La urbe del le­gen­da­rio Mio Cid

SUS CA­LLES ES­TÁN MAR­CA­DAS POR OL­VI­DA­DAS HIS­TO­RIAS Y GUAR­DAN EL ES­PÍ­RI­TU PE­RE­GRINO ME­DIE­VAL, LA MA­GIA DE LOS GRE­MIOS DE CONS­TRUC­TO­RES, RE­LI­QUIAS PRO­DI­GIO­SAS E IMÁ­GE­NES MI­LA­GRO­SAS. ES­TE MES VIA­JA­MOS A BUR­GOS… LA CIU­DAD MAR­CA­DA POR EL MÍO CID.

Enigmas - - ESPAÑA MÁGICA - TEX­TO Fran­cis­co Con­tre­ras Gil

El pri­mer mis­te­rio que ofre­ce Bur­gos es su pro­pio nom­bre, ya que a di­fe­ren­cia de otras po­bla­cio­nes ja­co­beas, el de Bur­gos no pro­vie­ne del tér­mino “bur­go” –re­la­cio­na­do con el asen­ta­mien­to de pe­re­gri­nos fran­cos du­ran­te la ver­te­bra­ción del me­die­val Ca­mino de San­tia­go–, sino de la plu­ra­li­za­ción de “burg”, del grie­go pyr­gos, que sig­ni­fi­ca “torre” o “for­ti­fi­ca­ción”. Aun­que se han en­con­tra­do res­tos prehis­tó­ri­cos, la urbe na­ce gra­cias al con­de Die­go Ro­drí­guez Por­ce­los en el año 884, y sus orí­ge­nes se ha­llan co­mo bas­tión de­fen­si­vo en torno al cas­ti­llo, en lo al­to del mon­te, hoy Par­que del Cas­ti­llo. Bur­gos es una ciu­dad que ha ju­ga­do un pa­pel tras­cen­den­tal en la his­to­ria de Es­pa­ña. En el 930 pa­só a ser ca­pi­tal del Con­da­do de Cas­ti­lla, de­pen­dien­te del Reino de León, por or­den del con­de Fer­nán González. Des­pués, en 1073, en ca­pi­tal de la Co­ro­na de Cas­ti­lla, y más tar­de, del uni­fi­ca­do reino de Cas­ti­lla y León, des­de 1230 has­ta la to­ma de Gra­na­da por los Re­yes Ca­tó­li­cos. Du­ran­te los si­glos XV y XVI al­can­zó es­plen­dor gra­cias al co­mer­cio de la la­na, lo que con­lle­vó la edi­fi­ca­ción de nu­me­ro­sos pa­la­cios y ca­sas no­bles, de es­ti­lo gó­ti­co e isa­be­lino. Una urbe mar­ca­da por la ma­gia y enigma del Me­die­vo, ubi­ca­da en el Ca­mino de San­tia­go, y en la que pe­re­gri­nos y mer­ca­de­res de­ja­ron su im­pron­ta y se es­ta­ble­cie­ron en la vi­lla a lo lar­go de la Edad Me­dia. No en vano, lle­gó a al­ber­gar 35 hos­pi­ta­les y 37 al­ber­gues pa­ra “con­chei­ros”. En sus ca­lles, ca­sas no­bles, pa­la­cios y tem­plos per­ma­ne­ce vi­vo lo pro­di­gio­so y le­gen­da­rio.

LE­YEN­DAS, RE­LI­QUIAS Y AR­QUI­TEC­TU­RA MÁ­GI­CA

Hoy, los pe­re­gri­nos en­tra­re­mos a la urbe sal­van­do el río Ar­lan­zón, por el “Puen­te Me­la­to”, pa­ra lle­gar al cas­co an­ti­guo tras cru­zar el Ar­co-Puer­ta de San­ta Ma­ría, del si­glo XV y una de las cua­tro puer­tas mo­nu­men­ta­les aún “vi­vas” –jun­to a la de San Juan, San Mar­tín y San Es­te­ban–, de las do­ce que exis­tían en las mu­ra­llas que ce­rra­ban la vi­lla. Re­co­rre­re­mos su cas­co vie­jo con­tem­plan­do ca­lle­jue­las, pa­tios y co­rra­las co­mu­na­les. Pa­so a pa­so, al­can­za­re­mos La Ca­sa del Cor­dón, pa­la­cio del si­glo XV, don­de los Re­yes Ca­tó­li­cos re­ci­bie­ron al al­mi­ran­te Co­lón tras su re­gre­so, en 1497, del se­gun­do via­je ofi­cial –el ter­ce­ro pa­ra los he­te­ro­do­xos–, del Nue­vo Mun­do. Ca­lles es­tre­chas con­for­man el co­ra­zón de la vi­lla, jun­to a sus tem­plos, ca­si to­dos mar­ca­dos por la fi­gu­ra y las le­yen­das del Cid. En­tre ellos des­ta­can las igle­sias de San Ni­co­lás –del si­glo XV–, de San Es­te­ban –en­tre los si­glos XIV y XV– y la de San Gil –si­glo XII–. Pre­ci­sa­men­te en es­te tem­plo se guar­da una cus­to­dia mi­la­gro­sa que, se­gún la le­yen­da, su­dó san­gre du­ran­te la gue­rra de Pe­dro I “El Cruel”, con su her­mano Enrique de Tras­tá­ma­ra. Jun­to a ella, ha­lla­re­mos la Igle­sia de San­ta Águe­da o Ga­dea, don­de hi­zo ju­rar El Cid al rey Al­fon­so VI que no ha­bía par­ti­ci­pa­do en el ase­si­na­to de su her­mano San­cho II. El via­je­ro avan­za­rá has­ta al­can­zar uno de los prin­ci­pa­les des­ti­nos, la gó­ti­ca ca­te­dral de pie­dra blan­ca.

LA CA­TE­DRAL: CANTEROS JU­DÍOS, ALQUIMISTAS Y AU­TÓ­MA­TAS

Es la ter­ce­ra ca­te­dral gó­ti­ca por su ta­ma­ño, y una de las más be­llas de nues­tro país. Su cons­truc­ción se de­be al obispo Mau­ri­cio. La pri­me­ra pie­dra fue co­lo­ca­da por Fer­nan­do

III en 1121. En el si­glo XIII fue am­plia­da por Al­fon­so VI, tras nom­brar a la urbe ci­vi­tas re­gia, con las gran­des por­ta­das del cru­ce­ro. Du­ran­te el si­glo XIV se ter­mi­nó de abo­ve­dar y se le­van­tó el gran claus­tro con ca­pi­llas. Na­da se sa­be del pri­mi­ge­nio cons­truc­tor. Fue su­ce­di­do por el maes­tro Enrique y sus dos hi­jos. En los si­glos XV y XVI se le­van­ta­ron las agu­jas de la fa­cha­da prin­ci­pal , así co­mo el cim­bo­rrio del cru­ce­ro, do­tan­do al tem­plo de su par­ti­cu­lar per­fil. En su in­te­rior el via­je­ro ha­lla­rá to­do un ro­sa­rio de enig­mas y mis­te­rios. Una de las jo­yas es la Es­ca­le­ra Do­ra­da –obra de Die­go de Si­loé, pa­ra sal­var el des­ni­vel en­tre el ex­te­rior y el in­te­rior, en 1519–. Una de las pri­me­ras obras del Re­na­ci­mien­to , cu­ya es­truc­tu­ra en for­ma de “T”, de Tau, re­cuer­da a la cruz de los An­to­nia­nos, tam­bién usa­da por los tem­pla­rios. Su di­se­ño ins­pi­ra­rá a Mi­guel Ángel en la Es­ca­le­ra Lau­re­ci­na. El tem­plo es­tá mar­ca­do por ma­te­ria­les re­ple­tos de con­no­ta­cio­nes fu­ne­ra­rias, el simbolismo al­quí­mi­co de la trans­for­ma­ción, muer­te y re­su­rrec­ción, co­mo el ala­bas­tro, már­mol os­cu­ro, jas­pe y pi­za­rra. Ba­jo el cim­bo­rrio –que se sus­ten­ta so­bre cua­tro pi­la­res y cu­yas pe­chi­nas con­si­guen la cua­dra­tu­ra del círcu­lo, el men­sa­je se­cre­to de los canteros–, se en­cuen­tra la tum­ba de El Cid y Ji­me­na, su es­po­sa. Y en sus mu­ros de la na­ve cen­tral, un au­tó­ma­ta, el co­no­ci­do co­mo “Pa­pa­mos­cas”. Un re­loj con dos fi­gu­ras que co­bran vi­da gra­cias a un me­ca­nis­mo ocul­to. El via­je­ro bus­ca­dor no de­be de­jar de vis­tar la Ca­pi­lla de las Re­li­quias y la Ca­pi­lla del Cris­to de Bur­gos, el mi­la­gro­so “Se­ñor de Bur­gos” que al­ber­ga el fer­vor y de­vo­ción de los bur­ga­le­ses. Es uno de los de­no­mi­na­dos “Cris­tos del Te­rror”, con­fec­cio­na­do con piel de bú­fa­lo, ori­gi­na­ria de Bei­rut, en el si­glo XIV, y re­lleno de una sus­tan­cia ve­ge­tal –sal­vo el pe­cho de ma­de­ra–, sua­ve al tac­to, ar­ti­cu­la­do y cu­ya fa­ma mi­la­gro­sa ha que­da­do re­co­gi­da en un li­bro ti­tu­la­do Los Mi­la­gros de Se­ñor de Bur­gos, que co­mien­za así: “Hay en es­te li­bro tre­ce muer­tos re­su­ci­ta­dos, cie­gos que re­co­bra­ron la vis­ta y mu­dos el ha­bla”.

En el ex­te­rior del tem­plo, en la fa­cha­da de San­ta Ma­ría, apa­re­cen se­cre­tos re­la­cio­na­dos con la al­qui­mia y cá­ba­la ju­día ta­lla­dos en la pie­dra por los gre­mios de cons­truc­to­res. En la Puer­ta del Per­dón, ba­jo el gran ro­se­tón vi­tal, apa­re­ce el se­llo de Sa­lo­món, que vuel­ve a apa­re­cer en el tím­pano, sím­bo­lo ta­lis­mán y signo de re­co­no­ci­mien­to del tra­ba­jo de canteros ala­ri­fes ju­díos, uno de los gre­mios más an­ti­guos, he­re­de­ro de los cons­truc­to­res del Tem­plo de Sa­lo­món. Y en las gár­go­las des­cu­bri­re­mos la ca­be­za de un al­qui­mis­ta bar­ba­do, con el go­rro fri­gio que cu­bría a los ini­cia­dos, y una enig­má­ti­ca son­ri­sa.

MO­NAS­TE­RIO DE LAS HUEL­GAS

El via­je­ro bus­ca­dor no de­be aban­do­nar Bur­gos sin vi­si­tar tres edi­fi­cios re­li­gio­sos mar­ca­dos por lo má­gi­co. En el Es­te, la Car­tu­ja de Mi­ra­flo­res, fun­da­da en el si­glo XV, en cu­ya igle­sia ha­lla­re­mos dos be­llos se­pul­cros rea­li­za­dos por Gil de Si­loé: en uno des­can­san los pa­dres de Isa­bel “la Ca­tó­li­ca”, Juan e Isa­bel de Por­tu­gal, y en el otro su her­mano, el in­fan­te Alonso. Un tem­plo que guar­da be­llos re­ta­blos de Si­loé que se­gún la le­yen­da fue­ron rea­li­za­dos con el pri­mer oro ve­ni­do des­de Amé­ri­ca. Al Oeste de la urbe, ve­re­mos el Hos­pi­tal del Rey –fun­da­do por Al­fon­so VIII en 1195– y el Real Mo­nas­te­rio de las Huel­gas. Fue fun­da­do és­te por Al­fon­so VIII en 1187 y ad­qui­rió gran pres­ti­gio ya que só­lo ad­mi­tía co­mo as­pi­ran­te a mon­jas a da­mas dis­tin­gui­das y de san­gre real. Sus orí­ge­nes se en­cuen­tran en el de­seo de Leo­nor de Plan­ta­ge­ner, es­po­sa de Al­fon­so VIII, quien se ins­pi­ró en el mo­nas­te­rio de Fon­teu­raut, re­gi­do por su ma­dre Leo­nor, en Aqui­ta­nia. La par­te ex­te­rior es­tá di­vi­di­da en el “Com­pás de Afue­ra” y el “Com­pás de Aden­tro”, don­de se en­cuen­tra la lla­ma­da Puer­ta Real, que só­lo se abre cuan­do lo vi­si­tan los Re­yes de Es­pa­ña. Jun­to al por­tón, se al­za la torre re­si­den­cia real, don­de na­ció Pe­dro I. Ado­sa­do al tem­plo, el Claus­tro de los Ca­ba­lle­ros y va­rios se­pul­cros que la tra­di­ción atri­bu­ye a miem­bros de la Or­den de los Ca­ba­lle­ros de San­tia­go. En su in­te­rior, en la ca­pi­lla de­di­ca­da al após­tol, ha­lla­re­mos un nue­vo au­tó­ma­ta. Una es­cul­tu­ra de San­tia­go, del si­glo XII, con un bra­zo ar­ti­cu­la­do que su­je­ta un es­to­que con el que se ar­ma­ron ca­ba­lle­ros los re­yes de Cas­ti­lla en un sin­cré­ti­co ce­re­mo­nial que tam­bién sir­vió pa­ra in­ves­tir a no­bles e ilus­tres co­mo Eduar­do de In­gla­te­rra.

En su in­te­rior ha­lla­mos un au­tó­ma­ta, una es­cul­tu­ra de San­tia­go con un bra­zo ar­ti­cu­la­do que su­je­ta un es­to­que

So­bre es­tas lí­neas, el Mo­nas­te­rio de las Huel­gas, uno de los em­ble­mas mo­nu­men­ta­les de Bur­gos, co­mo sím­bo­lo, es la fi­gu­ra del Cid, cu­ya cé­le­bre es­ta­tua po­de­mos ob­ser­var a la de­re­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.