EN LAS ENTRAÑAS DEL MU­SEO BRI­TÁ­NI­CO

Enigmas - - AGENDA -

Ca­da vez que via­jo a Londres no pue­do de­jar de vi­si­tar el Bri­tish Mu­seum. Ha­ce unos 40 años, en mi pri­me­ra vi­si­ta, pen­sé: “¿Có­mo tie­nen tan po­ca ver­güen­za de ex­hi­bir to­do lo que han ro­ba­do por el mun­do?”. Efec­ti­va­men­te, las pie­zas que de­be­rían es­tar en Egip­to o en Gre­cia, es­tán aquí. El in­glés, cuan­do co­lo­ni­za­ba, al mar­gen del ex­po­lio, sa­bía dar­le va­lor al ar­te de los paí­ses don­de re­ca­la­ba pa­ra am­pliar sus ru­tas co­mer­cia­les. Y que los ob­je­tos his­tó­ri­cos te­nían un va­lor que de­bía con­ser­var­se pa­ra la pos­te­ri­dad. To­do lo con­tra­rio que cual­quier otro im­pe­rio de la an­ti­güe­dad: cuan­do ter­mi­na­ba la con­quis­ta se bus­ca­ba el oro, des­de los ro­ma­nos has­ta los es­pa­ño­les que lle­ga­ron a Amé­ri­ca. Lo fun­dían to­do sin que les im­por­ta­ra lo más mí­ni­mo la or­fe­bre­ría, el tra­ba­jo rea­li­za­do pre­via­men­te o el va­lor sim­bó­li­co que di­chos ob­je­tos te­nían pa­ra los pue­blos con­quis­ta­dos.

Vi­si­tan­do a la luz de los años es­te co­lo­sal mu­seo, con otra vi­sión –la que te da la ex­pe­rien­cia y la tran­qui­li­dad de men­te–, pien­so que de­be­mos en par­te agra­de­cer a es­tos se­ño­res que se lle­va­ran to­das esas pie­zas, sien­do, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, una de las per­so­nas que sa­be que han si­do los ma­yo­res pi­ra­tas de la his­to­ria mo­der­na.

Y, ¿por qué? Pues por­que gra­cias a sus con­tro­ver­ti­das de­ci­sio­nes hoy dis­po­ne­mos de esos mag­ní­fi­cos fri­sos y gra­ba­dos en pie­dra per­sas que ha­brían caí­do ba­jo las bom­bas del ISIS, la or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta que creó Paul Bre­mer al des­ha­cer el ejer­ci­to ira­quí, en una ne­fas­ta ges­tión po­lí­ti­ca. Aun­que eso es otra his­to­ria.

Has­ta la mag­ní­fi­ca ca­la­ve­ra de cris­tal ins­pi­ra­ción de la úl­ti­ma en­tre­ga de In­dia­na Jo­nes es­tá allí, en un rin­cón en una vi­tri­na que no tie­ne ni luz con un le­tre­ro que re­za: “Pie­za he­cha en Ale­ma­nia en el si­glo 19”.

To­dos es­tos te­so­ros in­creí­bles, reuni­dos en un úni­co y gi­gan­tes­co edi­fi­cio de­no­ta có­mo son los bri­tá­ni­cos, nos gus­ten o no: or­gu­llo­sos de sus con­quis­tas por me­dio mun­do y has­ta de sus sa­queos del pa­sa­do.

Lo mues­tran sin pu­dor, al­go que sin du­da de­be­ría­mos apren­der mu­chos que, te­nien­do una his­to­ria mu­cho más ri­ca que la su­ya, pa­re­ce que nos aver­gon­za­mos de ella. Y no es pa­ra eso.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.