EL AL­MA NO PER­TE­NE­CE AL SER HU­MANO

Enigmas - - HISTORIAS MALDITAS -

Gar­cía Avilés re­cuer­da que “se­gún una an­ti­gua idea, el al­ma es una esen­cia de ori­gen di­vino in­tro­du­ci­da en el cuer­po en el mo­men­to del na­ci­mien­to. Los án­ge­les se en­car­gan de es­col­tar­la en su via­je des­de el cie­lo y su na­tu­ra­le­za in­flu­ye, al igual que la de los as­tros que ha­bi­tan, so­bre el ca­rác­ter de los hom­bres cuan­do son lla­ma­dos a la vi­da. Una vez que se ini­cia la exis­ten­cia te­rres­tre, con­ti­núan su tu­te­la del al­ma de la que han si­do de­sig­na­dos guar­dia­nes”. Por tan­to, la ma­gia as­tral se ba­sa­ba en la con­vic­ción de que se po­dían ha­cer ta­lis­ma­nes gra­ban­do en de­ter­mi­na­dos mo­men­tos as­tro­ló­gi­cos imá­ge­nes fa­vo­ra­bles pa­ra el su­je­to que los ha­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.