LA VÍA DE LA PLA­TA, CO­NE­XIÓN CON EL CA­MINO DE SAN­TIA­GO

Enigmas - - ESPAÑA MÁGICA -

DE TEM­PLO EN TEM­PLO, DE ENIG­MA EN ENIG­MA

El cas­co an­ti­guo, de­cla­ra­do con­jun­to his­tó­ri­co-ar­tís­ti­co, guar­da en sus ca­lles un te­so­ro. Za­mo­ra es la ciu­dad eu­ro­pea que al­ber­ga el ma­yor nú­me­ro de tem­plos ro­má­ni­cos por me­tro cua­dra­do. Y don­de el via­je­ro-bus­ca­dor po­drá rea­li­zar una ru­ta tras las hue­llas de los gre­mios de cons­truc­to­res por igle­sias que ate­so­ran un ca­rác­ter má­gi­co me­die­val. La igle­sia de San Clau­dio de Oli­va­res, en cu­yo pór­ti­co apa­re­ce un me­sa­rio me­die­val, ca­len­da­rio agrí­co­la y as­tro­ló­gi­co. La igle­sia de San­tia­go El Vie­jo, don­de la tra­di­ción ase­gu­ra que fue or­de­na­do ca­ba­lle­ro El Cid. La Igle­sia de San­tia­go El Bur­go, en cu­ya por­ta­da sur apa­re­cen dos ar­cos ge­me­los que se sus­ten­tan en un ca­pi­tel cen­tral sus­pen­di­do sin su­je­ción. La igle­sia de San Pe­dro y San Il­de­fon­so, que con­ser­va la ca­pi­lla ma­yor, un ro­se­tón y el mu­ro sur del si­glo XII, fun­da­da por San­cha, her­ma­na del rey Al­fon­so VII, pa­ra con­me­mo­rar el pa­so de las re­li­quias de San Isi­do­ro y que al­ber­ga un pe­que­ño mu­seo con las mis­mas. La igle­sia de San Juan de Puer­ta Nue­va, y su ro­se­tón de rue­da, sím­bo­lo del ro­má­ni­co za­mo­rano. La igle­sia de la Mag­da­le­na, hi­to de la ar­qui­tec­tu­ra ro­má­ni­ca za­mo­ra­na, de los si­glos XII y XIII, en cu­yo pór­ti­co apa­re­cen cin­cuen­ta ros­tros son­rien­tes que re­me­mo­ran a las per­so­na­li­da­des que se reunían en es­te tem­plo du­ran­te los con­ce­jos me­die­va­les, y la tum­ba, que per­te­ne­ce a Do­ña Urra­ca de Por­tu­gal, y así un lar­go et­cé­te­ra de tem­plos. Iti­ne­ra­rio cul­tu­ral y de pe­re­gri­nos que dis­cu­rre por el oes­te de la Pe­nín­su­la, des­de Se­vi­lla a Gi­jón, hay tes­ti­mo­nios des­de el si­glo VII a.C., tiem­po de Tar­tes­sos. En épo­ca ro­ma­na que­dó afian­za­da co­mo ru­ta co­mer­cial por Au­gus­to, en el si­glo I d.C. Una cal­za­da que unía His­pa­lis con Itá­li­ca, Au­gus­ta Eme­ri­ta (Mé­ri­da), Oc­ce­lo Du­ri (Za­mo­ra), As­tu­ri­ca (As­tor­ga), Le­gio VII (León) y las co­mar­cas tra­mon­ta­nas. El tér­mino de “Pla­ta” per­te­ne­ce a épo­ca me­die­val y de­ri­va­ría del ára­be Ba­laTa –lo­sa, la­dri­llo–. Una vía por la que, tras el ha­llaz­go de la tum­ba del após­tol San­tia­go, fue re­co­rri­da por pe­re­gri­nos y pro­te­gi­da por los caballeros tem­pla­rios.

LA CA­TE­DRAL: ENIG­MA EN PIE­DRA

Tar­de o tem­prano, co­mo prin­ci­pio o fin, el via­je­ro-bus­ca­dor lle­ga­rá a la ca­te­dral, la más pe­que­ña de la co­mu­ni­dad cas­te­llano-leo­ne­sa, y obra maes­tra del si­glo X. Fue eri­gi­da so­bre un asen­ta­mien­to de la Edad del Bron­ce, y un tem­plo an­te­rior de es­ti­lo mo­zá­ra­be de­di­ca­do al Sal­va­dor. Cons­trui­da du­ran­te los rei­na­dos de Al­fon­so III y su hi­jo Fer­nan­do II, y ba­jo el man­da­to de los obis­pos Ati­lano, Je­ró­ni­mo Pe­ri­grod, Ber­nar­do de Pe­ri­grod y Es­te­ban, a quien se le atri­bu­ye ofi­cial­men­te las obras del tem­plo. Edi­fi­ca­da de una so­la vez y en un tiem­po ré­cord –en­tre 1151 y 1174–, mues­tra una uni­dad de es­ti­lo na­da fre­cuen­te. El maes­tro de obras fue fo­rá­neo y de­jó la­bra­dos ele­men­tos si­mi­la­res a los gre­mios nor­man­dos de Si­ci­lia, adap­tan­do a la idea ori­gi­nal nue­vas so­lu­cio­nes, ba­jo cá­no­nes bor­go­ñe­ses clá­si­cos y ele­men­tos no­ve­do­sos co­mo las pri­me­ras bó­ve­das de oji­vas, anun­cio del gó­ti­co. Un es­ti­lo que se ex­pan­dió en otras igle­sias za­mo­ra­nas, así co­mo en Sa­la­man­ca, Ciu­dad Rodrigo o Soria. Tie­ne tres na­ves, en ori­gen tres áb­si­des, sus­ti­tui­dos por gó­ti­cos en el si­glo XV. La cons­truc­ción de ca­pi­llas hi­zo des­apa­re­cer la por­ta­da oc­ci­den­tal. Y un in­cen­dio, acae­ci­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.