EL CAS­TI­LLO DE LA REI­NA NE­GRA

LA FOR­TA­LE­ZA DE MED­VED­GRAD, JUN­TO A ZA­GREB, SE VIS­TE DE FIES­TA ME­DIE­VAL PA­RA CON­ME­MO­RAR LA CAÍ­DA EN DES­GRA­CIA DE LA HA­BI­TAN­TE MÁS CÉ­LE­BRE DEL CAS­TI­LLO, UNA ATRAC­TI­VA Y TIRÁNICA DA­MA QUE GOBERNÓ LA RE­GIÓN CON MANO DE HIE­RRO, Y HA PA­SA­DO A LA HIS­TO­RIA –O A

Enigmas - - EL MOMENTO DECISIVO - TEX­TO Fran­cis­co Vitoria

Ca­da oto­ño, mi­les de ciu­da­da­nos de Za­greb se con­gre­gan en el mon­te Med­ve­ni­ca, jun­to a la ciu­dad, pa­ra con­me­mo­rar a la pro­ta­go­nis­ta de una de las le­yen­das más po­pu­la­res de la ca­pi­tal croa­ta: la Rei­na Ne­gra. En reali­dad, no ha­ce fal­ta as­cen­der has­ta la ci­ma, si­tua­da a 1.035 me­tros de al­tu­ra, por­que la fies­ta no es­tá allí, sino a mi­tad del re­co­rri­do, don­de se eri­gió la for­ta­le­za de Med­ved­grad –li­te­ral­men­te “cas­ti­llo del oso”–, anun­cia­da por el so­ni­do de flau­tas y tam­bo­res, y por la al­ga­ra­bía que re­sue­na me­tros an­tes de lle­gar an­te las puer­tas del cas­ti­llo. Una vez tras­pa­sa­das, la am­bien­ta­ción me­die­val nos de­vuel­ve a la épo­ca don­de tu­vie­ron lu­gar los he­chos, en­tre mí­ti­cos e his­tó­ri­cos. La le­yen­da de la Rei­na Ne­gra co­mien­za y aca­ba con una mu­jer… O, pa­ra ser exac­tos, em­pie­za con una mu­jer y ter­mi­na con una ser­pien­te. La da­ma en cues­tión, Bár­ba­ra Celjs­ka –o Bár­ba­ra de Cel­je–, gobernó Med­ved­grad con mano de hie­rro, en­fun­da­da en un guan­te de se­da ne­gra, co­mo ne­gro to­do su ves­tua­rio, o así nos la mues­tra la ico­no­gra­fía que ha tras­cen­di­do. Los an­ti­guos cro­nis­tas su­gie­ren que Bár­ba­ra Celjs­ka era una mu­jer de gran be­lle­za, an­te la cual ca­ye­ron ren­di­dos prín­ci­pes y ple­be­yos, un pu­ña­do de los cua­les tu­vie­ron la des­gra­cia de al­can­zar el le­cho de la da­ma, por­que a la ma­ña­na si­guien­te, pa­ra evi­tar in­dis­cre­cio­nes, és­ta man­da­ba arro­jar­los des­de las al­me­nas, no sin an­tes or­de­nar a

La da­ma arro­ja­ba a sus aman­tes des­de las al­me­nas del cas­ti­llo, no sin an­tes or­de­nar a su cuer­vo, un enor­me pá­ja­ro ne­gro, que les sa­ca­ra los ojos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.