Sí, exis­ten…

Enigmas - - EDITORIAL -

Alo lar­go de mi tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal, y son ya ca­si trein­ta años, he in­ten­ta­do ser muy pru­den­te con los plan­tea­mien­tos que ha­cía, por­que por des­gra­cia los te­mas que nos apa­sio­nan, el mis­te­rio en sus más va­ria­das fa­ce­tas, en oca­sio­nes pue­den ser fá­cil­men­te ma­lin­ter­pre­ta­dos. Siem­pre he di­cho, y creo que es al­go co­mún a los miem­bros de es­ta ge­ne­ra­ción más pe­rio­dís­ti­ca, que no­so­tros pre­ci­sa­men­te co­mo pe­rio­dis­tas no po­de­mos pe­dir a quie­nes nos leen, nos oyen o nos ven cuan­do plan­tea­mos tal o cual asun­to, que crean nues­tros ar­gu­men­tos por “sim­ple” fe. Nues­tra obli­ga­ción es ofre­cer los da­tos que han de ava­lar los plan­tea­mien­tos que ha­ce­mos, por­que de lo con­tra­rio es­ta­re­mos obli­gan­do al se­gui­dor en es­tos te­mas a ha­cer un ejer­ci­cio de creen­cia, sin más. Por eso es­te mes, pa­ra de­fen­der el di­fí­cil te­ma que te­ne­mos en­tre ma­nos, nos he­mos ido de via­je –ya van dos es­te año– al país de los im­po­si­bles pa­ra in­ten­tar ahon­dar en al­go que me lle­va ron­dan­do la ca­be­za des­de ha­ce tiem­po: que en el pa­sa­do an­te­rior a la pri­me­ra Di­nas­tía, mu­cho an­tes del pri­mer fa­raón Me­nes, Egip­to fue go­ber­na­do du­ran­te al me­nos seis mi­le­nios por unos se­ño­res de gran ta­ma­ño que sen­ta­ron las ba­ses de lo que es­ta cul­tu­ra se­ría des­pués: des­co­mu­nal, mis­te­rio­sa, mi­tad hu­ma­na y mi­tad di­vi­na… Y es po­si­ble que por su ta­ma­ño, por su fí­si­co for­ni­do y su as­pec­to leó­ni­do –me­le­nu­dos y bar­bu­dos– fue­ran to­ma­dos por se­mi­dio­ses. Y he­mos mar­cha­do de via­je pa­ra bus­car evi­den­cias que de­mues­tren que no es­ta­mos equi­vo­ca­dos; que más allá de nues­tra pro­pia creen­cia pue­de ha­ber ves­ti­gios. Y lle­ga­dos a es­te pun­to, co­mo ya pen­sa­ron gran­des ar­queó­lo­gos co­mo Gas­ton Mas­pe­ro o Au­gus­te Ma­riet­te en el inol­vi­da­ble y ro­mán­ti­co si­glo XIX –ar­queo­ló­gi­ca­men­te ha­blan­do–, mu­chas de las res­pues­tas se en­cuen­tran en eso que lla­ma­mos mi­to, pa­la­bra que de­pen­dien­do del en­torno del que sal­ga pue­de so­nar a in­sul­to. A mí eso me im­por­ta un hue­vo; que me lla­men “mi­tó­lo­go” es si­mi­lar a que me in­vi­ten a una cer­ve­za fría con 45 gra­dos de ca­lor. He­cho es­te in­ci­so, y yen­do más allá del mi­to, nues­tro ob­je­ti­vo ha si­do en­con­trar prue­bas; y és­tas es­tán ahí pa­ra el que quie­ra bus­car­las, es­cri­tas en la pie­dra de las pa­re­des de al­gu­nos tem­plos, co­mo es­ce­nas que nos ha­blan de otro tiem­po his­tó­ri­co y de otros per­so­na­jes go­ber­nán­do­lo. Pe­ro tam­bién en pa­pi­ros re­co­no­ci­dos co­mo au­tén­ti­cos. Sí, de­jo de ser co­me­di­do pa­ra de­cir que pien­so –con ar­gu­men­tos pe­rio­dís­ti­cos– que mu­chas de las in­cóg­ni­tas ac­tua­les que mues­tra el país de los fa­rao­nes se pue­den re­sol­ver asu­mien­do la exis­ten­cia de esos “gi­gan­tes” se­mi­dio­ses an­te­rio­res. Y ade­más lo pien­so por­que el que bus­ca, en­cuen­tra…

“Mu­chas de las in­cóg­ni­tas ac­tua­les del país de los fa­rao­nes pue­den ser ex­pli­ca­das asu­mien­do la exis­ten­cia de los gi­gan­tes se­mi­dio­ses”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.