se­cues­tra­do y tor­tu­ra­do du­ran­te sus años de pri­sión. El jui­cio no ha­bía fi­na­li­za­do cuan­do Mar­cos mu­rió, no obs­tan­te, los car­gos del jui­cio fue­ron tras­pa­sa­dos a su mu­jer, Imel­da Mar­cos. Rogelio Ro­xas tam­po­co so­bre­vi­vió al pro­ce­so. Mu­rió el 25 de ma­yo de 1993 en cir­cuns­tan­cias ex­tra­ñas que ali­men­ta­ron las teorías de la conspiración –ver re­cua­dro–.

En cual­quier ca­so, ob­vian­do los de­ta­lles más téc­ni­cos, a lo lar­go del pro­ce­so ju­di­cial se con­clu­yó que exis­tía evi­den­cia su­fi­cien­te pa­ra pen­sar que Mar­cos to­mó lo que Ro­xas ha­bía en­con­tra­do, lo que ya de por sí anun­cia­ba, aun­que no ex­plí­ci­ta­men­te, que el te­so­ro de Yamashita era real.

Ade­más, la fa­mi­lia de Ro­xas, que ya ha­bía fun­da­do su em­pre­sa Gol­den Budd­ha Cor­po­ra­tion –nom­bra­da así en re­cuer­do al Bu­da do­ra­do–, per­ci­bió una enorme su­ma de di­ne­ro en com­pen­sa­ción por los da­ños que le ha­bían cau­sa­do al pa­dre, con­cre­ta­men­te unos cua­ren­ta mi­llo­nes de dó­la­res.

Pa­ra en­ton­ces, la viu­da de Mar­cos ya ha­bría re­co­no­ci­do que par­te de las mu­chas ri­que­zas que ha­bían ama­sa­do du­ran­te su go­bierno per­te­ne­cían a ese te­so­ro. De for­ma ya ex­plí­ci­ta y ofi­cial, en re­la­ción al pro­ce­di­mien­to le­gal que se ha­bía ce­le­bra­do en 2006, la Cor­te de Ape­la­ción de los Es­ta­dos Uni­dos, afir­mó que “El te­so­ro de Yamashita fue des­cu­bier­to por Ro­xas y ro­ba­do a és­te por los hom­bres de Mar­cos”.

¿QUÉ PA­SÓ CON EL TE­SO­RO? TEORÍAS Y CONSPIRACIONES

Es enorme la con­tro­ver­sia que exis­te en torno al Oro de Yamashita. Son múl­ti­ples las ideas y teorías que po­dría­mos desa­rro­llar al res­pec­to más allá de la his­to­ria de Rogelio Ro­xas, el cual pu­do ha­ber en­con­tra­do tan só­lo una par­te de una can­ti­dad de oro mu­cho más in­men­sa de la que se ha lle­ga­do a de­cir que, de ha­llar­se, de­va­lua­ría to­tal­men­te el pre­cio del oro que te­ne­mos en el cir­cui­to eco­nó­mi­co ac­tual.

Mu­chos his­to­ria­do­res se han po­si­cio­na­do to­tal­men­te con­tra­rios a la idea de que pu­die­ra ha­ber exis­ti­do al­gún te­so­ro; afir­man que de ha­ber­lo he­cho nun­ca hu­bie­ra lle­ga­do a Fi­li­pi­nas por­que los ja­po­ne­ses, des­de 1943, no te­nían con­trol en los ma­res de la re­gión, de mo­do que, si hu­bie­ra exis­ti­do, creen que hu­bie­ra si­do más ló­gi­co tras­la­dar­lo a Tai­wán o Chi­na pa­ra lle­var­lo pos­te­rior­men­te a Ja­pón.

Tam­bién po­dría­mos creer que ac­tual­men­te el te­so­ro des­can­sa en las pro­fun­di­da­des del océano. Mu­chos bar­cos ja­po­ne­ses fue­ron hun­di­dos por la Marina es­ta­dou­ni­den­se en el mo­men­to en que se eje­cu­ta­ba la su­pues­ta ope­ra­ción se­cre­ta.

Otra po­si­bi­li­dad es que el ge­ne­ral Yamashita ha­bla­ra cuan­do fue in­te­rro­ga­do, lo cual co­lo­ca­ría a los Es­ta­dos Uni­dos en po­se­sión de ese bo­tín. Es fac­ti­ble tam­bién pen­sar que, al me­nos, una par­te del oro hu­bie-

ra lle­ga­do a Ja­pón de al­gún mo­do que aún des­co­no­ce­mos. Po­de­mos sos­pe­char es­to da­da la rá­pi­da y fuer­te re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca –lla­ma­da “el mi­la­gro ja­po­nés”– que tu­vo el país del sol na­cien­te des­pués de que­dar dé­bil y de­vas­ta­do tras la gue­rra. Pu­do ha­ber lle­ga­do es­te oro a Ja­pón por me­dio de los ame­ri­ca­nos, que de po­seer­lo lo ha­brían in­ver­ti­do en la re­cu­pe­ra­ción del ar­chi­pié­la­go ni­pón al ver­lo es­tra­té­gi­ca­men­te co­mo bas­tión an­ti­co­mu­nis­ta.

¿Exis­tió real­men­te el oro de Yamashita? ¿Aca­bó en Fi­li­pi­nas en­te­rra­do en com­ple­jos tú­ne­les? ¿Fue des­cu­bier­to en al­gún mo­men­to? ¿Por quién? ¿Ca­za­te­so­ros fi­li­pi­nos? ¿Dic­ta­do­res? ¿La CIA? ¿Queda al­go de ese mag­ní­fi­co oro ba­jo el sue­lo fi­li­pino? La reali­dad es que en la ac­tua­li­dad el te­so­ro si­gue sien­do una gran in­cóg­ni­ta a juz­gar por los in­te­rro­gan­tes que des­pier­ta. Lo más po­si­ble es que, si la his­to­ria del ge­ne­ral Yamashita es cier­ta, to­da­vía ha­ya mu­cho por des­en­te­rrar en­tre las 7.100 is­las que con­fi­gu­ran el ar­chi­pié­la­go. En la Red po­de­mos com­pro­bar la ven­ta de ma­pas, ori­gi­na­les y ge­nui­nos, se­gún las per­so­nas que los anun­cian. Tam­bién son co­no­ci­dos ca­sos de per­so­nas que han muer­to o re­sul­ta­do he­ri­das ex­ca­van­do tú­ne­les pa­ra en­con­trar el oro.

Cier­ta­men­te, en el país fi­li­pino to­da­vía se con­ce­den per­mi­sos anua­les a los bus­ca­do­res pa­ra que si­gan per­si­guien­do el an­sia­do te­so­ro; en los do­cu­men­tos se acuer­da el re­par­to del mis­mo en ca­so de en­con­trar­lo: 30% pa­ra los ca­za­te­so­ros, 35% pa­ra el go­bierno fi­li­pino y 35% pa­ra la lo­ca­li­dad en que ha­ya si­do ha­lla­do. La bús­que­da más re­cien­te la pro­ta­go­ni­zan los mis­mos fi­li­pi­nos, que ha­ce unas se­ma­nas vie­ron ba­jo el cen­tro de con­ven­cio­nes de Ba­guio –re­cin­to en que se han rea­li­za­do im­por­tan­tes cam­peo­na­tos de aje­drez– una gran po­si­bi­li­dad de que ahí se en­con­tra­ran res­tos del es­qui­vo bo­tín. Han es­tu­dia­do nu­me­ro­sos do­cu­men­tos his­tó­ri­cos y tes­ti­mo­nios, y en es­ta oca­sión cuen­tan con un gran po­ten­cial tec­no­ló­gi­co.

Mien­tras tan­to, queda en el ai­re la du­da de si de­trás de es­ta his­to­ria de mi­li­ta­res, ca­za­te­so­ros, bo­ti­nes, conspiraciones y dic­ta­du­ras, se es­con­de real­men­te al­gu­na suer­te de te­so­ro “maldito”. Se­gu­ra­men­te exis­tió y, qui­zá, aún exis­ta, es­pe­ran­do ser des­cu­bier­to pa­ra que su mi­to se tor­ne al fin en una reali­dad his­tó­ri­ca.

Arri­ba, vis­ta aé­rea del Pa­la­cio Im­pe­rial de To­kio en 1945. Jun­to a es­tas lí­neas, el em­pe­ra­dor ja­po­nés Hi­rohi­to,

Arri­ba, Dou­glas Ma­cArt­hur fir­man­do la ren­di­ción enemi­ga. A la de­re­cha, el ge­ne­ral Yamashita. De­ba­jo, la pren­sa in­for­ma de la de­rro­ta ni­po­na y del fin de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial tras el lan­za­mien­to de las bom­bas de Hi­ros­hi­ma y Na­ga­sa­ki.

El mi­li­tar y agen­te de la CIA Ed­ward Lans­da­le. A la de­re­cha, Yamashita en un des­can­so del pro­ce­so. De­ba­jo, el dic­ta­dor Fer­di­nand Mar­cos con el pre­si­den­te John­son.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.