CAS­TRA­DOS EN NOM­BRE DE DIOS

Enigmas - - CULTOS -

Por in­creí­ble que pa­rez­ca, los Skoptsy no fue­ron el pri­mer gru­po de ín­do­le re­li­gio­sa que prac­ti­ca­ba la cas­tra­ción vo­lun­ta­ria pa­ra acer­car­se a las di­vi­ni­da­des que ha­brían de re­gir sus des­ti­nos. De he­cho, el pro­pio Kon­draty Se­li­va­nov se ha­bía fi­ja­do en An­drei Iva­nov, un miem­bro de su co­mu­ni­dad ma­yor que él y que se ha­bía so­me­ti­do al do­lo­ro­so pro­ce­so de la au­to­cas­tra­ción­sien­do detenido por con­ven­cer a otras 13 per­so­nas pa­ra que si­guie­ran su drás­ti­co ejem­plo. En Jor­da­nia, en el si­glo II, la sec­ta de los Va­le­zia­nos pre­di­ca­ba la cas­tra­ción igual que los miem­bros de los Skoptsy. Asi­mis­mo, en Bi­zan­cio, san Me­to­dio ha­bía mos­tra­do su con­di­ción de eu­nu­co a quie­nes lo acu­sa­ban de ha­ber te­ni­do re­la­cio­nes se­xua­les con una mu­jer. Otras re­li­gio­nes tam­bién con­tem­pla­ban la mu­ti­la­ción ge­ni­tal, co­mo los fri­gios, quie­nes ado­ra­ban a la dio­sa Ci­be­les y ejer­cían el sa­cer­do­cio ba­jo la pro­tec­ción de és­ta y se in­fli­gían tan do­lo­ro­sas ope­ra­cio­nes a sí mis­mos pa­ra lo­grar un ma­yor acer­ca­mien­to con la dei­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.