Los san­tos del mie­do

Enigmas - - EDITORIAL -

Me sien­to un pri­vi­le­gia­do. Los que nos de­di­ca­mos a es­tos te­mas de­be­ría­mos dar gra­cias ca­da día por la in­men­sa for­tu­na que te­ne­mos. Por­que gra­cias pre­ci­sa­men­te a nues­tra pa­sión, a la cu­rio­si­dad que nos des­pier­ta to­do, co­no­ce­mos gen­te sin­gu­lar, via­ja­mos a lu­ga­res ge­ne­ral­men­te po­co vi­si­ta­dos y apren­de­mos his­to­rias de otro tiem­po que, cuan­do re­gre­san al pre­sen­te, ca­si siem­pre lo ha­cen con fuer­za y mu­cha san­gre. És­ta bien po­dría ser una de ellas… Ciu­dad de Mé­xi­co, no me can­sa­ré de de­cir­lo, es un es­pec­tácu­lo, una mez­cla de ra­zas, de ar­qui­tec­tu­ra, de creen­cias. Y es que vein­ti­cin­co mi­llo­nes de per­so­nas son mu­chas per­so­nas. Por eso so­bre­co­ge cuan­do se es­tá a pun­to de ate­rri­zar en el ae­ro­puer­to, por­que con mi­rar a uno y otro la­do la ciu­dad no se aca­ba nun­ca; du­ran­te mi­nu­tos la so­bre­vo­la­mos a ba­ja al­tu­ra mien­tras otros avio­nes se co­lo­can en co­la de ate­rri­za­je y al­gu­na avio­ne­ta pa­sa a unos cuan­tos cien­tos de me­tros, más o me­nos a nues­tra al­tu­ra.

Ama­ne­ce y las bru­mas de la no­che se di­si­pan so­bre el par­que de Cha­pul­te­pec, se­gún di­cen el más gran­de de Amé­ri­ca; y dan pa­so a las bru­mas de la con­ta­mi­na­ción… Aquí hay ba­rrios que es me­jor no pi­sar. Te­pi­to es uno, qui­zás el más con­flic­ti­vo; Mo­re­los es otro, y no le va a la za­ga. Nues­tro con­duc­tor se nie­ga a en­trar en el pri­me­ro; ni si­quie­ra acom­pa­ña­do por la po­li­cía. Sa­be a cien­cia cier­ta que, lle­ga­do el mo­men­to, los agen­tes se dan la vuel­ta y es­ca­pan rá­pi­do. Al se­gun­do tam­po­co en­tra, sal­vo que la po­li­cía nos es­col­te. Ha­bla­mos con ellos al po­co de sa­lir del Mer­ca­do de Sonora, el cen­tro de ven­ta de pro­duc­tos de bru­je­ría más gran­de del mun­do. To­da­vía es­toy per­tur­ba­do por la en­tre­vis­ta que aca­bo de ha­cer. “Con la bru­je­ría se pue­de ma­tar, se crea o no en ella. Cuan­to más gran­de el pa­go, me­jor. Por eso hoy se rea­li­zan sa­cri­fi­cios hu­ma­nos”, me di­ce el cha­mán. “¿To­da­vía hoy?”, le in­sis­to. “Sí, la ma­gia es po­de­ro­sa, re­pi­to, creas o no en ella”, fi­na­li­za. Pa­sa­do el im­pac­to, qué me­jor que re­vi­vir otro. Por eso va­mos a Mo­re­los. Allí se en­cuen­tra una de las ca­pi­llas más co­no­ci­das de la San­ta Muer­te. Es­tá lle­na de ex­vo­tos, de di­ne­ro, de pe­ti­cio­nes… “Di­cen que te con­ce­de to­do lo que quie­ras; po­der, di­ne­ro, mu­je­res… pe­ro des­pués se lo co­bra­rá, y cuan­to más le pi­das ma­yor de­be ser el pa­go”, me co­men­ta Juan­jo Re­ven­ga mien­tras en­tra­mos. “Tra­ba­jar con el mal es fá­cil. Ha­bla­mos de en­tor­nos co­mo és­te en el que la de­lin­cuen­cia flo­re­ce de ma­ne­ra ver­ti­gi­no­sa. Pe­ro no hay que ol­vi­dar que ha­bla­mos de ma­gia; de ma­gia real…”.

Sus úl­ti­mas pa­la­bras re­tum­ban en mi ca­be­za mien­tras las cuen­cas va­cías de la “hue­su­da” pa­re­cen mi­rar­me a ex­ca­sos cen­tí­me­tros. Da igual que crea o no… por­que su pre­sen­cia es su­fi­cien­te pa­ra em­pe­zar a du­dar.

La San­ta Muer­te y Je­sús Mal­ver­de se es­tán con­vir­tien­do en los ejes de nue­vas creen­cias que los ex­per­tos li­gan a los nar­cos y cu­yo ob­je­ti­vo es man­te­ner el po­der co­mo sea

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.