AU­TOP­SIA DE LOS HE­CHOS

Enigmas - - EL TÚNEL DEL TIEMPO -

Unos de los ca­sos de an­tro­po­fa­gia más es­ca­lo­frian­tes de la cró­ni­ca ne­gra es­ta­dou­ni­den­se fue el de Jef­frey Dah­mer, bau­ti­za­do co­mo “el Car­ni­ce­ro de Mil­wau­kee”. Dah­mer era un jo­ven atrac­ti­vo y de bue­na cons­ti­tu­ción, ama­ble y na­da iras­ci­ble, del que na­die sos­pe­cha­ba ab­so­lu­ta­men­te na­da. Su ca­so con­fun­dió aún más a los psi­quia­tras cuan­do de­cla­ró que en su in­fan­cia no hu­bo abu­sos se­xua­les, ni su­frió mal­tra­tos fí­si­cos ni na­da fue­ra de lo co­mún que jus­ti­fi­ca­se su ac­tua­ción. Se cree que cuan­do co­men­za­ron a des­per­tar­se en él sus ten­den­cias ho­mo­se­xua­les, se sin­tió des­am­pa­ra­do, ya que en Bath (Ohio), don­de vi­vió aque­llos años, la ho­mo­se­xua­li­dad era el má­xi­mo ta­bú. Se­gún de­cla­ra­ría tras ser de­te­ni­do, su fan­ta­sía re­cu­rren­te era dis­po­ner de un aman­te so­bre el que ejer­cer “con­trol to­tal” y te­ner­lo a su la­do to­do el tiem­po. Du­ran­te años no pa­só de me­ras en­te­le­quias, pe­ro cuan­do te­nía 18 años, mien­tras su ma­dre es­ta­ba au­sen­te, se lle­vó a ca­sa a un au­to­es­to­pis­ta y tras com­par­tir con él ma­rihua­na y al­cohol, cuan­do és­te qui­so mar­char­se Dah­mer lo ma­tó con una ba­rra de ha­cer pe­sas. Has­ta ocho años des­pués no co­me­tió su se­gun­do cri­men, y ya no pu­do pa­rar: guar­da­ba tro­feos co­mo ca­la­ve­ras u ór­ga­nos con los que des­pués se mas­tur­ba­ba “pa­ra re­me­mo­rar a sus aman­tes” e in­clu­so se co­mía al­gu­nos tro­zos, que co­ci­na­ba, “pa­ra que for­ma­ran par­te de él”. Ade­más, ex­pe­ri­men­tó con tre­pa­na­cio­nes ver­tien­do di­rec­ta­men­te en el ce­re­bro de sus víc­ti­mas áci­do o agua hir­vien­do pa­ra con­ver­tir­las, se­gún él, en “zom­bis” pa­ra po­der con­tro­lar­los a vo­lun­tad. En me­di­do de su es­pi­ral de vio­len­cia y cri­men, y ha­bien­do per­di­do el con­tac­to con la reali­dad, Dah­mer pre­ten­día cons­truir en su apar­ta­men­to un “cen­tro de po­der”, con dos es­que­le­tos com­ple­tos y va­rias ca­la­ve­ras, “a tra­vés de las cua­les ac­ce­der a un nue­vo ni­vel de per­cep­ción”. Fan de Star Wars, afir­mó que en aquel de­li­ran­te es­pa­cio que pro­yec­ta­ba, las lám­pa­ras de glo­bos azu­les que lo ilu­mi­na­rían te­nían que do­tar al am­bien­te de “una at­mós­fe­ra mis­te­rio­sa y os­cu­ra (…) co­mo en las pe­lí­cu­la del je­di”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.