LA CU­NA DE LOS SOL­DA­DOS-LOBO

EL DES­TINO AL QUE VIA­JA­MOS ES UNO DE MIS FA­VO­RI­TOS, PO­SI­BLE­MEN­TE POR LA CAN­TI­DAD DE EMO­CIO­NES QUE SE PUE­DEN LLE­GAR A SEN­TIR. RU­MA­NÍA ES CO­NO­CI­DA POR SU CREEN­CIA EN LOS VAM­PI­ROS; PE­RO EN ES­TA OCA­SIÓN NO HE­MOS VE­NI­DO HAS­TA AQUÍ PA­RA HA­BLAR DE ELLOS. HAY UNA

Enigmas - - EL MOMENTO DECISIVO - TEX­TO Lo­ren­zo Fer­nán­dez Bueno

Cuen­ta la le­yen­da que el pri­mer hom­bre-lobo fue el rey grie­go Li­caón, el fun­da­dor de la an­ti­gua ciu­dad de Li­co­su­ra, ha­ce dos mi­le­nios. Se de­cía que era tan pia­do­so que aca­bó ha­cien­do sa­cri­fi­cios hu­ma­nos pa­ra de­mos­trar su re­li­gio­si­dad. Es­ta si­tua­ción lle­gó a oí­dos del dios Zeus Li­ceo, que pa­ra com­pro­bar si era cier­to se dis­fra­zó de pe­re­grino y acu­dió a su palacio. Allí com­pro­bó a reali­dad de las acu­sa­cio­nes, por lo que co­mo cas­ti­go lo con­vir­tió en lobo; a él y a to­da su des­cen­den­cia. Así na­ce el mi­to, pe­ro ¿se ima­gi­nan una tie­rra en la que vi­ven hom­bres-lobo, mu­chos si­glos an­tes de que exis­ta el rey Li­caón? No va a ha­cer fal­ta por­que va­mos a re­co­rrer las mon­ta­ñas de Va­la­quia y Tran­sil­va­nia, los mis­mos lu­ga­res que ha­bi­ta­ron ha­ce más de dos mi­le­nios y me­dio es­tas mis­te­rio­sas cria­tu­ras, pa­ra ver qué par­te hay de real en to­do es­to. Y va­mos a ha­blar de Zal­mo­xis, un dios an­ti­guo que los pro­te­gía de la muer­te. Por eso no te­nían mie­do a la lu­cha; por eso pro­vo­ca­ban el te­rror cuan­do ba­ja­ban de las cum­bres, ves­ti­dos con pie­les, au­llan­do… Los lla­ma­ban Da­cios, los hi­jos del gran lobo blan­co…

La cues­tión es que pa­ra trans­for­mar­se en guerrero-lobo ha­bía que pa­sar tres prue­bas. Por eso es­ta his­to­ria es im­po­si­ble de en­ten­der si no va­mos a los lu­ga­res don­de ocu­rrió to­do.

No es ex­tra­ño al ver es­tos mon­tes, con es­tos bos­ques tan pro­fun­dos, que los ha­bi­tan­tes de la tie­rra ha­yan pen­sa­do que es­ta­ban ha­bi­ta­dos por se­res dia­bó­li­cos. A tra­vés de la Tran­sil­va­nia, “la tie­rra de más allá de los bos­ques”, se se­guía una ru­ta de su­fri­mien­to y san­gre, por un te­rreno ver­ti­gi­no­so, exu­be­ran­te, gris… con lu­ga­res sa­gra­dos en los que pe­dir de­seos y be­ber las aguas pu­ras de es­tas mon­ta­ñas en la que ha­bi­tó Zal­mo­xis, el pri­me­ro que al­can­zó la in­mor­ta­li­dad des­pués de pa­sar tres años en el pri­mer lu­gar que va­mos a vi­si­tar, la cue­va Ia­lo­mi­ta, un en­cla­ve que in­vi­ta a la re­fle­xión, a con­tem­plar con los ojos de otro tiem­po es­te lu­gar en el que la es­pi­ri­tua­li­dad se pue­de res­pi­rar. És­ta es la pri­me­ra eta­pa de nues­tra par­ti­cu­lar pe­re­gri­na­ción…

Nos aden­tra­mos en las en­tra­ñas de la tie­rra, re­co­rrien­do las mis­mas ga­le­rías que mi­les de años atrás atra­ve­sa­ron, se­gu­ro que con me­nos luz, los can­di­da­tos a trans­mu­tar en lobo, has­ta lle­gar a un pun­to fun­da­men­tal: el lu­gar don­de Zal­mo­xis mu­rió y al ca­bo de tres años re­na­ció co­mo in­mor­tal. Aquí bro­ta el agua de una fuen­te de agua pu­ra. Di­cen que se pue­de pe­dir un de­seo si eres pu­ro de es­pí­ri­tu. Y ha­ce­mos nues­tra pe­ti­ción… por­que la ma­gia del mun­do an­ti­guo te con­ce­de lo que pi­das, siem­pre y cuan­do mues­tres res­pe­to por ella. Al fi­nal de un pa­si­llo muy es­tre­cho lle­ga­mos al fi­nal del tra­yec­to. El tú­nel con­ti­núa pe­ro se inun­da. Hay una cruz or­to­do­xa lle­na de ex­vo­tos. Ha­ce si­glos, quie­nes lle­ga­ban has­ta aquí ya te­nían un ter­cio de la in­mor­ta­li­dad ga­ran­ti­za­da. Aho­ra he­mos de ha­cer la se­gun­da eta­pa; aho­ra de­be­mos ir al lu­gar don­de los gue­rre­ros más pre­pa­ra­dos eran arro­ja­dos a un bos­que de lan­zas. Esa era la prue­ba que de­bían de su­pe­rar. Mien­tras, cien­tos de sol­da­dos

ves­ti­dos con piel de lobo pa­re­cían en­trar en tran­ce al­re­de­dor de una enor­me ca­be­za que co­ro­na­ba la ci­ma… Ha­cia allí va­mos. Po­co a po­co nos va­mos me­tien­do en los mon­tes Bu­ce­gi, en el co­ra­zón de los Cár­pa­tos orien­ta­les. Aquí, se­gún la tra­di­ción, se en­con­tra­ba el Ko­gaion, la mon­ta­ña sa­gra­da del pue­blo que ha­bi­tó es­tas tie­rras mi­le­nios atrás. Es­tos lu­ga­res son des­de ha­ce si­glos un pun­to de reunión de vie­jas le­yen­das y de cria­tu­ras de­mo­nia­cas… Atra­ve­sa­mos los do­mi­nios de Zal­mo­xis, el dios de los da­cios.

En es­tos ce­rros la tra­di­ción di­ce que an­ti­gua­men­te ha­bi­ta­ba un dra­gón, cu­yo po­der ful­mi­na­ba de un só­lo ru­gi­do a los sol­da­dos más va­lien­tes. Es­ta es la se­gun­da eta­pa pa­ra trans­for­mar­se en in­mor­tal… To­ca su­bir has­ta un lu­gar muy es­pe­cial, 7 ki­ló­me­tros a tra­vés de los Cár­pa­tos pa­ra lle­gar a un ofer­to­rio mi­le­na­rio, un al­tar an­ti­guo des­de el que los gue­rre­ros sa­bían que to­ca­ba se­guir… o mo­rir en­sar­ta­dos en las

La im­pre­sio­nan­te es­fin­ge de Bu­ce­gi se le­van­ta a al­go más de dos mil me­tros de al­ti­tud, en mi­tad de los Cár­pa­tos tran­sil­va­nos, co­mo un ofer­to­rio de sa­cri­fi­cios muy an­ti­guo

lan­zas. Se per­ci­be la ener­gía del lu­gar; pe­se a nues­tras ga­nas de lle­gar, la tris­te­za se res­pi­ra en el am­bien­te. Por­que fue­ron más los que mu­rie­ron sa­cri­fi­ca­dos que quie­nes lo­gra­ron sa­lir con vi­da. Eso sí, quien es­ca­pa­ba a la muer­te sa­bía que ya no ha­bía mar­cha atrás. El hom­bre ini­cia­ba el pro­ce­so de trans­for­ma­ción en lobo, en un ser in­mor­tal, con­for­me se acer­ca­ba a la cum­bre sa­gra­da: el pi­co Omu.

Si­glos des­pués hu­bo un no­ble tran­sil­vano que adop­tó co­mo mé­to­do de ajus­ti­cia­mien­to el em­pa­la­mien­to. Y creó su pro­pio bos­que de lan­zas con los enemi­gos en­sar­ta­dos. Fue, el úl­ti­mo de los in­mor­ta­les… Por eso vi­si­ta­mos Sna­gov, un pe­que­ño mo­nas­te­rio del si­glo XIV que se ocul­ta tras la ve­ge­ta­ción, en el co­ra­zón de una is­la que se en­cuen­tra a al­go más de 40 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal ru­ma­na, Bu­ca­rest.

La úl­ti­ma de las eta­pas pa­ra ser sol­da­do-lobo es la más di­fí­cil, pe­ro tam­bién la más so­li­ta­ria

UN SE­PUL­CRAL SI­LEN­CIO

Cuan­do ac­ce­de­mos a su in­te­rior en­con­tra­mos dos co­sas que lla­man mu­cho la aten­ción: las pin­tu­ras que cu­bren sus pa­re­des, santos de la Igle­sia Or­to­do­xa, y el si­len­cio. Has­ta es­te lu­gar no vie­nen los tu­ris­tas; quie­nes lle­ga­mos lo ha­ce­mos por­que sa­be­mos que si el es­pa­cio es ca­si mí­ti­co es por­que aquí es­tá en­te­rra­do un per­so­na­je que ya ha al­can­za­do la ca­te­go­ría de in­mor­tal. Y to­do gra­cias a Bram Sto­ker, es­cri­tor ir­lan­dés y miem­bro ac­ti­vo de la so­cie­dad se­cre­ta más im­por­tan­te del XIX, la Gol­den Down in the Ou­ter.

En 1897 pu­bli­có su obra cul­men, una no­ve­la que ha atra­ve­sa­do las fron­te­ras del tiem­po y se ha con­ver­ti­do en eter­na, al igual que su protagonista: un per­so­na­je real que ha­bi­tó en la su­pers­ti­cio­sa Ru­ma­nía de me­dia­dos del si­glo XV lla­ma­do Vlad. Era un voi­vo­da, un prín­ci­pe na­ci­do en la ciu­dad de Sig­hi­soa­ra, en Tran­si­va­nia, que lu­chó con el es­cu­do de la fe contra los in­va­so­res tur­cos que ame­na­za­ban con do­ble­gar a la Eu­ro­pa cris­tia­na. Por ello fue con­de­co­ra­do, co­mo ya ocu­rrie­ra con su pa­dre, con la sa­gra­da Or­den del Dra­gón que con­ce­día el em­pe­ra­dor Se­gis­mun­do. No en vano el ar­dor en la lu­cha de es­te bra­vo guerrero, y su cruel­dad a la ho­ra de tra­tar al enemi­go le hi­cie­ron ga­nar el so­bre­nom­bre de Te­pes, “el em­pa­la­dor”. De su vi­da, y de sus “lo­gros” que­dó fas­ci­na­do Sto­ker. Tras años de in­ves­ti­ga­ción, de pi­sar las tie­rras del es­te del Vie­jo Con­ti­nen­te, in­fec­ta­das de lo­bos y ves­ti­das de mil y una os­cu­ras le­yen­das, aca­bó su obra: Drá­cu­la, el no muer­to…

EN BUS­CA DEL CUER­PO DE “EL EM­PA­LA­DOR”

El per­so­na­je his­tó­ri­co fue muer­to en los bos­ques que ro­dean Sna­gov en di­ciem­bre de 1475 o enero de 1476. Fue trai­cio­na­do por su pro­pia guar­dia mol­da­va y su ca­be­za en­via­da al sul­tán Me­met II pa­ra que com­pro­ba­ra que al fin ha­bía muer­to su gran enemi­go. Pe­ro al pa­re­cer, los mon­jes or­to­do­xos que vi­vían en la zo­na lle­va­ron el cuer­po has­ta el mo­nas­te­rio. “Sin em­bar­go en el año 1933 los ar­queó­lo­gos e his­to­ria­do­res Di­nu Ros­set­ti y Ni­co­lae Ior­ga ex­ca­va­ron en el si­tio y só­lo en­con­tra­ron res­tos de ca­ba­llo”, ase­gu­ra mi ami­ga y guía Andreea Iván. Y es cier­to, pe­ro tam­bién apa­re­ció un ani­llo con el es­cu­do de la ca­sa de Va­la­quia.

El historiador Ni­co­lau Ser­ba­nes­cu afir­ma que es po­si­ble que “el cuer­po fue­ra en­te­rra­do en el lu­gar, y apro­xi­ma­da­men­te en 1875, cuan­do la tum­ba fue pro­fa­na­da, los res­tos hu­bie­ran si­do se­cues­tra­dos y lle­va­dos a otro lu­gar”. Por eso to­do lo que ro­dea a es­te lu­gar es in­tere­san­te. Andreea me ase­gu­ra que es­te lu­gar le “pro­vo­ca in­quie­tud”. A mí, por el con­tra­rio, paz.

Da igual que Drá­cu­la al­can­za­se la in­mor­ta­li­dad co­mo protagonista de una no­ve­la, por­que del per­so­na­je real se de­cía que se trans­for­ma­ba en lobo o que se con­fun­día con la niebla. Al­go si­mi­lar a lo que ocu­rría con los sol­da­dos-lobo de Zal­mo­xis… Gue­rre­ros que afron­ta­ban la úl­ti­ma eta­pa en so­le­dad, la que no se de­be de mos­trar por­que se vi­ve de ma­ne­ra muy per­so­nal, in­terio­ri­zan­do ca­da pa­so; así lo man­da la tra­di­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.